Pa­blo Gar­cía, el con­se­je­ro di­si­den­te del Cen­tral

Pulso - - PORTADA - Un per­fil de MI­RIAM LEI­VA P.

En me­nos de seis meses es­te eco­no­mis­ta ha op­ta­do por di­fe­ren­ciar­se de sus cua­tro pa­res en el ins­ti­tu­to emi­sor, vo­tan­do por ser más agre­si­vo con la Ta­sa de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria. La úl­ti­ma fue en la reunión de ju­lio, don­de el con­se­jo de­ci­dió man­te­ner la TPM en 2,50%. Gar­cía, en tan­to, se mos­tró par­ti­da­rio de su re­duc­ción.

LE EN­CAN­TAN las ba­ta­llas y la gue­rra. Pe­ro no por los he­ri­dos ni los muer­tos, sino por la es­tra­te­gia que se des­plie­ga pa­ra de­ter­mi­nar cuál ca­mino se­guir y sus con­se­cuen­cias. Es inevi­ta­ble pen­sar que esa mis­ma ló­gi­ca de cálcu­lo es la que Pa­blo Gar­cía uti­li­za an­te ca­da reunión de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en las cua­les el con­se­je­ro ha des­ta­ca­do, so­bre to­do en el úl­ti­mo tiem­po, por ser di­si­den­te res­pec­to de las de­ci­sio­nes de la ma­yo­ría.

No es el pri­me­ro que ha ma­ni­fes­ta­do sus di­fe­ren­cias con sus pa­res, ya que des­de el 2000, fe­cha en que se di­fun­den las vo­ta­cio­nes in­di­vi­dua­les, se han re­gis­tra­do 20 de­ci­sio­nes no uná­ni­mes y Gar­cía ocu­pa el se­gun­do lu­gar, tras Jor­ge De­sor­meaux y Ma­ría Ele­na Ovalle con 7 di­fe­ren­cias es­tam­pa­das. Des­de su arri­bo al con­se­jo en 2014 ha vo­ta­do en tres oca­sio­nes con­tra la ma­yo­ría, y se ha en­car­ga­do de fun­da­men­tar sus mo­vi­mien­tos con sen­das en­tre­vis­tas don­de se ha autodefinido co­mo “ac­ti­vis­ta mo­ne­ta­rio”.

Pa­ra el cir­cui­to más es­pe­cia­li­za­do, es­te con­se­je­ro es­tá en la cres­ta de la ola en la dis­cu­sión mo­ne­ta­ria, la cual ha de­ja­do de la­do la vie­ja ren­ci­lla en­tre mo­ne­ta­ris­tas y key­ne­sia­nos, que aún per­mea a la ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas chi­le­nos. “Él en­tien­de muy bien los lí­mi­tes y el po­der de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en un mo­men­to en que la po­lí­ti­ca fis­cal es­tá ata­da por una re­gla y la in­fla­ción es­tá más con­tro­la­da que ha­ce 50 años”, in­di­ca una fuen­te es­pe­cia­li­za­da.

¿Ha­cia dón­de apun­ta esta di­fe­ren­cia­ción? Es un mis­te­rio, aun­que podría ser a la vi­ce­pre­si­den­cia, con­si­de­ran­do que el ac­tual Se­bas­tián Cla­ro de­ja­rá el ins­ti­tu­to emi­sor a fi­nes de año, y es­te pues­to es de­fi­ni­do por los mis­mos con­se­je­ros y no por una au­to­ri­dad ex­ter­na.

Y aun­que al­gu­nos pue­den creer que es­te di­sen­ti­mien­to con­ti­nuo en los mo­vi­mien­tos de la Ta­sa de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria (TPM) po­drían ju­gar­le en con­tra, tam­bién hay ra­zo­nes pa­ra no se­guir esa ló­gi­ca. De par­ti­da el di­sen­so es emi­nen­te­men­te téc­ni­co, y Gar­cía es muy re­co­no­ci­do por los es­pe­cia­lis­tas y tam­bién por la ve­re­da del fren­te, Ha­cien­da, por su aca­ba­do co­no­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, un plus fren­te a sus pa­res.

No só­lo ha de­di­ca­do su vi­da aca­dé­mi­ca a es­te te­ma, sino que su in­te­rés es evi­den­te a la ho­ra de ela­bo­rar y re­pre­sen­tar al Ban­co en dis­tin­tos fo­ros in­ter­na­cio­na­les, y tam­bién es uno de los con­se­je­ros más pro­lí­fi­cos a la ho­ra de pu­bli­car pa­pers: acu­mu­la 6 en 3 años y me­dio. De­más es­tá re­cor­dar que es doc­to­ra­do de MIT y que em­pe­zó una ca­rre­ra en el Cen­tral que lo ca­ta­pul­tó has­ta la ge­ren­cia de es­tu­dios. “Es el que más sa­be de mo­ne­ta­ria de to­dos los con­se­je­ros”, ad­vier­te una fuen­te cer­ca­na.

Y co­mo es cier­to que no to­do es téc­ni­co, Gar­cía ade­más cuen­ta con “in­te­li­gen­cia emo­cio­nal”. Es­te ras­go lo ca­rac­te­ri­za no só­lo en­tre sus cer­ca­nos, sino que su des­plan­te es evi­den­te en reunio­nes y con­fe­ren­cias. “Sa­be es­cu­char al otro y ex­po­ner sus ar­gu­men­tos sin que re­sul­te pe­dan­te” y eso no es un ras­go que ca­rac­te­ri­ce a los eco­no­mis­tas, in­di­ca uno de sus in­ter­lo­cu­to­res. De he­cho, en su vi­da pri­va­da pre­fie­re la sen­ci­llez, y co­mo bo­tón de mues- tra: no ha­ce uso del con­duc­tor pa­ra su vehícu­lo que el Ban­co pro­vee a to­dos los con­se­je­ros.

Tam­bién dia­ria­men­te mues­tra su con­di­ción de ciu­da­dano de a pie cuan­do to­ma su mo­chi­la y par­te al gim­na­sio en el cen­tro, en vez de acu­dir a los ex­clu­si­vos gym del ba­rrio al­to, don­de na­da y co­rre. De he­cho com­par­te la pa­sión por el run­ning con el mi­nis­tro de Ha­cien­da Ro­dri­go Val­dés, y José de Gre­go­rio -ex pre­si­den­te del Ban­co-, dos de sus más es­ti­ma­dos re­pre­sen­tan­tes de su círcu­lo de ami­gos y de in­fluen­cia.

Ade­más co­mo di­cen va­rios de quie­nes lo ubi­can: “Pa­blo es po­lí­ti­co, sa­be mo­ver­se”. No es que or­ga­ni­ce reunio­nes con par­la­men­ta­rios o au­to­ri­da­des, pe­ro re­cuer­dan quie­nes lo han vis­to en esas li­des, que sa­be per­fec­ta­men­te a quién lla­mar pa­ra que és­te a su vez reali­ce la ges­tión

“Él en­tien­de muy bien los lí­mi­tes y el po­der de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria”, in­di­ca una fuen­te es­pe­cia­li­za­da.

Cuen­ta con “in­te­li­gen­cia emo­cio­nal”. “Sa­be es­cu­char al otro y ex­po­ner sus ar­gu­men­tos”.

“Pa­blo es po­lí­ti­co, sa­be mo­ver­se”, le re­co­no­cen. Es de­cir sa­be per­fec­ta­men­te a quién lla­mar pa­ra que és­te a su vez reali­ce la ges­tión pre­ci­sa.

pre­ci­sa. De he­cho, re­cuer­dan los par­la­men­ta­rios li­ga­dos a la ne­go­cia­ción que en 2010 cuan­do se bus­ca­ba un con­se­je­ro que re­em­pla­za­ra a Manuel Mar­fán cuyo pe­río­do ter­mi­na­ba, y an­te la im­po­si­bi­li­dad de que Ma­rio Mar­cel fue­ra nom­bra­do pa­ra el car­go por­que se re­co­no­cía que Pi­ñe­ra no era muy pro­cli­ve a su nom­bre, na­die te­nía en la mi­ra a Gar­cía. “Fue él quien se en­car­gó de po­ner los ojos so­bre su per­so­na, y cuan­do lo hi­ci­mos su­pi­mos que era una ex­ce­len­te car­ta”, se­ña­lan.

Ex­ce­len­te por­que no só­lo no te­nía do­mi­ci­lio po­lí­ti­co co­no­ci­do, sino por­que era muy va­lo­ra­do por el en­ton­ces mi­nis­tro de Ha­cien­da, Fe­li­pe La­rraín, de quien ha­bía si­do ayu­dan­te en la U. Ca­tó­li­ca y quien lo ha­bía man­te­ni­do co­mo director al­terno en la si­lla del Cono Sur en el Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional. Era muy es­ti­ma­do por Mar­fán por-

Pa­blo Gar­cía vo­ta por re­du­cir la Ta­sa de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria (TPM), mien­tras los otros cua­tro con­se­je­ros por man­te­ner en 2,5%.

Joaquín Vial vo­ta por man­te­ner la TPM, mien­tras los otros cua­tro con­se­je­ros por re­du­cir­la en 0,25 pun­tos a 2,5%.

Gar­cía vo­ta por re­du­cir la TPM, mien­tras los otros cua­tro con­se­je­ros por man­te­ner­la en 3,5%.

Vial vo­ta por su­bir la TPM a 3,25%, mien­tras que los con­se­je­ros Gar­cía, Se­bas­tián Cla­ro y Ro­dri­go Ve­rga­ra por man­te­ner­la en 3%.

Gar­cía vo­ta por re­du­cir la TPM, mien­tras los otros cua­tro con­se­je­ros por man­te­ner­la en 4%.

que ha­bía com­par­ti­do con él en Cie­plan don­de lle­gó una vez egre­sa­do de la uni­ver­si­dad. Era más que re­co­no­ci­do por Vit­to­rio Cor­bo -la emi­nen­cia de los ma­cro­eco­no­mis­tas­quien no só­lo ha­bía si­do su pro­fe­sor, sino que ha­bía si­do apa­dri­na­do por su padre, Eduar­do Gar­cía D’Acu­ña pa­ra lle­gar al MIT.

D’Acu­ña fue el primer chi­leno en acu­dir a las au­las de es­te pres­ti­gio­so cen­tro de es­tu­dios y quien le abrió las puer­tas a la ca­ma­da de com­pa­trio­tas que es­tu­dió con la cu­na de va­rios top de la eco­no­mía mun­dial co­mo el pre­mio No­bel Paul Krug­man, y el ex pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, Ben Ber­nan­ke, en­tre otros.

Ser­gio Bi­tar apa­dri­nó su nom­bre y el se­na­dor Ri­car­do Lagos ela­bo­ró la tren­za que le per­mi­tió lle­gar al Cen­tral con la ve­nia del PS y de Pi­ñe­ra. “Tie­ne mu­cha lle­ga­da ade­más en la Nue­va Ma­yo­ría por ser hi­jo de”, se­ña­la un co­no­ci­do su­yo, y es que su padre no só­lo fue un des­ta­ca­do eco­no­mis­ta, sino que tam­bién fue un mi­li­tan­te de iz­quier­da que en tiem­pos de la dic­ta­du­ra fue ex­pul­sa­do de la cá­te­dra uni­ver­si­ta­ria y lle­gó a la Ce­pal don­de co­no­ció a la in­te­lec­tua­li­dad de iz­quier­da que se re­fu­gia­ba en di­cho cen­tro.

“Pro­vie­ne de una fa­mi­lia de iz­quier­da y eso lo lle­va a te­ner una mi­ra­da más allá que la es­tric­ta­men­te mo­ne­ta­ria. Es ca­paz de re­unir más ele­men­tos apar­te de la so­la in­fla­ción”, agre­ga una per­so­na que ha se­gui­do su tra­yec­to­ria y que en­fa­ti­za que a Gar­cía le gus­ta ju­gar en las gran­des li­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.