ELGRAN CAM­BIO

La prin­ci­pal fae­na del gru­po Luk­sic ha con­se­gui­do un tre­men­do avan­ce. Ha­ce tres años el ni­vel de con­flic­ti­vi­dad so­cial ha­cía pe­li­grar su fun­cio­na­mien­to. Hoy, tras apli­car un mo­de­lo de diá­lo­go abier­to e in­te­gral con las co­mu­ni­da­des, com­pren­dió que só­lo pod

Que Pasa - Especiales - - Vida & Innovacion - Por Ka­ri­na Puig

“Ha­ce dos años qui­se pa­rar en Cai­ma­nes y me di­je­ron ‘no’, por fa­vor, ‘no es la me­jor idea’. Ha­ce un año pre­gun­té de nue­vo: ‘¿Po­de­mos en­trar a Cai­ma­nes?’. Esa vez pu­di­mos en­trar al pue­blo en au­to. Ha­ce nue­ve me­ses, pe­dí nue­va­men­te pa­sar por es­ta lo­ca­li­dad y qui­se pa­sar a la casa que te­ne­mos ahí. Pa­ra­mos, me ba­jé, cru­cé la ca­lle y sa­lu­dé a al­gu­nas personas. En ese mo­men­to pu­de apre­ciar cuán­to ha­bía cam­bia­do la si­tua­ción”. Así es co­mo cuen­ta en su círcu­lo cer­cano Iván Arria­ga­da, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de An­to­fa­gas­ta Plc., el gi­ro que se ha pro­du­ci­do en la re­la­ción entre la co­mu­ni­dad y Mi­ne­ra Los Pe­lam­bres (MLP). La ma­yor ex­pre­sión de es­te pro­ble­ma se ubi­ca­ba en la lo­ca­li­dad de Cai­ma­nes, con la que lle­va­ba más de 15 años de con­flic­to por la cons­truc­ción del tran­que de re­la­ves El Mau­ro. Só­lo pa­ra re­cor­dar, Víctor Ugar­te, due­ño de un fun­do co­lin­dan­te a la fae­na in­ter­pu­so va­rias de­man­das pa­ra obs­ta­cu­li­zar su cons­truc­ción, ape­lan­do al uso de las aguas del valle de Pu­pío. La co­mu­ni­dad se su­mó a esa ac­ción ju­di­cial ba­jo la re­pre­sen­ta­ción del abogado am­bien­tal Fer­nan­do Doug­nac. Tras va­rios años de li­ti­gio se lle­gó a un acuer­do por US$ 25 mi­llo­nes, de los cua­les Ugar­te se lle­vó unos US$ 20 mi­llo­nes y, más tar­de le ven­dió su fun­do a la com­pa­ñía, de­jan­do la zo­na. La co­mu­ni­dad de Cai­ma­nes prác­ti­ca­men­te no re­ci­bió fon­dos de ese jui­cio. “El se­ñor Doug­nac re­ci­bió su di­ne­ro, Víctor Ugar­te se lle­vó gran par­te de la pla­ta, ven­dió su fun­do a la mi­ne­ra y se fue, pe­ro la gen­te de Cai­ma­nes no vi­mos ni un solo be­ne­fi­cio pa­ra nues­tra co­mu­ni­dad y se­gui­mos con nues­tras de­man­das los años si­guien­tes, sin­tién­do­nos ca­da vez más frus­tra­dos”, cuen­ta elo­cuen­te­men­te Juan Oli­va­res, uno de los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes ve­ci­na­les que re­pre­sen­tan a esa co­mu­ni­dad. “Nos

sen­ti­mos ago­ta­dos y usa­dos”, aña­de. Oli­va­res re­la­ta que los pro­ble­mas con­ti­nua­ron y cre­cie­ron. To­dos los me­ses la gen­te se to­ma­ba los ca­mi­nos a la mi­na e in­ter­pu­sie­ron nue­vas ac­cio­nes ju­di­cia­les. El doc­tor del Co­le­gio Mé­di­co An­drei Tcher­nin­chin vi­si­tó la zo­na, to­mó mues­tras de agua y afir­mó que con­te­nía una al­ta pre­sen­cia de mi­ne­ra­les no ap­tos pa­ra la sa­lud. Co­mo con­tra­par­te, los or­ga­nis­mos de sa­lud re­gio­na­les tam­bién to­ma­ron mues­tras, pe­ro con­clu­ye­ron que no ha­bía ries­gos. Pe­ro la si­co­sis co­lec­ti­va ya es­ta­ba ins­ta­la­da y só­lo em­peo­ró la per­cep­ción de la co­mu­ni­dad, que des­de en­ton­ces só­lo con­su­me agua em­bo­te­lla­da y des­con­fia­ba tam­bién de las au­to­ri­da­des. Di­ri­gen­tes de Cai­ma­nes hi­cie­ron una huel­ga de ham­bre y la co­mu­ni­dad si­guió to­mán­do­se los ca­mi­nos, has­ta que en 2015 un tribunal de Los Vi­los fa­lló que el tran­que El Mau­ro no de­bie­ra exis­tir. Un dic­ta­men, que en la prác­ti­ca, ha­bría sig­ni­fi­ca­do de­mo­ler es­ta obra. Pe­ro co­mo toda cri­sis tie­ne su opor­tu­ni­dad, es­to mar­có un pun­to de in­fle­xión en el que por pri­me­ra vez exis­tía el se­rio ries­go de de­te­ner la ope­ra­ción de la mi­ne­ra. Por pri­me­ra vez , es­ta co­mu­ni­dad se plan­teó qué se­ría de su pue­blo sin la exis­ten­cia de Mi­ne­ra Los Pe­lam­bres.

LA TRANS­FOR­MA­CIÓN

El ac­tual ge­ren­te de Asun­tos Pú­bli­cos de An­to­fa­gas­ta Mi­ne­rals, An­drés Morán, cuen­ta que ha­ce cua­tro años la com­ple­ja si­tua­ción so­cial se ex­ten­día a ca­si to­das las co­mu­ni­da­des den­tro de su zo­na de in­fluen­cia di­rec­ta, en los va­lles de Illa­pel, Choa­pa y Pu­pío. “Del año 2010 a 2014 nos di­mos cuen­ta de que mien­tras la cur­va de gas­to so­cial de Pe­lam­bres ha­bía au­men­ta­do un 35%, la in­ver­sión del Es­ta­do ha­bía ba­ja­do un 35%. Es de­cir, no­so­tros ha­bía­mos re­em­pla­za­do al Es­ta­do, en tér­mi­nos de mon­to, pe­ro no de ló­gi­ca. No­so­tros es­tá­ba­mos ges­tio­nan­do el ries­go so­cial, mien­tras que el Es­ta­do in­vier­te pen­san­do en el ma­yor be­ne­fi­cio so­cial”, afir­ma. Se­gún cuen­ta Morán, só­lo en el valle de Choa­pa MLP te­nía 39 me­sas de tra­ba­jo, que era el me­ca­nis­mo que ha­bía desa­rro­lla­do pa­ra los dis­tin­tos fo­cos de con­flic­to. Era evi­den­te que la fir­ma no con­ta­ba con un ade­cua­do mo­de­lo de ges­tión de la co­mu­ni­dad. “Ca­da vez que ha­bía un pro­ble­ma ope­ra­ti­vo o un de­rra­me, con o sin im­pac­to real, la co­mu­ni­dad se aler­ta­ba y se crea­ba una me­sa de tra­ba­jo. En esas me­sas siem­pre se po­nían in­tere­ses in­di­vi­dua­les o con­flic­tos pun­tua­les, pe­ro nun­ca se ve­ló por bus­car una vi­sión co­mún de desa­rro­llo”, ex­pli­ca. Por otro la­do, la exis­ten­cia de tan­tas ins­tan­cias de tra­ba­jo en pa­ra­le­lo con múl­ti­ples com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos y sin ges­tión co­mu­ni­ta­ria só­lo vol­vía in­cum­pli­bles las pro­me­sas de la com­pa­ñía, la em­pre­sa te­nía más de 650 com­pro­mi­sos. En ese es­ce­na­rio, el di­rec­to­rio de MLP se plan­teó la si­guien­te pre­gun­ta: “¿ Y si ga­na­ra­mos to­dos los even­tua­les jui­cios real­men­te va a cam­biar la con­flic­ti­vi­dad con las co­mu­ni­da­des”. La res­pues­ta fue no. Pe­lam­bres se abo­có en­ton­ces, a la ta­rea de cam­biar com­ple­ta­men­te el mo­de­lo de tra­ba­jo con las co­mu­ni­da­des. Fue en ese mo­men­to que la fir­ma se pro­pu­so la es­tra­te­gia de am­pliar el diá­lo­go. “Eso sig­ni­fi­ca que abri­mos el diá­lo­go con la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de ac­to­res de un te­rri­to­rio, pa­ra po­der

An­te la mul­ti­pli­ci­dad de con­flic­tos so­cia­les, Mi­ne­ra Los Pe­lam­bres se pro­pu­so, ha­ce tres años, am­pliar el diá­lo­go a toda su zo­na de in­fluen­cia di­rec­ta pa­ra lle­gar a una vi­sión co­mún de desa­rro­llo te­rri­to­rial y de­jar atrás la di­ná­mi­ca transac­cio­nal que ha­bía con al­gu­nos gru­pos de in­te­rés.

en­ten­der cuá­les son sus de­man­das más es­truc­tu­ra­les que pue­den te­ner que ver con no­so­tros o no. Y lue­go vi­mos có­mo esos te­mas iden­ti­fi­ca­dos en es­te diá­lo­go, se co­nec­tan en có­mo es­tá pen­san­do el Es­ta­do, y con no­so­tros”, di­ce Morán.

EL MO­DE­LO FRAN­CÉS

¿Qué em­pre­sa en Chi­le po­día te­ner un ni­vel de pro­ble­mas co­mu­ni­ta­rios tan o más re­le­van­tes que MLP, de la cual fue­ra po­si­ble ob­te­ner una ex­pe­rien­cia po­si­ti­va? Fue otra pre­gun­ta que un al­to eje­cu­ti­vo de An­to­fa­gas­ta Plc. re­co­no­ce que se plan­teó la fir­ma en ese mi­nu­to. En­ton­ces re­cor­da­ron que Cel­co apro­ve­chó el te­rro­mo­to de 2010 pa­ra crear un mo­de­lo de re­la­ción que usó en la co­mu­ni­dad de Cons­ti­tu­ción y sus al­re­de­do­res que fue bas­tan­te exi­to­so. “Fui­mos a ha­blar con ellos y nos con­ta­ron toda su ex­pe­rien­cia”, aña­de el eje­cu­ti­vo. En ba­se a esa ex­pe­rien­cia usa­ron una me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo ins­pi­ra­da en lo que es la lla­ma­da la so­cio­lo­gía prag­má­ti­ca fran­ce­sa: “Es­pe­cí­fi­ca­men­te, la Ac­tor-net­work Theory o ANT, fun­da­da por Bruno La­tour, Mi­chel Ca­llon y un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res del Cen­tro de So­cio­lo­gía de la In­no­va­ción de la Es­cue­la de Mi­nas de Pa­rís”. De es­to de­ri­va­ron unos fo­ros de diá­lo­go abier­tos y adap­ta­dos a las reali­da­des lo­ca­les, que ayu­dan a re­sol­ver con­flic­tos so­cio­am­bien­ta­les in­te­gran­do el sa­ber lo­cal con el téc­ni­co. Así fue co­mo ge­ne­ra­ron un pro­ce­so de diá­lo­go sos­te­ni­do, en acuer­do con los mu­ni­ci­pios y con el fin de ob­te­ner una vi­sión co­mún de desa­rro­llo te­rri­to­rial. “La pri­me­ra asam­blea fue en Illa­pel en 2014, en una pla­za con 400 personas. Fue una reunión lar­guí­si­ma, don­de de­fi­ni­mos una vi­sión ini­cial de desa­rro­llo de la que se des­pren­dían te­mas co­mo,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.