El Res­to es Mú­si­ca

Pulso - - TRADER - El au­tor es pa­ne­lis­ta de Ra­dio Du­na.

En­tre el año 1.000 al 1.820 (pa­sa­do el 91% de la era cris­tia­na ¡!), las con­di­cio­nes ape­nas me­jo­ran. Ma­dis­son cal­cu­la que el PGB per cá­pi­ta cre­ce un 0,05% por año du­ran­te es­tos lar­gos ocho si­glos. El mun­do no se em­pi­na so­bre los US$600, me­nos de dos dó­la­res por día por per­so­na.

Sin em­bar­go, en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal ocu­rre al­go ex­tra­or­di­na­rio. Por pri­me­ra vez una re­gión del pla­ne­ta se des­ta­ca cla­ra­men­te y al­can­za US$1.200 por año.

Ha­cia 1.720 se ha­bía pro­du­ci­do un mo­men­to pi­vo­tal en la His­to­ria. En In­gla­te­rra ocu­rre un milagro: John Lom­be ins­ta­la una fá­bri­ca que, usan­do la fuer­za mo­triz del agua, es ca­paz de pro­du­cir por ho­ra la se­da equi­va­len­te a lo que ha­cían cien­tos de per­so­nas. Es la chis­pa que en­cien­de la Revolución In­dus­trial. Esa idea, apli­ca­da a múl­ti­ples as­pec­tos, con sus mi­se­rias, pe­ro tam­bién con sus enor­mes gran­de­zas, es la que pro­du­ce el im­pul­so que lo cam­bia to­do: la pro­duc­ti­vi­dad hu­ma­na se mul­ti­pli­ca ex­po­nen­cial­men­te.

En lo que que­da­ba del mi­le­nio, es­ca­sos 180 años, el pro­duc­to por ca­be­za cre­ce a un 1,2% por año, mul­ti­pli­can­do el pro­duc­to per cá­pi­ta de Eu­ro­pa por 20 y el del mun­do por 10. Lle­ga la pros­pe­ri­dad: la me­di­ci­na, los me­dios de trans­por­te y de co­mu­ni­ca­ción, los ser­vi­cios bá­si­cos, la hi­gie­ne, la ro­pa, los cal­zon­ci­llos y los za­pa­tos a pre­cios ac­ce­si­bles, la ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da, las ca­de­nas de frío que evi­tan co­mer co­mi­da en des­com­po­si­ción.

El pro­gre­so trae in­ter­net, los ce­lu­la­res, la luz y la am­pli­fi­ca­ción, que trans­mi­ten en vi­vo las pa­la­bras de un ex pre­si­den­te de un país chi­co que se cae del ma­pa, en la es­ta­ción ter­mi­nal del mun­do. Un país que se que­ja tan­to y no es ca­paz de dar­se cuen­ta que ha­bía en­con­tra­do una bue­na fór­mu­la pa­ra po­ner­se al día con la His­to­ria.

Pues­to así, en la gran pers­pec­ti­va de las co­sas, es tan, pe­ro tan ob­vio que los cam­peo­nes de la re­dis­tri­bu­ción, los jus­ti­cie­ros anal­fa­be­tos en la cal­cu­la­do­ra, los fa­ná­ti­cos del va­so medio va­cío, es­tán su­ma­men­te equi­vo­ca­dos. Y que el ex Pre­si­den­te, con su voz atro­na­do­ra, que sa­le dis­pa­ra­da ha­cia to­dos los rin­co­nes del mun­do, tie­ne ra­zón.

GON­ZA­LO RESTINI

Cris­to a la tie­rra ¡!), la hu­ma­ni­dad no ha avan­za­do na­da. El nú­me­ro no só­lo no cre­ce, sino que ba­ja le­ve­men­te: US$435 per cá­pi­ta por año. 50 ge­ne­ra­cio­nes de in­te­li­gen­cias mal­gas­ta­das pa­ra no avan­zar un cen­tí­me­tro.

Co­mo es de es­pe­rar, las con­di­cio­nes de vi­da son mi­se­ra­bles. La es­pe­ran­za de vi­da al na­cer no su­pera los 30 años. Los an­cia­nos no lle­gan a los 50. No hay ser­vi­cios bá­si­cos ni co­mi­da de­cen­te. No hay me­di­ci­na ni ins­ti­tu­cio­nes que res­guar­den los de­re­chos. La vi­da era sim­ple­men­te un sin­fín de su­fri­mien­tos. No de­be sor­pren­der que la gen­te se re­fi­rie­se al mun­do co­mo “un va­lle de lá­gri­mas”. O que las per­so­nas pa­sa­ran “a me­jor vi­da” al es­ti­rar la pa­ta. No exis­tía gla­mour ni pa­ra las prin­ce­sas de cuen­to: sin ja­bón, ni pas­ta de dien­tes, ni des­odo­ran­te ni el hoy vi­li­pen­dia­do pa­pel con­fort, di­fí­cil­men­te se pa­re­cían a las he­roí­nas de Dis­ney.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.