¿Tra­ba­jo o em­pleo?,

El au­men­to de un ti­po de tra­ba­jo pu­ra­men­te ins­tru­men­tal nos pue­de que­brar la so­cie­dad, sin im­por­tar cuan­to más ha­ya­mos lle­ga­do a ren­ta­bi­li­zar. Chi­le po­dría ser más ri­co, pe­ro no más fe­liz.

Pulso - - PORTADA - por Javier Pin­to

IMA­GÍ­NE­SE QUE ha ga­na­do la lo­te­ría y que só­lo los in­tere­ses de su pre­mio le per­mi­ti­rán ga­nar men­sual­men­te el do­ble de lo que re­ci­be en la ac­tua­li­dad. Si es­to su­ce­die­ra, ¿se­gui­ría us­ted tra­ba­jan­do? La res­pues­ta es bas­tan­te sen­ci­lla: sí, us­ted se­gui­ría tra­ba­jan­do. Des­pués de via­jar por el mun­do, cam­biar­se de ca­sa, com­prar­les pro­pie­da­des a sus se­res que­ri­dos o al­gu­na otra co­sa con la que sue­ña, lue­go de to­do eso, us­ted vol­ve­ría a tra­ba­jar.

Es­to es así por­que el tra­ba­jo no es em­pleo, sino al­go mu­cho más im­por­tan­te. El em­pleo es aquel ti­po de ac­ti­vi­dad en el que se es­ta­ble­ce una re­la­ción con­trac­tual -for­mal o no- por la que se re­ci­be un suel­do. Si us­ted se vol­vie­ra mi­llo­na­rio tal vez de­ja­ría su em­pleo, pe­ro vol­ve­ría a tra­ba­jar. El tra­ba­jo im­pli­ca al­go más que el em­pleo, pues yo pue­do de­cir real­men­te que tra­ba­jo, in­clu­so cuan­do na­die me hu­bie­ra con­tra­ta­do. Tra­ba­jo, en es­tric­to ri­gor, es aque­llo que yo con­si­de­ro que es mi tra­ba­jo. Es­to no es un tra­ba­len­guas, sino una for­ma al­go re­bus­ca­da de de­cir que mi tra­ba­jo es lo que yo he de­ci­di­do que sea mi tra­ba­jo.

Pen­sé­mos­lo del si­guien­te mo­do: Ro­ber­to Mat­ta, el pin­tor chi­leno, no te­nía un em­pleo. Pe­ro si pu­dié­ra­mos pre­gun­tar­le cuál es su tra­ba­jo, él de se­gu­ro di­ría que el de pin­tor. No es di­fí­cil ima­gi­nar­se que su tra­ba­jo res­pon­de a una de­ci­sión pro­fun­da -que ha­bi­tual­men­te se lla­ma vo­ca­cióny que nos per­mi­te no só­lo de­cir qué que­re­mos ha­cer, sino tam­bién mos­trar quié­nes so­mos.

El pro­ble­ma es que de­be­mos vol­ver a la reali­dad y -co­mo al­gún prag­má­ti­co es­ta­rá pen­san­do- hay que pa­gar cuen­tas, hi­po­te­ca­rio, co­le­gios o sa­lud. El tra­ba­jo no só­lo tie­ne un va­lor vo­ca­cio­nal, sino que tam­bién per­mi­te vi­vir. Mat­ta ven­día bas­tan­te bien el re­sul­ta­do de su tra­ba­jo, es de­cir, su ac­ti­vi­dad no era só­lo vo­ca­cio­nal, sino que ade­más te­nía un sen­ti­do ins­tru­men­tal. No po­de­mos de­jar de con­si­de­rar que el tra­ba­jo es tam­bién un me­dio de sub­sis­ten­cia y que pa­ra la ma­yor par­te de la po­bla­ción mun­dial no es na­da más que eso. En es­te sen­ti­do la re­fle­xión acer­ca del tra­ba­jo im­pli­ca una suer­te de puz­le: de­be­mos no só­lo de­ci­dir qué -y quién- que­re­mos ser con nues­tro tra­ba­jo, sino tam­bién có­mo eso pue­de per­mi­tir­nos vi­vir bien. Tra­ba­jo no es só­lo vo­ca­ción, sino un ex­ce­len­te me­dio de vi­da. Lo im­por­tan­te es com­pa­ti- bi­li­zar am­bos as­pec­tos. En la teo­ría es­to se en­tien­de fá­cil­men­te. En la prác­ti­ca es al­go par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil de lo­grar.

Aho­ra bien, es­ta re­fle­xión me­dio fi­lo­só­fi­ca se vuel­ve más in­tere­san­te cuan­do nos pre­gun­ta­mos por el es­ta­do del tra­ba­jo en San­tia­go. Di­cho de otro mo­do, es pro­ba­ble que la si­tua­ción so­cial di­fí­cil que vi­vi­mos en Chi­le se de­ba en par­te im­por­tan­te a la reali­dad la­bo­ral de mi­les de ciu­da­da­nos ca­pi­ta­li­nos que no ven en su ac­ti­vi­dad se­ma­nal otro va­lor más que el de la sim­ple ins­tru­men­ta­li­dad; y nues­tra so­cie­dad tie­ne al­go de res­pon­sa­bi­li­dad en es­to.

Cuan­do, por ejem­plo, pen­sa­mos en la im­por­tan­cia de au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad co­rre­mos el ries­go de pro­fun­di­zar el va­lor ins­tru­men­tal del tra­ba­jo, sin mi­rar los as­pec­tos más vo­ca­cio­na­les. No quie­ro de­cir con es­to que la pro­duc­ti­vi­dad no sea im­por­tan­te, sino al con­tra­rio. El pun­to es­tá en que el au­men­to sos­te­ni­do de un ti­po de tra­ba­jo pu­ra­men­te ins­tru­men­tal nos pue­de que­brar la so­cie­dad, sin im­por­tar cuan­to más ha­ya­mos lle­ga­do a ren­ta­bi­li­zar. Chi­le es más ri­co, hay em­pleo, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te es más fe­liz. Es­to ocu­rre, a mi jui­cio, por lo si­guien­te: lo que ha­ce­mos to­dos los días es ca­da vez más un em­pleo car­ga­do de un sen­ti­do ins­tru­men­tal, y el va­lor del tra­ba­jo se va per­dien­do pro­gre­si­va­men­te. Aho­ra, ¿quién re­suel­ve tal pro­ble­ma?

JAVIER PIN­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.