OPINIÓN: Per­ma­nen­cia y cam­bio en Chi­le,

Pulso - - PORTADA - Por Mar­co En­rí­quez-Omi­na­mi

QUÉ RÍO es es­te/ por el cual co­rre el Gan­ges?” se pre­gun­ta­ba Bor­ges. Por­que él en­ten­día muy bien el ver­da­de­ro sen­ti­do del cam­bio, que es la per­ma­nen­cia, y el de la per­ma­nen­cia, que es el cam­bio. Vio­le­ta ca­si te­nía la ra­zón cuan­do de­cía que cam­bia to­do cam­bia.

Pe­ro no la ra­zón. Por­que cuan­do

He­rá­cli­to sen­ten­ció que nun­ca be­be­re­mos dos ve­ces de las mis­mas aguas del río, tam­bién de­cía que, ade­más del fluir exis­tía una ra­zón eter­na que sub­ya­cía a los cam­bios: el fon­do in­mu­ta­ble del río. Por eso, la re­vo­lu­ción po­lí­ti­ca que pro­pon­go en es­tric­to ri­gor no es una re­vo­lu­ción, es un pro­ce­so. No es ni el con­ser­va­du­ris­mo que cree que só­lo el tiem­po pa­sa­do fue me­jor, y que pre­ten­de an­clar­se a él. Ni el po­pu­lis­mo fa­ci­lis­ta del cam­bie­mos to­do y que se va­yan to­dos, por­que pa­sa­do pi­sa­do y to­do se ha he­cho mal. Por eso in­vi­to a la iz­quier­da a mi­rar des­de las al­tu­ras del bien co­mún lo que se ha he­cho y lo que he­mos lo­gra­do co­mo so­cie­dad. Si lo ha­ce­mos, nos da­re­mos cuen­ta de que es más lo que he­mos ga­na­do que per­di­do. Que las ban­de­ras que enar­bo­la­mos des­de 2009 no son las equi­vo­ca­das, sino que las jus­tas. De la na­da vo­lun­ta­ria e ideo­ló­gi­ca de la iz­quier­da, de nues­tra re­nun­cia, sal­drá un peor país. Un Chi­le go­ber­na­do por per­so­nas que sue­ñan con an­clar­nos. Con na­ve­gar ha­cia atrás has­ta esos días en que la edu­ca­ción era con­si­de­ra­da un ar­tícu­lo de lu­jo, y los co­le­gios un ne­go­cio. Cuan­do la de­sigual­dad era con­si­de­ra­da un he­cho na­tu­ral, la di­ver­si­dad una abe­rra­ción, y la li­ber­tad, un bien tan gran­de co­mo lo que pue­da pa­gar tu bi­lle­te­ra. Por eso pro­pon­go un pro­ce­so de cam­bio. Por­que cuan­do to­do cam­bia, lo que que­da es des­or­den, y lo que só­lo per­ma­ne­ce, co­mo el agua es­tan­ca­da, se pu­dre. Es có­mo­do pe­dir a los chi­le­nos que es­pe­ren cua­tro u ocho años cuan­do tie­nes la bi­lle­te­ra lle­na y un pues­to ase­gu­ra­do en el Se­na­do. Por eso, por­que creo que la pa­cien­cia só­lo es jus­ta con los que tie­nen, es que pro­pon­go que el pro­ce­so de cam­bio tie­ne que emu­lar la his­to­ria, ser aho­ra y con­ti­nuar ma­ña­na. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.