Gui­ller­mo La­rraín: “La jus­ti­cia so­cial es una as­pi­ra­ción, pe­ro por el so­lo he­cho de una nue­va Cons­ti­tu­ción no va­mos a ser me­jo­res en 5 o 10 años más”.

Pulso - - PORTADA - Una en­tre­vis­ta de MIRIAM LEI­VA P.

—El eco­no­mis­ta y ex­su­per­in­ten­den­te afir­ma que el agua es un bien co­mún de acuer­do a la teo­ría de la pri­me­ra mu­jer en re­ci­bir el No­bel de Eco­no­mía. —“La jus­ti­cia so­cial es una as­pi­ra­ción, pe­ro por el so­lo he­cho de te­ner una nue­va Cons­ti­tu­ción no va­mos a ser me­jo­res en 5 o 10 años más”, in­di­ca.

Un em­pren­di­mien­to aca­dé­mi­co in­ter­dis­ci­pli­na­rio ini­cia­ron las fa­cul­ta­des de De­re­cho y de Eco­no­mía y Ne­go­cios de la U. de Chi­le pa­ra acom­pa­ñar el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, a car­go del abo­ga­do Ro­dri­go Pardow y del eco­no­mis­ta Gui­ller­mo La­rraín, más un co­mi­té edi­to­rial pa­nu­ni­ver­si­ta­rio.

Lexen Cons­ti­tu­ción 2022, co­mo se de­no­mi­na es­ta pla­ta­for­ma mul­ti­me­dia -que cam­bia­rá de nom­bre si ga­na el Aprue­bo-, cuen­ta con el apo­yo de alum­nos, con un ca­nal co­la­bo­ra­ti­vo, y en­tre­vis­tas a ex­mi­nis­tros. Ya han rea­li­za­do dos se­mi­na­rios so­bre pro­ce­sos si­mi­la­res en Co­lom­bia y Su­dá­fri­ca, y en dos se­ma­nas se re­fe­ri­rán a la ex­pe­rien­cia de Es­pa­ña. “El ideal es que es­te si­tio sir­va pa­ra quie­nes es­tén en la con­ven­ción cons­ti­tu­yen­te. Que­re­mos ser una re­fe­ren­cia y que aquí en­cuen­tren un gra­do de re­fle­xión im­por­tan­te, pro­fun­da, plu­ra­lis­ta, y que re­fle­je el sen­tir del mun­do aca­dé­mi­co chi­leno”, ex­pli­ca el ex­su­per­in­ten­den­te.

Apar­te del si­tio di­gi­tal, es­pe­ra pre­sen­tar en no­viem­bre su li­bro so­bre es­ta ma­te­ria lla­ma­do “La es­ta­bi­li­dad del con­tra­to so­cial” del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca. “Hay que te­ner un op­ti­mis­mo ra­cio­nal so­bre el pro­ce­so, pue­de que las re­glas gus­ten más o me­nos, pe­ro no son re­glas ton­tas, sino que tie­nen cier­ta ra­cio­na­li­dad que nos dan una opor­tu­ni­dad co­mo país de re­sol­ver bien es­te en­tuer­to ins­ti­tu­cio­nal”.

El pró­xi­mo 25 de oc­tu­bre vo­ta­rá Aprue­bo y con­ven­ción cons­ti­tu­yen­te, por­que la con­si­de­ra más trans­pa­ren­te, con me­nos con­flic­tos de in­tere­ses. “Es­te pro­ble­ma re­quie­re una so­lu­ción ins­ti­tu­cio­nal y esa op­ción es la for­ma de ca­na­li­zar con le­gi­ti­mi­dad e in­clu­si­va­men­te las vi­sio­nes con­tra­dic­to­rias que hay en la so­cie­dad chi­le­na”, sos­tie­ne La­rraín. La cam­pa­ña del Re­cha­zo men­cio­na co­mo fac­tor en con­tra el no pa­gar otro Con­gre­so, ¿qué opi­na?

—Es una de las ra­zo­nes da­das que me dan más ra­bia. Es­te pro­ce­so es­tá re­sol­vien­do una cri­sis que el úl­ti­mo tri­mes­tre del año pa­sa­do le cos­tó al país va­rios pun­tos del PIB (Pro­duc­to In­terno Bru­to), en la me­di­da que lo re­sol­va­mos y aun­que nos cues­te 5,10 o 20 mi­llo­nes de dó­la­res, no tie­ne na­da que ver con los 2 a 4 pun­tos del PIB que cos­tó el es­ta­lli­do. Esa crí­ti­ca no tie­ne pro­por­ción, me pa­re­ce ab­sur­da.

Hay vo­ces se­ña­lan­do que se es­tá co­lo­can­do mu­cha es­pe­ran­za en es­te pro­ce­so y que la Cons­ti­tu­ción no cam­bia­rá na­da, desafec­tan­do más aún a la gen­te, ¿qué opi­na? —En el día a día, la gen­te va a se­guir exac­ta­men­te igual. Sin em­bar­go, cuan­do he­mos con­ver­sa­do so­bre sus ex­pe­rien­cias con sud­afri­ca­nos y co­lom­bia­nos, nos di­cen que hay un cam­bio no ma­te­rial sino que in­tan­gi­ble, co­mo es que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país los re­pre­sen­ta. A lo me­jor hay gen­te que no sa­be va­lo­rar­lo, o des­de pun­to de vis­ta de la de­re­cha la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ac­tual sí los re­pre­sen­ta y no en­tien­den por qué cam­biar­lo. El pun­to es que de­be re­pre­sen­tar a to­do el país.

Si ga­na el Aprue­bo, eco­no­mis­tas han aler­ta­do que Chi­le que­da­rá con un cre­ci­mien­to en torno al 2%, ¿ha­brá un freno eco­nó­mi­co?

—Y si ga­na­ra el Re­cha­zo, ¿va­mos a cre­cer al 5%? Me gus­ta­ría ver un eco­no­mis­ta que ar­gu­men­ta­ra cuál es ese me­ca­nis­mo. Acá hay in­cer­ti­dum­bre, por­que hay un pro­ble­ma po­lí­ti­co no re­suel­to, en­ton­ces la pre­gun­ta es qué op­ción del ple­bis­ci­to re­suel­ve me­jor ese pro­ble­ma, y yo creo que es el Aprue­bo, y que el Re­cha­zo es só­lo ne­ga­ción. ¿En­ton­ces el 2% de cre­ci­mien­to se­gui­rá igual con am­bas op­cio­nes? —Es cier­to que es­ta dis­cu­sión abri­rá nue­vas fron­te­ras y eso ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre, pe­ro si se exa­mi­nan otros pro­ce­sos bien di­se­ña­dos, tam­bién tu­vie­ron un pe­que­ño cos­to de cor­to pla­zo. La di­fe­ren­cia es que en el Aprue­bo hay un ca­mino de sa­li­da ins­ti­tu­cio­nal que va a ca­na­li­zar el con­flic­to po­lí­ti­co y so­cial, per­mi­tien­do que esa so­lu­ción sea com­pa­ti­ble con ma­yor cre­ci­mien­to.

¿Se abri­rá la dis­cu­sión so­bre el de­re­cho de pro­pie­dad, que des­pier­ta te­mo­res y du­das?

—Creo que más de dos ter­cios del país es­pe­ra que se les res­pe­te su de­re­cho de pro­pie­dad, in­clu­so más que en la dic­ta­du­ra, cuan­do alla­na­ban las ca­sas sin or­den ju­di­cial. Hay que lo­grar que es­te de­re­cho sir­va pa­ra pro­te­ger la li­ber­tad de la gen­te, hay que re­for­zar­lo. El te­ma del de­re­cho de pro­pie­dad tie­ne nom­bre y ape­lli­do: agua y per­te­nen­cias mi­ne­ras.

Con ra­zón se preo­cu­pan quie­nes tie­nen de­re­chos de agua.

—Acá hay un pro­ble­ma con los lla­ma­dos bie­nes co­mu­nes, co­mo son el agua o los bor­des cos­te­ros. La teo­ría eco­nó­mi­ca de los bie­nes co­mu­nes es re­cien­te y bas­tan­te pos­te­rior a la Cons­ti­tu­ción del 80, en­ton­ces hay que ajustarse a es­ta nue­va reali­dad. Hoy nos da­mos cuen­ta que hay bie­nes que sin ser pú­bli­cos no son pri­va­dos. En el Có­di­go de Aguas se lo tra­ta co­mo un bien pri­va­do, pe­ro cuan­do el agua vie­ne de la Cor­di­lle­ra o es­tá en un río, no es tan cla­ro de quién es. Hay un con­flic­to de de­re­chos de pro­pie­dad. La teo­ría de los bie­nes co­mu­nes, que desa­rro­lló la pri­me­ra mu­jer que ga­nó el Pre­mio No­bel de eco­no­mía, Eli­nor Os­trom, es que el agua no es un bien pri­va­do, sino des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, un bien co­mún.

¿Es pro­ba­ble que ese de­re­cho de pro­pie­dad sea res­trin­gi­do?

—Va a ha­ber un cam­bio, aun­que es di­fí­cil de­cir pa­ra dón­de. Es im­por­tan­te res­pe­tar los con­tra­tos fir­ma­dos, y si se lle­ga­ra a de­ter­mi­nar en el fu­tu­ro que hay un in­te­rés pú­bli­co, el Es­ta­do ten­drá que ex­pro­piar y pa­gar al due­ño lo que co­rres­pon­da. Eso di­cen to­das las cons­ti­tu­cio­nes sen­sa­tas. Siem­pre hay una fun­ción so­cial de la pro­pie­dad, lo que pa­sa es que en nues­tra Cons­ti­tu­ción es­tá me­dio di­lui­da.

¿El agua pa­sa por el de­re­cho de pro­pie­dad o es de­re­cho esen­cial? —Se tie­nen que de­fi­nir cuá­les son los de­re­chos bá­si­cos y el agua de­be ser uno de ellos por­que es esen­cial pa­ra la vi­da, por lo tan­to de­be te­ner un tra­to es­pe­cial. El pun­to es có­mo se asig­na es­te re­cur­so es­ca­so en­tre ne­ce­si­da­des múl­ti­ples. El mer­ca­do es una for­ma de asig­nar que fun­cio­na bien en bie­nes pri­va­dos, pe­ro no ope­ra tan bien en bie­nes co­mu­nes. Hay que pen­sar en una re­gla cons­ti­tu­cio­nal ade­cua­da, por­que la na­tu­ra­le­za del bien es dis­tin­ta. Hay que sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des de sa­lud, ali­men­ta­ción, agua, y la pre­gun­ta es có­mo el Es­ta­do ge­ne­ra re­glas del jue­go pa­ra que esa sa­tis­fac­ción sea efi­cien­te, ello im­pli­ca dis­tin­tas com­bi­na­cio­nes de Es­ta­do y mer­ca­do, no

hay una so­la pa­ra to­do.

¿Ha­cia dón­de ten­de­rá el mo­de­lo ac­tual de Es­ta­do sub­si­dia­rio?

—Una Cons­ti­tu­ción re­fle­ja creen­cias, y en al­gún mi­nu­to fue tal el des­or­den que ge­ne­ró la ex­pan­sión fuer­te e inor­gá­ni­ca del Es­ta­do, en­tre los años 60 y 70, que el prin­ci­pio de sub­si­da­rie­dad de­ter­mi­na que lo que pue­den ha­cer los pri­va­dos no lo ha­ga el Es­ta­do, in­ter­po­nien­do un mu­ro gi­gan­tes­co en­tre uno y otro. Pe­ro esa creen­cia ha ido des­apa­re­cien­do, por­que ya se ins­ta­ló la se­pa­ra­ción y hoy se ha­bla de una co­la­bo­ra­ción en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do, lo cual quie­re de­cir que el prin­ci­pio de sub­si­da­rie­dad va a cam­biar. Hay que bus­car prin­ci­pios que ayu­den a armonizar am­bos.

¿Có­mo se ar­mo­ni­za cuan­do pa­re­cie­ra que só­lo hay dos ca­mi­nos: sub­si­dia­rio o em­pre­sa­rio?

—Es­tá el Es­ta­do em­pre­sa­rio y el em­pren­de­dor. En Chi­le tu­vi­mos el pri­me­ro cuan­do se desa­rro­lló la En­de­sa, Hua­chi­pa­to, etc., y eso, sal­vo ex­cep­cio­nes, fun­cio­nó más o me­nos ti­ran­do pa­ra mal, por­que en su na­tu­ra­le­za el Es­ta­do tie­ne de­ma­sia­dos con­flic­tos de in­te­rés en la ges­tión de una em­pre­sa. Ello es del pa­sa­do, dis­tin­to al Es­ta­do em­pren­de­dor que pue­de ca­ta­li­zar po­lí­ti­cas de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo que per­mi­tan al sec­tor pri­va­do mo­vi­li­zar ca­pa­ci­da­des.

¿No ve una de­man­da so­cial pa­ra que el Es­ta­do asu­ma em­pre­sa­rio en áreas don­de se han evi­den­cia­do fa­llas, co­mo en los re­me­dios?

—Uno no pue­de ce­rrar­se a que el Es­ta­do cum­pla un rol en esas ma­te­rias, de he­cho hay co­mo 200 far­ma­cias po­pu­la­res. Pe­ro es un lla­ma­do a tra­ba­jar bien los te­mas de com­pe­ten­cia. En la nue­va Cons­ti­tu­ción hay que dis­cu­tir qué ti­po de eco­no­mía que­re­mos: una que se de­di­que a pro­mo­ver la com­pe­ten­cia o va­mos a con­tra­rres­tar­lo con otros ob­je­ti­vos co­mo la des­con­cen­tra­ción eco­nó­mi­ca de la pro­pie­dad, co­mo la Cons­ti­tu­ción de Di­na­mar­ca.

¿Esa ma­te­ria de­bie­se ser cons­ti­tu­cio­nal?

—Es bas­tan­te cla­ro que al te­ma de los abu­sos y de la con­cen­tra­ción hay que dar­le al­gu­na di­men­sión, una ca­bi­da que de­be ser com­pa­ti­ble con el cre­ci­mien­to y el pro­gre­so ma­te­rial. Hay que re­cor­dar que la pa­la­bra abu­so fue la que más sur­gió en el es­ta­lli­do so­cial y hay que ha­cer­se car­go.

¿Cuá­les son las al­ter­na­ti­vas pa­ra de­fi­nir el sis­te­ma eco­nó­mi­co?

—El mun­do bá­si­ca­men­te es­tá or­ga­ni­za­do en torno a una eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta, y no creo que ha­ya mu­cho mar­gen pa­ra cam­biar­lo. Pe­ro no hay una eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta, sino mu­chas, y creo que de­be­mos en­ri­que­cer el aba­ni­co de for­mas de or­ga­ni­zar el apa­ra­to pro­duc­ti­vo. Es­toy pen­san­do en que he­mos cre­ci­do mu­cho en torno a pro­mo­ver las so­cie­da­des anó­ni­mas, don­de lo que im­por­ta es el due­ño del ca­pi­tal, de­jan­do de la­do un sec­tor que es el sec­tor coo­pe­ra­ti­vo, que en Ale­ma­nia re­pre­sen­ta ca­si un ter­cio del sis­te­ma ban­ca­rio.

Sus crí­ti­cos se­ña­lan que es­ta Cons­ti­tu­ción de los 80 pro­mue­ve el in­di­vi­dua­lis­mo, ¿qué otra di­men­sión po­dría te­ner?

—La fór­mu­la más uti­li­za­da es la que tie­ne la Cons­ti­tu­ción ale­ma­na, que es un Es­ta­do so­cial de de­re­chos y ese de­be­ría ser el nor­te. Te­ner un mar­co ins­ti­tu­cio­nal que pro­mue­va el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la jus­ti­cia so­cial y la li­ber­tad, esa es la tría­da im­por­tan­te. En Chi­le lo que más cal­za­ba en 1980 era un Es­ta­do neo­li­be­ral que pu­so to­do el apa­ra­ta­je ins­ti­tu­cio­nal al ser­vi­cio de los mer­ca­dos, pe­ro eso sir­vió un tiem­po, y aho­ra hay que dar­le pa­so a un ti­po de eco­no­mía dis­tin­ta.

Un Es­ta­do que de­ba ga­ran­ti­zar más de­re­chos pue­de pre­sio­nar las fi­nan­zas pú­bli­cas, ¿có­mo se equi­li­bra ese as­pec­to si Chi­le de­ci­de ca­mi­nar ha­cia allá?

—La ex­pan­sión de de­re­chos no tie­ne mu­cha vuel­ta, va a te­ner lu­gar igual. El pun­to es có­mo ha­cer­lo com­pa­ti­ble con el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pa­ra fi­nan­ciar esos de­re­chos, por­que si no se cre­ce es­ta­mos fri­tos y en­tra­ría­mos en un círcu­lo vi­cio­so ab­sur­do. Se pue­de de­cir que es un Es­ta­do so­cial de de­re­chos, pe­ro de ahí no se de­du­ce que se de­ba ga­ran­ti­zar por la vía ju­di­cial ca­da de­re­cho que al­guien re­cla­me. Se­ría útil in­cor­po­rar un prin­ci­pio de sus­ten­ta­bi­li­dad fis­cal o de so­li­da­ri­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal.

¿La po­tes­tad del gas­to de­be se­guir so­lo en ma­nos del Eje­cu­ti­vo?

—Hay que to­mar­lo con cui­da­do, por al­go es­tá ahí. Hay que bus­car un equi­li­brio en­tre re­du­cir el ex­ce­si­vo po­der del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca con el razonable ma­ne­jo de las fi­nan­zas pú­bli­cas.

¿Có­mo ve la dis­cu­sión de la au­to­no­mía del Ban­co Cen­tral (BC)?

—Hay opi­nio­nes dis­pa­res, pe­ro no veo al prin­ci­pio de au­to­no­mía cues­tio­na­do. El BC ha he­cho una pe­ga muy bue­na de le­gi­ti­ma­ción an­te la opi­nión pú­bli­ca, con se­rie­dad, com­pro­mi­so, neu­tra­li­dad, que es muy va­lio­sa. Sí pue­de ha­ber de­ba­te so­bre los ti­pos de au­to­no­mía, que es le­gí­ti­mo, y hoy lo tie­nen el BCE y la Re­ser­va Fe­de­ral. Es un de­ba­te que las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas de­ben acep­tar, no hay que asus­tar­se por ello.

¿ Se pue­de avan­zar en equi­dad a tra­vés de una nue­va Cons­ti­tu­ción?

—La evi­den­cia es dé­bil. El ob­je­ti­vo razonable de una nue­va Cons­ti­tu­ción de­be ser de­mo­cra­ti­zar, una me­jor asig­na­ción del po­der, un sis­te­ma po­lí­ti­co más po­ro­so res­pec­to de las ne­ce­si­da­des de la gen­te, pro­duc­to de lo cual a lo me­jor va­mos a lo­grar ser un país más equi­ta­ti­vo. La jus­ti­cia so­cial es una as­pi­ra­ción, pe­ro por el so­lo he­cho de te­ner una nue­va Cons­ti­tu­ción no va­mos a ser me­jo­res en 5 o 10 años más.P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.