No ne­ce­si­ta­mos no­ta­rías, sino tec­no­lo­gía,

Es ne­ce­sa­rio cam­biar el fo­co del de­ba­te. Si los no­ta­rios va­li­dan la fe pú­bli­ca, la con­fian­za en­tre par­tes o res­guar­dan do­cu­men­tos, hay ya una al­ter­na­ti­va tec­no­ló­gi­ca pa­ra ha­cer­lo: block­chain.

Pulso - - PORTADA - Por Or­lan­do Ro­jas

MÁS DE 100 nue­vas no­ta­rías, con­ser­va­do­res de bie­nes raíces y ar­chi­ve­ros ju­di­cia­les se crea­rán en Chi­le. Al me­nos así lo quie­re el Go­bierno, que ha re­ci­bi­do crí­ti­cas por la po­ten­cial asig­na­ción de cer­ca­nos en es­tos car­gos y que a lar­go pla­zo trae­ría gran­des ré­di­tos eco­nó­mi­cos pa­ra ellos. Pe­ro más allá de la ne­ce­si­dad y los ar­gu­men­tos pa­ra au­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad de es­te mer­ca­do -que co­mo buen oli­go­po­lio tie­ne una evi­den­te con­cen­tra­ción-, no es una so­lu­ción sos­te­ni­ble y efi­cien­te pa­ra el fu­tu­ro.

¿Por qué se­gui­mos per­mi­tien­do es­to? Si la exis­ten­cia de no­ta­rios tie­ne que ver con la fal­ta de con­fian­za en las transac­cio­nes en­tre per­so­nas, o bien, al res­guar­do con­fia­ble y se­gu­ro de los acuer­dos en­tre par­tes pa­ra una va­li­da­ción pos­te­rior, es­to hoy en día tie­ne una so­lu­ción des­de la tec­no­lo­gía: block­chain. Una he­rra­mien­ta que, du­ran­te la pró­xi­ma dé­ca­da, lle­va­rá a cues­tio­nar si son real­men­te ne­ce­sa­rias las ac­tua­les ins­ti­tu­cio­nes.

Esta in­no­va­ción de la compu­tación que se en­cuen­tra tras las crip­to­mo­ne­das -co­mo el bit­coin- per­mi­te lle­var un re­gis­tro de transac­cio­nes e in­for­ma­ción de una ma­ne­ra des­cen­tra­li­za­da y en­crip­ta­da. Los da­tos es­tán re­pli­ca­dos en­tre to­dos y no alo­ja­dos cen­tral­men­te, eli­mi­nan­do los in­ter­me­dia­rios e im­pi­dien­do que se pue­da eli­mi­nar o mo­di­fi­car al­gún re­gis­tro por cual­quie­ra de los ac­to­res. El ac­ce­so y co­pia en lí­nea im­pi­de que se pue­da mo­di­fi­car sin el con­sen­so y va­li­da­ción de to­dos, lo que per­mi­te que la crea­ción de cer­ti­fi­ca­dos o la ce­le­bra­ción de con­tra­tos po­drían en el fu­tu­ro que­dar al­ma­ce­na­das en una red in­co­rrup­ti­ble y de li­bre ac­ce­so des­de cual­quier par­te.

Es­to no es no­ve­dad en Chi­le. De he­cho, en ma­yo de es­te año la Bol­sa de Co­mer­cio de San­tia­go sus­cri­bió un acuer­do con una em­pre­sa internacional pa­ra lle­var esta tec­no­lo­gía a las transac­cio­nes de ven­ta cor­ta, sien­do pio­ne­ros en Amé­ri­ca La­ti­na. ¿Por qué? To­das las par­tes ac­ce­den en tiem­po real a do­cu­men­tos, mien­tras nin­guno pue­de mo­di­fi­car un re­gis­tro sin te­ner el con­sen­so de otros usua­rios de la red. Transac­cio­nes que an­tes eran cos­to­sas por la re­vi­sión de do­cu­men­tos, se agi­li­za­rán ins­tan­tá­nea­men­te.

Al igual del ac­to sub­je­ti­vo de “fe pú­bli­ca” que se de­po­si­ta en los no­ta­rios, hoy se pue­de de­po­si­tar per­fec­ta­men­te la fe en es­tos re­gis­tros en lí­nea. Ha­blan­do de he­chos ob­je­ti­vos, a na­die cons­ta que los he­chos re­gis­tra­dos en la no­ta­ría su­ce­die­ron de esa ma­ne­ra, si­tua­ción con­tra­ria que pa­sa­ría con el uso de un re­gis­tro inal­te­ra­ble, tra­za­ble, iden­ti­fi­ca­ble y pa­ra to­dos trans­pa­ren­te.

En de­fi­ni­ti­va, hoy día te­ne­mos al­go que los egip­cios no te­nían cuan­do ya uti­li­za­ban fi­gu­ras co­mo los no­ta­rios: te­ne­mos el internet y sus nue­vas tec­no­lo­gías. De­be­mos apro­ve­char­las en pro de bus­car nue­vas so­lu­cio­nes a pro­ble­mas lar­ga­men­te co­no­ci­dos. Pa­ra el ca­so de las no­ta­rías, ya pa­re­ce exis­tir una po­si­ble so­lu­ción, que me­re­ce­ría la pe­na ser ana­li­za­da de par­te de nues­tras au­to­ri­da­des, es­pe­cial­men­te si exis­te un com­pro­mi­so real pa­ra en­fren­tar las cau­sas de­trás de los pro­ble­mas de­tec­ta­dos, des­de la mi­ra­da de la in­no­va­ción y no de la per­pe­tra­ción de con­duc­tas co­no­ci­das y po­co efec­ti­vas.

OR­LAN­DO RO­JAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.