Ins­ta­crops: la fir­ma del “in­ter­net de las plan­tas” lle­ga­rá a EEUU y Mé­xi­co

Lue­go de seis años y un equi­po de 20 per­so­nas, la fir­ma del cu­ri­cano Ma­rio Bus­ta­man­te que­bró. Pe­ro una ola de frío en la Re­gión de Val­pa­raí­so le dio una se­gun­da opor­tu­ni­dad. Hoy, Ins­ta­crops es­tá a pun­to de abrir ofi­ci­nas en Mé­xi­co y EEUU.

Pulso - - PORTADA - Un re­por­ta­je de DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

LA his­to­ria de Ins­ta­crops na­ce por un fra­ca­so, que -se­gún su CEO y fun­da­dor, Ma­rio Bus­ta­man­te­le en­se­ñó dos gran­des lec­cio­nes: te­ner siem­pre un fo­co y “nun­ca enamo­rar­se de los pro­duc­tos, sino del pro­ble­ma que hay que re­sol­ver”.

Du­ran­te seis años, es­te in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co se ha­bía gas­ta­do to­do lo que te­nía y lo que no en Bis­sen, una star­tup con do­mi­ci­lio en Vi­ña del Mar, de­di­ca­da a crear pro­duc­tos tec­no­ló­gi­cos pa­ra di­ver­sas in­dus­trias. Bus­ta­man­te es de Cu­ri­có, pe­ro es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad Fe­de­ri­co San­ta María y lue­go se cam­bió a la Ca­tó­li­ca de Val­pa­raí­so. “Lle­ga­mos a te­ner 20 per­so­nas, que­ma­mos mu­cha pla­ta. Te­nía­mos pro­yec­tos con Ko­mat­su, el Ejér­ci­to y Nis­san. Nos lle­na­mos de pro­duc­tos, pe­ro que­bra­mos por fal­ta de fo­co”.

Du­ran­te un frío in­vierno de 2013, Ma­rio pen­sa­ba có­mo sa­lir del tú­nel. “Me per­se­guían los ban­cos”, re­cuer­da. Fue cuan­do le pre­gun­tó a su po­lo­la, que tra­ba­ja­ba en el área agrí­co­la, si se le ocu­rría al­gu­na idea. Ella le di­jo que va­rias plan­ta­cio­nes te­nían pro­ble­mas con las pla­gas de in­sec­tos. “In­me­dia­ta­men­te me pro­pu­se el ob­je­ti­vo de in­ven­tar una má­qui­na con ra­yos lá­ser o al­go así que ma­ta­ra los bi­chos”. La ar­mó y lla­mó a un al­to eje­cu­ti­vo de Agrí­co­la Gar­cés, uno de los más im­por­tan­tes pro­duc­to­res de ce­re­zas. Al sép­ti­mo lla­ma­do lo re­ci­bió. “Ma­rio” -le di­jo el eje­cu­ti­vo- “acá nues­tro gran pro­ble­ma no son los in­sec­tos, sino las he­la­das”. Ese día co­men­zó el desahu­cio de Bis­sen y na­ció la idea de Ins­ta­crops. En dos me­ses el cu­ri­cano ar­mó otra má­qui­na pa­ra pre­de­cir las he­la­das. Agrí­co­la Gar­cés le com­pró dos.

Bus­ta­man­te em­pe­zó a ven­der su in­ven­to en la zo­na. Fue en esos días que ocu­rrió un hi­to cla­ve pa­ra Ins­ta­crops. El 17 de sep­tiem­bre de 2013 hu­bo una de las he­la­das tar­días más gran­des re­gis­tra­das en la Re­gión de Val­pa­raí­so. Unos agri­cul­to­res de Li­ma­che que es­ta­ban uti­li­zan­do la má­qui­na de Ma­rio vie­ron la aler­ta an­tes de que el frío lle­ga­ra y pro­te­gie­ron sus cul­ti­vos. Un dia­rio lo­cal pu­bli­có la no­ti­cia, Ma­rio la subió a Fa­ce­book y al otro día se vi­ra­li­zó. Aún Ins­ta­crops no se lla­ma­ba co­mo tal y ya ha­bía lo­gra­do un gol­pe de mar­ke­ting. “Que­dó cla­ro el fo­co”, di­ce Ma­rio, re­cor­dan­do el epi­so­dio.

El des­pe­gue

La pri­me­ra puer­ta que to­có Bus­ta­man­te lue­go de Li­ma­che fue la de Ma­gi­cal Star­tup. Lla­mó a su má­xi­mo eje­cu­ti­vo, Ta­das­hi Ta­kao­ka (hoy es ge­ren­te de Em­pren­di­mien­to en Cor­fo). “No te­nía tiem­po de es­tar lle­nan­do los for­mu­la­rios, así que só­lo le pe­dí que me die­ra 10 mi­nu­tos en la pró­xi­ma reunión de di­rec­to­rio pa­ra con­tar­les lo que ha­cía”. Lue­go de in­sis­tir, lo con­si­guió, y a los dos días le die­ron el pri­mer fi­nan­cia­mien­to ba­jo el fon­do de Sub­si­dio Se­mi­lla de Asig­na­ción Fle­xi­ble (SSAF), por $60.000.000.

El ne­go­cio de Ins­ta­crops se ba­sa en un ser­vi­cio de in­for­ma­ción pa­ra la agroin­dus­tria con­si­de­ran­do cua­tro pa­rá­me­tros: cli­ma, sue­lo, rie­go y plan­tas. A tra­vés de equi­pos elec­tró­ni­cos de pre­ci­sión y te­le­de­tec­ción en­tre otros ele­men­tos- un soft­wa­re ba­sa­do en al­go­rit­mos en­tre­ga avi­sos, in­for­ma­cio­nes y aler­tas a los pro­duc­to­res, co­mo por ejem­plo “hoy no hay que re­gar” o “ade­lan­ta la siem­bra tres días”. Ade­más, el sis­te­ma va apren­dien­do con el tiem­po. En otras pa­la­bras, In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y Ma­chi­ne Lear­ning ba­sa­do en re­co­lec­ción de da­tos ba­jo un es­que­ma de In­ter­net de las Co­sas o IoT (In­ter­net of Things). “En el fon­do es un nue­vo con­cep­to de­no­mi­na­do co­mo ‘In­ter­net of Plants’ (In­ter­net de las Plan­tas), don­de cual­quier usua­rio pue­de ver la in­for­ma­ción en su ce­lu­lar. Son mi­cro­ase­so­rías vir­tua­les”, acla­ra Bus­ta­man­te.

Ha­cien­do un rac­con­to, lue­go de ga­nar­se el SSAF y em­pe­zar a ven­der, en 2016 con­si­guie­ron un fon­do Sca­le Up Ex­pan­sión de Cor­fo y un año des­pués, una ron­da con Chi­leG­lo­bal An­gels por US$120.000, don­de –se­gún Ma­rio- pu­die­ron co­no­cer y en­ten­der el mun­do de los in­ver­sio­nis­tas. En sep­tiem­bre de es­te año, se ad­ju­di­ca­ron US$300.000 con el fon­do CLIN (Fun­da­ción Chi­le) y aho­ra se aca­ban de ga­nar en Mé­xi­co un fon­do de BlueBox Ven­tu­res, cu­yo mon­to, Ma­rio pre­fie­re no re­ve­lar aún. “Pe­ro es muy gran­de”, acla­ra, y agre­ga: “Mé­xi­co es muy im­por­tan­te. Un es­ta­do de ese país tie­ne sie­te ve­ces la pro­duc­ción agrí­co­la de to­do Chi­le”.

El mo­de­lo de ne­go­cios con­sis­te en dos com­po­nen­tes. Un hard­wa­re ins­ta­la­do que se pa­ga una vez, más una sus­crip­ción anual al ser­vi­cio. Pe­ro aho­ra, par­te del di­ne­ro que lle­gue de BlueBox más el de CLIN, se­rá in­ver­ti­do 100% en desa­rro­llar un nue­vo mo­de­lo. “Que­re­mos apun­tar a un ser­vi­cio que se pa­gue men­sual­men­te y que sea por mó­du­los. Por ejem­plo, con­tra­tar un mó­du­lo de pre­ci­sión o uno de cli­ma. El clien­te pa­ga una men­sua­li­dad bá­si­ca y se le van agre­gan­do ser­vi­cios. Si­mi­lar a un Net­flix, pe­ro so­bre in­for­ma­ción agrí­co­la. Siem­pre, con el fo­co en los da­tos”, di­ce Bus­ta­man­te. Pa­ra es­to des­ti­na­rán US$600.000. “Que­re­mos ser el Si­ri del agro. Que los agri­cul­to­res só­lo pre­gun­ten y un sis­te­ma de IA les res­pon­da”, con­clu­ye Bus­ta­man­te, ha­cien­do re­fe­ren­cia al ser­vi­cio del sis­te­ma ope­ra­ti­vo de Ap­ple.

La hue­lla de Cor­ners­hop

Ac­tual­men­te, tie­nen clien­tes en Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Pe­rú y El Sal­va­dor, don­de se aso­cia­ron a dis­tri­bui­do­res lo­ca­les. Pe­ro el gran salto lo da­rán el pró­xi­mo año.

Aca­ban de con­tra­tar al mis­mo abo­ga­do que ayu­dó a Cor­ners­hop a su ex­pan­sión fue­ra de Chi­le. Con él es­tán rea­li­zan­do el pro­ce­so de abrir ofi­ci­nas en Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. “De he­cho, va­rios mue­bles de nues­tra ofi­ci­na eran de Cor­ners­hop. Se los com­pra­mos en un re­ma­te”, di­ce rien­do Ma­rio, des­de los head­quar­ters de Ins­ta­crops ubi­ca­dos en un edi­fi­cio a pa­sos del me­tro Ma­nuel Montt, don­de re­cién se cam­bia­ron de­bi­do a su cre­ci­mien­to. Son 18 per­so­nas, pe­ro ya tie­nen que con­tra­tar más.

Tie­nen 170 clien­tes, de los cua­les un 70% son me­dia­nos agri­cul­to­res. Pe­ro tam­bién le pres­tan ser­vi­cios a gran­des co­mo Ba­yer, Mon­san­to y Do­le. Es­te año ce­rra­rán con una fac­tu­ra­ción cer­ca­na a US$1 mi­llón, ci­fra que pro­yec­tan du­pli­car en 2019.

Den­tro de la ex­pan­sión fue­ra de las fron­te­ras, no des­car­tan Bra­sil, pe­ro por el mo­men­to no es­tá en la ho­ja de ru­ta. “Hay que co­mer­se el ani­mal de a po­co... Los pio­jos se ma­tan de a uno”, res­pon­de Bus­ta­man­te al res­pec­to. Tal co­mo lo di­ría cual­quier agri­cul­tor en es­te lu­gar del mun­do.P

INS­TA­CROPS Ase­so­rías vir­tua­les pa­ra la in­dus­tria agrí­co­la

La má­qui­na ins­ta­la­da en Li­ma­che en 2013, fue cla­ve pa­ra la ges­ta­ción de Ins­ta­crops.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.