La co­me­zón de los 100 días,

Van a ti­rar to­da la car­ne a la parrilla. Vie­ne una an­da­na­da de ini­cia­ti­vas le­ga­les pa­ra arrin­co­nar a la opo­si­ción. Da­rá lo mis­mo si son pro­pues­tas bue­nas o ma­las o si se tra­ta só­lo de “gua­ta­pi­ques”.

Pulso - - PORTADA - Por Gon­za­lo Blu­mel M.

QUE­DA PO­CO pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. 100 días pa­ra ser pre­ci­sos. Y una cier­ta co­me­zón pa­re­ce ha­ber­se apo­de­ra­do de La Mo­ne­da. Las úl­ti­mas se­ma­nas dan cuen­ta de una es­tra­te­gia to­tal pa­ra en­fren­tar lo que pa­re­ce ser la crónica de una muer­te anun­cia­da.

Es­tra­te­gia que apun­ta en dos di­rec­cio­nes. Por una par­te, van a ti­rar to­da la car­ne a la parrilla. Las se­ma­nas que vie­nen ve­re­mos una an­da­na­da de ini­cia­ti­vas le­ga­les pa­ra arrin­co­nar a la opo­si­ción. Da lo mis­mo si las pro­pues­tas son bue­nas o no, si co­rres­pon­den a re­fle­xio­nes ma­du­ras o se tra­ta de sim­ples El pun­to es en­re­dar­les el nai­pe a los ad­ver­sa­rios, cues­te lo que cues­te. Por otra, tam­bién ve­re­mos mi­nis­tros y mi­nis­tras ca­da vez más des­in­hi­bi­dos po­lí­ti­ca­men­te. La or­den del día se­rá cri­ti­car con to­do a quien se per­fi­la co­mo el más pro­ba­ble ga­na­dor. In­clu­so con maña o fal­tan­do a la ver­dad. De es­ta for­ma, la Nue­va Ma­yo­ría le no­ti­fi­ca al país que su ren­di­ción no se­rá in­con­di­cio­nal, por el con­tra­rio, lo su­yo se­rá con las bo­tas pues­tas.

Va­mos por par­te. Res­pec­to del pri­mer pun­to, la an­da­na­da le­gal, la evi­den­cia es elo­cuen­te: en­tre sep­tiem­bre y oc­tu­bre ve­re­mos la pro­pues­ta de pen­sio­nes del Go­bierno, el cie­rre de Pun­ta Peu­co, la ley de ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, la nue­va Cons­ti­tu­ción, en­tre otras ini­cia­ti­vas. Ca­da una de ellas fue anun­cia­da ha­ce lar­go ra­to, de he­cho la pro­pues­ta de pen­sio­nes fue da­da a co­no­cer por la man­da­ta­ria ha­ce exac­ta­men­te un año, pe­ro

gua­ta­pi­ques.

cu­rio­sa­men­te se ac­ti­va­rá jus­to en los me­ses pre­vios a la elec­ción pre­si­den­cial, a só­lo me­ses de ter­mi­nar el pe­río­do. Lo mis­mo con el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio: la ini­cia­ti­va ya ve­nía en el pro­gra­ma de go­bierno des­de 2013, pe­ro de­ci­den re­to­mar­la en las pos­tri­me­rías, ad por­tas del pi­ta­zo fi­nal. Pa­ra la ga­le­ría co­mo se di­ce. Por­que lo im­por­tan­te no es lle­gar a acuer­dos, sino sim­ple­men­te aco­rra­lar a los del fren­te.

Los mi­nis­tros tam­bién de­ci­die­ron po­ner­se pin­tu­ra de gue­rra. Si lo usual era ver al sub­se­cre­ta­rio Aleuy o a la vo­ce­ra Nar­váez ata­can­do al ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, hoy ve­mos co­mo el ga­bi­ne­te ca­si a co­ro se les su­ma. A pun­ta de pos­ver­da­des.

El pri­me­ro en dis­pa­rar fue el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, quien -co­mo si no tu­vie­ra ya su­fi­cien­te con los gra­ví­si­mos pro­ble­mas de su car­te­ra- lo em­pla­zó por la fal­ta de avan­ces en el Se­na­me, omi­tien­do que du­ran­te el an­te­rior man­da­to los par­la­men­ta­rios de la Nue­va Ma­yo­ría blo­quea­ron sis­te­má­ti­ca­men­te el pro­yec­to que mo­der­ni­za­ba la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pro­tec­to­ra de la in­fan­cia. Has­ta hoy duer­me en Con­gre­so.

Lue­go vino el turno del mi­nis­tro de Ha­cien­da, quien sa­lió la se­ma­na pa­sa­da a cues­tio­nar la pro­pues­ta de pen­sio­nes del ex Pre­si­den­te se­ña­lan­do que los be­ne­fi­cios se ve­rían só­lo tras 40 o 45 años. La afir­ma­ción, ade­más de ser un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co de pos­ver­dad, ya que los be­ne­fi­cios co­men­za­rían a ver­se de in­me­dia­to, es sim­ple­men­te una cruel­dad. Ju­gar con las ex­pec­ta­ti­vas de los pen­sio­na­dos pue­de ser pro­pio de un ope­ra­dor po­lí­ti­co, pe­ro no de quien li­de­ra Tea­ti­nos 120.

Por úl­ti­mo, fue el turno de la mi­nis­tra del Tra­ba­jo. Con es­ca­sí­si­mo pu­dor plan­teó que el ac­tual Go­bierno en ma­te­ria la­bo­ral “con me­nos ha­bía he­cho más”, ar­gu­men­tan­do que se ha­bían crea­do me­nos em­pleos por cuen­ta pro­pia que en el an­te­rior. Cla­ro que ol­vi­dó de­cir tam­bién que el em­pleo en su to­ta­li­dad ha cre­ci­do mu­cho me­nos (tres ve­ces me­nos), al igual que el em­pleo for­mal con con­tra­to (seis ve­ces) y los sa­la­rios (24 ve­ces). To­dos da­tos ofi­cia­les del INE.

Es­ta pe­lí­cu­la re­cién co­mien­za. Se­rán 100 días, co­mo de­cía Faulk­ner, de rui­do y fu­ria.

GON­ZA­LO BLU­MEL MAC IVER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.