Prin­ci­pios pa­ra una re­for­ma,

Pulso - - PORTADA - Por Clau­dio Agos­ti­ni, Pa­blo Co­rrea, Car­la Mal­do­na­do, Ro­dri­go Win­ter y Max Spiess

Ca­da vez que se dis­cu­te una reade­cua­ción al sis­te­ma tri­bu­ta­rio en Chile, se ha­ce con una mar­ca­da ten­sión so­cial y po­lí­ti­ca. Ese efec­to es cau­sa­do, prin­ci­pal­men­te, por las con­se­cuen­cias que di­chas re­for­mas pro­vo­ca­rán en in­tere­ses eco­nó­mi­cos o por vi­sio­nes po­lí­ti­cas que di­fie­ren res­pec­to del rol en la so­cie­dad del in­di­vi­duo y del Es­ta­do.

In­de­pen­dien­te de la si­tua­ción ac­tual o de las ten­sio­nes que se ge­ne­ra­rán fren­te a una nue­va re­for­ma tri­bu­ta­ria, cree­mos que ya no bas­ta con se­guir “par­chan­do” la ley y que, en cam­bio, es ur­gen­te pre­gun­tar­nos ¿có­mo de­bie­ra ser un sis­te­ma tri­bu­ta­rio que res­pon­da al Chile ac­tual y a los desafíos del país con vi­sión de fu­tu­ro? ¿Por qué no dar­nos el es­pa­cio y tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar en un nue­vo di­se­ño? ¿Por qué no re­pen­sar el sis­te­ma tri­bu­ta­rio co­mo un to­do y po­ner­lo en lí­nea con una eco­no­mía mo­der­na y abier­ta, que sea lo más neu­tro po­si­ble en to­das las di­men­sio­nes y que con­tri­bu­ya al desa­rro­llo in­te­gral que Chile de­man­da?

Pe­ro an­tes de abrir cual­quier dis­cu­sión am­plia so­bre un nue­vo sis­te­ma, es pri­mor­dial ex­pli­ci­tar al­gu­nos prin­ci­pios bá­si­cos de bue­na po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria so­bre las cuá­les cons­truir un nue­vo di­se­ño.

El pri­mer prin­ci­pio es que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de los im­pues­tos es el fi­nan­cia­mien­to del Es­ta­do y cu­brir las ne­ce­si­da­des del gas­to pú­bli­co es­ta­ble­ci­do de­mo­crá­ti­ca­men­te. Adi­cio­nal­men­te, los im­pues­tos pue­den ser usa­dos pa­ra co­rre­gir ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas. En con­se­cuen­cia, los im­pues­tos no de­ben ser uti­li­za­dos co­mo una he­rra­mien­ta de po­lí­ti­ca pa­ra, por ejem­plo, in­cen­ti­var sec­to­res pro­duc­ti­vos, geo­grá­fi­cos o gru­pos so­cia­les me­nos fa­vo­re­ci­dos. Pa­ra eso exis­ten otras he­rra­mien­tas de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, sec­to­ria­les y más efi­cien­tes.

Un se­gun­do prin­ci­pio es que los im­pues­tos de­ben ser lo más neu­tra­les po­si­ble. Es­to es que no ge­ne­ren dis­tor­sio­nes en­tre sec­to­res eco­nó­mi­cos, ubi­ca­cio­nes geo­grá­fi­cas, for­mas de or­ga­ni­zar una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to o de in­gre­so. En de­fi­ni­ti­va es­to im­pli­ca que dos con­tri­bu­yen­tes que tie­nen las mis­mas ren­tas, de­ben pa­gar lo mis­mo: un prin­ci­pio de jus­ti­cia esen­cial.

Un ter­cer prin­ci­pio es que los im­pues­tos de­ben te­ner una fuente le­gal, pe­ro no cual­quier le­ga­li­dad: una que cum­pla con los re­qui­si­tos de ser cier­ta, de fá­cil y evi­den­te apli­ca­ción y en­ten­di­mien­to pa­ra el con­tri­bu­yen­te. Es­to im­pli­ca que el sis­te­ma tri­bu­ta­rio de­be ser sim­ple, con ba­jo cos­to de cum­pli­mien­to pa­ra los con­tri­bu­yen­tes y ba­jo cos­to de fis­ca­li­za­ción pa­ra la au­to­ri­dad tri­bu­ta­ria.

Fi­nal­men­te, es cla­ve que la au­to­ri­dad tri­bu­ta­ria, sin per­jui­cio de sus fa­cul­ta­des de con­trol y fis­ca­li­za­ción, de­be con­tar con el ma­yor gra­do po­si­ble de in­de­pen­den­cia del po­der po­lí­ti­co de turno, y así, ase­gu­rar que su ac­ción sea co­la­bo­ra­ti­va y al ser­vi­cio del con­tri­bu­yen­te.

Es­ta­mos se­gu­ros que si una am­plia ma­yo­ría de la ciu­da­da­nía coin­ci­de en es­tos cua­tro ele­men­tos fun­da­cio­na­les, po­dre­mos te­ner una dis­cu­sión tri­bu­ta­ria fruc­tí­fe­ra y que lo­gre una es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y le­gal; a la vez de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de un Es­ta­do que de­be aten­der de­man­das so­cia­les cre­cien­tes y so­fis­ti­ca­das, to­do ello en una eco­no­mía abier­ta a un mun­do com­pe­ti­ti­vo y a una evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que avan­za ver­ti­gi­no­sa­men­te.

Cree­mos que es fun­da­men­tal y po­si­ble cons­truir un “nue­vo acuer­do”, que res­ta­blez­ca las con­fian­zas en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do, en­tre el con­tri­bu­yen­te y el Es­ta­do. Pa­ra ello, que­re­mos in­vi­tar a re­fle­xio­nar, pro­po­ner, dis­cu­tir y de­li­near un nue­vo sis­te­ma tri­bu­ta­rio pa­ra la Na­ción, un sis­te­ma nue­vo -trans­ver­sal­men­te acor­da­do­que res­pon­da a las ne­ce­si­da­des del nue­vo Chile, y que en­tre­gue es­ta­bi­li­dad pa­ra el lar­go pla­zo. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.