Kenia: pro­tes­tas con­tra su­pues­to frau­de elec­to­ral de­jan al me­nos dos muer­tos

Lí­der de la opo­si­ción di­jo que hac­kers irrum­pie­ron en los sis­te­mas in­for­má­ti­cos y en la ba­se de da­tos de la co­mi­sión elec­to­ral.

Pulso - - ACTUALIDAD & POLITICA -

—El lí­der de la opo­si­ción en Kenia, Rai­la Odin­ga, di­jo el miér­co­les que unos hac­kers irrum­pie­ron en los sis­te­mas in­for­má­ti­cos y en la ba­se de da­tos de la co­mi­sión elec­to­ral du­ran­te la no­che, pro­vo­can­do un “enor­me” frau­de elec­to­ral que in­va­li­da­ba la ven­ta­ja en los re­sul­ta­dos del Pre­si­den­te Uhu­ru Ken­yat­ta.

Du­ran­te una rue­da de pren­sa, Odin­ga ins­tó a sus par­ti­da­rios a man­te­ner la cal­ma, pe­ro aña­dió: “No con­tro­lo a la gen­te”. Su nú­me­ro dos, Ka­lon­zo Mus­yo­ka tam­bién pi­dió cal­ma, pe­ro di­jo que la opo­si­ción po­dría so­li­ci­tar una “ac­ción” no es­pe­ci­fi­ca­da en una fe­cha pos­te­rior.

La po­li­cía dis­pa­ró ga­ses la­cri­mó­ge­nos po­co des­pués de que Odin­ga ha­bla­se an­te un gru­po de 100 se­gui­do­res en la ciu­dad oc­ci­den­tal de Ki­su­mu, que es su bas­tión. Los hom­bres des­ar­ma­dos, que ha­bían estado co­rean­do “Sin Rai­la, no hay paz”, se dis­per­sa­ron.

Pa­sa­do el me­dio­día de ayer, el si­tio web de la co­mi­sión elec­to­ral pu­so a Ken­yat­ta por de­lan­te en los co­mi­cios con un 54% de los vo­tos es­cru­ta­dos, fren­te al 44% pa­ra Odin­ga, lo que su­po­ne una ven­ta­ja de ca­si 1,4 mi­llo­nes de vo­tos con más del 80% de los co­le­gios elec­to­ra­les re­por­ta­dos.

La co­mi­sión afir­mó des­pués en un en­cuen­tro in­for­ma­ti­vo que “to­do es­tá bien”.

AC­TUAL PRE­SI­DEN­TE LI­DE­RA. Uhu­ru Ken­yat­ta, un em­pre­sa­rio de 55 años que bus­ca un se­gun­do man­da­to de cin­co años, ha man­te­ni­do es­ta ven­ta­ja des­de el co­mien­zo del re­cuen­to tras las pa­cí­fi­cas elec­cio­nes del mar­tes, ce­le­bra­das des­pués de una du­ra cam­pa­ña en­tre los je­fes de las dos di­nas­tías po­lí­ti­cas de Kenia.

Pe­ro Odin­ga, un ex pre­so po­lí­ti­co de 72 años que se au­to­de­no­mi­na de iz­quier­da, re­cha­zó los re­sul­ta­dos co­mo “fic­ti­cios” y “fal­sos”, ase­gu­ran­do en una rue­da de pren­sa a úl­ti­ma ho­ra de la no­che que se­gún los cálcu­los de su pro­pio par­ti­do, él es­ta­ba por de­lan­te.

“El frau­de de Ju­bi­leo (la coa­li­ción del pre­si­den­te del país) ha per­pe­tua­do so­bre los ke­nia­nos, so­bre­pa­sa cual­quier ni­vel de ro­bo a los vo­tan­tes en la his­to­ria de es­te país. Pe­ro es­ta vez les he­mos co­gi­do”, pu­bli­có Odin­ga en su cuen­ta de Twit­ter.

Du­ran­te la jor­na­da, mar­ca­da por una se­rie de ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, al me­nos mu­rie­ron dos per­so­nas en un ba­rrio pe­ri­fé­ri­co de la ciu­dad de Nai­ro­bi, la ca­pi­tal de Kenia, des­pués de que un gran nú­me­ro de ofi­cia­les de po­li­cía se tu­vie­ra que des­ple­gar en la zo­na pa­ra apla­car las pro­tes­tas.

En 2007, el lí­der opo­si­tor re­cha­zó los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes que per­dió, lo que de­ri­vó en una ola de vio­len­cia in­ter­ét­ni­ca en la que mu­rie­ron más de 1.300 per­so­nas.

En tan­to, en las elec­cio­nes de 2013, que se vi­vie­ron con cier­ta es­ta­bi­li­dad, Odin­ga, de la et­nia luo, de­nun­ció tam­bién frau­de elec­to­ral y re­cu­rrió al Tri­bu­nal Su­pre­mo, que va­li­dó no obs­tan­te la vic­to­ria de Ken­yat­ta, de la et­nia.P AGENCIAS

FO­TO : REUTERS

Una mu­jer gri­ta tras la muer­te de un ma­ni­fes­tan­te en Nai­ro­bi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.