Ge­ren­te ge­ne­ral de GNL Quintero:

“Te­ne­mos la con­vic­ción ab­so­lu­ta de que no hay re­la­ción en­tre no­so­tros y la cri­sis”

Pulso - - PORTADA - Una en­tre­vis­ta de GUS­TA­VO ORE­LLA­NA

VENTEOS “Los bu­ques que atra­can en el mue­lle tie­nen prohi­bi­ción de emi­tir cual­quier ven­teo”.

FA­LLA DEL EQUI­PO DE MO­NI­TO­REO “No­so­tros so­mos los prin­ci­pa­les interesados en di­lu­ci­dar las cau­sas”.

CON­FIAN­ZA EN LA ZO­NA Si es­ta cri­sis se tra­du­ce en pa­ta­das y com­bos, es muy di­fí­cil pro­gre­sar”.

—La fir­ma re­ci­bió una for­mu­la­ción de car­gos por par­te de la au­to­ri­dad am­bien­tal, en me­dio de la com­ple­ja si­tua­ción que vi­ve la zo­na. —Sus eje­cu­ti­vos ase­gu­ran que es téc­ni­ca­men­te im­po­si­ble que el gas que ellos pro­ce­san ten­ga res­pon­sa­bi­li­dad en las in­to­xi­ca­cio­nes.

EL JUE­VES PA­SA­DO, la Su­pe­rin­ten­den­cia del Me­dio Am­bien­te le­van­tó car­gos con­tra GNL Quintero, el prin­ci­pal ter­mi­nal de re­ga­si­fi­ca­ción de gas na­tu­ral li­cua­do del país, de­bi­do a la fa­lla de una de las es­ta­cio­nes de mo­ni­to­reo que ope­ra la com­pa­ñía a tra­vés de un ter­ce­ro. Fue un epi­so­dio de la cri­sis am­bien­tal de la zo­na, que ha ocu­pa­do gran par­te del tiem­po de los eje­cu­ti­vos de la com­pa­ñía. Su ge­ren­te ge­ne­ral, An­to­nio Ba­ci­ga­lu­po, y el ge­ren­te de Sos­te­ni­bi­li­dad, Al­fon­so Sa­li­nas; ade­más de ase­gu­rar que la me­di­da que ge­ne­ró el pro­ce­so san­cio­na­to­rio ya es­tá co­rre­gi­da, en­fa­ti­zan que to­dos los ac­to­res de la bahía, las co­mu­ni­da­des, las in­dus­trias y el Es­ta­do, de­ben po­ner­se ma­nos a la obra y rea­li­zar un tra­ba­jo con­jun­to. Pe­ro al mis­mo tiem­po lan­zan un men­sa­je cla­ro: la ope­ra­ción del ter­mi­nal de gas no tie­ne re­la­ción al­gu­na con los epi­so­dios de in­to­xi­ca­ción.

Es­ta se­ma­na la au­to­ri­dad am­bien­tal les le­van­tó car­gos. ¿Cuál es su mi­ra­da res­pec­to a las cau­sas de la cri­sis am­bien­tal?

—AB: Mi­ran­do la si­tua­ción ge­ne­ral de la bahía, no­so­tros co­mo GNL Quintero so­mos de las em­pre­sas más nue­vas en la zo­na, con po­co más de nue­ve años de ope­ra­ción. Y he­mos si­do tes­ti­gos de que ha ha­bi­do un pro­ble­ma de con­ta­mi­na­ción his­tó­ri­ca en el lu­gar que ha afec­ta­do a la po­bla­ción y que nos afec­ta, por­que so­mos par­te de la co­mu­ni­dad. Te­ne­mos al­re­de­dor de 100 em­plea­dos nues­tros y con­tra­tis­tas di­rec­tos que vi­ven en Quintero y Puchuncaví y nos in­tere­sa que a la co­mu­ni­dad le va­ya bien. Des­de el ini­cio de nues­tras ope­ra­cio­nes he­mos te­ni­do una ope­ra­ción lim­pia. Pe­ro el gas na­tu­ral

tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­co-quí­mi­cas que ha­cen que sea im­po­si­ble ser par­te de un pro­ble­ma de con­ta­mi­na­ción.

—AS: Es evi­den­te que en es­tos mo­men­tos en la zo­na se ha acen­tua­do un gran es­cep­ti­cis­mo. Es en­ten­di­ble que la gen­te du­de de lo que uno es­tá di­cien­do. Pe­ro exis­ten cier­tas con­di­cio­nes ob­je­ti­vas y bá­si­cas que dan lu­ces que el gas na­tu­ral, que es me­tano, si lle­ga­se a te­ner al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad, que es lo que se le ad­ju­di­ca, sig­ni­fi­ca que tendría que es­tar pre­sen­te don­de es­tán las po­bla­cio­nes, y eso fí­si­ca­men­te es im­po­si­ble, por­que al ser más li­viano que el ai­re, se va ha­cia arri­ba. Es igual que un glo­bo de he­lio. Eso es­tá sú­per me­di­do. Es in­con­ce­bi­ble, im­po­si­ble que hu­bie­ra me­tano des­de Puchuncaví has­ta Quintero.

La for­mu­la­ción de car­gos se re­la­cio­na con una fa­lla de un sis­te­ma de mo­ni­to­reo. ¿A qué se de­bió?

—AS: Es evi­den­te que to­da es­ta cri­sis es una si­tua­ción sú­per gra­ve que ha cau­sa­do con­mo­ción pú­bli­ca, que ha he­cho re­fe­rir­se a ella des­de el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca has­ta los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. En ese con­tex­to, la au­to­ri­dad ha he­cho fis­ca­li­za­cio­nes ex­haus­ti­vas en to­das las in­dus­trias, in­de­pen­dien­te­men­te que, en nues­tro ca­so, te­ne­mos la com­ple­ta con­vic­ción que no te­ne­mos re­la­ción al­gu­na con es­ta cri­sis. La úni­ca vin­cu­la­ción que tu­vi­mos re­cien­te­men­te es que no­so­tros te­ne­mos dos es­ta­cio­nes de mo­ni­to­reo de ca­li­dad del ai­re, una en el sec­tor ru­ral y otra en el cen­tro Quintero. La em­pre­sa que ope­ra esas es­ta­cio­nes es SGS, que tie­ne 2.400 ofi­ci­nas en

to­do el mun­do. Esa em­pre­sa ope­ra y man­tie­ne la es­ta­ción, y uno de los equi­pos que mi­de hi­dro­car­bu­ros pre­sen­tó pro­ble­mas y no pu­do ope­rar el pri­mer día de las ma­si­vas in­to­xi­ca­cio­nes, el 21 de agos­to. Ese día pun­tual­men­te fa­lló. Por eso la au­to­ri­dad le­van­tó car­gos.

¿Cuá­les se­rán sus pró­xi­mos pa­sos?

—AS: Lo es­ta­mos ana­li­zan­do. Hay que es­tu­diar­lo muy bien. Lo que no­so­tros que­re­mos es que es­to sea to­tal­men­te trans­pa­ren­te, so­mos los prin­ci­pa­les interesados en di­lu­ci­dar las cau­sas. Es­te equi­po que fa­lló se re­em­pla­zó pa­ra to­dos los si­guien­tes días por equi­pos nue­vos.

¿Qué pa­sa con las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes de los bu­ques?

—AB: Los bu­ques que lle­gan a GNL Quintero no tie­nen emi­sio­nes de venteos, que es la preo­cu­pa­ción que tie­ne la au­to­ri­dad. Los bu­ques que atra­can en el mue­lle de Quintero tie­nen prohi­bi­ción de emi­tir cual­quier ven­teo.

¿Có­mo sien­ten que se ha ma­ne­ja­do la cri­sis?

—AB: La au­to­ri­dad es­tá ha­cien­do su tra­ba­jo. Cree­mos que es una si­tua­ción com­ple­ja, que no es fá­cil de re­sol­ver, don­de han rea­li­za­do un es­fuer­zo muy im­por­tan­te de fis­ca­li­za­ción a las dis­tin­tas en­ti­da­des. No­so­tros es­ta­mos co­la­bo­ran­do por­que te­ne­mos el in­te­rés que to­do el mun­do, que se es­cla­rez­ca la si­tua­ción y por eso es­ta­mos apro­ban­do es­ta ini­cia­ti­va pú­bli­co-pri­va­da que es ins­ta­lar los equi­pos es­pe­cí­fi­cos re­que­ri­dos pa­ra iden­ti­fi­car los hi­dro­car­bu­ros no me­tá­li­cos que pu­die­ran es­tar afec­tan­do es­ta si­tua­ción. Bus­ca­mos po­der tra­ba­jar con­jun­ta­men­te en una agen­da don­de se desa­rro­lle sus­ten­tan­ble­men­te la bahía, don­de sea com­pa­ti­ble un desa­rro­llo in­dus­trial bien con­cep­tua­do y una co­mu­ni­dad. Es­to es po­si­ble.

¿Có­mo creen que de­bie­ra re­sol­ver­se es­to?

—AS: Es­ta­mos con­ven­ci­dos que la úni­ca so­lu­ción po­si­ble es una en que pue­dan tra­ba­jar de ma­ne­ra con­jun­ta y man­co­mu­na­da, ca­da uno en su rol y su es­pa­cio to­dos los ac­to­res: la co­mu­ni­dad, sin du­da, con un pro­ce­so abier­to y par­ti­ci­pa­ti­vo. Es una co­mu­ni­dad sú­per afec­ta­da y no­so­tros em­pa­ti­za­mos y en­ten­de­mos eso. En con­jun­to, las em­pre­sas, que tie­nen que ha­cer­se car­go de las bre­chas que de­bie­ran exis­tir de ma­ne­ra real, me­di­ble y con­cre­ta, y el Es­ta­do en su rol. Eso es una so­cie­dad ma­du­ra. Si es­ta cri­sis se tra­du­ce en pa­ta­das y com­bos, es muy di­fí­cil pro­gre­sar. Los desafíos son com­ple­jos, pe­ro po­si­bles.

Us­te­des lle­ga­ron ha­ce nue­ve años. ¿Por qué de­ci­die­ron ins­ta­lar­se en una zo­na don­de ya ha­bía mu­chas in­dus­trias?

—AB: La bahía de Quintero tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas na­tu­ra­les que la ha­cen una bahía bas­tan­te pro­te­gi­da y don­de lle­gan las em­bar­ca­cio­nes de mu­chos de los pro­duc­tos que se con­su­men en la zo­na cen­tral de Chi­le. Es el lu­gar na­tu­ral pa­ra desarro­lar ac­ti­vi­da­des ahí.

—AS: Pe­ro por lo mis­mo, es im­por­tan­te re­cal­car­lo en­fá­ti­ca­men­te. Jun­to con los desafíos cos­truc­ti­vos, in­ge­nie­ri­les, ope­ra­cio­na­les, exis­tía un desafío me­dioam­bien­tal y co­mu­ni­ta­rio y nos abo­ca­mos de ca­be­za a tra­ba­jar en ello.P

AL­FON­SO SA­LI­NAS Ge­ren­te Sus­ten­ta­bi­li­dad GNL Quintero AN­TO­NIO BA­CI­GA­LU­PO Ge­ren­te ge­ne­ral GNL Quintero

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.