Sa­car la voz o vo­tar con el pie,

Pulso - - PORTADA - Por Gon­za­lo Ji­mé­nez

El im­pre­sen­ta­ble epi­so­dio de la con­tra­ta­ción de Ju­lio Pon­ce Le­rou co­mo ase­sor es­tra­té­gi­co de SQM es la cons­ta­ta­ción del po­der que si­gue y se­gui­rá os­ten­tan­do el fa­mo­so ex yerno.

El his­to­rial del per­so­na­je con­ver­ti­do en si­nó­ni­mo del fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de la po­lí­ti­ca, per­mi­tía pre­ver que no es­ta­ba dis­pues­to a que­dar­se fue­ra del ne­go­cio es­tra­té­gi­co del li­tio, ese mis­mo que re­pre­sen­ta un por­ve­nir al­go más se­gu­ro pa­ra nues­tra pre­ca­ria y pri­ma­ria eco­no­mía na­cio­nal.

Re­cu­rrien­do al in­flu­yen­te pro­fe­sor Al­bert Hirsch­man, un re­fe­ren­te en el cam­po so­cio­eco­nó­mi­co, en la eco­no­mía la reac­ción fren­te a es­te ti­po de epi­so­dios se dan con el pie, me­dian­te lo que de­no­mi­na “exit” o aban­dono de clien­tes e in­ver­sio­nis­tas in­sa­tis­fe­chos con las com­pa­ñías. En asun­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les, la res­pues­ta se pro­du­ce me­dian­te la voz (“voi­ce”, en su lé­xi­co) de quie­nes se re­be­lan an­te las inequi­da­des e in­jus­ti­cias. La ter­ce­ra op­ción es aca­tar por leal­tad. Cuan­do nin­gu­na de las pri­me­ras fun­cio­na a ple­ni­tud y la ter­ce­ra lle­va a la acep­ta­ción, las or­ga­ni­za­cio­nes se vuel­ven ne­gli­gen­tes y se mue­ven sis­te­má­ti­ca­men­te ha­cia su pro­pio declive.

La res­pon­sa­bi­li­dad de fon­do de es­te bo­chorno la tie­ne el di­rec­to­rio de SQM, en­car­ga­do de go­ber­nar la com­pa­ñía, que ab­di­ca de su res­pon­sa­bi­li­dad fi­du­cia­ria de ma­ne­ra im­pre­sen­ta­ble. Re­sul­ta in­só­li­to el ar­gu­men­to de la am­plia ex­pe­rien­cia de los Pon­ce Le­rou. En los ne­go­cios no exis­ten los in­dis­pen­sa­bles, me­nos si és­tos po­nen en jue­go su le­gi­ti­mi­dad, el prin­ci­pal ac­ti­vo que de­be cui­dar el di­rec­to­rio. ¿Aca­so el go­bierno de la em­pre­sa se es­tá ha­cien­do des­de las som­bras? ¿Es que se con­fun­de la gra­ti­tud a quien los nom­bró con la leal­tad a la com­pa­ñía? Un otro go­ber­nan­do tras bam­ba­li­nas no co­rres­pon­de ni fi­du­cia­ria ni éti­ca­men­te. La re­gu­la­ción na­cio­nal ha re­co­no­ci­do la exis­ten­cia de to­dos los po­si- bles con­tro­la­do­res de una em­pre­sa. Aun­que no ten­gan tar­je­ta, se les iden­ti­fi­ca co­mo quie­nes, en ri­gor, sí de­fi­nen su des­tino. Se en­tien­de en­ton­ces que, den­tro de los marcos de la ne­go­cia­ción con Cor­fo, la fi­gu­ra del ase­sor es­tra­té­gi­co, que fi­nal­men­te con­tro­la, es­tá tam­bién im­plí­ci­ta­men­te in­cor­po­ra­da en las res­tric­cio­nes.

Res­pec­to de la res­pon­sa­bi­li­dad del go­bierno, cues­ta en­ten­der es­ta pre­ten­di­da pres­cin­den­cia. El ne­go­cio in­vo­lu­cra­do es na­da me­nos que la ex­plo­ta­ción de re­cur­sos es­tra­té­gi­cos del Es­ta­do, por lo que las au­to­ri­da­des tam­bién tie­nen mu­cho que de­cir y ha­cer pa­ra de­fen­der­los. Eso, aún cuan­do se tra­te de acuer­dos os­ten­si­ble­men­te me­jo­res pa­ra el Fis­co.

Por su par­te, el mer­ca­do bur­sá­til lo­cal, que da la pé­si­ma se­ñal de apro­bar la ju­ga­da, co­mo re­fle­ja la subida de las ac­cio­nes de SQM en me­dio del epi­so­dio, nos re­cuer­da su pe­que­ñez y fal­ta de pro­fun­di­dad. Aquí echa­mos de me­nos una nue­va cla­se de in­ver­sio­nis­tas so­cial­men­te res­pon­sa­bles en nues­tro país. Las AFPs, ya muy pre­sio­na­das en su rol so­cial, tie­nen la opor­tu­ni­dad de ac­tuar con nue­vos es­tán­da­res, po­nien­do lí­mi­tes, al­zan­do la voz y ar­ti­cu­lan­do una mi­ra­da crí­ti­ca, in­for­ma­da y pro­fe­sio­nal, com­pro­me­ti­dos con su rol de go­ver­nan­ce fi­du­cia­ria.

Apos­te­mos a que en­tre las au­to­ri­da­des, el di­rec­to­rio de SQM y los ac­to­res del mer­ca­do es­cu­chen las vo­ces, per­mi­tan que se im­pon­ga la cor­du­ra y no si­gan ac­tuan­do con ne­gli­gen­cia fren­te al sa­li­tre del Si­glo XXI. Es, qui­zás, la ter­ce­ra y úl­ti­ma op­ción que nos da la his­to­ria pa­ra con­ver­tir­nos en una na­ción desa­rro­lla­da, ba­sa­da en re­cur­sos na­tu­ra­les, co­mo han he­cho con éxi­to Nue­va Ze­lan­da, Aus­tra­lia, Ca­na­dá o No­rue­ga.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.