LOS NUE­VOS TOWNHOUSES

Son ca­sas pa­rea­das de dos o tres pi­sos, con jar­dín pri­va­do y gran se­gu­ri­dad. Se in­te­gran bien a la ciu­dad. An­te la es­ca­sez de te­rreno en ba­rrios con­so­li­da­dos, es­te ti­po de pro­yec­tos ha ido en au­men­to. El di­se­ño y las ter­mi­na­cio­nes de es­tas vi­vien­das aho­ra

Que Pasa - Especiales - - Arquitectura - - Por Re­be­ca Ubi­lla Ma­drid.

Ins­pi­ra­das en ca­sas de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, los townhouses han irrum­pi­do con fuerza en Chi­le des­de ha­ce más de 20 años. Son una op­ción de vi­vien­da ca­da vez más va­lo­ra­da por los con­su­mi­do­res. Hoy se han co­men­za­do a es­ta­ble­cer en ba­rrios con­so­li­da­dos y es­tán mos­tran­do una ca­ra más so­fis­ti­ca­da en tér­mi­nos de di­se­ño y ter­mi­na­cio­nes. ¿Qué son los townhouses? Son vi­vien­das pa­rea­das con jar­dín pri­va­do y es­ta­cio­na­mien­to. Ge­ne­ral­men­te tie­nen dos o tres pi­sos (has­ta 4 dor­mi­to­rios) y cuen­tan con un di­se­ño in­no­va­dor. Se cons­tru­yen en te­rre­nos no muy gran­des. Se apro­ve­cha muy bien ca­da me­tro cua­dra­do. Sus di­men­sio­nes es­tán al­re­de­dor de los 120 me­tros cua­dra­dos y sus va­lo­res va­rían de­pen­dien­do del lu­gar don­de es­tén si­tua­dos. Os­ci­lan en­tre 4.000 y 10.000 UF. Son ca­sas que pri­vi­le­gian la fun­cio­na­li­dad de los es­pa­cios, el me­jor uso de las áreas co­mu­nes y el ba­jo cos­to de man­ten­ción de las áreas ver­des. Brin­dan to­das las co­mo­di­da­des de una vi­vien­da uni­ta­ria, pe­ro con la se­gu­ri­dad que se vin­cu­la a los de­par­ta­men­tos. Res­pec­to de las co­mu­nas con una ma­yor cons­truc­ción de es­te ti­po de pro­yec­tos se cuen­tan La Flo­ri­da, Ñu­ñoa, La Rei­na y tam­bién la zo­na nor­te de San­tia­go: Hue­chu­ra­ba, Qui­li­cu­ra y Chi­cu­reo (Co­li­na).

ES­CA­SEZ

Que la ciu­dad es­tá que­dan­do chi­ca no es no­ve­dad. Los townhouses han sur­gi­do co­mo una al­ter­na­ti­va a la ca­da vez más es­ca­sa tie­rra, in­te­grán­do­se de for­ma con­tex­tua­li­za­da a su en­torno y trans­for­mán­do­se en la op­ción pa­ra to­dos aque­llos que se in­cli­nan por no aban­do­nar las ca­sas. Ni­co­lás Izquierdo, sub­ge­ren­te de es­tu­dios de por­ta­lin­mo­bi­lia­rio.com, in­di­ca que “a par­tir del 2014 has­ta es­te año, es­te ti­po de pro­yec­tos ha co­men­za­do a ad­qui­rir ma­yor pre­sen­cia en el mer­ca­do. En el 2014 se in­cor­po­ró el do­ble de pro­yec­tos de townhouses en re­la­ción a 2013, y du­ran­te 2015 y 2016 se ha man­te­ni­do la ten­den­cia res­pec­to de 2014”. Pe­se a es­to, acla­ra que aún si­gue sien­do un por­cen­ta­je ba­jo res­pec­to de la in­te­gra­ción de pro­yec­tos en ge­ne­ral. A su vez, es­pe­ci­fi­ca que el pú­bli­co in­tere­sa­do en los townhouses “se com­po­ne en su ma­yo­ría de pa­re­jas de jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les, con 1 o 2 ni­ños, o bien, de ma­tri­mo­nios cu­yos hi­jos ya se fue­ron del ho­gar. Gen­te que pre­fie­re vi­vir en un lu­gar más re­du­ci­do, con las co­mo­di­da­des de una ca­sa”. Jessica Ara­ta, sub­ge­ren­te co­mer­cial de In­mo­bi­lia­ria Lo Cam­pino -que lle­gó ha­ce un par de años al mer­ca­do con el pri­mer pro­yec­to de vi­vien­das de townhouses en el cen­tro nor­te de la ca­pi­tal-, di­ce que “su de­man­da ha ido en cre­ci­mien­to y pro­yec­ta­mos que lo se­gui­rá ha­cien­do. El pú­bli­co va­lo­ra la fun­cio­na­li­dad de sus es­pa­cios, el me­jor uso de las áreas co­mu­nes y el me­nor cos­to en man­ten­ción de las áreas ver­des que la ro­dean”. An­te la es­ca­sez de te­rre­nos en ba­rrios con­so­li­da­dos, nue­vos pro­yec­tos de townhouses apa­re­cen en sec­to­res re­si­den­cia­les co­mo Ñu­ñoa y La Rei­na de la mano por ejem­plo- de la In­mo­bi­lia­ria Now. La apues­ta es por aque­llos que va­lo­ran su tiem­po y bus­can te­ner a su al­can­ce ser­vi­cios co­mo co­mer­cios y co­le­gios. Su ge­ren­te ge­ne­ral, Mau­ri­cio Leal, co­men­ta que “las co­mu­nas del sec­tor orien­te de San­tia­go brin­dan una gran can­ti­dad de ser­vi­cios, co­sa que en la pe­ri­fe­ria de la ciu­dad no es­tán al al­can­ce”. Quie­nes op­tan por los townhouses, di­ce Leal, “va­lo­ran pro­yec­tos aco­ta­dos en su es­ca­la y con una re­la­ción

◎ Los townhouses son una al­ter­na­ti­va a la es­ca­sa tie­rra, in­te­grán­do­se a su en­torno y trans­for­mán­do­se en la op­ción pa­ra to­dos los que se in­cli­nan por no aban­do­nar las ca­sas.

ar­mó­ni­ca con el ba­rrio. Nues­tros clien­tes cre­cie­ron en esos ba­rrios y no los quie­ren ver de­te­rio­ra­dos, sino trans­for­ma­dos ra­cio­nal­men­te”. In­di­ca tam­bién que el desa­rro­llo de los townhouses “son una ten­den­cia de paí­ses de­sa­rro­lla­dos, don­de las for­mas de den­si­fi­ca­ción son me­nos in­va­si­vas y se in­te­gran en ar­mo­nía sin pro­du­cir el quie­bre ur­bano en­tre torres de de­par­ta­men­tos en al­tu­ra y ba­rrios de ca­sas aisladas. Es una bue­na for­ma de apro­ve­char los be­ne­fi­cios de una bue­na co­nec­ti­vi­dad, pe­ro pre­ser­van­do el en­torno y sin de­te­rio­rar los ba­rrios: una den­si­fi­ca­ción sus­ten­ta­ble”.

NUE­VAS DI­NÁ­MI­CAS

Los townhouses lle­van más de un par de dé­ca­das en al­gu­nas ciu­da­des de Chi­le y han ido adap­tán­do­se a los nue­vos in­tere­ses y di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res. Los pro­yec­tos han de­bi­do evo­lu­cio­nar en su di­se­ño y ter­mi­na­cio­nes. Se es­ta­ble­cen co­mo una al­ter­na­ti­va de ar­qui­tec­tu­ra so­fis­ti­ca­da y se es­tá “re­des­cu­brien­do” una ar­qui­tec­tu­ra que, por mu­cho tiem­po, es­tu­vo asig­na­da a vi­vien­das aisladas en ex­clu­si­vo. Jessica Ara­ta in­di­ca que la gen­te hoy pre­fie­re los townhouses mo­der­nas, de te­chos

pla­nos. “Gran par­te de la ofer­ta in­mo­bi­lia­ria del mer­ca­do se ha ido ajus­tan­do a ese re­que­ri­mien­to, en lí­nea con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas y lí­neas mi­ni­ma­lis­tas pre­sen­tes en el di­se­ño al in­te­rior de las vi­vien­das”, re­cal­ca. Ara­ta di­ce que el di­se­ño in­te­rior de los townhouses de Lo Cam­pino -in­no­va­dor, de co­lo­res cla­ros y lí­neas sim­ples- “se cen­tra en la co­mo­di­dad y fle­xi­bi­li­dad pa­ra co­nec­tar los es­pa­cios. Ca­da uno en­tre­ga una sen­sa­ción de in­de­pen­den­cia, ideal cuan­do se tie­nen hi­jos más gran­des. To­do es­tá co­nec­ta­do en las áreas de uso co­mún de la ca­sa”. El in­gre­so a la vi­vien­da, se­ña­la, es por la par­te me­dia, don­de tam­bién se ubi­can el living, co­me­dor, co­ci­na ame­ri­ca­na y am­plias te­rra­zas. En los ni­ve­les su­pe­rio­res e in­fe­rior es­tán el dor­mi­to­rio prin­ci­pal (con wal­king clo­set) y los se­cun­da­rios, ade­más del ba­ño, pa­tio in­te­rior y te­rra­zas. En ter­mi­na­cio­nes, los townhouses tam­bién han in­cor­po­ra­do la no­ve­dad. En las ca­sas de Lo Cam­pino, por ejem­plo, se usa el gres por­ce­la­tano en el pi­so, un ma­te­rial que es re­sis­ten­te y es­té­ti­ca­men­te atrac­ti­vo. Ade­más, se in­cor­po­ra­ron puer­tas me­tá­li­cas con aca­ba­do ma­de­ra co­lor blan­co, que tie­nen me­jor vi­da útil que las de ma­de­ra an­te las va­ria­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra en el año. Las ven­ta­nas cuen­tan con ter­mo­pa­nel fo­lio­ma­de­ra, con ven­ta­na­les mu­ro a mu­ro en el living co­me­dor. Así se op­ti­mi­za la ilu­mi­na­ción na­tu­ral y se pro­vee de lu­mi­no­si­dad ra­cio­nal y eficiente.

SE­GUN­DA VI­VIEN­DA

Los townhouses tam­bién se han mos­tra­do co­mo una bue­na al­ter­na­ti­va de se­gun­da vi­vien­da. Es el ca­so del pro­yec­to Pa­ta­go­nia Vir­gin, que es tam­bién una gran op­ción de pri­me­ra vi­vien­da. El pro­yec­to na­ció en 2012 en Fru­ti­llar, en la Re­gión de los La­gos, y se es­tá ven­dien­do en su ter­ce­ra eta­pa. Pa­ta­go­nia Vir­gin –in­ser­to en la na­tu­ra­le­za­cuen­ta con 200 hec­tá­reas, can­cha de golf, can­chas de tenis, cir­cui­tos de trek­king, en­tre otros. En JLL, ges­tor in­mo­bi­lia­rio del pro­yec­to Pa­ta­go­nia Vir­gin Fru­ti­llar, se­ña­lan que “el di­se­ño de nues­tras cons­truc­cio­nes es­tá va­li­da­do hoy por los clien­tes. A fu­tu­ro se­gui­rán au­men­tan­do es­te ti­po de pro­duc­tos, apar­te del per­fec­cio­na­mien­to de ma­te­ria­li­da­des, di­se­ños e in­fra­es­truc­tu­ra”. Y agre­gan que “sa­be­mos que irá au­men­tan­do la de­man­da de es­te for­ma­to no só­lo co­mo se­gun­da vi­vien­da, sino que co­mo pri­me­ra tam­bién. Te­ne­mos una im­por­tan­te de­man­da de in­tere­sa­dos en es­te pro­yec­to que re­si­den en Puer­to Va­ras y que bus­can en Pa­ta­go­nia Vir­gin Fru­ti­llar tran­qui­li­dad y con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, que Puer­to Va­ras pue­de ofre­cer ca­da día me­nos”. Mau­ri­cio Leal, de In­mo­bi­lia­ria Now, in­di­ca fi­nal­men­te que “en la me­di­da que Chi­le, y en par­ti­cu­lar San­tia­go, al­can­ce un ma­yor ni­vel de desa­rro­llo, las for­mas de den­si­fi­ca­ción des­con­tex­tua­li­za­das irán en re­ti­ra­da o se ve­rán en­fren­ta­das a res­tric­cio­nes le­ga­les o de las co­mu­ni­da­des lo­ca­les. Cons­truc­cio­nes que se in­te­gren con el en­torno irán ga­nan­do te­rreno”.◎

◎ Son una ten­den­cia de paí­ses de­sa­rro­lla­dos, don­de las for­mas de den­si­fi­ca­ción son me­nos in­va­si­vas y se in­te­gran en ar­mo­nía sin pro­du­cir el quie­bre ur­bano en­tre torres de de­par­ta­men­tos en al­tu­ra y ba­rrios de ca­sas aisladas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.