Jean­ne La­for­tu­ne: “Los efec­tos de la in­mi­gra­ción so­bre sa­la­rios son ba­jos”

Pulso - - PORTADA - RODRIGO CÁR­DE­NAS

—Hoy con­clu­ye el en­cuen­tro anual de la Aso­cia­ción de Eco­no­mía de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (La­cea), en Gua­ya­quil, Ecua­dor, uno de los es­pa­cios más re­le­van­tes pa­ra que los eco­no­mis­tas de la re­gión pre­sen­ten sus in­ves­ti­ga­cio­nes. En la edi­ción nú­me­ro 23 del even­to, pre­sen­tó ayer la académica ca­na­dien­se del Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía de la UC y directora de in­ves­ti­ga­ción de J-Pal, Jean­ne La­for­tu­ne, quien ade­más li­de­ra la lis­ta de mu­je­res más ci­ta­das que tra­ba­jan en Chi­le res­pec­to a pu­bli­ca­cio­nes de los úl­ti­mos 10 años (se­gún Re­pec). En una se­sión en la que se re­co­no­ció los tra­ba­jos de eco­no­mis­tas jó­ve­nes, la doc­to­ra en Eco­no­mía del MIT dic­tó la cá­te­dra “Mer­ca­dos la­bo­ra­les, cam­bios tec­no­ló­gi­cos e in­mi­gra­ción: apren­dien­do del pa­sa­do”.

¿Cuá­les son los pun­tos cla­ve de en­ten­der des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co de las olas mi­gra­to­rias re­cien­tes?

—A ve­ces te­ne­mos la sen­sa­ción que la mi­gra­ción es al­go muy re­cien­te, pe­ro la ver­dad es que en EEUU o en Ca­na­dá la frac­ción de la po­bla­ción que na­ció fue­ra del país so­lo re­cien­te­men­te al­can­zó los ni­ve­les de ini­cios del si­glo XX. No­so­tros que­ría­mos tra­tar de en­ten­der có­mo el sis­te­ma pro­duc­ti­vo res­pon­de a la lle­ga­da de mi­gran­tes. Mu­chas ve­ces en la pren­sa y los dis­cur­sos po­lí­ti­cos, te­ne­mos la vi­sión de que los mi­gran­tes lle­gan y re­em­pla­zan a los na­ti­vos y na­da más cam­bia en la eco­no­mía, y en­ton­ces que­ría­mos tra­tar de mos­trar que eso no pue­de ser ver­dad y qui­si­mos ver có­mo las fir­mas res­pon­den.

¿Qué da­tos to­ma­ron?

—Lo hi­ci­mos con gran­jas en EEUU vien­do qué ha­cen las gran­jas cuan­do lle­gan más inmigrantes y lo que vi­mos es que cam­bian lo que cul- ti­van. Se me­ten a cul­ti­var pro­duc­tos que re­quie­ren más tra­ba­ja­do­res que trac­to­res y má­qui­nas. Eso per­mi­te en­ton­ces a la eco­no­mía no re­em­pla­zar na­ti­vos por mi­gran­tes, sino que au­men­tar su de­man­da por tra­ba­ja­do­res. En el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ros vi­mos que al­go si­mi­lar pa­sa­ba, que cuan­do los mi­gran­tes lle­ga­ron y no te­nían mu­cho ca­pi­tal hu­mano las fir­mas res­pon­die­ron cam­bian­do la can­ti­dad de ca­pi­tal, de má­qui­nas que es­ta­ban usan­do.

¿Los mi­gran­tes frenan los pro­ce­sos de au­to­ma­ti­za­ción?

—Es una de las ma­ne­ras que la eco­no­mía pue­de ab­sor­ber los inmigrantes sin po­ten­cial­men­te te­ner mu­chos efec­tos so­bre los suel­dos de los na­ti­vos. Aho­ra, en un tra­ba­jo que es­ta­mos ha­cien­do con la Co­mi­sión de Pro­duc­ti­vi­dad en Chi­le es­ta­mos mi­ran­do jus­ta­men­te cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas de los in­mi­sa­co­ple gran­tes aquí y có­mo eso nos pue­de ayu­dar con to­da la in­for­ma­ción que te­ne­mos a pen­sar en el rol de la mi­gra­ción en Chi­le.

To­man­do en cuen­ta los da­tos de EEUU, ¿el au­men­to de inmigrantes los úl­ti­mos años en Chi­le no es­ta­ría te­nien­do al­gún efec­to en el mer­ca­do la­bo­ral? In­clu­so el Ban­co Cen­tral lo ha men­cio­na­do.

—Po­dría ser. La evi­den­cia que te­ne­mos en ge­ne­ral en EEUU y en Eu­ro­pa son efec­tos so­bre sa­la­rios bas­tan­te ba­jos, com­pa­ra­do con lo que uno po­dría an­ti­ci­par, y nor­mal­men­te en­fo­ca­dos a gru­pos muy es­pe­cí­fi­cos, que son muy sus­ti­tu­tos al mi­gran­te que lle­ga. Por ejem­plo, uno po­dría pen­sar que los afro­ame­ri­ca­nos en EEUU su­frie­ron cuan­do hu­bo la gran ola de mi­gra­ción la­ti­na en EE.UU., pe­ro la ver­dad es que el afro­ame­ri­cano tie­ne una ca­rac­te­rís­ti­ca que lo dis­tin­gue mu­cho del la­tino que es ha­blar bien in­glés, en­ton­ces hay bas­tan­te evi­den­cia que esa di­fe­ren­cia lin­güís­ti­ca pro­te­gió de al­gu­na ma­ne­ra al ame­ri­cano con po­ca ca­li­fi­ca­ción de la com­pe­ten­cia. Los que fue­ron más per­ju­di­ca­dos por la ola de mi­gra­ción la­ti­nos fue­ron los la­ti­nos de se­gun­da ge­ne­ra­ción, los hi­jos de la­ti­nos que no te­nían más que la se­cun­da­ria com­ple­ta, esos fue­ron los que su­frie­ron.

¿Có­mo pue­de la eco­no­mía chi­le­na ab­sor­ber la lle­ga­da de inmigrantes?

—Uno po­dría pen­sar que los mi­gran­tes bo­li­via­nos, pe­rua­nos, co­lom­bia­nos en Chi­le son un po­co sus­ti­tu­to al mi­gran­te la­tino que lle­ga a EEUU, pe­ro igual no he­mos en­con­tra­do el efec­to que ha­bía­mos pen­sa­do po­dría­mos ver. Es­to nos lle­van a pen­sar que hay otro mar­gen de ajus­te, que la eco­no­mía tie­ne mu­chas ma­ne­ras de ab­sor­ber esos mi­gran­tes, am­plián­do­se, pro­du­cien­do más po­ten­cial­men­te en Chi­le, ex­por­tan­do más por­que se tie­ne un mer­ca­do in­ter­na­cio­nal bas­tan­te abier­to y que esas co­sas pue­den ex­pli­car la fal­ta de efec­tos.

¿Pe­ro esos efec­tos se van más allá del ci­clo eco­nó­mi­co? Por­que pa­re­cie­ra que es más fá­cil cuan­do hay boom.

—Se ha tra­ta­do de mi­rar en si­tua­cio­nes en que sea más difícil, y no se ha vis­to tan­ta di­fe­ren­cia. Aho­ra bien, los mi­gran­tes no son ton­tos. Hu­bo una gran sa­li­da des­de EE.UU. de vuelta a Mé­xi­co con la gran re­ce­sión, en­ton­ces los mi­gran­tes tam­bién en­tien­de que el mer­ca­do a ve­ces no les pue­de ofre­cer po­si­bi­li­da­des, y son bas­tan­te mó­vi­les y pue­den res­pon­der a eso. An­ti­ci­po que si Pe­rú o Bo­li­via es­tu­vie­sen en una ola de cre­ci­mien­to mu­cho más rá­pi­da que Chi­le uno po­dría ver el fe­nó­meno re­ver­so. Si Ve­ne­zue­la tie­ne una si­tua­ción po­lí­ti­ca más es­ta­ble, tam­bién po­dría­mos ver per­so­nas de vuelta.

¿Hay di­fe­ren­cia en la mo­vi­li­dad en­tre los me­nos ca­li­fi­ca­dos y los más ca­li­fi­ca­dos?

—La li­te­ra­tu­ra ar­gu­men­ta que hay res­tric­ción al cré­di­to en la de­ci­sión de emi­grar. Los muy po­bres no son ca­pa­ces de to­mar el avión e ir­se, en­ton­ces hay al­go de eso. Los que tie­nen más re­cur­sos, suel­dos más al­tos, son cla­ra­men­te más ca­pa­ces de res­pon­der a eso, pe­ro tam­bién fue­ron pro­ba­ble­men­te los pri­me­ros que lle­ga­ron.

¿En­ton­ces en Chi­le hay es­pa­cio pa­ra la lle­ga­da de más mi­gran­tes, sin ma­yo­res efec­tos en el mer­ca­do la­bo­ral?

—Esa es la pre­dic­ción que uno pue­de en­con­trar, o que si hay, van a ha­cer efec­tos bas­tan­te li­mi­ta­dos.

¿De qué otra for­ma se pue­de abor­dar la lle­ga de inmigrantes?

—La eco­no­mía ha tra­ba­ja­do mu­cho en el efec­to so­bre los na­ti­vos, pe­ro muy po­co so­bre có­mo ha­cer que su in­te­gra­ción sea más fá­cil, más flui­da. Es un po­co ilu­so pen­sar que si no se ha­ce na­da se van a ir. La di­fe­ren­cia de in­gre­sos, de bie­nes­tar, en­tre Chi­le y los paí­ses don­de vie­ne la mi­gra­ción es muy al­ta, en­ton­ces la mi­gra­ción no va a pa­rar. En vez de te­ner esa ac­ti­tud tra­te­mos de que los mi­gran­tes sean más in­te­gra­dos, más re­co­no­ci­dos y que ahí la eco­no­mía chi­le­na pue­de apro­ve­char­los me­jor.P

“La eco­no­mía tie­ne mu­chas ma­ne­ras de ab­sor­ber la mi­gra­ción, am­plián­do­se, pro­du­cien­do más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.