La vi­da en ver­de: el pa­pel de los fon­dos so­be­ra­nos en los ODS

Pulso - - ESPECIALES - JAVIER CAPAPÉ Di­rec­tor del So­ve­reign Wealth Lab de IE Bu­si­ness School

EN sep­tiem­bre de 2015, la asam­blea ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das puso en mar­cha la Agen­da 2030 pa­ra im­ple­men­tar los 17 ob­je­ti­vos de de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble (ODS). Des­de en­ton­ces, es­ta idea y estos planes de ac­ción han ido ca­lan­do en el mun­do en­te­ro in­clu­yen­do los fon­dos so­be­ra­nos, como hemos ido com­pro­ban­do des­de el So­ve­reign Wealth Lab de IE Bu­si­ness School.

Los fon­dos so­be­ra­nos ges­tio­nan 7,5 bi­llo­nes (de­no­mi­na­dos tri­llion en la no­men­cla­tu­ra an­glo­sa­jo­na) de dó­la­res y no se tra­ta de de­ce­nas de in­ver­so­res. Seis go­bier­nos (No­rue­ga, Chi­na, Emi­ra­tos Ára­bes Unidos, Ku­wait, Ara­bia Sau­dí y Sin­ga­pur) con­tro­lan el 87% de la in­dus­tria. Es de­cir, la mo­vi­li­za­ción de la ma­yo­ría de los ac­ti­vos de los fon­dos so­be­ra­nos no es una ta­rea tan dis­per­sa e im­pen­sa­ble como pu­die­ra parecer.

De hecho, el ob­je­ti­vo del re­cien­te tra­ba­jo ela­bo­ra­do por UN En­vi­ron­ment es­ti­ma que los fon­dos so­be­ra­nos in­vir­tie­ron US$ 11.000 mi­llo­nes en “ac­ti­vos ver­des” en los úl­ti­mos tres años; esto es, el 0,15% del to­tal de ac­ti­vos de la in­dus­tria. Y cer­ca del 7% del to­tal in­ver­ti­do por los fon­dos so­be­ra­nos en esos tres años.

Fon­dos so­be­ra­nos de paí­ses en de­sa­rro­llo como Chi­na, Ma­rrue­cos, Ara­bia Sau­dí, Sin- ga­pur o Emi­ra­tos Ára­bes Unidos es­tán in­vir­tien­do en in­fraes­truc­tu­ras ver­des, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te a tra­vés de fon­dos es­pe­cia­li­za­dos. Sin em­bar­go, aún no han desa­rro­lla­do es­tra­te­gias pa­ra in­te­grar de ma­ne­ra con­sis­ten­te cri­te­rios cli­má­ti­cos en el pro­ce­so de in­ver­sión. En­tre los paí­ses en de­sa­rro­llo, des­ta­ca la in­ver­sión de Mas­dar, fi­lial del emi­ra­tí Mu­ba­da­la In­vest­ment Com­pany, que ha in­ver­ti­do 2.700 mi­llo­nes en proyectos de energía re­no­va­ble con una ca­pa­ci­dad su­pe­rior a 1,1 gi­ga­wa­tios.

En el ca­so de los fon­dos so­be­ra­nos de paí­ses en de­sa­rro­llo, des­ta­can las ac­cio­nes de Nue­va Ze­lan­dia, No­rue­ga, Fran­cia y Aus­tra­lia. Los dos pri­me­ros han lo­gra­do in­te­grar cri­te­rios de clima en su pro­ce­so re­gu­lar de in­ver­sión. Los fon­dos so­be­ra­nos de am­bos paí­ses, li­de­ran el grupo de fon­dos so­be­ra­nos ver­des con es­tra­te­gias de des­in­ver­sión y des car­bo­ni­za­ción de car­te­ras.

El in­for­me de UN En­vi­ron­ment des­ta­ca que los fon­dos so­be­ra­nos aún tie­nen que su­pe­rar cier­tas ba­rre­ras pa­ra au­men­tar sus in­ver­sio­nes ver­des de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca. Las tres prin­ci­pa­les son el apa­ren­to conflicto en­tre ren­ta­bi­li­dad e in­ver­sio­nes ver­des (doing

good by doing well) que fre­na a muchos fon­dos que tie­ne un de­ber “fi­du­cia­rio” de pre­ser­var y ha­cer cre­cer la ri­que­za na­cio­nal; la fal­ta de pre­sión so­cial, so­bre to­do en mer­ca­dos emer­gen­tes, pa­ra in­ver­tir con cri­te­rios sos­te­ni­bles; o los cos­tes que im­pli­ca rea­li­zar el aná­li­sis de la hue­lla de car­bono de las car­te­ras de los fon­dos so­be­ra­nos.

A es­tas ba­rre­ras se su­ma, ade­más, el de­ba­te abier­to so­bre la mejor ma­ne­ra de con­se­guir cam­bios. ¿Es mejor des­in­ver­tir de em­pre­sas al­ta­men­te con­ta­mi­nan­tes o man­te­ner­se en el ac­cio­na­ria­do ejer­cien­do un pa­pel ac­ti­vo pa­ra lo­grar cam­bios en la estrategia de la com­pa­ñía y me­jo­rar sus po­lí­ti­cas de sos­te­ni­bi­li­dad?

En el as­pec­to po­si­ti­vo, des­ta­ca que un grupo ca­da vez ma­yor de fon­dos so­be­ra­nos ha me­jo­ra­do sus ca­pa­ci­da­des de in­ver­sión en los úl­ti­mos años con la en­tra­da en sec­to­res pri­va­dos más com­ple­jos. Estos fon­dos es­tán hoy día más ca­pa­ci­ta­dos pa­ra in­ver­tir en ac­ti­vos o fon­dos sos­te­ni­bles de in­fra­es­truc­tu­ra, agri­cul­tu­ra o trans­por­te, tan crí­ti­cos pa­ra la con­se­cu­ción de los ODS.

Ade­más, ba­jo el aus­pi­cio del pre­si­den­te Ma­cron, en diciembre de 2017 se creó un grupo de tra­ba­jo –One Pla­net SWF Wor­king Group-, for­ma­do por seis fon­dos so­be­ra­nos, pa­ra di­se­ñar cri­te­rios cli­má­ti­cos de in­ver­sión. Aunque in­ci­pien­te, el pa­pel de los fon­dos so­be­ra­nos pue­de ser de­ter­mi­nan­te pa­ra al­can­zar los ODS en 2030.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.