Ve­ne­zue­la, el país ri­co en pe­tró­leo que no pue­de pa­gar sus deu­das

Só­lo es­ta se­ma­na dos agen­cias cla­si­fi­ca­do­ras han de­cla­ra­do al país en “de­fault par­cial o res­trin­gi­do”, pro­duc­to de la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da por los re­tra­sos de pa­gos que ven­cían en es­tos días. Mien­tras tan­to, el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro in­sis­te en su p

Pulso - - PORTADA - Un re­por­ta­je de C.GÖPEL/L.RUIZ

CO­RRÍA LA DÉ­CA­DA de los ‘70 y Ve­ne­zue­la, due­ño de las re­ser­vas pe­tro­le­ras más gran­des del mun­do, go­za­ba de su se­gun­do pe­río­do de au­ge eco­nó­mi­co, co­no­ci­do co­mo el de la “gran bo­nan­za”, cuan­do la Gue­rra del Yom Kip­pur cua­dru­pli­có los pre­cios del cru­do, im­pul­san­do un im­por­tan­te mo­de­lo de de­sa­rro­llo que de­ri­vó en una pu­jan­te in­dus­tria­li­za­ción y al- tas ta­sas de cre­ci­mien­to. Años más tar­de y tras un nue­vo boom en­tre 2003 y 2014 (el más ex­ten­so de to­dos), el pre­cio pro­me­dio del ba­rril de cru­do pa­só de US$32 en 2004 a US$88 en 2008 y pe­se a que cae­ría en 2009 por la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial, en­tre 2011 y 2014 no se des­pe­gó de los US$84 y US$103.

Los in­gre­sos de­ri­va­dos del oro ne­gro per­mi­tie­ron a Ve­ne­zue­la au­men­tar sus re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, que en 2008 al­can­za­ron un ré­cord de US$43.127 mi­llo­nes, pe­ro lue­go las co­sas em­pe­za­ron a cam­biar.

“La no pla­ni­fi­ca­ción de la eco­no­mía, el de­rro­che de dó­la­res, la fal­ta de aho­rro so­bre las di­vi­sas que ge­ne­ra­ban las ex­por­ta­cio­nes y las im­por­ta­cio­nes des­con­tro­la­das lle­va­ron al de­cli­ve y al em­po­bre­ci­mien­to”, se­ña­la el eco­no­mis­ta ve­ne­zo­lano Os­car Forero. Tan­to así, que Chi­le su­peró a Ve­ne­zue­la en PIB per cá­pi­ta en 2002, y des­de en­ton­ces esa bre­cha ha ido au­men­tan­do (ver grá­fi­co).

Lue­go, to­do se de­rrum­bó y se acen­tuó du­ran­te el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro.

Só­lo es­ta se­ma­na, dos agen­cias cla­si­fi­ca­do­ras han de­cla­ra­do al país en “de­fault par­cial o res­trin­gi­do”, pro­duc­to de la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da por los re­tra­sos de pa­gos que ven­cían en las úl­ti­mas se­ma­nas. Pri­me­ro, S&P re­ba­jó dos ti­pos de ca­li­fi­ca­cio­nes y des­pués Fitch, que lo si­tuó en “RD”, ase­gu­ran­do que el emi­sor no ha pa­ga­do a tiem­po los bo­nos Pdvsa 2027.

En tan­to, des­de el Eje­cu­ti­vo in­sis­ten en que ha­rán fren­te a to­das sus obli­ga­cio­nes: los in­tere­ses de su deu­da so­be­ra­na y otros pen­dien­tes de Pdvsa, per­si­guien­do a to­da cos­ta su plan de re­es­truc­tu­ra­ción anun­cia­do el pa­sa­do 2 de no­viem­bre, pa­ra re­ne­go­ciar por US$60.000 mi­llo­nes.

Ayer, en Nue­va York, la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Swaps y De­ri­va­dos (ISDA), que reúne a te­ne­do­res de bo­nos, vol­vió a pos­ter­gar una de­ci­sión so­bre la deu­da de Ve­ne­zue­la, ase­gu­ran­do a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do que se re­uni­rá nue­va­men­te el jue­ves pa­ra de­ter­mi­nar si pue­den ac­ti­var­se los se­gu­ros de im­pa­go o cre­dit de­fault swap (CDS).

El con­tex­to no es fá­cil, Ve­ne­zue­la tie­ne por de­lan­te pa­gos por US$1.470 mi­llo­nes has­ta fin de es­te año, y por US$8.000 mi­llo­nes en 2018, pe­ro sus re­ser­vas in­ter­na­cio-

Des­de el anun­cio de re­es­truc­tu­ra­ción has­ta aho­ra, los CDS de Ve­ne­zue­la han subido más de 170%.

na­les as­cien­den ape­nas a US$9.700 mi­llo­nes.

Su­ma­do a lo an­te­rior, las san­cio­nes im­pues­tas por EEUU so­bre el país y al­tos fun­cio­na­rios de go­bierno, aumenta las pre­sio­nes y di­fi­cul­tan el ca­mino de ne­go­cia­ción con los te­ne­do­res de bo­nos en Ca­ra­cas. De he­cho, el en­cuen­tro del lu­nes no du­ró más de 30 mi­nu­tos.

Pa­ra Ste­ve Han­ke, je­fe de ase­so­res eco­nó­mi­cos del se­gun­do go­bierno del ex Pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Ra­fael Cal­de­ra, en 1995 y 1996, vie­ne una “tor­men­ta” en Ve­ne­zue­la. Si­guien­do esa ana­lo­gía, se­ña­la que lo que ven­drá en el país la­ti­noa­me­ri­cano se­rá ex­tre­ma­da­men­te com­pli­ca­do y vio­len­to. “Se­rá uno

de los peo­res de­fault de la his­to­ria. Se­rá muy com­pli­ca­do”, cuen­ta.

Y es que se­gún Han­ke, un de­fault so­be­rano se­rá in­clu­so peor que en Ar­gen­ti­na y en Gre­cia, le­gal y es­tra­té­gi­ca­men­te. ¿La ra­zón? Cuan­do esos dos paí­ses ca­ye­ron, la eco­no­mía no es­ta­ba real­men­te des­trui­da a lo lar­go del tiem­po.

Pe­ro no to­do fue cul­pa del pe­tró­leo, el des­cen­so ace­le­ra­do en ac­ti­vos ex­ter­nos li­qui­da­bles en los úl­ti­mos años por el pa­go de deu­da, cos­to de en­deu­da­mien­to pro­me­dio, y la po­lé­mi­ca vic­to­ria del go­bierno en las re­gio­na­les son só­lo al­gu­nos de los an­te­ce­den­tes que lle­va­ron al de­cli­ve.

Los po­si­bles ca­mi­nos

En lo con­cre­to, son tres las vías que po­dría adop­tar Ve­ne­zue­la en es­te ca­mino de re­es­truc­tu­ra­ción.

Se­gún el eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la, Da­niel Urdaneta, “un es­ce­na­rio po­si­ble es un de­fault ‘or­de­na­do’, en que el go­bierno ve­ne­zo­lano se po­si­cio­na pa­ra mi­ni­mi­zar los im­pac­tos ne­ga­ti­vos de un even­to de cré­di­to de su ges­tión ope­ra­ti­vo”.

En se­gun­da ins­tan­cia, el país po­dría apun­tar a un “de­fault a lo Ecua­dor”, di­ce Urdaneta par­tien­do de la ex­pe­rien­cia del ex Pre­si­den­te, Ra­fael Co­rrea, que en 2009 anun­ció la re­pu­dia­ción de un bono ale­gan­do que fue emi­ti­do de for­ma ilí­ci­ta, pa­ra lue­go re­com­prar­lo en el mer­ca­do se­cun­da­rio a po­co más de un 30% de su va­lor par.

Fi­nal­men­te, Urdaneta apun­ta a un “de­fault des­or­de­na­do”, de con­se­cuen­cias im­pre­de­ci­bles. “La prin­ci­pal di­fe­ren­cia se­ría la fal­ta de pre­pa­ra­ti­vos le­ga­les y ope­ra­ti­vos pa­ra la nue­va reali­dad de que­dar toPe­ro

tal­men­te ex­pul­sa­dos de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros”, agre­ga el ex­per­to.

Du­ran­te to­do es­te tiem­po, Ma­du­ro ha cul­pa­do de la cri­sis a la gue­rra eco­nó­mi­ca, que se­gún di­ce, pro­mue­ve EEUU jun­to a ac­to­res in­ter­nos de la opo­si­ción.

Na­die se ex­pli­ca có­mo Ve­ne­zue­la pa­só de vi­vir las bon­da­des del pe­tró­leo a es­tar al bor­de de la quie­bra, pe­ro sin du­da al­gu­na un de­fault sig­ni­fi­ca­ría un de­te­rio­ro ma­yor pa­ra ese país.

So­bre lo an­te­rior, la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC), apro­bó ayer un acuer­do en res­pal­do de la re­fi­nan­cia­ción por par­te del go­bierno, re­cha­zan­do las pe­nas pro­ve­nien­tes des­de EEUU y la Unión Eu­ro­pea (UE).

En pa­ra­le­lo, se es­pe­ra que du­ran­te la jor­na­da de hoy, Ve­ne­zue­la fir­me un acuer­do pa­ra re­es­truc­tu­rar una deu­da de US$3.000 mi­llo­nes con Ru­sia.

Pe­se a to­do, los te­ne­do­res de bo­nos pa­re­cie­ran no in­mu­tar­se con el com­ple­jo es­ce­na­rio ve­ne­zo­lano. Se­gún in­for­mó Reuters pa­ra mu­chos de ellos, lo que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta es que los fun­cio­na­rios del go­bierno in­sis­tan en que cum­pli­rán sus obli­ga­cio­nes, ya que por aho­ra, pa­re­cen de­ci­dos a ha­cer­lo.P

“Se­rá uno de los peo­res de­fault de la his­to­ria. Se­rá muy com­pli­ca­do” STE­VE HAN­KE Ex ase­sor eco­nó­mi­co de Ve­ne­zue­la en 1995-96

“Un es­ce­na­rio po­si­ble es un de­fault ‘or­de­na­do’ en que el go­bierno ve­ne­zo­lano se po­si­cio­na pa­ra mi­ni­mi­zar los im­pac­tos ne­ga­ti­vos”

DA­NIEL URDANETA Eco­no­mis­ta de la U. Cen­tral de Ve­ne­zue­la

“La no pla­ni­fi­ca­ción de la eco­no­mía, el de­rro­che de dó­la­res, la fal­ta de aho­rro so­bre las di­vi­sas que ge­ne­ra­ban las ex­por­ta­cio­nes (...) lle­va­ron al de­cli­ve”

OS­CAR FORERO

Eco­no­mis­ta del Ob­ser­va­to­rio de Pre­cios de San Cris­tó­bal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.