NUE­VAS FOR­MAS DE VI­VIR ES­TU­DIAN­TES EN CO­MU­NI­DAD

A las pen­sio­nes uni­ver­si­ta­rias se su­ma una nue­va op­ción de re­si­den­cia, edi­fi­cios pen­sa­dos só­lo pa­ra es­tu­dian­tes de edu­ca­ción su­pe­rior. Un mo­de­lo que si bien es co­mún en Es­ta­dos Uni­dos, al país aca­ba de lle­gar.

Que Pasa - Especiales - - Entrevista - Por Re­be­ca Ubi­lla Ma­drid.

El in­gre­so a los es­tu­dios su­pe­rio­res mar­ca un cam­bio im­por­tan­te en la vi­da de to­dos quie­nes de­jan sus am­bien­tes más pro­te­gi­dos —co­mo el co­le­gio de siem­pre— por uno di­ver­so co­mo son las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­tos. A ello de­be su­mar­se la in­cer­ti­dum­bre de quie­nes tie­nen que ale­jar­se de la ca­sa fa­mi­liar pa­ra es­tu­diar en otras ciu­da­des o paí­ses. Es­to ha­ce que año a año los jó­ve­nes se en­fren­ten a la in­cóg­ni­ta de con quién vi­vir: con un fa­mi­liar, com­par­tir de­par­ta­men­to o bus­car residencias es­tu­dian­ti­les, las lla­ma­das pen­sio­nes. Pe­ro es­te mo­de­lo es­tá cam­bian­do, ya se es­tán ins­ta­lan­do las lla­ma­das “co­mu­ni­da­des es­tu­dian­ti­les”, fre­cuen­tes en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. Se tra­ta de edi­fi­cios des­ti­na­dos só­lo a es­tu­dian­tes y com­ple­ta­men­te equi­pa­dos pa­ra aco­mo­dar­se a sus ho­ra­rios de es­tu­dio y es­par­ci­mien­to, don­de, ade­más de sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des de vi­vien­da, con­vi­ven con otros jó­ve­nes. Ejem­plo de ello es Li­vinn San­tia­go, pri­mer edi­fi­cio pa­ra alum­nos de es­tu­dios su­pe­rio­res que se ins­ta­ló en pleno cen­tro de San­tia­go —Lord Co­chra­ne con Ta­ra­pa­cá—, don­de hoy vi­ven 60 es­tu­dian­tes, 60% de ellos ex­tran­je­ros y 40% de di­ver­sas ciu­da­des de Chi­le, co­mo La Serena, Tal­ca y An­to­fa­gas­ta. Se­gún ex­pli­ca, Ma­ría Ig­na­cia Az­cá­rra­ga, mar­ke­ting as­so­cia­te de Li­vinn San­tia­go, el con­cep­to tras es­te es­pa­cio vie­ne des­de Nor­tea­mé­ri­ca, de los tra­di­cio­na­les dorms, las residencias uni­ver­si­ta­rias que hay en los cam­pus. ¿Qué se bus­ca? “Acá se vi­ve en co­mu­ni­dad; que­re­mos que los es­tu­dian­tes creen fa­mi­lia den­tro del edi­fi­cio, don­de to­dos se co­noz­can y apo­yen. Es­to es una es­pe-

cie de re­si­den­cia, apart ho­tel, don­de se cu­bren las ne­ce­si­da­des de vi­vien­da, pe­ro tam­bién los in­cen­ti­va­mos a com­par­tir en los dis­tin­tos es­pa­cios co­mu­nes”, di­cen des­de Li­vinn San­tia­go. Be­lén Ji­mé­nez es de Me­li­pi­lla y es­tá en se­gun­do año de In­ge­nie­ría Co­mer­cial en la Uni­ver­si­dad Alberto Hur­ta­do. Pa­ra ella vi­vir en un edi­fi­cio-co­mu­ni­dad ha mar­ca­do la di­fe­ren­cia. “Vi­vir so­la se ha­ce di­fí­cil, en cam­bio acá se co­no­ce a mu­cha gen­te, de dis­tin­tas zo­nas de Chi­le y de otros paí­ses”.

EL PRO­YEC­TO Li­vinn San­tia­go es un pro­yec­to de CA Ventures, un fon­do de in­ver­sión de Chica­go con más de una dé­ca­da de trayectoria desa­rro­llan­do edi­fi­cios pa­ra es­tu­dian­tes en dis­tin­tos lu­ga­res de Es­ta­dos Uni­dos —ade­más de otro ti­po de so­lu­cio­nes de alo­ja­mien­to—, que aho­ra pu­so su mi­ra­da en La­ti­noa­mé­ri­ca. Los es­tu­dian­tes que op­tan por Li­vinn San­tia­go arrien­dan pie­zas de de­par­ta­men­tos, cu­yos pre­cios van des­de los $256.000 a $700.000 men­sua­les. Al in­gre­sar se so­me­ten a una en­cues­ta de gus­tos y há­bi­tos, con cu­yos re­sul­ta­dos se les asig­nan sus

room­ma­tes. De es­ta ma­ne­ra se in­te­gran a al­guno de los 144 de­par­ta­men­tos (con ca­pa­ci­dad pa­ra 329 per­so­nas) de uno, a cua­tro dor­mi­to­rios que tie­ne el edi­fi­cio, cu­yo in­gre­so es con tar­je­tas y que cuen­ta con co­ne­xión a in­ter­net tan­to en es­pa­cios pú­bli­cos co­mo pri­va­dos. Li­vinn San­tia­go tie­ne un look que di­fie­re de los edi­fi­cios de de­par­ta­men­tos. En la en­tra­da, más que una con­ser­je­ría, hay un

front desk don­de hay que re­gis­trar­se an­tes de in­gre­sar. Los de­par­ta­men­tos del edi­fi­cio de 12 pi­sos van des­de los 25 m2 a los 68 m2, con ca­ma, ba­ño, ca­le­fac­ción por lo­sa ra­dian­te, ven­ta­nas con ter­mo­pa­nel y TV

ca­ble. Ade­más, cuen­ta con dos sub­te­rrá­neos de es­ta­cio­na­mien­tos. Pa­ra in­cen­ti­var la vi­da en co­mu­ni­dad po­see am­plios y có­mo­dos es­pa­cios co­mu­nes co­mo sa­las de jue­go con Pla­ys­ta­tion, me­sa de ping-pong, pis­ci­na, área de quin­cho y gim­na­sio con bi­ci­cle­tas pa­ra co­nec­tar el ipad. A su vez, los es­tu­dian­tes cuen­tan con un es­pa­cio de la­van­de­ría, lu­ga­res de es­tu­dio, sa­las co­mu­nes con wi­fi y sa­las de reunio­nes pa­ra tra­ba­jar en gru­po. Pe­ro los ser­vi­cios de Li­vinn van más allá de la in­fra­es­truc­tu­ra. Ma­ría Ig­na­cia Az­cá­rra­ga cuen­ta que “te­ne­mos un staff pro­fe­sio­nal de apo­yo a los es­tu­dian­tes pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des tan­to del día a día co­mo de con­vi­ven­cia. El equi­po de Re­si­den­ce Li­fe fi­ja las normas de vi­da en co­mún, y el Pro­perty Ma­na­ger es el ne­xo en­tre los pa­dres y los es­tu­dian­tes”. Es­te equi­po tam­bién se preo­cu­pa de in­cen­ti­var la vi­da en co­mún y de es­par­ci­mien­to. Es así co­mo hay se­ma­nas en que se ofre­cen cla­ses de yo­ga, ta­lle­res de­por­ti­vos de ka­ra­te y en­tre­na­mien­to, ade­más de días de con­vi­ven­cia co­mo los “del hot dog o la piz­za”, e in­clu­so pa­seos pa­ra co­no­cer la ciu­dad y di­ver­tir­se, al­go muy va­lo­ra­do en­tre los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros. A es­to se su­ma el desa­rro­llo de la App “Li­vinn Friendly”, que les en­tre­ga op­cio­nes de trek­king y otros deportes, ade­más de des­cuen­tos en res­tau­ran­tes y dis­cot­he­ques.

◎ El mo­de­lo de edi­fi­cios pa­ra es­tu­dian­tes es­tá pre­sen­te en dis­tin­tas ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, co­mo Los Án­ge­les, Chica­go y De­la­wa­re.

EN CRE­CI­MIEN­TO

Es­te mo­de­lo de edi­fi­cio pa­ra es­tu­dian­tes es­tá pre­sen­te en dis­tin­tas ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos co­mo Chica­go, Los Án­ge­les y De­la­wa­re, ya sea en áreas cer­ca­nas a los prin­ci­pa­les cam­pus uni­ver­si­ta­rios o bien den­tro de ellos, lo que tam­bién su­ce­de en Ca­na­dá. Pe­dro Za­mo­ra es pro­ject ma­na­ger de CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.