El tu­ris­mo de ne­go­cios, una gran opor­tu­ni­dad,

Pulso - - PORTADA - Por Mó­ni­ca Za­la­quett

Es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca; in­fra­es­truc­tu­ra de al­to es­tán­dar; pai­sa­jes que qui­tan el alien­to y una ofer­ta tu­rís­ti­ca va­ria­da, son ca­rac­te­rís­ti­cas co­di­cia­das por to­do país que desee con­ver­tir­se en destino de con­ven­cio­nes, se­mi­na­rios y reunio­nes; atri­bu­tos que cier­ta­men­te nues­tro país tie­ne.

La semana pa­sa­da San­tia­go fue se­de de la 11° Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Mer­ca­do de Reunio­nes e In­cen­ti­vos de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, la más im­por­tan­te de la re­gión en es­ta ma­te­ria, y que con­vo­có a 17 paí­ses y 215 com­pra­do­res in­ter­na­cio­na­les, ade­más de las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des y re­pre­sen­tan­tes de la in­dus­tria del tu­ris­mo de Ar­gen­ti­na, Brasil, Pe­rú y Co­lom­bia, en­tre otros.

La cre­cien­te con­vo­ca­to­ria res­pon­de a la re­le­van­cia que el Tu­ris­mo de Reunio­nes o MICE, es­tá co­bran­do gra­cias a las múl­ti­ples ventajas que ofre­ce fren­te a otras ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas.

Como des­ta­có el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción Mundial de Tu­ris­mo (OMT), Ta­leb Ri­fai, en el úl­ti­mo in­for­me so­bre tu­ris­mo de ne­go­cios, uno de sus prin­ci­pa­les apor­tes es el ele­va­do gas­to de los via­je­ros, ade­más de con­tri­buir a com­ba­tir la es­ta­cio­na­li­dad y re­ge­ne­rar los des­ti­nos. Se­gún la OMT, el 22% del tu­ris­mo del mun­do es tu­ris­mo de reunio­nes, equi­va­lien­do a ni­ve­les de co­mer­cia­li­za­ción su­pe­rio­res a los US$1.500 bi­llo­nes ca­da año.

A es­tas pro­pie­da­des se su­man otras menos evi­den­tes, pero no por eso menos re­le­van­tes, como la po­si­bi­li­dad que da al país se­de de ge­ne­rar nue­vas redes, cap­tar in­ver­sio­nes y ex­hi­bir cua­li­da­des pro­pias del destino, ofre­cien­do la opor­tu­ni­dad de im­pac­tar po- si­ti­va­men­te a otros sec­to­res pro­duc­ti­vos.

Asi­mis­mo, el tu­ris­mo de ne­go­cios apor­ta a la di­fu­sión y trans­fe­ren­cia del co­no­ci­mien­to, por me­dio de la asis­ten­cia de ex­per­tos. A su vez, el perfil de los par­ti­ci­pan­tes exi­ge una ma­yor es­pe­cia­li­za­ción del ca­pi­tal hu­mano, lo que de­man­da au­men­tar la ca­li­fi­ca­ción y cer­ti­fi­ca­ción de quie­nes trabajan pro­ve­yen­do ser­vi­cios, sin con­tar con la con­tri­bu­ción que realiza a la ge­ne­ra­ción de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo es­ta­bles.

Otro be­ne­fi­cio es el “efec­to mul­ti­pli­ca­dor” del tu­ris­mo MICE. Se es­ti­ma que el gas­to pro­me­dio de un tu­ris­ta de ne­go­cios es hasta seis veces el de un re­crea­cio­nal. De hecho, si bien en La­ti­noa­mé­ri­ca el gas­to pro­me­dio es me­nor al mundial (US$380 dia­rios ver­sus US$674), si­gue sien­do muy su­pe­rior a la ob­te­ni­da por otro tipo de tu­ris­mos.

Por úl­ti­mo, otra ven­ta­ja es la pro­mo­ción que ge­ne­ra el tu­ris­mo de ne­go­cios, su­ma­da a su apor­te a la cons­truc­ción de la repu­tación país. Por me­dio de ca­da even­to, el destino es si­tua­do en el radar de miles de personas, quie­nes de cau­ti­var­se con los atri­bu­tos del lu­gar tien­den a con­ver­tir­se en em­ba­ja­do­res del país y fre­cuen­te­men­te re­tor­nan por mo­ti­vos de pla­cer, ade­más de dar pie pa­ra que otros en­cuen­tros allí se reali­cen.

No hay du­da de los be­ne­fi­cios del tu­ris­mo MICE y como go­bierno estamos com­pro­me­ti­dos a im­pul­sar es­ta in­dus­tria, da­do que con­ta­mos con ventajas com­pa­ra­ti­vas, que nos per­mi­ten ser com­pe­ti­ti­vos re­gio­nal­men­te y as­pi­rar a con­so­li­dar­nos como un destino de ne­go­cios por ex­ce­len­cia. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.