SE­GUN­DA VI­VIEN­DA EN EL SUR

Ya no es só­lo Vi­lla­rri­ca, Pu­cón, Fru­ti­llar o Puer­to Va­ras. Los chi­le­nos di­ri­gi­mos los ojos ha­cia lu­ga­res aún más ale­ja­dos de las gran­des ciu­da­des, pa­ra en­con­trar, en­tre la­gos, pra­de­ras y ríos, el lu­gar in­di­ca­do de re­fu­gio y des­can­so.

Que Pasa - Especiales - - Sumario - Por Ale­jan­dra Gar­cía

Ya no se tra­ta só­lo de Vi­lla­rri­ca, Pu­cón o Puer­to Va­ras. Los chi­le­nos se han cen­tra­do en lu­ga­res más re­cón­di­tos pa­ra en­con­trar, en­tre la­gos y pra­de­ras, un re­fu­gio y des­can­so.

El des­can­so, tan­to en va­ca­cio­nes co­mo fi­nes de se­ma­na lar­gos en una se­gun­da vi­vien­da ale­ja­da de la ciu­dad, es al­go año­ra­do por mu­chos. Pe­ro el ca­mino pa­ra con­cre­tar es­te sue­ño pue­de ser lar­go. Una op­ción es ele­gir en­tre la va­ria­da ofer­ta exis­ten­te de ca­sas y de­par­ta­men­tos, o bien bus­car el lu­gar, di­se­ñar la ca­sa, de­ter­mi­nar las me­jo­res vis­tas, y de­ci­dir cuá­les se­rán los es­pa­cios in­te­rio­res. Chi­le se ca­rac­te­ri­za por su va­ria­da geo­gra­fía, y así co­mo du­ran­te años los bal­nea­rios cos­te­ros del cen­tro y nor­te del país han si­do el des­tino pre­di­lec­to pa­ra in­ver­tir en una se­gun­da vi­vien­da, en los úl­ti­mos años el sur ha te­ni­do un re­na­cer trans­ver­sal. Se­gún Ca­mi­la Mi­ran­da, ge­ren­te del área de es­tu­dios de Co­lliers In­ter­na­tio­nal, la ofer­ta de pro­pie­da­des en los la­gos del sur de Chi­le in­clu­ye prin­ci­pal­men­te par­ce­las, ca­sas y de­par­ta­men­tos, y si bien en to­dos los sec­to­res los pre­cios por me­tro cua­dra­do han ido en au­men­to, la ofer­ta se ha ampliado a di­fe­ren­tes clien­tes ob­je­ti­vos, per­mi­tien­do que más per­so­nas pue­dan ac­ce­der a una se­gun­da vi­vien­da. Así, se ven pro­yec­tos tan­to a ori­llas de la­gos —con pre­cios de has­ta 15.000 UF— co­mo en sec­to­res ale­da­ños con pre­cios des­de las 1.900 UF, o bien tér­mi­nos me­dios, co­mo es el caso de Eca­sa In­mo­bi­lia­ria y su pro­yec­to Paihuén, en el ca­mino Vi­lla­rri­ca-pu­cón. Paihuén cuen­ta con cua­tro edi­fi­cios de sie­te pi­sos fren­te al la­go, con ma­ri­na, y otros seis in­mer­sos en cin­co hec­tá­reas de parque na­ti­vo y vis­ta al la­go, con pre­cios des­de 5.500 UF. En Paihuén des­ta­can las am­plias te­rra­zas de ca­da de­par­ta­men­to (hay de 2 a 5 dor­mi­to­rios), con bar­be­cue in­di­vi­dual y ba­ran­das de cris­tal. Si ha­bla­mos de cons­truir la ca­sa, hay con­sen­so en que el fe­nó­meno de las ca­sas de ve­ra­neo

par­tió a fi­nes de los 80, cuan­do el re­pun­te eco­nó­mi­co del país ele­vó el po­der ad­qui­si­ti­vo. Y los ti­pos de se­gun­das vi­vien­das son muy di­ver­sos, de­pen­dien­do del pre­su­pues­to, las po­si­bi­li­da­des de cons­truir en un lu­gar de­ter­mi­na­do, mano de obra y ma­te­ria­les dis­po­ni­bles, así co­mo tam­bién de los tiem­pos que es­té dis­pues­to el man­dan­te a es­pe­rar pa­ra la cons­truc­ción de la obra. Sin em­bar­go, hay ten­den­cias ya es­ta­ble­ci­das, y en el caso del sur, lo más pe­di­do son las es­truc­tu­ras mix­tas (sis­te­mas me­tá­li­cos y de ma­de­ra) o só­lo ma­de­ra, que re­du­cen los cos­tos y ade­más se in­ser­tan de ma­ne­ra más ami­ga­ble con el en­torno. En ge­ne­ral, to­das las pro­pie­da­des en las zo­nas la­cus­tres de las re­gio­nes de La Arau­ca­nía, Los Ríos y Los La­gos han au­men­ta­do de va­lor. Se­gún da­tos de Co­lliers, en ca­si una dé­ca­da, el pre­cio de las vi­vien­das en Pu­cón au­men­tó 16%, lle­gan­do a 67 UF/M2. En el caso de Vi­lla­rri­ca la fluc­tua­ción es aún ma­yor, al pa­sar de 41,1 UF a 53,8 UF/M2, es de­cir, un in­cre­men­to de más del 30%. Otro for­ma­to co­mún en los la­gos del sur es el de par­ce­las de en­tre 5.000 y 10.000 m2 en con­do­mi­nios. En la ac­tua­li­dad exis­ten pro­yec­tos en ven­ta con pre­cios pro­me­dio en torno a las 1,1 UF/M2 en el la­go Ru­pan­co, 1,0 UF/M2 en el la­go Co­li­co, 0,85 UF/M2 en Ri­ñihue y al­re­de­dor de 0,7 UF/M2 en el la­go Pan­gui­pu­lli. Los pre­cios de­pen­den de si los si­tios cuen­tan con ori­lla de la­go pro­pia o com­par­ti­da. Las pro­pie­da­des con ori­lla de la­go son ca­da vez más es­ca­sas, por lo que su va­lor tien­de a au­men­tar de ma­ne­ra natural con el pa­so del tiem­po.

SUR ÍN­TI­MO

En cuan­to al desa­rro­llo del pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co y las relaciones en­tre los dis­tin­tos es­pa­cios, en la se­gun­da vi­vien­da se bus­ca la ma­yor fle­xi­bi­li­dad, in­te­gra­ción y am­pli­tud po­si­ble, de­jan­do re­le­ga­dos los dor­mi­to­rios a un se­gun­do or­den de je­rar­quía. Es­ta in­di­vi­dua­li­dad es la que ha­ce que la gen­te bus­que a un ar­qui­tec­to pa­ra dar so­lu­ción a su for­ma de vi­da. Pa­ra ele­gir dón­de se cons­trui­rá es­ta vi­vien­da, las vis­tas y orien­ta­ción son re­le­van­tes, co­mo tam­bién la po­si­bi­li­dad de ex­pan­dir los re­cin­tos a me­di­da que se re­quie­ra.

En la se­gun­da vi­vien­da se bus­ca la ma­yor fle­xi­bi­li­dad, in­te­gra­ción y am­pli­tud po­si­ble. ◎

Arán­guiz-buns­ter Ar­qui­tec­tos desa­rro­lla pro­yec­tos de pri­me­ra y se­gun­da vi­vien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.