Ac­cio­nes de cla­se, una ten­den­cia cre­cien­te en Chi­le

Es­te re­cur­so per­mi­te con­se­guir be­ne­fi­cios pa­ra un gru­po de per­so­nas, que de for­ma in­di­vi­dual no se hu­bie­ra lo­gra­do. Abo­ga­dos que han par­ti­ci­pa­do de ca­sos em­ble­má­ti­cos pre­vén que es­te ti­po de ac­cio­nes au­men­ta­rán, de la mano de mo­di­fi­ca­cio­nes legales y fort

Pulso - - PORTADA - TAMARA FLO­RES

—Cuan­do un gru­po de con­su­mi­do­res se ve per­ju­di­ca­do por al­gu­na com­pa­ñía, pue­de re­cu­rrir a ac­cio­nes co­lec­ti­vas, cu­yo ob­je­ti­vo es con­se­guir una so­lu­ción gru­pal que in­di­vi­dual­men­te se­ría muy difícil de lo­grar. Ese re­cur­so se de­no­mi­na ac­ción de cla­se.

Des­de la ve­re­da de las em­pre­sas, los abo­ga­dos que han re­pre­sen­ta­do a va­rias em­pre­sas que se han vis­to in­ter­pe­la­das por es­tas ac­cio­nes de cla­se, coin­ci­den en que se tra­ta de un re­cur­so to­da­vía po­co uti­li­za­do en Chi­le, pe­ro que po­dría em­pe­zar a ser más fre­cuen­te de la mano de mo­di­fi­ca­cio­nes legales, co­mo los re­cien­tes cam­bios a la Ley del Con­su­mi­dor que “ha dis­mi­nui­do el nú­me­ro mí­ni­mo de per­so­nas afec­ta­das que de­ben re­unir­se pa­ra po­der ini­ciar es­te ti­po de ac­cio­nes”, co­men­ta Al­fre­do Waugh, so­cio de Gu­tié­rrez, Waugh Ji­meno & Asen­jo.

Co­mo es­tu­dio, han par­ti­ci­pa­do en di­ver­sas ac­cio­nes co­lec­ti­vas, ini­cia­das tan­to por el Ser­nac co­mo por aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res.

Jun­to con las mo­di­fi­ca­cio­nes legales, el au­men­to de las ac­cio­nes de cla­se tam­bién va apa­re­ja­do con “aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res más ac­ti­vas en el ini­cio de es­te ti­po de ac­cio­nes, así co­mo una ma­yor cons­cien­cia de los con­su­mi­do­res”, agre­ga Rodrigo Díaz de Val­dés, so­cio de Ba­ker McKen­zie.

El abo­ga­do se­ña­la que si bien las ac­cio­nes de cla­se han con­tri­bui­do a que las em­pre­sas to­men ma­yor con­cien­cia y com­pro­mi­so en res­pe­tar los de­re­chos de los con­su­mi­do­res, sos­tie­ne que es ne­ce­sa­rio, por par­te de to­dos los ope­ra­do­res, “ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad en res­pe­tar los lí­mi­tes que el le­gis­la­dor ha es­ta­ble­ci­do pa­ra es­te ti­po de de­man­das”. Es­to, por­que úl­ti­ma­men­te se han ini­cia­do ac­cio­nes co­lec­ti­vas “en ma­te­rias ex­pre­sar­me ex­clui­das por la ley, o bien, so­li­ci­ta­do com­pen­sa­cio­nes de per­jui­cios don­de no exis­ten, in­clu­so res­pec­to de em­pre­sas que no tie­nen víncu­lo con­trac­tual con el con­su­mi­dor fi­nal, re­qui­si­to que es exi­gi­do ex­pre­sa­men­te por la ley pa­ra que exis­tan com­pen­sa­cio­nes”.

En es­te pun­to coin­ci­de Álvaro Or­tú­zar, so­cio de Or­tú­zar, Ver­ga­ra & Boetsch Abo­ga­dos. A su jui­cio, se tra­ta de ac­cio­nes te­me­ra­rias e in­clu­so abu­si­vas, que le­jos de be­ne­fi­ciar a los con­su­mi­do­res po­drían in­clu­so per­ju­di­car­los, “por­que con­lle­van gas­tos re­le­van­tes pa­ra las em­pre­sas de­man­da­das, y a una in­ver­sión en tiem­po y de­di­ca­ción que po­dría des­ti­nar­se a nue­vos avan­ces y desa­rro­llos. Es­tos cos­tos, de una u otra ma­ne­ra, re­dun­dan en los pre­cios de los bie­nes y ser­vi­cios”, afir­ma.

Si bien en la le­gis­la­ción chi­le­na las ac­cio­nes de cla­se es­tán re­ser­va­das pa­ra te­mas re­la­ti­vos a de­re­chos del con­su­mi­dor, mo­di­fi­ca­cio­nes a la Ley Ge­ne­ral de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo, así co­mo el nue­vo ar­tícu­lo 30 del DL 211 que per- mi­te el ejer­ci­cio de ac­cio­nes co­lec­ti­vas de in­dem­ni­za­ción de per­jui­cios an­te el TDLC en los ca­sos en que se con­de­ne a una per­so­na na­tu­ral o ju­rí­di­ca por co­lu­sión, es­tán am­plian­do su ran­go de ac­ción.

Una de las úl­ti­mas ac­cio­nes de cla­se ejer­ci­das en Chi­le fue la que de­ri­vó en el acuer­do com­pen­sa­to­rio por par­te de CMPC, en el mar­co del ca­so de co­lu­sión son SCA en el pa­pel tissue.

El abo­ga­do Ma­rio Bra­vo, so­cio del es­tu­dio Bra­vo y re­pre­sen­tan­te de Co­na­de­cus en esa ac­ción, se­ña­ló que es­ta ex­pe­rien­cia es de re­le­van­cia na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. Es­to, por­que “las ac­cio­nes de cla­se en Es­ta­dos Uni­dos, que es el país don­de más se han desa­rro­lla­do, nun­ca han te­ni­do co­mo re­sul­ta­do que una em­pre­sa ha­ya in­dem­ni­za­do a to­da la po­bla­ción. Siem­pre las ac­cio­nes de cla­se en EEUU han si­do ac­cio­nes que han in­dem­ni­za­do a un de­ter­mi­na­do nú­me­ro de con­su­mi­do­res, aque­llos que acre­di­ta­ron feha­cien­te­men­te la re­la­ción con­trac­tual con la em­pre­sa que in­dem­ni­zó. En cam­bio en el ca­so del pa­pel lo­gra­mos -y los tri­bu­na­les ob­via­men­te lo acep­ta­ron y au­to­ri­za­ron- que se in­dem­ni­za­ra a to­das las per­so­nas sin la ne­ce­si­dad que ca­da una pu­die­se acre­di­tar cuán­do, cuán­to, có­mo con­su­mió los pro­duc­tos de la pa­pe­le­ra. Ese an­te­ce­den­te es muy im­por­tan­te”.P

EL CA­SO TISSUE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.