Dro­gas: Chi­le da po­si­ti­vo

Pulso - - OPINION - El au­tor es ge­ren­te general de Glo­bal Part­ners. PA­TRI­CIO LABATUT

AD POR­TAS de un cam­bio en la Pre­si­den­cia, to­do son de­man­das a los can­di­da­tos a La Mo­ne­da. En un país que año tras año au­men­ta su con­su­mo de dro­gas en el ám­bi­to la­bo­ral, co­mo lo de­mues­tra el es­tu­dio anual “¿Su em­pre­sa da po­si­ti­vo?”, me pre­gun­to qué ha­rá el ga­na­dor pa­ra fre­nar el con­su­mo la­bo­ral de sus­tan­cias, que se ex­tien­de cual epi­de­mia y cau­sa más li­cen­cias, ac­ci­den­tes, au­sen­tis­mo, ro­ta­ción y muer­tes que cual­quier en­fer­me­dad. Lo peor es que la sociedad y las au­to­ri­da­des se han em­pe­ña­do en dis­fra­zar de ino­cua una de las dro­gas que más en­fer­me­da­des y da­ños ha pro­vo­ca­do en paí­ses co­mo EEUU y Ho­lan­da, ins­ti­gan­do el au­men­to de su con­su­mo en­tre los tra­ba­ja­do­res: la ma­rihua­na. Su con­su­mo en el en­torno del tra­ba­jo ha au­men­ta­do por ter­cer año con­se­cu­ti­vo, y ya su­po­ne 61,89% de los po­si­ti­vos. ¿De ver­dad se pue­de creer si­quie­ra que una sus­tan­cia que ra­len­ti­za, ma­rea y afec­ta a la vi­sión y la mo­tri­ci­dad es sus­cep­ti­ble de ser con­si­de­ra­da un re­me­dio com­pa­ti­ble con el tra­ba­jo? Si bien no en­tra­ré a cues­tio­nar las bon­da­des que al­guno de los prin­ci­pios ac­ti­vos que la ma­rihua­na pu­die­ra te­ner, me preo­cu­pa que las mo­di­fi­ca­cio­nes a la Ley 20.000 avan­cen sin que na­die re­pa­re en lo si­guien­te: ¿en qué con­di­cio­nes tra­ba­ja­rá una per­so­na que se es­té tra­tan­do con ma­rihua­na?, ¿po­drá ma­ne­jar un bus, una grúa hor­qui­lla o un ca­mión mi­ne­ro? Los can­di­da­tos se ma­ni­fies­tan a fa­vor o en con­tra de la des­pe­na­li­za­ción de la ma­rihua­na, pen­san­do en ca­sos cer­ca­nos que conocen, in­for­ma­ción que les llega de sus ase­so­res, o en lo que sus vo­tan­tes les pi­den, pe­ro nin­guno, ni a fa­vor ni en con­tra, ha he­cho el do­ble clic so­bre có­mo un tra­ta­mien­to con ma­rihua­na pue­de afec­tar el tra­ba­jo. Es­to es lo que me preo­cu­pa y por lo que ha­go un lla­ma­do a nues­tros po­lí­ti­cos, pa­ra que es­tu­dien bien ca­da pa­so que el Go­bierno dé en esta ma­te­ria y no se per­mi­ta que Chi­le si­ga dan­do po­si­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.