Re­for­ma de la Ley de Ban­cos y fusión de la SBIF,

Mien­tras emi­so­res de va­lo­res son re­gu­la­dos ex post, de­bi­do al ries­go sis­té­mi­co ban­cos e ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras lo son siem­pre.

Pulso - - PORTADA - por Juan Ga­briel Fer­nán­dez

EN JU­NIO SE pre­sen­tó al Con­gre­so la es­pe­ra­da re­for­ma de la Ley de Ban­cos. Más allá de al­gu­nos as­pec­tos que po­drían ge­ne­rar dis­cu­sión (co­mo la de­fi­ni­ción de pon­de­ra­do­res y al­gu­nos pla­zos de im­ple­men­ta­ción), es una pro­pues­ta bien­ve­ni­da: Chi­le se es­ta­ba que­dan­do atrás res­pec­to de es­tán­da­res mun­dia­les en la ma­te­ria, so­bre to­do Ba­si­lea II y III (de lo que se ha es­cri­to bas­tan­te).

Sin em­bar­go, el pro­yec­to de ley va más le­jos. No só­lo adap­ta re­qui­si­tos de sol­ven­cia de la ban­ca a Ba­si­lea III, ac­tua­li­za la ga­ran­tía es­ta­tal a los de­pó­si­tos y re­gu­la as­pec­tos de la re­so­lu­ción ban­ca­ria, sino que si­mul­tá­nea­men­te mo­di­fi­ca la es­truc­tu­ra del fis­ca­li­za­dor.

Se pro­po­ne fu­sio­nar la ex SVS con la SBIF, po­nien­do a esta úl­ti­ma al ale­ro de la re­cien­te­men­te crea­da Co­mi­sión de Va­lo­res y Se­gu­ros (CVS). Ven­ta­jas de la fusión in­clu­yen la dis­mi­nu­ción de con­flic­tos de pe­rí­me­tros re­gu­la­to­rios (en­tre ins­ti­tu­cio­nes, fun­cio­nes y pro­ble­mas de sol­ven­cia ver­sus con­duc­ta de mer­ca­do), apro­ve­char el go­bierno cor­po­ra­ti­vo y ma­yor in­de­pen­den­cia de la CVS, co­mo asi­mis­mo una me­jor coor­di­na­ción y ra­cio­na­li­za­ción en la ges­tión de fun­cio­nes du­pli­ca­das.

Pe­ro las cul­tu­ras in­ter­nas y la for­ma de ha­cer las co­sas de am­bas ins­ti­tu­cio­nes di­fie­ren. Es­to podría pa­re­cer irre­le­van­te, pe­ro ha si­do la cau­sa de que mu­chas fu­sio­nes en el mun­do cor­po­ra­ti­vo ha­yan fa­lla­do es­tre­pi­to­sa­men­te. Pa­ra apro­ve­char es­tas si­ner­gias se re­quie­re ex­pe­rien­cia y un li­de­raz­go fuer­te.

Los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes de­ben es­tar dis­pues­tos a asu­mir los cos­tos que la coor­di­na­ción de es­te pro­ce­so re­quie­re, rol no muy com­pa­ti­ble con el per­fil co­le­gia­do de la co­mi­sión. Tal vez sea una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra re­vi­sar as­pec­tos ta­les co­mo el per­fil, in­de­pen­den­cia, sa­la­rio e in­com­pa­ti­bi­li­dad de sus miem­bros pa­ra for­ta­le­cer­la (o al me­nos de su pre­si­den­te).

Esta fusión tam­bién tie­ne desafíos más su­ti­les. Uno es la unión de ins­ti­tu­cio­nes que ope­ran con ló­gi­cas di­fe­ren­tes. Mien­tras los emi­so­res de va­lo­res son re­gu­la­dos ex post, de­bi­do a su ries­go sis­té­mi­co y ga­ran­tías es­ta­ta­les los ban­cos e ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras son re­gu­la­dos per­ma­nen­te­men­te. Ello im­pli­ca que hay es­pe­cia­lis­tas de la SBIF in­vo­lu­cra­dos en los pro­ce­sos in­ter­nos de sus re­gu­la­dos, lo que no su­ce­de con la CVS. Es­te ti­po de fis­ca­li­za­ción es más cos­to­sa y re­quie­re un ma­yor ni­vel de es­pe­cia­li­za­ción. No son evi­den­tes los be­ne­fi­cios de la fusión en es­te as­pec­to ni co­mo com­pa­ti­bi­li­zar am­bos en­fo­ques en una so­la ins­ti­tu­ción.

Por otro la­do es­tá el te­ma “fi­nan­cia­mien­to”. Por tra­tar­se de una ins­ti­tu­ción pre Cons­ti­tu­ción de 1980, la SBIF es fi­nan­cia­da por sus pro­pios re­gu­la­dos, quie­nes apor­tan se­mes­tral­men­te un 0,017% de sus ac­ti­vos (ar­tícu­lo 8 DL 1.097).

Aun­que es­te apor­te podría jus­ti­fi­car­se por las ga­ran­tías es­ta­ta­les, no su­ce­de lo mis­mo con los emi­so­res re­gu­la­dos por la CVS, lo que podría ge­ne­rar con­flic­tos y acu­sa­cio­nes de tra­to dis­cri­mi­na­to­rio. Ca­be pre­gun­tar­se ade­más por las con­se­cuen­cias le­ga­les de tras­pa­sar el fi­nan­cia­mien­to de la SBIF a la ac­tual co­mi­sión.

EN CON­CLU­SIÓN, los tra­deoff de ver Ba­si­lea III y la rees­truc­tu­ra­ción del fis­ca­li­za­dor de ma­ne­ra si­mul­tá­nea son com­ple­jos, pues la ma­yo­ría de los desafíos son in­de­pen­dien­tes. Pe­ro no to­dos. Las ma­yo­res atri­bu­cio­nes del fis­ca­li­za­dor ha­cen desea­ble una es­truc­tu­ra co­le­gia­da y más in­de­pen­dien­te, lo que se lo­gra al po­ner la SBIF al ale­ro de la co­mi­sión.

En la me­di­da que la co­mi­sión es­té va­li­da­da, es­to fa­ci­li­ta la acep­ta­ción de ma­yo­res ni­ve­les de dis­cre­cio­na­li­dad y fle­xi­bi­li­dad pre­sen­tes en Ba­si­lea III.

Adi­cio­nal­men­te, el desa­rro­llo del mer­ca­do fi­nan­cie­ro y en par­ti­cu­lar de las Fin­tech, ha­ce que es­truc­tu­ras rí­gi­das con pro­ble­mas de de­fi­ni­ción de pe­rí­me­tros re­gu­la­to­rios per­mi­tan el sur­gi­mien­to de áreas gri­ses (y even­tua­les ar­bi­tra­jes re­gu­la­to­rios o de­re­cha­men­te frau­des, co­mo vimos ha­ce no tan­to tiem­po con so­na­dos es­cán­da­los fi­nan­cie­ros). Es­to úl­ti­mo tam­bién es en­fren­ta­do de me­jor ma­ne­ra cuan­do exis­te un úni­co re­gu­la­dor pa­ra la to­ta­li­dad del mer­ca­do fi­nan­cie­ro, otro pun­to a fa­vor de la co­mi­sión.

Fi­nal­men­te, aun­que la fis­ca­li­za­ción de pro­ble­mas de sol­ven­cia di­fie­ra, la di­fu­sión de in­for­ma­ción y los pro­ble­mas de con­duc­ta de mer­ca­do pa­re­cen ser más pa­re­ci­dos. Una es­truc­tu­ra úni­ca pue­de apro­ve­char las si­ner­gias y me­jo­rar la coor­di­na­ción con otras en­ti­da­des ta­les co­mo el Ser­nac.

Sin em­bar­go, los desafíos de la im­ple­men­ta­ción de Ba­si­lea III son al­tos y no sa­be­mos có­mo los podría en­fren­tar la co­mi­sión. Tam­po­co hay que des­pre­ciar los desafíos de la fusión y hoy exis­te una SBIF con una gran tra­yec­to­ria y res­pe­to en el mer­ca­do, téc­ni­ca­men­te pre­pa­ra­da y con li­de­raz­gos bien de­fi­ni­dos… pe­ro por so­bre to­do que fun­cio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.