OPI­NIÓN: Fo­men­tan­do el desa­rro­llo par­ti­ci­pa­ti­vo in­dí­ge­na,

Un en­fo­que mo­derno so­bre el desa­rro­llo de los pue­blos ori­gi­na­rios de­be ser ca­paz de re­co­no­cer su po­ten­cial y sus ca­pa­ci­da­des.

Pulso - - PORTADA - Por Marcos Ba­rra­za G.

EL PA­SA­DO 29 de ju­lio, el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial, Cor­fo y otros or­ga­nis­mos pú­bli­cos die­ron a co­no­cer el Pro­gra­ma de Desa­rro­llo y Fo­men­to In­dí­ge­na, ma­te­ria­li­za­do a par­tir de un con­ve­nio en­tre Cor­fo y el BID.

Es­te pro­gra­ma se orien­ta ha­cia co­mu­ni­da­des, agru­pa­cio­nes y aso­cia­cio­nes de co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, y tam­bién a coope­ra­ti­vas o em­pre­sas con al me­nos 50% de so­cios in­dí­ge­nas que deseen em­pren­der, cre­cer o fi­nan­ciar un pro­yec­to pro­duc­ti­vo aso­cia­ti­vo de gran es­ca­la, con per­ti­nen­cia cul­tu­ral, y que no po­sea ga­ran­tías pa­ra ac­ce­der a fi­nan­cia­mien­to vía cré­di­to, lea­sing u otros ins­tru­men­tos ban­ca­rios.

Un en­fo­que mo­derno so­bre el desa­rro­llo de los pue­blos ori­gi­na­rios de­be ser ca­paz de re­co­no­cer y vi­si­bi­li­zar su po­ten­cial y sus ca­pa­ci­da­des, fo­men­tan­do y fa­ci­li­tan­do ins­ti­tu­cio­nal­men­te la par­ti­ci­pa­ción, en un mar­co de res­pe­to de sus de­re­chos eco­nó­mi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les.

En tal sen­ti­do, co­mo Go­bierno cree­mos y con­fia­mos en los pue­blos in­dí­ge­nas y va­lo­ra­mos el in­men­so apor­te que ellos sig­ni­fi­can pa­ra Chi­le. Pe­ro no lo ha­ce­mos des­de una ló­gi­ca pa­ter­na­lis­ta. Cree­mos que su desa­rro­llo de­pen­de de ellos mis­mos, por cier­to en el mar­co de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad ade­cua­da, con los apo­yos que el Es­ta­do tie­ne que brin­dar, pe­ro an­te to­do pri­vi­le­gian­do sus mi­ra­das, cos­mo­vi­sio­nes e in­tere­ses.

Es­ta­mos or­gu­llo­sos de que en nues­tro país, en diez años, he­mos pa­sa­do de un 6,6% de la po­bla­ción que se de­fi­ne a sí mis­ma co­mo in­dí­ge­na a un 9%, se­gún lo cons­ta­ta la en­cues­ta Ca­sen 2015. Es­to in­di­ca que es­ta­mos fren­te a un pro­ce­so iden­ti­ta­rio que se es­tá vi­ta­li­zan­do, que tie­ne fuer­za y que nos en­ri­que­ce a to­dos.

En to­tal, son 1.585.680 per­so­nas las que ac­tual­men­te se re­co­no­cen co­mo in­te­gran­tes de al­guno de los nue­ve pue­blos in­dí­ge­nas que ha­bi­tan el te­rri­to­rio na­cio­nal; y de ese to­tal, el 83% se iden­ti­fi­ca co­mo in­te­gran­te del pue­blo ma­pu­che.

Exis­te otro da­to muy in­tere­san­te que arro­ja la Ca­sen 2015: si se con­si­de­ra la po­bla­ción chi­le­na en ge­ne­ral, só­lo un 25,3% par­ti­ci­pa en or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les o gru­pos or­ga­ni­za­dos. En con­tras­te, en los pue­blos in­dí­ge­nas la par­ti­ci­pa­ción al­can­za un 37,3%, lo que ha­bla de un fuer­te sen­ti­do co­mu­ni­ta­rio.

De allí en­ton­ces la im­por­tan­cia de que el Pro­gra­ma de Desa­rro­llo y Fo­men­to In­dí­ge­na no pon­ga el fo­co prio­ri­ta­rio en las per­so­nas, sino más bien en las or­ga­ni­za­cio­nes, co­mu­ni­da­des y coope­ra­ti­vas in­dí­ge­nas, aten­dien­do a las di­ná­mi­cas de par­ti­ci­pa­ción que les son pro­pias.

DE ES­TA MA­NE­RA, es el Es­ta­do el que se es­tá ade­cuan­do a las mo­da­li­da­des de or­ga­ni­za­ción in­dí­ge­na y no a la in­ver­sa, ins­tau­ran­do una me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo y de pro­ce­di­mien­tos que ase­gu­ran una aper­tu­ra mul­ti­cul­tu­ral.

Así, se han es­ta­ble­ci­do co­mo prin­ci­pios cla­ve pa­ra im­pul­sar los pro­yec­tos el con­sen­ti­mien­to pre­vio, li­bre e in­for­ma­do; y la apro­ba­ción de las au­to­ri­da­des an­ces­tra­les y las co­mu­ni­da­des. Ade­más, es­tas úl­ti­mas de­ben de­ci­dir de ma­ne­ra au­tó­no­ma so­bre la na­tu­ra­le­za del pro­yec­to. En­tre las po­si­bi­li­da­des se con­si­de­ran las áreas agro­pe­cua­ria, fo­res­tal, acuí­co­la, turismo y ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les.

Exis­ten va­rios pro­yec­tos pi­lo­to en cur­so. Uno de ellos co­rres­pon­de a una agru­pa­ción de coope­ra­ti­vas agrí­co­las con­for­ma­da por va­rias co­mu­ni­da­des ma­pu­che de Pa­dre Las Ca­sas, Te­mu­co y Lau­ta­ro. Ya ha cum­pli­do con su pro­ce­so de aper­tu­ra cul­tu­ral y es­pe­ra re­ci­bir fi­nan­cia­mien­to, vía cré­di­to, pa­ra ma­te­ria­li­zar in­ver­sio­nes en su plan­ta de pro­ce­so de lu­pino pa­ra con­su­mo ani­mal y hu­mano; y ade­más, pa­ra au­men­tar el área sem­bra­da des­de las ac­tua­les 450 hec­tá­reas has­ta 3.000 hec­tá­reas.

Fi­nal­men­te, ca­be des­ta­car que el Pro­gra­ma de Desa­rro­llo y Fo­men­to In­dí­ge­na con­tem­pla más de US$160 mi­llo­nes en in­ver­sión -lo que re­pre­sen­ta un es­fuer­zo fis­cal muy sig­ni­fi­ca­ti­vo­que per­mi­ti­rán res­pal­dar pro­yec­tos en­tre UF3.500 y UF300.000.

Pe­ro tan­to o más re­le­van­te e in­no­va­dor es que a tra­vés de un Co­mi­té Cor­fo, de ca­rác­ter in­ter­sec­to­rial, co­mien­za a des­ple­gar­se una ins­ti­tu­cio­na­li­dad que ha­rá po­si­ble un desa­rro­llo in­dí­ge­na no des­de una pers­pec­ti­va de asi­mi­la­ción ni de in­te­gra­ción, sino de in­clu­sión y re­co­no­ci­mien­to de su iden­ti­dad. En de­fi­ni­ti­va, un desa­rro­llo con au­tén­ti­co se­llo in­dí­ge­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.