So­lu­cio­nes po­si­bles al pro­ble­ma del re­lleno sa­ni­ta­rio de Til Til

Ex­per­tos des­ta­can que la se­pa­ra­ción de ori­gen, cla­si­fi­ca­ción y re­va­lo­ri­za­ción son las cla­ves pa­ra me­jo­rar la ges­tión de re­si­duos en una ciu­dad que re­ci­cla só­lo el 10% de las 6,7 mi­llo­nes de to­ne­la­das ge­ne­ra­das.

Pulso - - PORTADA - EFRAÍN MO­RA­GA

POR ES­TOS DÍAS Til Til ha es­ta­do en la po­lé­mi­ca tras la apro­ba­ción de un nue­vo re­lleno sa­ni­ta­rio por par­te del go­bierno, lo que ge­ne­ró un am­plio re­cha­zo en la po­bla­ción y au­to­ri­da­des lo­ca­les, si­tua­ción que em­peo­ró cuan­do Puen­te Al­to de­ci­dió en­viar su ba­su­ra a la co­mu­na del nor­te de San­tia­go.

Se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Medio Ambiente (MMA), hoy la Re­gión Metropolitana tie­ne al­re­de­dor de 65 ver­te­de­ros ile­ga­les, mien­tras que en el país se ge­ne­ran 6,7 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ba­su­ra, de las cua­les so­lo el 10% es re­ci­cla­do.

¿Cuál es la es­tra­te­gia pa­ra que es­te nú­cleo ur­bano no se lle­ve to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de los re­si­duos ur­ba­nos? Los ex­per­tos coin­ci­den en que el pro­ble­ma no es­tá ne­ce­sa­ria­men­te en mo­der­ni­zar los ver­te­de­ros o re­lle­nos; o en bus­car otro Til Til en la RM. La so­lu­ción prin­ci­pal, pa­sa sim­ple­men­te por ge­ne­rar me­nos ba­su­ra.

Pa­ra ha­cer­se una idea, el Se­gun­do In­for­me de Desem­pe­ño Am­bien­tal de la OCDE de­ter­mi­nó que la ge­ne­ra­ción de desechos en Chi­le au­men­tó un 30% en la dé­ca­da del 2000, ade­más des­ta­có que el país aún no cuen­ta con una in­dus­tria de­di­ca­da al re­ci­cla­je, por lo que re­co­men­dó in­cen­ti­var la pro­li­fe­ra­ción de es­te ti­po de ini­cia­ti­vas.

Alex Go­doy, di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Sus­ten­ta­bi­li­dad y Ges­tión Es­tra­té­gi­ca de Re­cur­sos de la UDD (CiSGER), in­di­ca que “a pe­sar de que las ins­ta­la­cio­nes son bas­tan­te mo­der­nas y los sis­te­mas de re­co­lec­ción son avan­za­dos, usual­men­te nues­tra ges­tión de re­si­duos es an­ti­gua, al­go que pro­mue­ve la dis­po­si­ción fi­nal en re­lleno y des­in­cen­ti­va otras for­mas de ges­tión de re­si­duos que pue­den ser mu­cho más sus­ten­ta­bles y acor­des con los tiem­pos mo­der­nos”, ex­pli­ca Go­doy.

Ale­jan­dra Sa­las, je­fa de la Ofi­ci­na de Re­si­duos del MMA, coin­ci­de en que una de las cla­ves pa­ra ha­cer fren­te al desafío de la ba­su­ra en la ciu­dad es re­du­cir su ge­ne­ra­ción, así co­mo in­cen­ti­var su reapro­ve­cha­mien­to, pues­to que con­tie­nen ma­te­rias pri­mas y la po­ten­cia­li­dad de ge­ne­rar ener­gía. “Son re­cur­sos, por tan­to de­be­mos ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra apro­ve­char­los, pe­ro tam­bién la dis­mi­nu­ción de su ge­ne­ra­ción. Con­si­de­ran­do lo an­te­rior, la me­jor al­ter­na­ti­va es pre­ve­nir su ge­ne­ra­ción, si es­to no es po­si­ble, va­lo­ri­zar­los (re­ci­clar­los, re­uti­li­zar­los o re­pa­rar­los) y co­mo úl­ti­ma op­ción, eli­mi­nar­los en re­lle­nos sa­ni­ta­rios”, di­ce Sa­las.

Un ejem­plo de es­to es Os­lo, una ciu­dad de No­rue­ga que no su­pera los dos mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, pe­ro que ha mon­ta­do una com­ple­ja in­dus­tria del re­ci­cla­je y reapro­ve­cha­mien­to ener­gé­ti­co de re­si­duos, tan­to es así que al­re­de­dor del 12% de la ba­su­ra que uti­li­za la plan­ta de Kle­mets­rud es im­por­ta­da, pues­to que el país ya no ge­ne­ra los su­fi­cien­tes desechos pa­ra abas­te­cer al sis­te­ma. “En la ma­yo­ría de los paí­ses desa­rro­lla­dos, el re­ci­cla­je de re­si­duos do­més­ti­cos se ha­ce puer­ta a puer­ta o con pun­tos lim­pios muy cer­ca­nos a los sec­to­res re­si­den­cia­les, con una es­tra­te­gia que con­tem­pla una ele­va­da can­ti­dad de pun­tos lim­pios”, ma­ni­fies­ta Kay Ber­ga­mi­ni, do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ur­ba­nos y Te­rri­to­ria­les UC.

Los ex­per­tos tam­bién men­cio­nan a la se­pa­ra­ción de ori­gen co­mo una de las al­ter­na­ti­vas pa­ra me­jo­rar la ges­tión de la ba­su­ra en la ciu­dad, de ma­ne­ra de ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra que se pro­duz­ca una se­gre­ga­ción na­tu­ral de re­si­duos, lo que se po­dría lo­grar con al­gu­nos cam­bios nor­ma­ti­vos y es­truc­tu­ra­les.

“Cam­biar la nor­ma­ti­va de cons­truc­ción en al­tu­ra o la nor­ma­ti­va de cons­truc­ción en tér­mi­nos de vi­vien­das ur­ba­nas, en el cual por ca­da nú­me­ro de ha­bi­tan­tes exis­tan si­tios de se­gre­ga­ción na­tu­ral, por ejem­plo, cuan­do los edi­fi­cios tie­nen shaft, los que mu­chas ve­ces son se­gre­ga­dos. Co­sa que en el fon­do la ge­ne­ra­ción de re­si­duos y la se­pa­ra­ción de lo que se pue­da re­ci­clar, sea bas­tan­te lo­ca­li­za­da y se pue­da ge­ne­rar ru­tas de re­co­lec­ción acor­des en el tiem­po. Eso en Chi­le hoy día no ocu­rre”, des­ta­ca Go­doy.

Un lu­gar don­de sí ocu­rre es Ale­ma­nia. En ese país se re­ci­cla un 70% de la ba­su­ra do­més­ti­ca o mu­ni­ci­pal, pues­to que sea ha crea­do una con­cien­cia ciu­da­da­na y un mar­co le­gal que in­cen­ti­va la re­uti­li­za­ción de re­si­duos. “Den­tro de es­te sis­te­ma se cuen­ta con ac­to­res, tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos, que re­co­gen los desechos do­mi­ci­lia­rios, los cua­les pre­via­men­te son se­pa­ra­dos por los mis­mos con­su­mi­do­res. En es­te mo­men­to exis­ten diez em­pre­sas pri­va­das con li­cen­cias, que per­te­ne­cen al lla­ma­do ‘Sis­te­ma Dual’. Ade­más, una par­te de los desechos son re­co­gi­dos di­rec­ta­men­te por ca­da co­mu­na”, di­ce Cor­ne­lia Son­nen­berg, ge­ren­te ge­ne­ral de la Cá­ma­ra Chi­leno Ale­ma­na de Co­mer­cio e In­dus­tria (Cam­chal).

Así mis­mo, des­de el MMA co­men­tan que tam­bién es ne­ce­sa­rio con­su­mir ra­cio­nal­men­te: “To­man­do de­ci­sio­nes de ma­ne­ra in­for­ma­da an­tes de ad­qui­rir pro­duc­tos o ser­vi­cios”, se­ña­la Ale­jan­dra Sa­las.

La au­to­ri­dad con­si­de­ra que una de las cla­ves pa­ra ha­cer fren­te al desafío de la ba­su­ra es re­du­cir su ge­ne­ra­ción.

Los ex­per­tos men­cio­nan a la se­pa­ra­ción de ori­gen co­mo una de las cla­ves pa­ra me­jo­rar la ges­tión.

En la ma­yo­ría de los paí­ses desa­rro­lla­dos, el re­ci­cla­je de re­si­duos do­més­ti­cos se ha­ce puer­ta a puer­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.