Per­se­ve­rar en la in­no­va­ción

Que Pasa - Especiales - - Vida & Innovacion -

Ha­ce 20 años, la em­pre­sa Ori­ca comenzó a es­tu­diar la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar de­to­na­cio­nes inalám­bri­cas pa­ra fae­nas mi­ne­ras, en es­pe­cial las sub­te­rrá­neas. Per­ci­bie­ron que es­te pro­ce­so re­quie­re im­por­tan­tes in­ver­sio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra ga­ran­ti­zar las con­di­cio­nes del te­rreno y mu­cho tiem­po in­ver­ti­do. Ade­más, y no sien­do me­nos re­le­van­te, la se­gu­ri­dad es un te­ma crí­ti­co: los en­car­ga­dos de los pro­ce­sos de vo­la­du­ras ma­ne­jan ex­plo­si­vos y, por lo tan­to, tie­nen al­ta ex­po­si­ción. “La prin­ci­pal ne­ce­si­dad era avan­zar ha­cia la au­to­ma­ti­za­ción. Lo­gra­mos desa­rro­llar de­to­na­do­res au­to­má­ti­cos, pe­ro los ca­bles con­ti­nua­ban co­mo pie­za cla­ve. Nos pro­pu­si­mos erra­di­car los ca­bles de es­te pro­ce­so y, des­pués de dé­ca­das de tra­ba­jo, lo­gra­mos un re­sul­ta­do exi­to­so, que nos per­mi­te dis­mi­nuir la ex­po­si­ción de las personas al mí­ni­mo, au­men­tan­do los ni­ve­les de se­gu­ri­dad de toda la fae­na”, cuen­ta Se­bas­tián Pi­za­rro, ge­ren­te de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Asun­tos Ex­ter­nos pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de Ori­ca. Co­men­za­ron en 1985 y re­cién el año 2005 im­pul­sa­ron con más fuer­za es­te pro­yec­to con el pri­mer pro­to­ti­po, que tu­vie­ron que pro­bar en las ope­ra­cio­nes de sus clien­tes. En ese mo­men­to se die­ron cuen­ta de que las con­di­cio­nes de sus clien­tes no eran las mis­mas en Ca­na­dá, Aus­tra­lia, Su­dá­fri­ca o Chi­le. Hoy, es­te ca­mino se tra­du­ce en Web­gen, el pri­mer sis­te­ma de de­to­na­ción inalám­bri­co del mun­do, que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra re­ci­bir se­ña­les elec­tro­mag­né­ti­cas de ba­ja fre­cuen­cia —en­crip­ta­das ba­jo los más al­tos es­tán­da­res de se­gu­ri­dad—, per­mi­tien­do la co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de la roca, con una dis­tan­cia de has­ta un ki­ló­me­tro. “La irrup­ción de la tec­no­lo­gía inalám­bri­ca en mi­ne­ría per­mi­te mo­di­fi­car los pa­ra­dig­mas de la pla­ni­fi­ca­ción de toda la ope­ra­ción y fa­ci­li­ta el pro­ce­so de au­to­ma­ti­za­ción de car­ga de ex­plo­si­vos” di­ce. Es­ta tec­no­lo­gía lo­gra erra­di­car en un cien­to por cien­to la ex­po­si­ción del per­so­nal so­me­ti­do a ac­ti­vi­da­des crí­ti­cas. La em­pre­sa cuen­ta con cin­co Cen­tros Co­la­bo­ra­ti­vos de In­ves­ti­ga­ción (CIC) en to­do el mun­do, uno de ellos en San­tia­go. Con es­ta ex­per­ti­se de­ci­die­ron en­fo­car­se en rea­li­zar un cam­bio de pa­ra­dig­ma en el pro­ce­so de tro­na­du­ras, que tu­vie­ra un im­pac­to po­si­ti­vo en el sec­tor pro­duc­ti­vo de la mi­ne­ría. Web­gen se en­cuen­tra fun­cio­nan­do des­de el 2016 en Aus­tra­lia (Er­nest Henry Mi­ne - Glen­co­re) y en Ca­na­dá (Mus­selw­hi­te Mi­ne). “Am­bas ex­pe­rien­cias han si­do exi­to­sas pa­ra nues­tros clien­tes en tér­mi­nos de ma­yor se­gu­ri­dad y lo­gran­do tro­na­du­ras que an­tes no hu­bie­sen po­di­do rea­li­zar. Aho­ra bus­ca­mos que to­dos los be­ne­fi­cios de es­ta nue­va tec­no­lo­gía sean apli­ca­dos en Chi­le”, cuen­ta Pi­za­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.