El con­sen­so pú­bli­co de An­ge­la Mer­kel

A lo lar­go de to­dos los años que ha es­ta­do al fren­te de Ale­ma­nia, la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de la can­ci­ller ger­ma­na ha si­do la de to­mar de­ci­sio­nes en fun­ción del con­sen­so pú­bli­co.

Pulso - - OPINION -

EL PRÓ­XI­MO 24 DE SEP­TIEM­BRE se rea­li­za­rá la elec­ción fe­de­ral en Ale­ma­nia, en la que la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel pos­tu­la a ser re­ele­gi­da por ter­ce­ra vez. Los úl­ti­mos son­deos le atri­bu­yen a su par­ti­do -Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU)- y a sus alia­dos de la Unión So­cial Cris­tia­na un 39% de los vo­tos, lo que no le ase­gu­ra la ma­yo­ría. Ello obli­ga­rá a que una vez más la lí­der ale­ma­na de­ba bus­car otro alia­do pa­ra un Go­bierno de coa­li­ción y man­te­ner­se así en el po­der. Y en fun­ción de ello es que a lo lar­go de to­dos los años que Mer­kel ha es­ta­do al fren­te de Ale­ma­nia, su prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca ha si­do la de to­mar de­ci­sio­nes en fun­ción del con­sen­so pú­bli­co, lo cual la ha lle­va­do a en­fren­tar las di­fe­ren­cias que ema­nan de su pro­pio par­ti­do, así co­mo de los dis­tin­tos alia­dos po­lí­ti­cos que ha te­ni­do. Así, al­gu­nos han lle­ga­do a des­cri­bir­la co­mo un po­co li­be­ral ayer, hoy un po­co socialista y ma­ña­na un po­co con­ser­va­do­ra.

Por cier­to que el ac­cio­nar de Mer­kel ha im­pli­ca­do ries­gos, co­mo es la pér­di­da de mi­li­tan­tes de su par­ti­do, co­mo con­se­cuen­cia de ha­ber asu­mi­do pos­tu­ras que se han opues­to a lo que pien­san los elec­to­res tra­di­cio­na­les de la CDU. No obs­tan­te, es in­des­men­ti­ble que ba­jo su man­da­to la eco­no­mía ale­ma­na ha re­to­ma­do el vue­lo y ella ha ubi­ca­do a su país co­mo el prin­ci­pal de­fen­sor del li­bre co­mer­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.