EL RE­GRE­SO DE UN CLÁ­SI­CO

Azu­les y ver­des, ac­ce­so­rios en bron­ce y do­ra­do, es­tam­pa­dos geo­mé­tri­cos y ara­bes­cos mar­can las ten­den­cias del in­vierno. Que­dó atrás el di­se­ño nór­di­co. En­tra el Neo Art Deco, es­ti­lo con lí­neas geo­mé­tri­cas y ma­te­ria­les me­tá­li­cos bri­llan­tes.

Que Pasa - Especiales - - Tendencias - Por Re­be­ca Ubi­lla Ma­drid.

Sa­lir de lo co­mún e in­cor­po­rar las nue­vas ten­den­cias son un im­pe­ra­ti­vo de las in­mo­bi­lia­rias a la ho­ra de desa­rro­llar sus pro­yec­tos. El in­terio­ris­mo no de­ja los am­bien­tes al des­cui­do. Se in­ter­vie­nen mu­ros, cie­los y pi­sos. “No só­lo ha­bla­mos de de­co­ra­ción in­mo­bi­lia­ria, sino que tam­bién de los co­lo­res de los mu­ros, de los re­ves­ti­mien­tos y la ilu­mi­na­ción, en tér­mi­nos de de­co­ra­ción, in­ten­si­dad y fun­cio­na­li­dad”, se­ña­la Ma­ría Jo­sé Nef, de­co­ra­do­ra de los pi­lo­tos de El Re­man­so de Chi­cu­reo, pro­yec­to de ca­sas de In­mo­bi­lia­ria Bro­tec-ica­fal ubi­ca­do en el sec­tor Bri­sas Nor­te. Or­lan­do Ga­ti­ca, in­terio­ris­ta del pro­yec­to Con­do­mi­nio No­ga­les, en San­ta Ele­na de Chi­cu­reo, y ex­po­si­tor de Ca­sa FOA en Ae­gen­ti­na, in­di­ca que “las as­pi­ra­cio­nes de la gen­te, in­de­pen­dien­te del ba­rrio don­de vi­van, son pa­re­ci­das. A to­dos les gus­ta que ha­ya un tra­ba­jo es­pe­cial y ex­per­tos a car­go del di­se­ño. Por ello, la preo­cu­pa­ción de que lo bo­ni­to lle­gue a to­dos no na­ce de las in­mo­bi­lia­rias co­mo ne­go­cio. Es un cam­bio en las ne­ce­si­da­des de los con­su­mi­do­res”. En la última dé­ca­da, el es­ti­lo de vi­da ha evo­lu­cio­na­do; hoy las vi­vien­das tie­nen me­nos de es­pa­cios pe­que­ños y más de am­bien­tes in­te­gra­dos. Así, las sa­las de es­tar se trans­for­ma­ron en uno de los ele­men­tos más va­lo­ra­dos al ele­gir una pro­pie­dad. “Son muy im­por­tan­tes pa­ra las fa­mi­lias con ni­ños, pa­ra ju­gar, pa­ra el es­tu­dio y, con el tiem­po, creo que van a ser más gran­des e in­cor­po­ra­das”, in­di­ca Ga­ti­ca. Otro am­bien­te que se ha re­di­men­sio­na­do

son los ba­ños. De los an­ti­guos re­ves­ti­mien­tos de ce­rá­mi­ca en to­nos bei­ge o blan­co, se pa­só al por­ce­la­na­to en dis­tin­tos for­ma­tos; ade­más, bo­ti­qui­nes y re­pi­sas ya no es­tán a la al­tu­ra de los ojos, sino que se ubi­can por de­ba­jo de los 85 cm. “Aho­ra to­do va aba­jo y con me­ca­nis­mos mu­cho me­jo­res, ge­ne­ran­do ma­yor es­pa­cio y luz na­tu­ral”, se­ña­la el in­terio­ris­ta. En tan­to, en las co­ci­nas se tien­de a ins­ta­lar mue­bles de pi­so a cielo, re­vis­tien­do con ellos los mu­ros, lo que otor­ga ma­yor ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je y per­mi­te em­po­trar equi­pa­mien­to co­mo hor­nos, ca­fe­te­ras y re­fri­ge­ra­do­res. En es­te seg­men­to ad­quie­ren re­le­van­cia los úl­ti­mos años nue­vas ma­te­ria­li­da­des co­mo las cu­bier­tas Si­les­to­ne, mármol o gra­ni­to, que em­pre­sas co­mo Spa­la­to traen de di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do. De fá­cil man­ten­ción y es­té­ti­ca mo­der­na, son las pre­fe­ri­das al mo­men­to de re­mo­de­lar o di­se­ñar un pro­yec­to de co­ci­na. Los wal­king clo­set tam­bién vi­ven un re­mo­de­la­mien­to en ma­te­ria­li­dad e ilu­mi­na­ción. “Mi im­pre­sión es que van ir ga­nan­do más me­tros cua­dra­dos de los que ac­tual­men­te tie­nen. Es muy pro­ba­ble que en unos años más es­te­mos vien­do wal­king clo­set in­te­gra­dos al dor­mi­to­rio y al ba­ño, igual co­mo ocu­rre hoy con las co­ci­nas. Los re­ves­ti­mien­tos y me­ca­nis­mos van a ir me­jo­ran­do, así es que se van a ir abrien­do y acep­tan­do co­mo par­te de nues­tro en­torno”, pun­tua­li­za Ga­ti­ca. En cuan­to a la pin­tu­ra, los co­lo­res fuer­tes co­mo el ama­ri­llo –que alu­día al es­pí­ri­tu tex­mex– ya no se usan. La ins­pi­ra­ción es la na­tu­ra­le­za. “Cuan­do ob­ser­vas la na­tu­ra­le­za, no te can­sa, y al usar­lo en el in­terio­ris­mo le pro­du­ce el mis­mo efec­to; pro­yec­ta paz, por­que uno vie­ne de ahí”, se­ña­la el in­terio­ris­ta.

◎ “El chi­leno es­tá em­pe­zan­do a dar­se cuen­ta que ne­ce­si­ta in­no­var y dar­le una vuel­ta a la for­ma de vi­vir y ha­bi­tar su ca­sa, sa­lien­do de lo co­mún y atre­vién­do­se a crear una ex­pe­rien­cia que, pa­ra va­rios, ya es una ne­ce­si­dad real”.

MAR­CAR DI­FE­REN­CIA

Ade­más del ta­ma­ño de los es­pa­cios, la am­bien­ta­ción se con­si­de­ra un “must”. “El chi­leno es­tá em­pe­zan­do a dar­se cuen­ta que ne­ce­si­ta in­no­var y dar­le una vuel­ta a la for­ma de vi­vir y ha­bi­tar su ca­sa, sa­lien­do de lo co­mún y atre­vién­do­se a crear una ex­pe­rien­cia que, pa­ra va­rios, ya es una ne­ce­si­dad real. Mu­chos no quie­ren te­ner la ca­sa igual al ve­cino, quie­ren im­pre­sio­nar por la ori­gi­na­li­dad y ele­gan­cia”, co­men­ta el de­co­ra­dor Bi­to Fe­ris. Pa­ra lo­grar un buen tra­ba­jo de­co­ra­ti­vo, agre­ga, es fun­da­men­tal en­ten­der la per­so­na­li­dad de ca­da clien­te y su es­ti­lo, pa­ra así di­se­ñar un es­pa­cio que cal­ce con él, ar­man­do el es­ce­na­rio pro­pio sin dis­fra­zar­lo. Pe­se a que se tien­de a pen­sar que cier­tas pau­tas de di­se­ño son pro­pias de una de­ter­mi­na­da edad, la ex­pe­rien­cia le ha de­mos­tra­do a Fe­ris que “hay jó­ve­nes que aman las an­ti­güe­da­des y ele­men­tos muy tra­di­cio­na­les, y per­so­nas ma­yo­res que

quie­ren es­ti­los alo­ca­dos y co­lo­ri­dos; la per­so­na­li­dad de ca­da quien den­tro de su ca­sa no tie­ne edad ni li­mi­ta­cio­nes”. En tér­mi­nos de ten­den­cias de­co­ra­ti­vas, in­di­ca que “pa­ra mí siem­pre la ba­se de lo clá­si­co es lo co­rrec­to en la de­co­ra­ción, pe­ro en la vi­da hay mo­das, y es­tas son co­lo­res, ac­ce­so­rios y es­tam­pa­dos. Hoy la ten­den­cia es la uti­li­za­ción de blan­cos y ne­gros, azu­les y ver­des, gri­ses y ro­jos, ac­ce­so­rios de bron­ce y oro, pie­dras pre­cio­sas, es­tam­pa­dos y geo­mé­tri­cos ara­bes­cos”. ¿Qué es­tá ocu­rrien­do en los ba­ños y co­ci­nas, y có­mo se pue­den po­ten­ciar aún más? Pa­ra Fe­ris la cla­ve es que “las co­ci­nas aho­ra se abren al res­to de la ca­sa, unien­do con el living; la ten­den­cia de la is­la al me­dio que re­em­pla­za el co­me­dor in­clu­so en es­pa­cios muy gran­des, en­cuen­tro que es un apor­te es­pa­cial y muy bue­na ten­den­cia. Esas is­las, por ejem­plo, se ven muy lin­das en mármol de Ca­rra­ra y con cu­bier­tas de cuar­zo de si­les­to­ne. So­bre ba­ños, me en­tre­tie­ne mu­cho po­ner en los de vi­si­ta — —don­de no hay va­por— pa­pe­les mu­ra­les que lo ha­gan un es­pa­cio di­ver­ti­do y lú­di­co res­pec­to del res­to de la ca­sa. Pa­ra ba­ños prin­ci­pa­les, sin du­da los ce­rá­mi­cos geo­mé­tri­cos en pa­re­des, es­pe­cial­men­te en blan­co y ne­gro, y aún más ele­gan­te se­ría con gri­fe­ría do­ra­da o ne­gra, co­mo la que tie­ne la mar­ca Stret­to”. Con los de­ta­lles se pre­ten­de dar per­so­na­li­dad al es­pa­cio: ja­rro­nes, es­cul­tu­ras y obras de ar­te ocu­pan un lu­gar des­ta­ca­do. Pa­ra Fe­ris los es­ti­los nór­di­cos e in­dus­tria­les vis­tos en el úl­ti­mo tiem­po van de sa­li­da. “Fue­ron muy im­por­tan­tes ha­ce unos años, por­que hu­bo un boom del di­se­ño y la ar­qui­tec­tu­ra no­rue­ga y sue­ca, tam­bién lo in­dus­trial neo­yor­kino e in­glés, siem­pre ba­sa­do en ten­den­cias más que na­da de di­se­ña­do­res y ar­qui­tec­tos. A Chi­le eso siem­pre lle­ga dos años tar­de, pe­ro si ve­mos lo que es­tá pa­san­do afue­ra aho­ra, la ten­den­cia que se vie­ne es el Neo Art Deco, el que se ba­sa en lí­neas geo­mé­tri­cas su­ma­das a ma­te­ria­les me­tá­li­cos bri­llan­tes”.◎

Bi­to Fe­ris

Or­lan­do Ga­ti­ca

Ma­ría Jo­sé Nef

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.