DE­SIER­TO FLO­RI­DO Co­mien­zan los días peak pa­ra dis­fru­tar­lo Chi­na, Aus­tra­lia, Es­ta­dos Uni­dos y Chi­le son par­te de la bre­ve lis­ta de paí­ses en que se da es­te fe­nó­meno. Sin em­bar­go, la ver­sión na­cio­nal es una de las más ex­tra­ñas, al tra­tar­se de un eco­sis­te­ma

Pulso - - EVASION - Un reportaje de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

SE TRA­TA DE UN fe­nó­meno que lle­na de co­lor las lla­nu­ras y que­bra­das de par­te del lu­gar más ári­do del mun­do. El de­sier­to flo­ri­do pro­me­te es­tar en su má­xi­ma in­ten­si­dad en­tre la se­gun­da se­ma­na de agos­to y la primera de sep­tiem­bre, pe­rio­do que bus­ca con­quis­tar a los vi­si­tan­tes, en un año que se es­pe­ra sea el más es­plen­do­ro­so de las úl­ti­mas dé­ca­das.

Las se­mi­llas y bul­bos pue­den es­tar en­te­rra­dos por años en la tie­rra, apa­ren­te­men­te es­té­ril. Pe­ro bas­ta que se dé la com­bi­na­ción per­fec­ta en­tre la dis­mi­nu­ción de la tem­pe­ra­tu­ra y llu­vias in­ver­na­les so­bre 30 mi­lí­me­tros, pa­ra que se con­vier­ta en un pai­sa­je fér­til, que mu­chos de­no­mi­nan co­mo “inol­vi­da­ble y úni­co”. Es­te fe­nó­meno, que se pro­du­ce en­tre las re­gio­nes de Ata­ca­ma y Co­quim­bo, per­mi­ti­rá apre­ciar más de 200 es­pe­cies de flo­ra has­ta no­viem­bre.

Có­mo lle­gar

Si va des­de San­tia­go, el ae­ro­puer­to más cer­cano es el de Co­pia­pó, ca­pi­tal de la re­gión de Ata­ca­ma. Se pue­de usar esta ciu­dad co­mo pun­to ba­se pa­ra vi­si­tar el de­sier­to más ári­do del mun­do. 30 ki­ló­me­tros al nor­te de la ciu­dad de Cha­ña­ral y a 195 km de Co­pia­pó se en­cuen­tra el Par­que Na­cio­nal Pan de Azú­car. Ahí se ob­ser­va en­tre un 25% y 50% de desa­rro­llo de es­pe­cies aso­cia­das al de­sier­to flo­ri­do, prin­ci­pal­men­te, en los zo­nas “Sen­de­ro Que­bra­da Cas­ti­llo” y “Mi­ra­dor Ac­ce­si­ble” al in­te­rior del par­que.

El tra­mo de la Ru­ta 5 que une las ciu­da­des de Co­pia­pó y Va­lle­nar es otra de las for­mas de dis­fru­tar­lo. De lla­nos ex­ten­sos, esta zo­na per­mi­te ver man­tos, prin­ci­pal­men­te, ver­des. El sec­tor cos­te­ro y sec­tor sur de la Pro­vin­cia del Huas­co es otro de los es­ce­na­rios ade­cua­dos pa­ra ver el es­pec­tácu­lo flo­ral. “To­das son plan­tas en­dé­mi­cas de esas zo­nas y que no se en­cuen­tran en nin­gún otro lu­gar del mun­do. Ocu­rre so­la­men­te con años llu­vio­sos. No so­la­men­te las flo­res les lla­ma la aten­ción, sino que tam­bién el pai­sa­je lleno de ce­rros on­du­lan­tes, que se des­pren­den de la cor­di­lle­ra de la cos­ta, ves­ti­dos con for­ma­cio­nes ro­co­sas y con los cac­tus y flo­res”, cuen­ta Xi­me­na Na­zal, in­ge­nie­ra agró­no­mo y pai­sa­jis­ta que ca­da año llega a la zo­na pa­ra pre­sen­ciar el de­sier­to flo­ri­do y agre­ga: “ca­da año es dis­tin­to. He ex­plo­ra­do el de­sier­to in­fi­ni­dad de ve­ces con tu­ris­tas de to­dos la­dos y siem­pre ha si­do una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa. Sus atar­de­ce­res o el ama­ne­cer, con la tí­pi­ca bru­ma de la cos­ta, le dan un am­bien­te especial a to­do lo que ve­mos”, re­la­ta.

De­bi­do a la fra­gi­li­dad del eco­sis­te­ma, des­de 1997 las au­to­ri­da­des apos­ta­ron por de­cla­rar­la co­mo zo­na de pro­tec­ción y fo­men­tan que los tu­ris­tas re­co­rran el de­sier­to de ma­ne­ra cons­cien­te. De he­cho, crea­ron un de­cá­lo­go pa­ra in­cen­ti­var­lo. “Es muy im­por­tan­te que los tu­ris­tas ten­gan un com­por­ta­mien­to res­pon­sa­ble con la flo­ra y fau­na de la zo­na. So­bre to­do, se les pi­de que no cor­ten flo­res o que no sa­quen los bul­bos, pa­ra que la na­tu­ra­le­za si­ga su cur­so. Es cla­ve que no se sal­gan de los sen­de­ros y que no se me­tan con vehícu­los en zo­nas prohi­bi­das. La idea es re­du­cir al mí­ni­mo cual­quier actividad que con-

lle­ve im­pac­to al en­torno”, di­ce Jor­ge Ca­ra­ban­tes, je­fe de áreas sil­ves­tres pro­te­gi­das en Co­naf Ata­ca­ma. Tours

Des­de Ser­na­tur se­ña­lan que la ofer­ta de ser­vi­cios tu­rís­ti­cos en la Re­gión de Ata­ca­ma es­tá com­pues­ta por más de 450 ser­vi­cios, de los cua­les al­re­de­dor del 13% tie­ne ofer­ta aso­cia­da al de­sier­to flo­ri­do. Geo Ad­ven­tu­res cuen­ta con un tour de día com­ple­to des­de los $35.000 por per­so­na pa­ra dis­fru­tar de las pri­me­ras flo­res del de­sier­to flo­ri­do, sa­lien­do des­de Co­pia­pó, ru­ta 5 nor­te, ha­cia Ba­rran­qui­lla, co­nec­tan­do con la ru­ta cos­te­ra has­ta el Par­que Na­cio­nal Lla­nos de Cha­lle, lu­gar don­de cac­tus en flor dan la bien­ve­ni­da a los tu­ris­tas, pa­ra lue­go re­gre­sar a Co­pia­pó por ru­ta 5 des­de Va­lle­nar.

Otra al­ter­na­ti­va es la ofer­ta de Co­pa­ya­pu Tra­vel, em­pre­sa que, en alian­za con Chi­lli­trip Tour Ope­ra­dor, tie­nen den­tro de su pro­gra­ma­ción di­ver­sos re­co­rri­dos pa­ra apre­ciar el de­sier­to flo­ri­do. Es­tos van des­de los $45.000 por per­so­na por el día com­ple­to,

El ae­ro­puer­to más cer­cano es el de Co­pia­pó, ca­pi­tal de la re­gión de Ata­ca­ma.

De­bi­do a la fra­gi­li­dad del eco­sis­te­ma es que las au­to­ri­da­des ya en 1997 apos­ta­ron por de­cla­rar­la co­mo zo­na de pro­tec­ción.

El tra­mo de la Ru­ta 5 que une las ciu­da­des de Co­pia­pó y Va­lle­nar es otra de las for­mas de dis­fru­tar­lo.

en un tour re­gu­lar to­dos los sá­ba­dos de agos­to. Asi­mis­mo, po­seen otras al­ter­na­ti­vas dis­po­ni­bles du­ran­te to­do el año, en­tre las que des­ta­ca el tour Fo­ga­ta As­tro­nó­mi­ca Noc­tur­na, en el que por $35.000 por per­so­na con­tem­pla rea­li­zar la ob­ser­va­ción de es­tre­llas jun­to a afi­cio­na­dos a la as­tro­no­mía en me­dio del de­sier­to más ári­do del mun­do. Otros atrac­ti­vos

Pe­ro hay otros lu­ga­res de la re­gión que tam­bién va­le la pe­na co­no­cer, co­mo Bahía In­gle­sa y el Par­que Na­cio­nal Ne­va­do Tres Cru­ces, en­tre otros. “Des­de Co­pia­pó, se da ini­cio a un re­co­rri­do ha­cia la cos­ta por las ma­ra­vi­llas del de­sier­to flo­ri­do, el Par­que Na­cio­nal Lla­nos de Cha­lle y sus her­mo­sas cac­tá­ceas y gua­na­cos sil­ves­tres, ade­más de sus ex­ten­sas pla­yas y rin­co­nes his­tó­ri­cos de an­ti­guos po­bla­dos mi­ne­ros”, se­ña­la Pau­li­na Be­rrío-Ochoa de Via­jes Fa­la­be­lla.

El Par­que Na­cio­nal Lla­nos de Cha­lle po­see más de 45.000 hec­tá­reas y ade­más de la flo­ra, es­te par­que es ri­co en fau­na, don­de se po­drán ob­ser­var nu­me­ro­sas aves y, con al­go de suer­te, gua­na­cos y zo­rros. Be­rrío-Ochoa tam­bién re­co­mien­da se­guir las hue­llas del Da­kar y su­bir­se a un 4x4 pa­ra re­co­rrer las re­co­no­ci­das du­nas de la zo­na.

Otros de los pro­ta­go­nis­tas son los ob­ser­va­to­rios cer­ca­nos a Co­pia­pó y La Serena. Ade­más del Va­lle de El­qui, pue­de vi­si­tar Is­la Da­mas, que se ca­rac­te­ri­za por sus pa­ra­di­sía­cas pla­yas, igual que Bahía In­gle­sa. Los que bus­can una op­ción di­fe­ren­te pue­den vi­si­tar la Mi­na de los 33, que se ha con­ver­ti­do en un epi­cen­tro tu­rís­ti­co de la zo­na. La lis­ta de lu­ga­res es lar­ga y com­po­nen una car­ta pa­ra to­dos los gus­tos, en una zo­na cu­ya de­man­da va al al­za. “Es­te año he­mos te­ni­do bas­tan­te de­man­da pa­ra pro­gra­mas del de­sier­to flo­ri­do, por lo que es­pe­ra­mos un al­za en ven­tas, so­bre to­do en­tran­do por Co­pia­pó y la Serena, que son de los dos lu­ga­res don­de te­ne­mos pro­gra­mas. Las ven­tas ya han au­men­ta­do en esos des­ti­nos 80% con res­pec­to al año pa­sa­do”, di­ce Mag­da­le­na Leon­ven­da­gar, je­fe de des­tino Chi­le en Co­cha.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.