El ti­po de cam­bio pa­ga la cuen­ta

El al­za en las ta­sas de los bo­nos en dó­la­res ha au­men­ta­do el atrac­ti­vo de es­tos ins­tru­men­tos, ge­ne­ran­do una apre­cia­ción del dó­lar.

Pulso - - TRADER - PA­BLO LÓ­PEZ

EN los úl­ti­mos 18 me­ses he­mos vis­to co­mo la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) ha subido la ta­sa de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en 5 oca­sio­nes y, adi­cio­nal­men­te, se es­pe­ra que en lo que que­da de año lo ha­ga en al me­nos 2 oca­sio­nes más. Jun­to con lo an­te­rior, durante 2017 la Fed co­men­zó a dis­mi­nuir el ta­ma­ño de su ba­lan­ce, sien­do es­te el úl­ti­mo pa­so pa­ra lo­grar la nor­ma­li­za­ción en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria tras la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008.

Es­tas dos ac­cio­nes han re­per­cu­ti­do en for­ma di­rec­ta so­bre las ta­sas de los bo­nos del te­so­ro ame­ri­cano, las cua­les han au­men­ta­do en 2018 en 64 y 55 pun­tos ba­ses pa­ra los pla­zos de 2 y 10 años, res­pec­ti­va­men­te.

Por su par­te, Chile es­tá vi­vien­do un ci­clo eco­nó­mi­co dis­tin­to. Des­pués de años de ba­jo cre­ci­mien­to, la eco­no­mía es­tá mos­tran­do sig­nos de re­cu­pe­ra­ción y no se ven ma­yo­res bro­tes in­fla­cio­na­rios. Es por es­to que el Ban­co Cen­tral ha man­te­ni­do la ta­sa de re­fe­ren­cia en 2,5% des­de me­dia­dos del 2017.

En 2018, a ni­vel na­cio­nal, ha ha­bi­do un ba­jo ni­vel de emi­sio­nes de deu­da, tan­to cor­po­ra­ti­vas co­mo de go­bierno, lo que uni­do a ex­pec­ta­ti­vas de man­ten­ción pa­ra la ta­sa de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ha re­per­cu­ti­do en las ta­sas de los bo­nos del Ban­co Cen­tral, que prác­ti­ca­men­te no mues­tran va­ria­ción en el año, ge­ne­ran­do una des­co­rre­la­ción en­tre las ta­sas lo­ca­les y las in­ter­na­cio­na­les.

Co­mo era de es­pe­rar, an­te las di­sí­mi­les trayectorias mos­tra­das por las ta­sas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les, el Pe­so se ha lle­va­do par­te im­por­tan­te del ajus­te, de­pre­cián­do­se un 7% en cua­tro me­ses, aun cuan­do otros fac­to­res que tie­nen una al­ta co­rre­la­ción con el va­lor de nues­tra mo­ne­da se han man­te­ni­do es­ta­bles. A mo­do de ejem­plo, el co­bre ha con­ti­nua­do por so­bre los US$3 la libra.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que es­to no es so­lo un fe­nó­meno lo­cal. Si bien hay si­tua­cio­nes par­ti­cu­la­res, en ge­ne­ral el al­za en las ta­sas de los bo­nos en dó­la­res ha au­men­ta­do el atrac­ti­vo de es­tos ins­tru­men­tos, ge­ne­ran­do una apre­cia­ción del dó­lar tan­to con­tra las mo­ne­das desa­rro­lla­das co­mo las emer­gen­tes.

Mi­ran­do ha­cia ade­lan­te, es es­pe­ra­ble que las ta­sas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les vuel­van a aco­plar­se pro­duc­to de (i) una dis­mi­nu­ción de la de­man­da, da­do que a los in­ver­sio­nis­tas les es más atrac­ti­vo in­ver­tir en ta­sas en dó­la­res; (ii) una reac­ción del Ban­co Cen­tral chi­leno pa­ra evi­tar la de­pre­cia­ción del pe­so y las con­se­cuen­tes pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias; (iii) o de una ma­yor ofer­ta da­do el atrac­ti­vo de emi­so­res de emi­tir en pe­sos, o un con­jun­to de las tres op­cio­nes an­te­rio­res.P

El au­tor es gerente de In­ver­sio­nes de BICE In­ver­sio­nes AGF.

FUENTE: Bloom­berg PUL­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.