Mi­ne­ría y gé­ne­ro

Pulso - - OPINION -

Ca­da vez con más fuer­za se plan­tea el desafío de que la gran mi­ne­ría de­je de ser una in­dus­tria ex­clu­si­va­men­te mas­cu­li­na, lo que ha lle­va­do a des­ple­gar es­fuer­zos, pú­bli­cos co­mo pri­va­dos, por atraer mu­je­res. Sin em­bar­go, de acuer­do con da­tos de Ser­na­geo­min, las ta­sas de 2015 man­tie­nen una par­ti­ci­pa­ción pro­me­dio de mu­je­res que al­can­za só­lo a 7,9%, muy por de­ba­jo de otros

paí­ses. Los re­gis­tros do­cu­men­tan que las pri­me­ras mu­je­res que in­gre­sa­ron a es­ta in­dus­tria fue­ron ubi­ca­das en la­bo­res adCons­ti­tu­ción mi­nis­tra­ti­vas y fe­mi­ni­za­das. La de­ro­ga­ción de la prohi­bi­ción del Có­di­go del Tra­ba­jo pa­ra que las mu­je­res des­cen­die­ran a mi­nas sub­te­rrá­neas da­ta só­lo de 1996. El cen­tro Cie­lo, a tra­vés de un pro­yec­to Fon­def, bus­ca abor­dar el pro­ble­ma de la in­clu­sión la­bo­ral pre­ca­ria o frá­gil. Si bien al­gu­nas mu­je­res han lo­gra­do su­pe­rar ba­rre­ras de en­tra­da, no siem­pre di­cho pro­ce­so ha si­do acom­pa­ña­do de “in­clu­sión so­cial”. Sos­te­ne­mos co­mo hi­pó­te­sis que ba­rre­ras cul­tu­ra­les, en­dó­ge­nas a la or­ga­ni­za­ción (dis­cri­mi­na­ción, dé­bil co­rres­pon­sa­bi­li­dad e in/sa­tis­fac­ción la­bo­ral) y exó­ge­nas vin­cu­la­das a la so­cie­dad (es­te­reo­ti­pos, pre­jui­cios y li­mi­ta­cio­nes al desa­rro­llo de ca­rre­ra) tie­nen un pe­so ma­yor pa­ra la in­clu­sión sus­ten­ta­ble de mu­je­res en in­dus­trias mas­cu­li­ni­za­das. El pro­yec­to as­pi­ra a pro­po­ner un mo­de­lo in­te­gral de ges­tión que in­cor­po­re a hom­bres y mu­je­res El desafío es lo­grar que las mu­je­res en mi­ne­ría no sean las “in­vi­ta­das de pie­dra”. Pa­me­la Ca­ro M.

Di­rec­to­ra Cen­tro Cie­lo UST

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.