CO­WOR­KING 2.0 TRA­BA­JO CO­LA­BO­RA­TI­VO ES­PE­CIA­LI­ZA­DO

Na­cie­ron a fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta, pe­ro al país lle­ga­ron ha­ce só­lo seis años. Ofre­cen in­fra­es­truc­tu­ra com­par­ti­da, ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos pa­ra dis­tin­tos seg­men­tos e in­clu­so ni­ñe­ras.

Que Pasa - Especiales - - Actualidad - Por Re­be­ca Ubi­lla Ma­drid

Un pro­ce­so de cre­cien­te es­pe­cia­li­za­ción ocu­rre con los es­pa­cios de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo, co­no­ci­dos co­mo co­wor­king. Ca­da día son más las em­pre­sas tra­di­cio­na­les que es­tán adop­tan­do es­te con­cep­to. De­rri­ban pa­re­des y re­em­pla­zan los cu­bícu­los por me­sas de seis a ocho per­so­nas. Allí ge­ne­ran in­ter­ac­ción y co­la­bo­ra­ción. El Ban­co San­tan­der ins­tau­ró un nue­vo mo­de­lo de su­cur­sa­les con co­wor­king pa­ra em­pren­de­do­res. Se su­man a los es­pa­cios de­di­ca­dos a dis­tin­tos ti­pos de star­tup. Los co­wor­king na­cie­ron co­mo una reac­ción in­mo­bi­lia­ria en pro de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va o cul­tu­ra de có­di­go abier­to. Es­te con­cep­to lle­gó al país con em­pre­sas co­mo Ur­ban Sta­tion, la que na­ció ha­ce seis años pa­ra aten­der el pro­gra­ma Star­tup Chi­le. Hoy, es­te ti­po de es­pa­cios ha cre­ci­do de ma­ne­ra sos­te­ni­da. A ju­nio de 2015, la pla­ta­for­ma de crowd­fun­ding Broo­ta iden­ti­fi­có 23 co­wor­king dis­tri­bui­dos en las re­gio­nes Me­tro­po­li­ta­na, An­to­fa­gas­ta, Val­pa­raí­so, Los Ríos y Bío-bío. Hoy, se cal­cu­la que exis­ti­rían más de 90. Fran­cis­co Ba­día, ge­ren­te ge­ne­ral de Ur­ban Sta­tion, se­ña­la que “la co­la­bo­ra­ción en la crea­ción de va­lor eco­nó­mi­co rom­pe el pa­ra­dig­ma del se­cre­tis­mo y la ex­clu­si­vi­dad per­so­nal de las ideas en la crea­ción de va­lor eco­nó­mi­co, po­nien­do én­fa­sis en las si­ner­gias. La mis­ma pa­la­bra lo di­ce: co­wor­king sig­ni­fi­ca tra­ba­jo coope­ra­ti­vo o tra­ba­jo en co­la­bo­ra­ción”. En un prin­ci­pio es­tos es­pa­cios es­ta­ban orien­ta­dos a los lla­ma­dos Mi­llen­nials — na­ci­dos en­tre 1984 y 2004—, mien­tras que

aho­ra son uti­li­za­dos de ma­ne­ra trans­ver­sal, in­de­pen­dien­te de la edad, se­xo o con­di­ción so­cio­eco­nó­mi­ca de las per­so­nas. “Aun­que nos en­con­tra­mos an­te un pro­ce­so de in­cor­po­ra­ción cre­cien­te de nue­vos seg­men­tos, si qui­sié­ra­mos iden­ti­fi­car a un usua­rio tí­pi­co, nos en­con­tra­ría­mos con un tra­ba­ja­dor o crea­dor de va­lor que no le te­me a com­par­tir sus ex­pe­rien­cias y que a su vez es­tá ávi­do de asi­mi­lar las ex­pe­rien­cias de los de­más”, acla­ra Ba­día.

PA­RA EM­PREN­DE­DO­RES Y MU­JE­RES

Los co­wor­king tie­nen un ser­vi­cio es­tán­dar, es de­cir, una in­fra­es­truc­tu­ra con es­pa­cios abier­tos, sa­las de reunión, me­sas de dos has­ta ocho per­so­nas, si­llas có­mo­das y bue­na co­ne­xión a in­ter­net. Ade­más de ser­vi­cios bá­si­cos de back-of­fi­ce, co­mo im­pre­so­ra y es­cá­ner. Pe­ro la apues­ta es en­tre­gar nue­vos ser­vi­cios, co­mo ase­so­ría y acom­pa­ña­mien­to a los em­pren­de­do­res. En Ur­ban Sta­tion es­tos ser­vi­cios se cla­si­fi­can de acuer­do al gra­do de desa­rro­llo de la em­pre­sa. “Nos he­mos da­do cuen­ta de que las pro­ble­má­ti­cas de los em­pren­de­do­res son si­mi­la­res. Por ejem­plo, to­das las em­pre­sas, in­de­pen­dien­te del ru­bro, ne­ce­si­tan orien­ta­ción al for­mar­se. Se les apo­ya, orien­ta y acom­pa­ña en as­pec­tos le­ga­les y for­ma­les, ade­más de pre­sen­tar­les y su­ge­rir­les en­ti­da­des con­ta­bles y tri­bu­ta­rias. Con­ta­mos con per­so­nal idó­neo que acom­pa­ña y orien­ta sin cos­to en el pro­ce­so”, in­di­ca Ba­día. Otro co­wor­king que es­ca­pa a los tra­di­cio-

na­les es Ur­ban Mu­jer. Su fun­da­do­ra, Lo­re­na Ga­llar­do, in­di­ca que “el prin­ci­pal atrac­ti­vo es la po­si­bi­li­dad de lle­var a tus hi­jos a la ofi­ci­na. Hay días de la se­ma­na en los cua­les ha­brá ni­ñe­ras que los aten­de­rán du­ran­te cier­ta can­ti­dad de ho­ras. En ese tiem­po, las ma­más pue­den tra­ba­jar con la con­fian­za de que sus hi­jos es­tán en bue­nas ma­nos y cer­ca de ellas”. Ade­más, cuen­ta con loc­kers dis­pues­tos pa­ra de­jar ro­pa de gim­na­sio, za­pa­tos y to­do lo que se re­quie­re en el día a día. En lo pro­fe­sio­nal, Ur­ban Mu­jer apo­ya a las mu­je­res em­pren­de­do­ras con char­las de em­pre­sa­rios y em­pre­sa­rias que pue­dan ser­vir co­mo ins­pi­ra­ción pa­ra ge­ne­rar es­pa­cios de tra­ba­jo en el que el com­par­tir co­no­ci­mien­to es la ba­se. “En Ur­ban Mu­jer to­das las em­pren­de­do­ras ten­drán un col­chón don­de pue­dan caer sua­ve­men­te y vol­ver a le­van­tar­se”, se­ña­la Lo­re­na Ga­llar­do. Asi­mis­mo, se han de­fi­ni­do dis­tin­tos ám­bi­tos de tra­ba­jo con las em­pren­de­do­ras, ta­les co­mo per­te­nen­cia a una co­mu­ni­dad, es­pa­cio de tra­ba­jo ami­ga­ble y net­wor­king, pa­ra re­la­cio­nar­las con los prin­ci­pa­les ac­to­res del eco­sis­te­ma em­pren­de­dor de Chi­le.

EN LAS EM­PRE­SAS TRA­DI­CIO­NA­LES

Más allá de en­ti­da­des in­de­pen­dien­tes, las em­pre­sas tam­bién ven el va­lor de con­tar con es­pa­cios de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo. Fe­li­pe, Ace­ve­do, as­so­cia­te di­rec­tor de JLL Chi­le, se­ña­la que “los es­pa­cios de co­wor­king son una bue­na so­lu­ción pa­ra el tra­ba­jo dia­rio de las com­pa­ñías, pu­dien­do op­ti­mi­zar y adap­tar sus ne­ce­si­da­des in­mo­bi­lia­rias. Los tra­ba­ja­do­res hoy en día quie­ren agi­li­dad y fle­xi­bi­li­dad en su lu­gar de tra­ba­jo. Atraer y re­te­ner a es­tos tra­ba­ja­do­res son una prio­ri­dad y, a su vez, son uno de los be­ne­fi­cios que va­lo­ran los fu­tu­ros co­la­bo­ra­do­res al mo­men­to de ele­gir una com­pa­ñía”. Agre­ga que “las em­pre­sas es­tán uti­li­zan­do el co­wor­king pa­ra fa­vo­re­cer su agenda es­tra­té­gi­ca glo­bal en torno a la co­la­bo­ra­ción, la in­no­va­ción y la fle­xi­bi­li­dad, así co­mo la atrac­ción y con­ser­va­ción del ta­len­to. Es­ta pre­sión es­tra­té­gi­ca en torno al ren­di­mien­to y a la efi­cien­cia es­tá ani­man­do a las com­pa­ñías a pres­tar ma­yor aten­ción a las es­tra­te­gias re­la­ti­vas al lu­gar de tra­ba­jo”. Pun­tua­li­za que el 76% de los en­tre­vis­ta­dos en la última en­cues­ta mun­dial so­bre Pro­pie­dad In­mo­bi­lia­ria Em­pre­sa­rial de JLL pos­tu­la ini­cia­ti­vas des­ti­na­das a me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del lu­gar de tra­ba­jo a lo lar­go de los pró­xi­mos tres años. En­tre las op­cio­nes de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo que se po­drían se­guir im­ple­men­tan­do, Fe­li­pe Ace­ve­do des­ta­ca una aso­cia­ción de co­wor­king, lo que per­mi­te es­ta­ble­cer so­cios de es­pa­cios de tra­ba­jo, fa­vo­re­cien­do a las em­pre­sas ofre­cer di­ver­sas ubi­ca­cio­nes a sus em­plea­dos. Otro ca­mino es que las em­pre­sas ten­gan pro­vee­do­res que les per­mi­tan con­tar con es­pa­cios de co­wor­king ex­terno, mo­de­lo que pro­du­ce una al­te­ra­ción mí­ni­ma del es­pa­cio exis­ten­te y po­si­bi­li­ta a las em­pre­sas pro­bar el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo en de­ter­mi­na­dos ám­bi­tos an­tes de in­tro­du­cir un cam­bio más ge­ne­ra­li­za­do. Las com­pa­ñías po­drían desa­rro­llar, por úl­ti­mo, un es­pa­cio de co­wor­king in­terno abier­to y gra­tui­to a em­pren­de­do­res y em­pre­sas in­ci­pien­tes. Es­to les per­mi­ti­ría ac­ce­der a tec­no­lo­gías o ideas in­no­va­do­ras en una fa­se tem­pra­na.◎

Los co­wor­king tie­nen un ser­vi­cio es­tán­dar: una in­fra­es­truc­tu­ra con es­pa­cios abier­tos, sa­las de reunión, me­sas de dos has­ta ocho per­so­nas, si­llas có­mo­das y bue­na co­ne­xión a in­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.