La his­to­ria de Po­lí­glo­ta, el em­pren­di­mien­to de los idio­mas que ya es­tá en tres paí­ses

Carlos Ara­ve­na y Juan Ma­nuel Sán­chez aban­do­na­ron la uni­ver­si­dad pa­ra crear una nue­va for­ma de edu­ca­ción. No fue fá­cil, pe­ro hoy es­tán en tres paí­ses y es­pe­ran abrir Eu­ro­pa y Asia. Só­lo en Chi­le tie­nen 8.000 alum­nos.

Pulso - - PORTADA - Un reportaje de DA­NIEL FAJARDO CA­BE­LLO

MU­CHAS per­so­nas gas­tan cien­tos de ho­ras, di­ne­ro y ca­nas pa­ra tra­tar de apren­der bien un idio­ma. Pa­san por es­cue­las, cla­ses en su ofi­ci­na, apps, pod­cast y li­bros. “Pe­ro cuan­do lle­gan a una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo, lue­go de in­cluir que sa­ben in­glés in­ter­me­dio en su cu­rrí­cu­lum, y les di­cen que la con­ver­sa­ción se­rá en ese idio­ma, que­dan en blan­co”, di­ce Carlos Ara­ve­na, so­cio-fun­da­dor de Poliglota (www.poliglota.org), y agre­ga: “fi­nal­men­te, la me­jor for­ma de apren­der in­glés es pa­san­do va­rios me­ses en el ex­tran­je­ro y así per­der el mie­do”.

Pe­ro no to­do el mun­do se pue­de dar el lu­jo de es­tar me­dio año o más en una na­ción an­glo­par­lan­te. Por eso, Poliglota to­ma lo me­jor de am­bos mun­dos: La ex­pe­rien­cia del via­je (pe­ro sin com­prar un pa­sa­je) y las tra­di­cio­na­les cla­ses pre­sen­cia­les. Pa­ra ello, un alumno se ins­cri­be y pa­ga por una can­ti­dad de cla­ses que se rea­li­zan en al­gún ca­fé de su ciu­dad en gru­pos de 4 a 6 alum­nos y un coach (pro­fe­sor). En­tre cap­puc­cino y cor­ta­do con­ver­san de sus vi­das, sus ac­ti­vi­da­des y sue­ños. “Se lo­gra una con­fian­za tan gran­de que ayu­da a la flui­dez del idio­ma. Crea­mos una con­ver­sa­ción real y con ami­gos, co­mo si es­tu­vie­ras en un ca­fé de Nue­va York”, di­ce Ara­ve­na.

Al­go que pa­re­ce tan sim­ple tie­ne su his­to­ria de al­tos y ba­jos. En 2010, Ara­ve­na y su so­cio, Juan Ma­nuel Sán­chez, que­rían ar­mar una red so­cial de in­ter­cam­bio de idio­mas gra­tui­ta, jun­tan­do a per­so­nas en ba­res só­lo pa­ra con­ver­sar. Sin pro­fe­sor ni me­to­do­lo­gía. “Un happy hour edu­ca­ti­vo”, re­cuer­da Ara­ve­na. La idea era ar­mar una “cen­tral de idio­mas”, don­de el re­creo fue­ra en un bar. Lo pri­me­ro no dio re­sul­ta­do, lo se­gun­do sí.

To­do em­pe­zó con al­guien que que­ría apren­der ita­liano y se ofre­ció a tra­vés de Fa­ce­book pa­ra ser coor­di­na­dor de un gru­po. La jun­ta se con­cre­tó en el Pho­ne Box Pub de Pro­vi­den­cia (hoy no exis­te) y lle­ga­ron sie­te per­so­nas. A la se­ma­na si­guien­te crea­ron otro gru­po pa­ra apren­der in­glés. Lle­ga­ron 50 per­so­nas. Ha­bía aroma a ne­go­cio.

Sán­chez y Ara­ve­na es­tu­dia­ban Agro­no­mía e In­ge­nie­ría Ci­vil, res­pec­ti­va­men­te, en la UC, y re­nun­cia­ron a sus ca­rre­ras, en­tu­sias­ma­dos por ser los pio­ne­ros de un sis­te­ma que re­vo­lu­cio­na­ra el apren­di­za­je a ni­vel mun­dial, al­go que siem­pre es­tu­vo en su ADN. El 2012 cons­ti­tu­ye­ron for­mal­men­te la em­pre­sa y tres años des­pués, los sie­te del Pho­ne Box Pub, se con­vir­tie­ron en 100.000 per­so­nas que se reunían en más de 20 paí­ses y 300 ciu­da­des del or­be.

A pe­sar del en­tu­sias­mo, a sep­tiem­bre de 2015 no ha­bían ga­na­do un pe­so. Y no es que el mo­de­lo de “open groups” en ba­res no en­tu­sias­ma­ra a in­ver­sio­nis­tas. Way­ra, de Te­le­fó­ni­ca, les pu­so US$50.000 en 2012. Un año des­pués, se ga­na­ron un Fon­do Se­mi­lla de Cor­fo por US$120.000 y en 2014, el fon­do de in­ver­sión Moun­tain Naz­ca los apo­yó con US$300.000. To­dos, en­tu­sias­ma­dos por la gran can­ti­dad de gen­te que lo­gra­ban re­unir de ma­ne­ra pre­sen­cial, aun­que el ser­vi­cio fue­se gra­tui­to. In­clu­so se ha­bla­ba de un fu­tu­ro Fa­ce­book de idio­mas.

Pe­ro Juan Ma­nuel, Carlos y un ter­cer so­cio, Ni­co­lás Fuenzalida, tu­vie­ron que acep­tar la reali­dad. Era sep­tiem­bre de 2015 y el di­ne­ro les al­can­za­ba pa­ra un mes más. Ha­bía que ce­rrar. “Es­tu­dia­mos de­ce­nas de mo­de­los de ne­go­cios. Fue an­gus­tian­te y lo peor es que nin­gún in­ver­sio­nis­ta con­fia­ría ya en no­so­tros”, co­men­ta Ara­ve­na.

De la cer­ve­za al es­pres­so

Lue­go de va­rias no­ches de des­ve­lo se die­ron cuen­ta que con el tiem­po ha­bían ge­ne­ra­do cien­tos de téc­ni­cas de apren­di­za­je. Te­nían una bi­blio­te­ca de ex­pe­rien­cias y ele­men­tos que jun­ta­ron, sis­te­ma­ti­za­ron y or­de­na­ron, dan­do a luz una me­to­do­lo­gía pe­da­gó­gi­ca úni­ca. La to­ma­ron y la con­vir­tie­ron en un pro­gra­ma, cam­bian­do los ba­res por los ca­fés. En 15 días desa­rro­lla­ron un sis­te­ma de ocho ni­ve­les ba­jo un mo­de­lo de “Lear­ning Groups” y lo ofre­cie­ron en la pá­gi­na

web. Lle­ga­ron tres alum­nos, con­si­guien­do ga­nar sus pri­me­ros $150.000 des­pués de cin­co años des­de las cer­ve­zas en el Pho­ne Box Pub. Un mes des­pués ven­die­ron $2.500.000 y de ahí no pa­ra­ron. ¿Qué ca­fés ocu­pan? “Al prin­ci­pio

hac­keá­ba­mos los Star­bucks”, di­ce rien­do Ara­ve­na. Hoy, só­lo en San­tia­go, tie­nen con­ve­nios con más de 100 ca­fés. In­clu­so, re­ci­ben a los gru­pos en me­sas re­ser­va­das.

Ex­pan­sión

El pri­mer año de la “era ren­ta­ble” (2016) fac­tu­ra­ron US$165.000. En 2017 lle­ga­ron a US$650.000 y de­ci­die­ron dar el si­guien­te pa­so. “Te­nía­mos dos po­si­bi­li­da­des: bus­car in­ver­sio­nis­tas u ocu­par la ca­ja”, re­cuer­da Ara­ve­na. Op­ta­ron por lo se­gun­do. Pa­ra­le­la­men­te se ga­na­ron un Sca­le-Up Ex­pan­sión de Cor­fo. El 15 de no­viem­bre de 2017, Fuenzalida y Sán­chez com­pra­ron pa­sa­jes a la mis­ma ho­ra. Uno te­nía co­mo des­tino Li­ma y el otro, Ciu­dad de Mé­xi­co. A dos se­ma­nas de ha­ber ate­rri­za­do en am­bas ca­pi­ta­les ya es­ta­ban ven­dien­do. En 10 me­ses lle­van fac­tu­ra­dos US$200.00 en el país az­te­ca y US$150.000 en Pe­rú. Só­lo en Chi­le tie­nen 8.000 alum­nos y 200 pro­fe­so­res ac­ti­vos. Ca­da alumno eli­ge el ca­fé más cer­cano, el ho­ra­rio y el ni­vel que quie­re. Cer­ca del 85% es­tu­dia in­glés y el res­to se re­par­te en­tre ita­liano, ale­mán, fran­cés y es­pa­ñol. Aun­que lo han in­ten­ta­do, no ha re­sul­ta­do aún el chino.

Ara­ve­na cuen­ta que en 2019 co­mien­za una nue­va era de ex­pan­sión pa­ra Poliglota. Du­ran­te los pri­me­ros me­ses de ese año tie­nen pro­gra­ma­da una ron­da de in­ver­sión pa­ra pro­fun­di­zar los paí­ses en que es­tán ac­tual­men­te. A prin­ci­pios del 2020 ha­brá otra pa­ra abrir Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na, Ecua­dor y Es­pa­ña. Mien­tras que a fi­nes de es­ta dé­ca­da irán por Bra­sil. “A par­tir del 2021 que­re­mos lle­gar a Asia. Siem­pre con el mis­mo con­cep­to: trans­for­mar las ca­fe­te­rías en au­las”, di­ce Ara­ve­na.

POLIGLOTA Una re­vo­lu­cio­na­ria ma­ne­ra de apren­der idio­mas

En el Pho­ne Box Pub de Pro­vi­den­cia se hi­zo la pri­me­ra cla­se de Poliglota.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.