LA GRAN APUES­TA: VI­VIR AL­RE­DE­DOR DE SAN­TIA­GO

Que Pasa - Especiales - - Periferia - Por Carolina Palma Fuen­teal­ba

La es­ca­sez de te­rre­nos am­plios, la cues­tio­na­da ca­li­dad de vi­da del cen­tro de la ciu­dad y los al­tos va­lo­res de ca­sas y de­par­ta­men­tos son ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra ele­gir vi­vir en sec­to­res pe­ri­fé­ri­cos. Aún que­dan ba­rre­ras por su­pe­rar, y la lle­ga­da de más in­tere­sa­dos vuel­ve ur­gen­te el desa­rro­llo de es­pa­cios pú­bli­cos y trans­por­te eficiente.

El cre­ci­mien­to de nues­tra ciu­dad se ha desa­rro­lla­do en di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes: ha­cia el sur, en Nos o Lin­de­ros; por el nor­te, Lam­pa, Chi­cu­reo y Cha­mi­se­ro; en la zo­na orien­te, los úl­ti­mos va­lles de La Dehe­sa o la pre­cor­di­lle­ra de La Rei­na y Pe­ña­lo­lén, y por el po­nien­te, los desa­rro­llos al­re­de­dor de la ru­ta 68. Es­tas son al­gu­nas de las zo­nas que bus­can los san­tia­gui­nos pa­ra vi­vir. El sue­ño de mu­chos ya no es la ca­sa en sec­to­res cén­tri­cos, que ade­más de pre­cios ele­va­dos no ofre­cen es­pa­cios es­pe­cial­men­te am­plios. “En el 2006, en Co­li­na se ven­dían 280 ca­sas en pre­cios en­tre las 3.500 y 11.000 UF. Hoy son so­bre 900 ca­sas al año en ese mis­mo ran­go de pre­cios. En cuan­to a la plusvalía del pro­yec­to, las ca­sas han au­men­ta­do un 20,2% en los úl­ti­mos cin­co años, y se es­pe­ra que man­ten­ga es­tos ni­ve­les pa­ra los pró­xi­mos años, de la mano de sig­ni­fi­ca­ti­vas in­ver­sio­nes en equi­pa­mien­to e in­fra­es­truc­tu­ra”, ase­gu­ra Die­go Cro­que­vie­lle, ge­ren­te ge­ne­ral del pro­yec­to San­ta Ele­na de Chi­cu­reo. Las ra­zo­nes son va­ria­das. Por ejem­plo, en el ca­so de San­ta Ele­na, apun­ta a fa­mi­lias con hi­jos que bus­can ca­li­dad de vi­da, es­pa­cio y la po­si­bi­li­dad de que los ni­ños crezcan con to­dos los be­ne­fi­cios y se­gu­ri­dad que ofre­ce un ba­rrio re­si­den­cial. Cro­que­vie­lle ex­po­ne que en las co­mu­nas más cén­tri­cas o del sec­tor orien­te el sue­lo es ca­da vez más es­ca­so y ca­ro, por lo que mu­chas fa­mi­lias eva­lúan sa­lir de San­tia­go, ten­den­cia que se ha vis­to aún más fa­vo­re­ci­da en los úl­ti­mos años por las in­ver­sio­nes en co­nec­ti­vi­dad y au­to­pis­tas, que fa­ci­li­tan los tras­la­dos y acor­tan dis­tan­cias. “Si ha­ce una dé­ca­da las fa­mi­lias pre­fe­rían un de­par­ta­men­to, por su pre­cio y es­tán­da­res de se­gu­ri­dad, hoy los desa­rro­llos de con­do­mi­nios en el sec­tor nor­te de San­tia­go, por ejem­plo, es­tán ofre­cien­do los mis­mos be­ne­fi­cios, pe­ro con la po­si­bi­li­dad de te­ner una ca­sa y pa­tio”. Al pa­re­cer, la

La ne­ce­si­dad de las áreas ver­des co­bra im­por­tan­cia en el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio y los pro­yec­tos así lo han con­si­de­ra­do. Mu­chos in­clu­yen bos­ques o la­gu­nas, idea­les pa­ra rea­li­zar trek­king o cual­quier ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre.

ne­ce­si­dad de las áreas ver­des co­bra im­por­tan­cia en el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio. Así lo han en­ten­di­do en dis­tin­tas in­mo­bi­lia­rias cu­yos pro­yec­tos in­clu­yen bos­ques o la­gu­nas, idea­les pa­ra rea­li­zar trek­king o cual­quier ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre. La Dehe­sa es otra op­ción ten­ta­do­ra. Es­te sec­tor co­men­zó co­mo pe­ri­fe­ria, pe­ro que ter­mi­nó in­te­grán­do­se a la ciu­dad, con to­das las co­mo­di­da­des que ello im­pli­ca. En es­ta zo­na, ian­des co­mer­cia­li­za un pro­yec­to in­no­va­dor con una co­nec­ti­vi­dad inigua­la­ble. Se tra­ta del pro­yec­to An­des La Dehe­sa, ubi­ca­do a só­lo 150 me­tros de la Cos­ta­ne­ra Nor­te, con de­par­ta­men­tos de 1, 2 y 3 dor­mi­to­rios con am­plios es­pa­cios, los que con­for­man tres edi­fi­cios que ro­dean un par­que in­te­rior de 7.000 m2 de es­pe­cies au­tóc­to­nas, y que du­ran­te la cons­truc­ción se pre­ser­va­ron de ma­ne­ra in­te­gral. Es­pa­cios y ter­mi­na­cio­nes mi­nu­cio­sa­men­te pen­sa­dos por el ar­qui­tec­to Juan Pablo Vi­cu­ña y por la ar­qui­tec­ta in­terio­ris­ta Paula Gu­tié­rrez, pa­ra vi­vir en am­plios, có­mo­dos y mo­der­nos am­bien­tes. En pa­la­bras del ge­ren­te de An­des La Dehe­sa, Ma­tías Vi­cu­ña, “es­te pro­yec­to es em­ble­má­ti­co, por­que po­ne va­lor a to­dos los atri­bu­tos que la gen­te hoy bus­ca, y es­to re­sal­ta la sin­to­nía fi­na que te­ne­mos con nues­tro gru­po ob­je­ti­vo y sus ne­ce­si­da­des más fun­da­men­ta­les”. Si ha­bla­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te de la zo­na sur, se ve un cre­ci­mien­to ace­le­ra­do en Buin y Nos, don­de Ur­ba­ni­za S.A. cuen­ta con pro­yec­tos exi­to­sos. Des­de la in­mo­bi­lia­ria afir­man que, en los úl­ti­mos 10 años, es­tas dos zo­nas han ex­pe­ri­men­ta­do un ver­da­de­ro au­ge de desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios pro­duc­to de la pre­fe­ren­cia de com­pra­do­res por es­tos lu­ga­res. “En Buin hay 18 pro­yec­tos vi­gen­tes que ha­ce 10 años no exis­tían. En Nos, 7, y Ur­ba­ni­za In­mo­bi­lia­ria lan­za­rá en abril de es­te año uno nue­vo de ca­sas de 72 a 90 m2 cons­trui­dos, en Ca­mino Los Mo­rros, muy cer­ca del Mall Pla­za Sur”, re­ve­la Cris­tián Gu­tié­rrez P., ge­ren­te co­mer­cial. Las ra­zo­nes de la elec­ción se re­pi­ten: bue­nos te­rre­nos a pre­cios mu­cho más eco­nó­mi­cos que en co­mu­nas más cen­tra­les. “Tam­bién va­lo­ran el am­bien­te más cam­pes­tre, ai­re más lim­pio, tran­qui­li­dad y la co­nec­ti­vi­dad a tra­vés de las ca­rre­te­ras y el nue­vo ser­vi­cio de me­tro, tren Ex­press”, agre­ga.

DESAFÍOS UR­BA­NÍS­TI­COS

Es­ta mo­vi­li­dad se desa­rro­lla his­tó­ri­ca­men­te. Ri­car­do Abuauad, di­rec­tor de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les, re­la­ta que des­de fi­na­les del si­glo XIX, cuan­do la Re­vo­lu­ción In­dus­trial ya ha­bía he­cho es­tra­gos en la ca­li­dad de vi­da de las ciu­da­des, sur­ge la idea de es­ca­par de la ciu­dad con­so­li­da­da pa­ra ir a vi­vir más le­jos, in­clu­so a otros lu­ga­res que no eran ciu­da­des, co­mo Vi­ña del Mar. “Se es­pe­ra­ba que fue­ran más des­pe­ja­dos, más ver­des, me­nos con­ges­tio­na­dos, con me­jor ca­li­dad de vi­da. La si­tua­ción du­ran­te el si­glo XX no fue me­jor. La ca­li­dad de vi­da ci­ta­di­na con fre­cuen­cia se de­te­rio­ró, pro­duc­to de los pro­ble­mas de con­ges­tión, con­ta­mi­na­ción, de di­fi­cul­tad de ac­ce­so al es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra vi­vien­da. In­clu­so afec­tó el te­ma de la gue­rra, de los bom­bar­deos. Eso se po­ten­ció con la crea­ción de nue­vos sis­te­mas de mo­vi­li­dad, es­pe­cial­men­te las ca­rre­te­ras y el uso del au­to­mó­vil pri­va­do”, cuen­ta Abuauad. ¿En el fu­tu­ro do­mi­na­rá es­ta ten­den­cia?, ¿dis­mi­nui­rán las op­cio­nes de “cre­cer

El sue­ño de mu­chos ya no es la ca­sa en sec­to­res cén­tri­cos, que ade­más de pre­cios ele­va­dos no ofre­cen es­pa­cios es­pe­cial­men­te am­plios.

ha­cia arri­ba” en San­tia­go? Pa­ra el ex­per­to de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les, no es­tá cla­ro. “Evi­den­te­men­te siem­pre ha­brá un por­cen­ta­je de per­so­nas que quie­ren man­te­ner­se o huir ha­cia la pe­ri­fe­ria, pe­ro los úl­ti­mos da­tos mues­tran que esa ten­den­cia tien­de a dis­mi­nuir si se le com­pa­ra con las per­so­nas que pre­fie­ren vi­vir en áreas cen­tra­les con­so­li­da­das y bien equi­pa­das. Lo que pro­ba­ble­men­te ve­re­mos en los pró­xi­mos años, al igual que lo que se ve en las gran­des ciu­da­des del mun­do, es una re­va­lo­ri­za­ción de las áreas cen­tra­les. Por otro la­do, las per­so­nas que op­ten por vi­vir en la pe­ri­fe­ria de­be­rán con­tar con sis­te­mas de mo­vi­li­dad me­nos per­ju­di­cia­les pa­ra el to­tal de los ha­bi­tan­tes de la ur­be que el au­to­mó­vil pri­va­do. Pro­ba­ble­men­te se co­nec­ten al cen­tro me­dian­te sis­te­mas eléc­tri­cos ti­po tren de cer­ca­nía, tran­vía o me­tro”, pro­yec­ta el ar­qui­tec­to. Pre­ci­sa­men­te ese pun­to se trans­for­ma en una ba­rre­ra. La ma­yor di­fi­cul­tad es que gran par­te de nues­tras pe­ri­fe­rias de­pen­den de las au­to­pis­tas, ca­lles y au­to­mó­vi­les pri­va­dos pa­ra mo­vi­li­zar­se des­de y ha­cia la ciu­dad. Así ar­gu­men­ta Abuauad: “Eso su­po­ne una so­bre­car­ga en tér­mi­nos de con­ges­tión, con­ta­mi­na­ción, que ter­mi­na re­dun­dan­do en lar­gos tiem­pos de via­je”. Die­go Cro­que­vie­lle, ge­ren­te ge­ne­ral de pro­yec­to San­ta Ele­na, es­tá de acuer­do con es­te pun­to. “Te­ne­mos una obra de mi­ti­ga­ción que cuen­ta con to­das sus apro­ba­cio­nes, lo que per­mi­ti­rá re­du­cir la con­ges­tión de to­dos los que uti­li­zan el Nu­do Lo Ar­ca­ya. Es­ta­mos a la es­pe­ra del do­cu­men­to fi­nal, que emi­ti­rá la au­to­ri­dad, que nos per­mi­ti­rá ini­ciar obras en es­te nu­do”. Otro te­ma que que­da por su­pe­rar es el trans­por­te pú­bli­co, que no ha cre­ci­do al mis­mo rit­mo que el desa­rro­llo re­si­den­cial en la co­mu­na, ha­cién­do­se es­ca­so. Sin du­da se ne­ce­si­ta la vo­lun­tad de la au­to­ri­dad pa­ra, por ejem­plo, la reac­ti­va­ción del pro­yec­to de cons­truc­ción del Me­tro­tren a la Es­ta­ción Co­li­na.◎

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.