Cri­sis en la De­mo­cra­cia Cris­tia­na

Es com­ple­jo ex­tra­po­lar es­te con­flic­to al más am­plio es­pec­tro po­lí­ti­co, pe­ro sí es pre­ci­so re­co­no­cer que el fin del sis­te­ma bi­no­mi­nal pro­vo­có un cam­bio sis­té­mi­co que se an­ti­ci­pa­ba.

Pulso - - OPINION -

LO VI­VI­DO EN LOS úl­ti­mos días en la De­mo­cra­cia Cris­tia­na no pue­de ser vis­to co­mo un he­cho ais­la­do o fric­cio­nes de ban­dos den­tro del par­ti­do. Es cier­to que ayer su pre­si­den­ta, Carolina Goic, dio un gol­pe de ti­món al im­po­ner su vi­sión so­bre la re­pos­tu­la­ción del dipu­tado Ri­car­do Rin­cón y con­fir­mar que si­gue en la ca­rre­ra pre­si­den­cial; sin em­bar­go, eso no obs­ta que des­de la fa­lli­da re­elec­ción de Eduar­do Frei en 2010 que el par­ti­do ha tra­ta­do de en­con­trar su iden­ti­dad, tran­si­tan­do des­de el exi­tis­mo elec­to­ral a una ideo­lo­gía más du­ra, por lo que hay que pre­gun­tar­se si lo de Rin­cón es más bien la ex­cu­sa pre­ci­sa o hay de ver­dad un te­ma de fon­do. Por­que al pa­re­cer, el acuer­do pro­gra­má­ti­co plas­ma­do en la Nue­va Ma­yo­ría só­lo vino a exa­cer­bar la ten­sión exis­ten­te, de­jan­do de ma­ni­fies­to la in­co­mo­di­dad de los di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos con la ge­ne­ra­ción de re­cam­bio. Es com­ple­jo ex­tra­po­lar el con­flic­to al más am­plio es­pec­tro po­lí­ti­co, pe­ro sí es pre­ci­so re­co­no­cer que el fin del sis­te­ma bi­no­mi­nal pro­vo­có un cam­bio sis­té­mi­co que se an­ti­ci­pa­ba. El an­te­rior me­ca­nis­mo lle­va­ba a que en la prác­ti­ca se die­ra un diá­lo­go, a ge­ne­rar con­sen­sos; sin em­bar­go, el ac­tual sis­te­ma pro­por­cio­nal tal vez ha he­cho que sal­ga la peor ca­ra de la po­lí­ti­ca, lle­van­do a al­gu­nos re­pre­sen­tan­tes (de­re­cha e iz­quier­da) a trai­cio­nar los prin­ci­pios de sus par­ti­dos en fun­ción de sa­car be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos per­so­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.