Par­ti­dos y es­tán­da­res éti­cos

Más allá del ca­so Rin­cón, los par­ti­dos po­lí­ti­cos no de­be­rían caer en la ten­ta­ción de juz­gar nue­va­men­te al­go que ya ha te­ni­do san­cio­nes por par­te de los tri­bu­na­les.

Pulso - - OPINION -

EL LU­NES DE es­ta se­ma­na, el abo­ga­do Patricio Za­pa­ta le en­tre­gó a la di­rec­ti­va de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na un in­for­me con una pro­pues­ta de pa­rá­me­tros éti­cos pa­ra se­lec­cio­nar las can­di­da­tu­ras par­la­men­ta­rias y de con­se­je­ros re­gio­na­les. En la prác­ti­ca, de acuer­do con el pro­pio abo­ga­do, un es­tán­dar éti­co es aquel en que el PDC se abs­ten­drá de in­cluir en su lis­ta de can­di­da­tos al Con­gre­so a per­so­nas que hu­bie­ran si­do con­de­na­das por cual­quier tri­bu­nal de la Re­pú­bli­ca. A la luz de los sucesos ocu­rri­dos al in­te­rior de esa co­lec­ti­vi­dad, di­cho li­nea­mien­to te­nía un cla­ro des­ti­na­ta­rio: el dipu­tado Ricardo Rin­cón, quien desató tal vez una de las cri­sis más du­ras del par­ti­do de los úl­ti­mos años, lue­go que in­sis­tie­ra con su re­pos­tu­la­ción par­la­men­ta­ria y se en­fren­ta­ra a la pro­pia pre­si­den­ta de la co­lec­ti­vi­dad.

Sin em­bar­go, y a par­tir de es­te ca­so, re­sul­ta ade­cua­do se­ña­lar que el es­tán­dar que se bus­ca im­po­ner apun­ta ha­cia una suer­te de “san­ti­dad” un tan­to exa­ge­ra­da de los can­di­da­tos, es­pe­cial­men­te cuan­do se plan­tean des­pués de san­cio­nes im­pues­tas por tri­bu­na­les y cuan­do se ha pa­ga­do la condena. El pun­to es que más allá del ca­so que se ha sus­ci­ta­do en torno al dipu­tado Rin­cón, da la im­pre­sión de que al fi­nal de cuen­tas lo que se bus­ca es que los in­vo­lu­cra­dos pa­guen por se­gun­da vez por al­go que ya fue juz­ga­do por los tri­bu­na­les. Lo ra­zo­na­ble se­ría un aná­li­sis y eva­lua­ción ca­so a ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.