Jor­ge Bofill: “Los con­flic­tos tien­den a ser más cor­tos, más com­ple­jos y más in­ten­sos”

Pulso - - ESPECIALES - TA­MA­RA FLO­RES

—Ha­ce cin­co años se creó el es­tu­dio Bofill Es­co­bar, ofi­ci­na es­pe­cia­li­za­da en con­flic­tos, li­de­ra­da por Jor­ge Bofill y Ri­car­do Es­co­bar. “Cuan­do par­ti­mos y di­ji­mos que íba­mos a te­ner una ofi­ci­na que se iba a de­di­car a los con­flic­tos, des­de afue­ra nos mi­ra­ban un po­co ra­ro”, re­cuer­da Se­bas­tián Yanine, so­cio del es­tu­dio.

“De­cían ‘es­tá Ri­car­do Es­co­bar: es tri­bu­ta­rio. Es­tá Jor­ge Bofill: es pe­nal. Ah, en­ton­ces es pe­nal-tri­bu­ta­rio”, agre­ga Jor­ge Bofill. Pe­ro lo cier­to es que la com­po­si­ción del es­tu­dio es mu­cho más am­plia en cuan­to a áreas de prác­ti­ca, en lí­nea con los desafíos que re­pre­sen­tan los nue­vos con­flic­tos em­pre­sa­ria­les.

¿Có­mo han evo­lu­cio­na­do los li­ti­gios en Chi­le?

—Se­bas­tián Yanine (SY): Yo di­ría que ha sur­gi­do un nue­vo ti­po de con­flic­to que tie­ne que ver con los ma­yo­res es­tán­da­res que se es­tán exi­gien­do en dis­tin­tas áreas de la eco­no­mía, es­tán­da­res de ac­tua­ción y com­por­ta­mien­to de los ac­to­res eco­nó­mi­cos, prin­ci­pal­men­te en ma­te­ria de go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos, prác­ti­cas tri­bu­ta­rias, ma­te­rias me­dioam­bien­ta­les y li­bre com­pe­ten­cia, que ha­ce que hoy vea­mos cier­tos con­flic­tos que se re­fie­ren a cier­tas con­duc­tas que an­tes no hu­bie­ran si­do ob­je­to de dis­cu­sión o es­cru­ti­nio. —Jor­ge Bofill (JB): El ni­vel de

es­cru­ti­nio que se ha­ce es mu­cho ma­yor y uno pue­de ir sec­tor por sec­tor re­vi­san­do (...) Hay un fa­mo­so fa­llo del TDLC de ha­ce no mu­cho tiem­po y que se san­cio­nó por prác­ti­cas co­lu­si­vas a los mé­di­cos gi­ne­có­lo­gos de Pun­ta Are­nas. Al­go que uno nun­ca se hu­bie­ra es­pe­ra­do ha­ce 10 años. —Da­niel Praetorius (DP): El la­va­do de ac­ti­vos tam­bién ge­ne­ra un te­ma de nor­ma­ti­va, de cum­pli­mien­tos, que siem­pre ge­ne­ra cier­tas ten­sio­nes que pue­den lle­var a ma­yor ni­vel de li­ti­gios. ¿Qué sec­to­res es­tán pre­sen­tan­do ma­yor con­flic­ti­vi­dad?

—SY: Ha­ce al­gu­nos años es­ta­ban muy en bo­ga los con­flic­tos re­la­ti­vos a pro­yec­tos ener­gé­ti­cos, par­ti­cu­lar­men­te en la in­dus­tria ter­mo­eléc­tri­cas. Vi­mos pa­sar un mon­tón de con­flic­tos re­le­van­tes, co­mo Cas­ti­lla, Pun­ta Al­cal­de, en­tre otros. Y hoy eso se ha ido ter­mi­nan­do, en pri­mer lu­gar, por­que prác­ti­ca­men­te no hay pro­yec­tos ter­mo­eléc­tri­cos en eva­lua­ción.

Hoy los con­flic­tos que han ido en al­za son los pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra e in­mo­bi­lia­rio, que es­tán nor­mal­men­te en con­flic­to con las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les. Se cal­cu­la que hay más de mil mi­llo­nes de dó­la­res en pro­yec­tos en con­flic­to só­lo en los mu­ni­ci­pios. ¿A qué se de­be? —SY: Es­to por una com­bi­na­ción de fac­to­res, por un la­do la ma­la pla­ni­fi­ca­ción co­mu- nal y por otro las ex­pec­ta­ti­vas de los ciu­da­da­nos. Esas dos co­sas de­ter­mi­nan que la au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal, en mu­chos ca­sos, re­cu­rre a pre­tex­tos pa­ra tra­tar de re­sol­ver un pro­ble­ma que tie­ne que ver con la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na pe­ro a cos­ta de pro­yec­tos que cuen­tan con los per­mi­sos y se ajus­tan a la re­gu­la­ción que hoy es­tá vi­gen­te. ¿Se han vuel­to más com­ple­jos los li­ti­gios? —JB: Hoy los con­flic­tos no son pe­na­les, ci­vi­les, tri­bu­ta­rios o de li­bre com­pe­ten­cia, tie­nen en ge­ne­ral - y con mu­chas fre­cuen­cia- mu­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes, pe­ro más allá de lo

ju­di­cial, en el es­cru­ti­nio que se ha­ce res­pec­to de los due­ños, de los ad­mi­nis­tra­do­res. Es­to sin si­quie­ra men­cio­nar el te­ma repu­tacio­nal, que ade­más hoy día ge­ne­ra to­da una cues­tión de po­ner en ries­go el va­lor de un ne­go­cio sin que ne­ce­sa­ria men­te ha­ya nin­gu­na de­ci­sión de na­die que con­fir­me la ac­tua­ción equi­vo­ca­da. En­ton­ces, efec­ti­va­men­te hoy día los con­flic­tos son más com­ple­jos, es lo que ha ocu­rri­do con los ca­sos que se su­ce­den y ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia. ¿Esa ma­yor com­ple­ji­dad los ha­ce más ex­ten­sos?

—JB: Es más bien al re­vés. Si ten­go que ha­cer memoria so­bre có­mo se re­sol­vían los con­flic­tos parecidos a es­tos ha­ce vein­te años, yo creo que en ge­ne­ral la em­pre­sa con­fia­ba en que po­día en­fren­tar el con­flic­to en tri­bu­na­les, sa­bien­do que la de­ci­sión iba a lle­gar mu­chos años des­pués.

- SY: Y sin pa­gar nin­gún cos­to du­ran­te el pro­ce­so.

—JB: Hoy creo que los con­flic­tos tien­den a ser más cor­tos, más com­ple­jos y mu­cho más in­ten­sos. Por eso, tie­nes que ser ca­paz de des­cu­brir ca­da una de las par­ti­cu­la­ri­da­des que tie­ne un con­flic­to y ser ca­paz de an­ti­ci­par qué pue­de pa­sar y dón­de. ¿Qué opi­nan del rol de las agru­pa­cio­nes de con­su­mi­do­res en con­flic­tos no só­lo del área sino en otro te­mas, co­mo li­tio? —JB: Des­de lo que uno lee en la pren­sa, han ad­qui­ri­do mu­cho po­der y no só­lo ob­tie­nen bue­nos re­sul­ta­dos y lo­gran que aque­llas em­pre­sas a las que en­fren­tan ter­mi­nen pa­gán­do­les, con lo que fi­nan­cian su fun­cio­na­mien­to y a los pro­fe­sio­na­les que con­tra­tan, por lo que es un ne­go­cio que cre­ce y al mis­mo tiem­po em­pie­zan a ex­plo­rar nue­vos mer­ca­dos. Es­to de en­trar en el te­ma Tian­qi es un buen ejem­plo. En ese ca­so, no hay na­da a ni­vel de con­su­mi­dor que uno pue­da an­ti­ci­par co­mo re­le­van­te. ℗

NUE­VOS PA­RA­DIG­MAS “La den­si­dad nor­ma­ti­va es ma­yor (...) Los es­tán­da­res de exi­gen­cia de cum­pli­mien­to son más fir­mes”.

CAM­BIO EN LA SO­CIE­DAD “Hay mu­cho me­nos pu­dor de la so­cie­dad pa­ra ejer­cer los de­re­chos. Hay me­nos te­mor al po­der”.

JOR­GE BOFILLDA­NIEL PRAETORIUSSE­BAS­TIÁN YANINE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.