Posteos

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Die­go Zú­ñi­ga Con­tre­ras ]

Las bom­bas si­guen es­ta­llan­do [por Die­go Zú­ñi­ga Con­tre­ras ] || Cuan­do tar­da, no es jus­ti­cia [por Ca­ro­li­na Torrealba ] || Sed de glo­ria [por Fran­cis­co Sa­gre­do ] || Ci­neas­ta de la tran­si­ción [por Yenny Cá­ce­res]

EL TE­RRO­RIS­MO, CO­MO EL QUE GOL­PEÓ A BRU­SE­LAS ES­TA SE­MA­NA, NO ES SÓ­LO UNA AME­NA­ZA A LA SE­GU­RI­DAD DE QUIE­NES VI­VEN EN EU­RO­PA. ES TAM­BIÉN UN GOL­PE A LA ESEN­CIA DE LA UNIÓN EU­RO­PEA Y UNA OPOR­TU­NI­DAD PA­RA EL DIS­CUR­SO XE­NÓ­FO­BO.

Ape­nas cua­tro días des­pués de que se anun­cia­ra a los cua­tro vien­tos la cap­tu­ra de Sa­lah Ab­des­lam, el lla­ma­do “enemi­go nú­me­ro 1” de Eu­ro­pa tras su par­ti­ci­pa­ción en los aten­ta­dos de Pa­rís del pa­sa­do no­viem­bre, otra vez el te­rror azo­ta al Vie­jo Con­ti­nen­te en su co­ra­zón. Bru­se­las, ca­pi­tal de Bél­gi­ca y se­de de la OTAN y del Par­la­men­to Eu­ro­peo, nue­va­men­te se con­vir­tió en epi­cen­tro del yiha­dis­mo, tras la ex­plo­sión de dos bom­bas en el ae­ro­puer­to prin­ci­pal de la ciu­dad y de un ter­cer ar­te­fac­to en la es­ta­ción de me­tro de Mael­beek, muy cer­ca de los edi­fi­cios de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas.

No es apre­su­ra­do es­pe­cu­lar so­bre las ra- zo­nes del aten­ta­do. Más allá de la gue­rra, de­cla­ra­da por unos y so­te­rra­da por otros, con­tra gru­pos ra­di­ca­les co­mo Es­ta­do Is­lá­mi­co —que se atri­bu­yó el ata­que—, es po­si­ble que lo de Bru­se­las ten­ga me­nos que ver con la si­tua­ción en Si­ria y más con la ver­da­de­ra ca­ce­ría lan­za­da por las agencias de se­gu­ri­dad bel­gas en bús­que-

da de los res­pon­sa­bles de los ata­ques de Pa­rís. Po­dría ser, lo de Bru­se­las, un ma­no­ta­zo de aho­ga­do de las úl­ti­mas cé­lu­las te­rro­ris­tas aún no de­tec­ta­das en la re­gión, o —va­ya ho­rror— po­dría tra­tar­se de ape­nas un ca­pí­tu­lo más de es­ta no­ve­la don­de los gran­des cen­tros de po­der eu­ro­peos se han con­ver­ti­do en ob­je­ti­vos le­gí­ti­mos pa­ra gru­pos ra­di­ca­les.

Por evi­tar me­ter­se en la gue­rra de Si­ria, Eu­ro­pa ter­mi­nó im­por­tan­do el con­flic­to y ha­cién­do­se par­te de él ya no com­ba­tien­do so­bre el te­rreno, sino ca­zan­do en sus pro­pias ur­bes a unos enemi­gos, mu­chos de ellos na­ci­dos y cria­dos acá, que se de­fen­de­rán de for­ma bru­tal. Bru­se­las es una prue­ba de ello. El pro­ble­ma pa­ra el Vie­jo Con­ti­nen­te, en to­do ca­so, va más allá del ra­zo­na­ble te­mor a que en cual­quier es­qui­na se ha­ga es­ta­llar un ti­po car­ga­do de ex­plo­si­vos, sino que tie­ne que ver con el es­pa­cio que abre ese mie­do al dis­cur­so de gru­pos de ex­tre­ma de­re­cha. En Ale­ma­nia, sin ir más le­jos, po­co a po­co se pa­só del “lo lo­gra­re­mos” de An­ge­la Mer­kel, quien con esa fra­se bus­ca­ba con­ven­cer a los su­yos de que el país era ca­paz de aco­ger a los mi­les de re­fu­gia­dos que pre­sio­nan sus fron­te­ras, al ya icó­ni­co “lo lo­gra­re­mos… nun­ca” que inun­da las re­des so­cia­les y se ve en ra­ya­dos mu­ra­les.

Tras el aten­ta­do en Pa­rís de no­viem­bre, don­de 130 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das, ya se oye­ron las pri­me­ras vo­ces que ar­gu­men­ta­ban que en­tre los re­fu­gia­dos que in­gre­sa­ban a te­rri­to­rio de la Unión Eu­ro­pea de se­gu­ro ha­bía te­rro­ris­tas in­fil­tra­dos. Sin ma­yo­res prue­bas que la me­ra pre­sun­ción, em­pe­zó a con­for­mar­se la idea de ce­rrar las fron­te­ras, al­go que fi­nal­men­te cua­jó de al­gu­na ma­ne­ra con el re­cien­te pac­to fir­ma­do por la UE con Tur­quía, que bá­si­ca­men­te im­pi­de el ac­ce­so de los so­li­ci­tan­tes de asi­lo a Eu­ro­pa y los obli­ga a que­dar­se en el país go­ber­na­do por Re­cep Tay­yip Er­do­gan, con la ex­cep­ción de un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de per­so­nas pro­ve­nien­tes de Si­ria.

De ahí a que se lan­za­ra la pro­pues­ta de aca­bar con el Acuer­do de Schen­gen, ese que per­mi­te mo­ver­se a los ciu­da­da­nos de 26 paí­ses de Eu­ro­pa y a los bie­nes pro­du­ci­dos en ellos li­bre­men­te den­tro de esos te­rri­to­rios sin te­ner que pa­sar con­tro­les fron­te­ri­zos, só­lo ha­bía un pa­so. La idea ha si­do pues­ta so­bre la me­sa, de for­ma más o me­nos se­ria, en dis­tin­tos fo­ros, lo su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­tes co­mo pa­ra que el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker, di­je­ra a me­dia­dos de enero que “Schen­gen es uno de los ma­yo­res lo­gros de la in­te­gra­ción eu­ro­pea. Sin Schen­gen, sin el li­bre mo­vi­mien­to de tra­ba­ja­do­res, sin la li­ber­tad de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos pa­ra via­jar, el eu­ro no tie­ne sen­ti­do”.

Mien­tras al­gu­nas ae­ro­lí­neas ya ad­vier­ten a sus pa­sa­je­ros que rea­li­zan tra­yec­tos den­tro de la zo­na Schen­gen de la ne­ce­si­dad de por­tar el pa­sa­por­te an­te even­tua­les re­vi­sio­nes po­li­cia­les, paí­ses co­mo Sue­cia, Di­na­mar­ca, No­rue­ga, Aus­tria, Ale­ma­nia y Fran­cia han re­ins­tau­ra­do al­gu­nos con­tro­les fron­te­ri­zos, en cier­tos ca­sos por con­vic­ción y, en otros, pre­sio­na­dos por la co­yun­tu­ra in­ter­na, elec­cio­nes en el ho­ri­zon­te y el cre­ci­mien­to en las en­cues­tas de los par­ti­dos que exi­gen re­ins­tau­rar la se­gu­ri­dad y po­ner fin a la olea­da mi­gra­to­ria. Des­de ha­ce me­ses, la ma­yor pre­sen­cia po­li­cial en aeropuertos y zo­nas sen­si­bles den­tro de las gran­des ciu­da­des es mo­de­ra­da, pe­ro apre­cia­ble.

El es­ce­na­rio ac­tual en Eu­ro­pa es el pro­pi­cio pa­ra los dis­cur­sos an­ti­is­la­mis­tas, co­mo el que pro­pa­ga el gru­po Pa­trio­tas Eu­ro­peos con­tra la Is­la­mi­za­ción de Oc­ci­den­te (Pe­gi­da, por sus si­glas en ale­mán), que tu­vo su se­gun­do ai­re tras los ata­ques con­tra mu­je­res ocu­rri­dos el Año Nue­vo en Co­lo­nia, en el es­te del país. O pa­ra el cre­ci­mien­to de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD), que in­gre­só a tres par­la­men­tos re­gio­na­les ger­ma­nos. O pa­ra que Ma­ri­ne Le Pen, del po­lé­mi­co Fren­te Na­cio­nal, fi­gu­re en­tre los po­lí­ti­cos me­jor eva­lua­dos en Fran­cia, pe­se a de­cla­ra­cio­nes co­mo que la pre­sen­cia de mu­sul­ma­nes en el país es co­mo la ocu­pa­ción na­zi.

El te­rro­ris­mo no es só­lo una ame­na­za a la se­gu­ri­dad y a la vi­da de quie­nes vi­ven en Eu­ro­pa. Es tam­bién un gol­pe a la esen­cia de la Unión Eu­ro­pea y una opor­tu­ni­dad pa­ra que el dis­cur­so xe­nó­fo­bo si­ga ga­nan­do adep­tos. Los po­lí­ti­cos to­man no­ta de ello y re­pi­ten que ce­der an­te to­do eso es ga­ran­ti­zar el triun­fo de quie­nes desean im­po­ner el te­rror. Y mien­tras ha­cen esa de­cla­ra­ción, lle­na de bue­nas in­ten­cio­nes, dan un pa­so atrás y cie­rran las fron­te­ras. Y se im­po­ne la exi­gen­cia de pa­sa­por­tes. Y se dis­cu­te eter­na­men­te una so­lu­ción a la cri­sis de los re­fu­gia­dos. Y las bom­bas si­guen es­ta­llan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.