No al re­par­to,

Pulso - - PORTADA - por Die­go Vi­cu­ña

LUE­GO del anun­cio de Re­for­ma Pre­vi­sio­nal que hi­cie­ra el Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, par­ti­dos de opo­si­ción, en es­pe­cial del Fren­te Am­plio, -en con­jun­to con la coor­di­na­do­ra NO+AFP- han se­ña­la­do que de no mo­di­fi­car­se el ac­tual sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual por un sis­te­ma de re­par­to, ten­drán que re­cha­zar la idea de le­gis­lar en la ma­te­ria.

Chi­le ya tu­vo sis­te­ma de re­par­to, pre­vio a la im­ple­men­ta­ción de la Re­for­ma de 1981. Al res­pec­to, ha­cia fi­nes de la dé­ca­da del 70’, exis­tían 35 Ca­jas de Pre­vi­sión y al­re­de­dor de 150 re­gí­me­nes pre­vi­sio­na­les, cu­ya nor­ma­ti­va es­ta­ba dis­tri­bui­da en más de 600 cuer­pos le­ga­les.

El sis­te­ma era seg­men­ta­do y con ausencia de por­ta­bi­li­dad de de­re­chos en­tre Ca­jas, ya que ca­da Ca­ja ad­mi­nis­tra­ba a par­tir de una so­la ta­sa de co­ti­za­ción un con­jun­to de ries­gos. Si bien los be­ne­fi­cios del sis­te­ma de re­par­to son de­fi­ni­dos, al exis­tir tan­tos re­gí­me­nes pre­vi­sio­na­les se pro­du­cía una he­te­ro­ge­nei­dad de be­ne­fi­cios, se­gún la afi­lia­ción a uno u otro ré­gi­men pre­vi­sio­nal, lo que, en de­fi­ni­ti­va, dic­ta­mi­na­ba que no ha­bía na­da de de­fi­ni­do en aque­llos be­ne­fi­cios, sino que de­pen­dían de la pre­sión que po­día ejer­cer al po­der po­lí­ti­co la Ca­ja res­pec­ti­va.

Ca­so em­ble­má­ti­co fue el de los em­plea­dos ban­ca­rios, que re­pre­sen­ta­ban me­nos del 1% de los co­ti­zan­tes, quie­nes ju­bi­la­ban a los 55 años, mien­tras los em­plea­dos del Se­gu­ro So­cial, don­de co­ti­za­ban dos ter­cios de los tra­ba­ja­do­res, es­ta­ban obli­ga­dos a la­bo­rar has­ta los 65 años.

Asi­mis­mo, las dis­tin­tas ca­jas exi­gían, en pro­me­dio, 15 años de co­ti­za- ción pa­ra ac­ce­der a la pen­sión, afec­tan­do se­ve­ra­men­te a quie­nes de­bían li­diar con la ce­san­tía y pre­ca­rie­dad la­bo­ral, ya que ni si­quie­ra po­drían re­ci­bir los apor­tes efec­ti­va­men­te rea­li­za­dos al sis­te­ma, los cua­les só­lo con­tri­buían a acre­cen­tar ar­ti­fi­cial­men­te la pen­sión de los tra­ba­ja­do­res con ma­yor es­ta­bi­li­dad la­bo­ral.

Por otra par­te, los sis­te­mas de re­par­to ca­re­cen de sus­ten­ta­bi­li­dad en el tiem­po, pro­duc­to del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. Es­to ha obli­ga­do a los paí­ses que cuen­tan con es­te sis­te­ma a rea­li­zar con­tri­bu­cio­nes ca­da vez más al­tas pa­ra lo­grar fi­nan­ciar a una po­bla­ción ju­bi­la­da ca­da vez más cre­cien­te, afec­tan­do las fi­nan­zas pú­bli­cas, o, de­re­cha­men­te, han de­ci­di­do mi­grar a un sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual.

Ade­más, vol­ver al re­par­to im­pli­ca­ría la ex­pro­pia­ción de los fon­dos per­te­ne­cien­tes a los tra­ba­ja­do­res, que hoy su­pe­ran los US$200.000 mi­llo­nes, ci­fra ape­te­ci­da por go­ber­nan­tes po­pu­lis­tas.

El sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual im­pe­ran­te hoy po­see una se­rie de ven­ta­jas: ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, me­nor cos­to es­ta­tal, ma­yor li­ber­tad y cer­te­zas pa­ra los afi­lia­dos.

Sin em­bar­go, ade­más de es­ta re­for­ma pre­vi­sio­nal que pro­fun­di­za el sis­te­ma, pa­ra lo­grar un ade­cua­do fi­nan­cia­mien­to de la ve­jez, se re­quie­re que la po­bla­ción ten­ga ma­yor ac­ce­so al mer­ca­do la­bo­ral for­mal y a bue­nos suel­dos. ℗

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.