ILU­MI­NA­CIÓN QUE VA­LO­RI­ZA ES­PA­CIOS

La luz es un ele­men­to im­pres­cin­di­ble en to­do pro­yec­to, pues per­mi­te agre­gar cua­li­da­des a los dis­tin­tos es­pa­cios. Las nue­vas tec­no­lo­gías abren po­si­bi­li­da­des in­fi­ni­tas a la ho­ra de en­tre­gar per­so­na­li­dad a un am­bien­te.

Que Pasa - Especiales - - Arquitectura - Por Va­les­ka Sil­va Pohl

Pa­ra la ar­qui­tec­ta Mó­ni­ca Pé­rez, la ilu­mi­na­ción es “una mez­cla de ar­te y téc­ni­ca, que otor­ga va­lor y per­so­na­li­dad a los es­pa­cios ur­ba­nos y par­ti­cu­la­res”. Lo di­ce con co­no­ci­mien­to: su ofi­ci­na, Ar­qui­luz, ha desa­rro­lla­do im­por­tan­tes pro­yec­tos a ni­vel na­cio­nal y ella, ade­más, es miem­bro de la Usgbc (Uni­ted Sta­tes Green Buil­ding Coun­cil) de la IES (Illu­mi­na­ting En­gi­nee­ring So­ciety) y Con­se­je­ra de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción. “El ma­ne­jo de la luz es lo que per­mi­te la vi­da en los es­pa­cios. La ilu­mi­na­ción na­tu­ral o ar­ti­fi­cial cum­ple un rol fun­da­men­tal en el di­se­ño de los edi­fi­cios, cual­quie­ra sea su na­tu­ra­le­za. Me­dian­te la ilu­mi­na­ción se lo­gra la ver­da­de­ra esen­cia y sig­ni­fi­ca­do de ca­da uno de ellos. Los es­pa­cios, co­mo de­cía Le Cor­bu­sier, ‘son un jue­go de vo­lú­me­nes ba­jo los efec­tos de la luz’. Los ar­qui­tec­tos pien­san con luz, crean con luz e ima­gi­nan con luz”, se­ña­la. Los es­pe­cia­lis­tas en ilu­mi­na­ción son muy re­le­van­tes en ca­da ins­tan­cia, sea de ar­qui­tec­tu­ra, di­se­ño, ar­te o in­ge­nie­ría, pues los ob­je­ti­vos y re­qui­si­tos de ca­da uno de ellos son ca­da vez más com­ple­jos. “Es­tos son ne­ce­sa­rios en to­das las áreas, na­die pue­de do­mi­nar la gran can­ti­dad de dis­ci­pli­nas li­ga­das a la ar­qui­tec­tu­ra y la cons­truc­ción. Si el tra­ba­jo se cen­tra prin­ci­pal­men­te en el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, se ne­ce­si­ta un ab­so­lu­to do­mi­nio de la ar­qui­tec­tu­ra, ten­den­cias, ma­te­ria­les, co­no­ci­mien­to pro­fun­do de nor­ma­ti­vas, tec­no­lo­gías, con­tro­les, au­to­ma­ti­za­ción y, so­bre to­do, los re­que­ri­mien­tos de las per­so­nas”. Mó­ni­ca Pé­rez fue vi­sio­na­ria; des­de que ter­mi­nó Ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, se ha es­pe­cia­li­za­do en ilu­mi­na­ción. “En­ton­ces, la luz ar­ti­fi­cial no era un ele­men­to li­ga­do a la ar­qui­tec­tu­ra ni al di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, pe­ro me pa­re­ció in­tere­san­te ex­plo­rar una nue­va al­ter­na­ti­va

pa­ra en­fren­tar la pro­fe­sión. Vi­sua­li­cé una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer al­go di­fe­ren­te a la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal, no exen­ta de ries­go, preo­cu­pa­cio­nes e in­cer­ti­dum­bre… Creo que fue un em­pren­di­mien­to es­pon­tá­neo, con­tro­ver­sial pa­ra la épo­ca”. De­di­có gran par­te de su tiem­po y re­cur­sos pa­ra asis­tir a en­tre­na­mien­tos re­la­cio­na­dos con la dis­ci­pli­na, to­dos muy téc­ni­cos y ale­ja­dos de la ar­qui­tec­tu­ra. “Lue­go, em­pe­cé a bus­car clien­tes que con­fia­ran en que el ma­ne­jo de la luz se­ría un nue­vo alia­do pa­ra sus pro­yec­tos. Los en­con­tré en mis pro­pios co­le­gas, in­no­va­do­res y vi­sio­na­rios que apo­ya­ron la idea con en­tu­sias­mo, per­mi­tién­do­me par­ti­ci­par en sus equi­pos”. Hoy la ar­qui­tec­tu­ra de la luz es tan im­por­tan­te co­mo la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios. “Sin luz no hay es­pa­cio. ¿De qué sir­ve una bue­na dis­tri­bu­ción en plan­ta si no hay re­la­ción con el buen uso de la luz na­tu­ral o un buen di­se­ño de ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial? Sim­ple­men­te, no se pue­de ha­bi­tar”. Re­le­van­te ha si­do, por ejem­plo, el desa­rro­llo de es­te con­cep­to de ar­qui­tec­tu­ra de la ilu­mi­na­ción en es­pa­cios co­mo la co­ci­na y los ba­ños. Em­pre­sas del ru­bro, co­mo HBT, así lo en­ten­die­ron, ya que “la ilu­mi­na­ción acen­túa el di­se­ño del mo­bi­lia­rio que va in­cor­po­ra­do en es­tos es­pa­cios y otor­ga ca­li­dez a es­tos lu­ga­res, que an­tes se ca­te­go­ri­za­ban co­mo fríos e im­per­so­na­les. La ilu­mi­na­ción es, sin du­da, par­te del di­se­ño, y un ele­men­to más que de­be es­tar con­si­de­ra­do”, se­ña­lan. De­be­mos en­ten­der que la ilu­mi­na­ción, na­tu­ral o ar­ti­fi­cial, va­lo­ri­za los es­pa­cios cuan­do se ma­ne­ja en can­ti­dad y ca­li­dad. La luz siem­pre ha si­do una preo­cu­pa­ción en el di­se­ño de la ar­qui­tec­tu­ra, y ello se ma­ni­fies­ta en que los pro­yec­tos de ilu­mi­na­ción son un re­que­ri­mien­to obli­ga­do en los ac­tua­les pro­yec­tos. Una mi­ra­da glo­bal mues­tra que lo que se di­se­ña y rea­li­za en Chi­le es­tá a la al­tu­ra de los gran­des desa­rro­llos in­ter­na­cio­na­les. Las co­mu­ni­ca­cio­nes han fa­ci­li­ta­do el ac­ce­so a to­da la in­for­ma­ción vi­sual dis­po­ni­ble, co­mo así tam­bién a to­do ti­po de pro­duc­tos, ten­den­cias y ti­po­lo­gías de equi­pos. Un buen pro­yec­to de luz es aquel que for­ma par­te del di­se­ño in­te­gral y se ajus­ta a los pa­rá­me­tros de di­se­ño in­for­ma­dos y con­ver­sa­dos con el clien­te en to­dos los as­pec­tos. Ca­da pro­yec­to tie­ne sus pro­pias ne­ce­si­da­des; to­dos son im­por­tan­tes, to­dos di­fe­ren­tes. To­do buen pro­yec­to de ilu­mi­na­ción es aquel que es fac­ti­ble de rea­li­zar, que es­tá con­sen­sua­do en equi­po, coor­di­na­do y no bri­lla por sí mis­mo, sino co­mo par­te del con­jun­to.

Pa­ra Pé­rez, “an­tes la luz era un com­po­nen­te ais­la­do que se aña­día una vez con­clui­da la obra, sin em­bar­go, la prin­ci­pal ten­den­cia li­ga­da a la ar­qui­tec­tu­ra y al di­se­ño es que

hoy es una ab­so­lu­ta ne­ce­si­dad. La in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de la ilu­mi­na­ción avan­zan a la ve­lo­ci­dad de la luz, lo que sig­ni­fi­ca que los co­no­ci­mien­tos en es­ta ma­te­ria de­ben es­tar en cons­tan­te re­no­va­ción. Asi­mis­mo, es muy im­por­tan­te ser más efec­ti­vos en có­mo tra­du­ci­mos los avan­ces en tec­no­lo­gía y los re­que­ri­mien­tos pro­pios de un pro­yec­to, en tiem­pos de pla­ni­fi­ca­ción ca­da vez más aco­ta­dos”.

Un mis­mo lu­gar pue­de cam­biar ra­di­cal­men­te de ca­rác­ter se­gún el mo­do de ilu­mi­nar­lo. Pe­ro ilu­mi­nar ca­da es­pa­cio en fun­ción del am­bien­te desea­do no es ta­rea fá­cil. Uno de los fac­to­res que han in­ci­di­do di­rec­ta­men­te en el ma­ne­jo de la luz en la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na es, sin lu­gar a du­das, el de las nue­vas tec­no­lo­gías. Des­de la am­po­lle­ta in­can­des­cen­te has­ta las led, ha ha­bi­do un gran sal­to.

“Es im­pen­sa­ble no con­si­de­rar en un pro­yec­to ac­tual la sus­ten­ta­bi­li­dad y la sos­te­ni­bi­li­dad, tan­to en el ma­ne­jo de la luz na­tu­ral co­mo ar­ti­fi­cial. El aho­rro de ener­gía, la vi­da útil, la tem­pe­ra­tu­ra de las fuen­tes, el co­lor, el pre­cio, el tiem­po de re­tro pa­go de la in­ver­sión ini­cial, el ser­vi­cio de los pro­vee­do­res y otros de­ben ser con­si­de­ra­dos en el pro­ce­so de desa­rro­llo de un pro­yec­to. Y da­do que la in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de la ilu­mi­na­ción avan­zan muy rá­pi­do, los co­no­ci­mien­tos en es­ta ma­te­ria de­ben es­tar en cons­tan­te re­no­va­ción. No­so­tros co­mo pro­fe­sio­na­les en es­ta área —pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos de sos­te­ni­bi­li­dad— de­be­mos com­par­tir los co­no­ci­mien­tos con man­dan­tes, ar­qui­tec­tos y cons­truc­to­res, en un pro­ce­so de edu­ca­ción con­ti­nua. Los desafíos no son fu­tu­ros, son ac­tua­les; ca­da día hay al­go nue­vo que su­mar al re­sul­ta­do de los edi­fi­cios y la ciu­dad. Ilu­mi­nar me­jor con me­nos” con­clu­ye Mó­ni­ca Pé­rez.

“El aho­rro de ener­gía, la vi­da útil, la tem­pe­ra­tu­ra de las fuen­tes, el co­lor, el pre­cio, el ser­vi­cio de los pro­vee­do­res y otros de­ben ser con­si­de­ra­dos en el pro­ce­so de desa­rro­llo de un pro­yec­to”.

Y no se tra­ta só­lo de pro­yec­tos en eje­cu­ción o cons­truc­ción. La tec­no­lo­gía led, por ejem­plo, pue­de in­cor­po­rar­se den­tro de cual­quier vi­vien­da, da lo mis­mo su an­ti­güe­dad; só­lo hay que ha­cer una co­rrec­ta pla­ni­fi­ca­ción y di­se­ño de dón­de y qué ilu­mi­na­ción se in­cor­po­ra­rá. En ba­ños y co­ci­nas -uno de los es­pa­cios más re­no­va­dos y mo­der­ni­za­dos en el ca­so de de­par­ta­men­tos y ca­sas usa­das- “se pri­vi­le­gia su uso por­que no ge­ne­ra ca­lor, es se­gu­ra y (si es de bue­na ca­li­dad), fun­cio­na eter­na­men­te. Ade­más per­mi­te in­cor­po­rar­la en mue­bles de­bi­do a sus pe­que­ñas di­men­sio­nes. Los avan­ces de la luz led son enor­mes, pe­ro es im­por­tan­te ele­gir ca­li­dad”, ex­pli­can en HBT.

En In­mo­bi­lia­ria Al­mahue la ilu­mi­na­ción tam­bién es de su­ma im­por­tan­cia, “par­tien­do de la ba­se de ex­plo­tar al má­xi­mo la luz na­tu­ral, tan­to en sus es­pa­cios co­mu­nes co­mo al in­te­rior de los de­par­ta­men­tos. Por otra par­te, tam­bién nos preo­cu­pa­mos de que la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial sea la más ade­cua­da al lu­gar y al es­pa­cio. In­ten­ta­mos que sea mo­der­na, cá­li­da y so­bria al mis­mo tiem­po”. Agre­gan que “es­tá muy in­te­gra­da a los es­pa­cios, a los ob­je­tos. Se usa mu­cho la lu­mi­na­ria co­mo ob­je­to de ar­te y de­co­ra­ción, que apor­ta es­ti­lo y lu­mi­no­si­dad a los lu­ga­res. En to­do ca­so, la luz cam­bió, por­que se es­tá trans­for­man­do en un va­lor co­mún, sien­do ca­da vez más uti­li­za­dos los sis­te­mas led y de aho­rro de ener­gía”. La im­por­tan­cia de pro­mo­ver el aho­rro ener­gé­ti­co y apro­ve­char los re­cur­sos na­tu­ra­les a tra­vés de la ar­qui­tec­tu­ra es lo que des­ta­can en es­ta in­mo­bi­lia­ria. Mues­tra de ello son al­gu­nos de sus más re­cien­tes pro­yec­tos, co­mo las ofi­ci­nas Edi­fi­cio Cos­ta­ne­ra Lyon II, ubi­ca­do en la es­qui­na de Av. Andrés Be­llo y San­ta Mag­da­le­na, en Pro­vi­den­cia, don­de cuen­tan con un 30% de aho­rro de ener­gía, al igual que su­ce­de en tres pro­yec­tos ha­bi­ta­cio­na­les: Edi­fi­cio Ries­co 6540 Las Con­des y Ner­cas­seau 2300 y Sue­cia 2455, am­bos en Pro­vi­den­cia.◎

La Ar­qui­tec­ta Mó­ni­ca Pe­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.