La ANFP sa­le a la can­cha

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Ma­ría Jo­sé Ta­pia // Fo­tos: Mar­ce­lo Se­gu­ra ]

[por Ma­ría Jo­sé Ta­pia]

Tras ca­si tres me­ses a car­go del fút­bol chi­leno, y cuan­do la se­lec­ción reanu­da los par­ti­dos de las eli­mi­na­to­rias, la nue­va di­rec­ti­va ade­lan­ta que los es­ta­tu­tos se­rán mo­di­fi­ca­dos, que no se ejer­ce­rá la op­ción de com­pra del 20% del CDF es­te 31 de mar­zo y que sí se es­tá tra­ba­jan­do en nue­vas ac­cio­nes pe­na­les. To­do, con mi­ras a ge­ne­rar una ANFP for­ta­le­ci­da tras la de­ba­cle de la era Ja­due.

Hoy en la no­che, el Es­ta­dio Na­cio­nal se te­ñi­rá nue­va­men­te de ro­jo. A las 20.30 ho­ras, Chi­le en­fren­ta a Ar­gen­ti­na en un par­ti­do que se vis­lum­bra com­ple­jo. El téc­ni­co Juan An­to­nio Piz­zi de­bu­ta­rá en un con­tex­to di­fí­cil con ba­jas re­le­van­tes —Ar­tu­ro Vidal, Char­les Arán­guiz, Eduardo Var­gas y Jor­ge Valdivia—, tras só­lo tres días pa­ra en­tre­nar al equi­po com­ple­to y un tra­ba­jo pa­ra­le­lo pa­ra in­ten­tar re­cu­pe­rar la con­fian­za que se per­dió lue­go de la sa­li­da de Sam­pao­li.

La nue­va di­rec­ti­va de la ANFP se­gui­rá aten­ta el en­cuen­tro des­de las gra­de­rías. Sa­ben que se­rá su pri­mer re­to de­por­ti­vo, im­por­tan­te ob­via­men­te, aun­que só­lo uno de los múl­ti­ples desafíos que ha de­bi­do en­fren­tar pa­ra re­cu­pe­rar la cre­di­bi­li­dad de una ins­ti­tu­ción que ha­ce al­gu­nos me- ses va­rios co­men­ta­ris­tas da­ban por muer­ta. “Aquí pa­só un tsu­na­mi”, re­su­me el pre­si­den­te de la aso­cia­ción, Ar­tu­ro Sa­lah. Y agre­ga: “Es­to era ma­ne­ja­do co­mo una tien­da, don­de el due­ño to­ma­ba las de­ci­sio­nes y no res­pe­ta­ba ad­mi­nis­tra­ción, con­tro­les, na­da”.

Aho­ra las co­sas han cam­bia­do. En una ex­ten­sa me­sa en Qui­lín, los di­rec­to­res An­drés Fa­zio, Al­do Co­rra­dos­si, Se­bas­tián Mo­reno y Sa­lah enu­me­ran una lista in­ter­mi­na­ble de co­sas que han rea­li­za­do, de­ci­sio­nes que se han to­ma­do y ta­reas que fal­tan por ha­cer. En ese es­ce­na­rio ade­lan­tan: la op­ción por ad­qui­rir el 20% del CDF a Jor­ge Cla­ro no se ejer­ce­rá en el pla­zo es­ti­pu­la­do.

MO­NI­TO­REAN­DO LA CA­JA

“Has­ta an­tes del 4 de enero no­so­tros te­nía­mos una vi­da. Hoy, nues­tra vi­da es­tá aquí”. Así des­cri­be An­drés Fa­zio la in­ten­si­dad del tra­ba­jo de es­tos me­ses. “Es­to ha si­do 24/7”, re­fuer­za Al­do Co­rra­dos­si. Es que en es­te pe­río­do, la la­bor ad­mi­nis­tra­ti­va ha si­do asu­mi­da por el equi­po di­rec­ti­vo. Fa­zio y Co­rra­dos­si se en­car­gan de las fi­nan­zas; los abo­ga­dos Se­bas­tián Mo­reno, Juan Carlos Sil­va y Hu­go Mu­ñoz, de lo le­gal; Gas­par Goy­coo­lea, de to­do lo re­la­cio­na­do con las se­lec­cio­nes y el cuer­po téc­ni­co, y Sa­lah, ge­ren­cia.

Mien­tras al­gu­nos eje­cu­ti­vos de la era Ja­due se han ido, otros aún per­ma­ne­cen aden­tro, si­tua­ción que ha si­do cues­tio­na­da por per­so­ne­ros li­ga­dos al fút­bol. Sa­lah ade­lan­ta que no per­ma­ne­ce­rán por mu­cho tiem­po. “Hay un tra­ba­jo es­tra­té­gi­co. Esos cua­dros se van a re­no­var to­dos en el mo­men­to en que co­rres­pon­da”. Fuen­tes cer­ca­nas a la en­ti­dad ase­gu­ran, de he­cho, que hoy no es­tán ejer­cien­do sus fun­cio­nes sino que más bien es­tán no­mi­nal­men­te den­tro de la ins­ti­tu­ción con la fi­na­li­dad de apor­tar en la investigación.

En el in­ter­tan­to ya co­men­za­ron la bús­que­da pa­ra ar­mar una ad­mi­nis­tra­ción que tras­cien­da a las di­rec­ti­vas, sos­tie­nen. Co­mo ge­ren­te ge­ne­ral de­ja­ron a Clau­dio Tes­sa, quien lle­gó a la aso­cia­ción en el pe­río­do de tran­si­ción que se vi­vió en­tre oc­tu­bre y di­ciem­bre. A tra­vés de la em­pre­sa de head hun­ter Boy­den es­tán ha­cien­do un ba­rri­do pa­ra cu­brir los otros pues­tos. Por esa vía ya con­tra­ta­ron al ge­ren­te de com­pe­ti­cio­nes, Ro­dri­go As­tor­ga, y de­fi­ni­rán por es­tos días al ge­ren­te de ad­mi­nis­tra­ción y fi­nan­zas. En un par de me­ses más el or­ga­ni­gra­ma de­bie­ra es­tar cu­bier­to.

La ca­ren­cia de una es­truc­tu­ra eje­cu­ti­va se re­pli­có en ma­te­ria fi­nan­cie­ra. Or­de­nar las pla­tas de la ANFP ha si­do un tra­ba­jo que se ha rea­li­za­do a cie­gas. Es que cuan­do asu­mie­ron no exis­tía con­ta­bi­li­dad ni ba­lan­ces de 2015. Peor aún: “Las cuen­tas co­rrien­tes no es­ta­ban con di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra asu­mir los com­pro­mi­sos. No ha­bía ca­ja ni pa­ra un día”, se­ña­la Fa­zio. Lo más ur­gen­te fue con­se­guir los di­ne­ros. La Con­me­bol les ade­lan­tó al­gu­nos mon­tos com­pro­me­ti­dos pa­ra la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio y se re­ne­go­ció con los pro­vee­do­res, va­rios de los cua­les no re­ci­bían pa­gos des­de ju­lio.

Tras ello co­men­zó el pro­ce­so de re­cons­truir fi­nan­cie­ra­men­te el 2015. Los años pre­vios, la ANFP tu­vo re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, si­tua­ción que cam­bió el ejer­ci­cio re­cién pa­sa­do. “Su­po­ne­mos, por los an­te­ce­den­tes que he­mos re­ca­ba­do, que efec­ti­va­men­te Ser­gio Ja­due ya sa­bía a prin­ci­pios de 2015 que es­ta­ba so­li­ci­ta­do de al­gu­na for­ma por el FBI y por eso fue un año pa­ra el ol­vi­do, de ab­so­lu­to des­con­trol, a pe­sar de ha­ber te­ni­do los ma­yo­res in­gre­sos de su his­to­ria”, ex­pli­ca Co­rra­dos­si. “Des­de ma­yo, cuan­do sa­lió lo de la FI­FA, pa­re­ce que em­pe­zó el gas­te­río sin con­trol”, re­fuer­za Sa­lah.

La mo­chi­la he­re­da­da es gran­de. Si bien es­truc­tu­ral­men­te la ANFP tie­ne más in­gre­sos que gas­tos, la can­ti­dad de im­pa­gos arras­tra­dos des­de 2015 ha­cen que hoy la deu­da bor­dee los $ 9.000 mi­llo­nes. En ese

“Su­po­ne­mos, por los an­te­ce­den­tes que he­mos re­ca­ba­do, que Ser­gio Ja­due ya sa­bía a prin­ci­pios de 2015 que es­ta­ba so­li­ci­ta­do de al­gu­na for­ma por el FBI y por eso fue un año pa­ra el ol­vi­do, de ab­so­lu­to des­con­trol, a pe­sar de ha­ber te­ni­do los ma­yo­res in­gre­sos de su his­to­ria”, ex­pli­ca Al­do Co­rra­dos­si.

con­tex­to, la ta­rea es di­se­ñar un pre­su­pues­to que pue­da sos­te­ner esos com­pro­mi­sos, en medio de una li­qui­dez que aún no es cla­ra. “Ha­bía ca­jas chi­cas que lle­ga­ban a los $ 15 mi­llo­nes. Hoy se ha res­trin­gi­do to­do y la ca­ja se mo­ni­to­rea se­ma­nal­men­te”, se­ña­la Co­rra­dos­si. Los re­cor­tes de cos­tos han si­do con­si­de­ra­bles: me­nos via­jes, me­nos ce­lu­la­res, me­nos viá­ti­cos, etc. “Eli­mi­na­mos to­das las ban­de­jas de ga­lle­tas que ha­bía cuan­do lle­ga­mos”, ríe Fa­zio. Mo­reno re­fuer­za: “La otra for­ma de aho­rro es que el equi­po di­rec­ti­vo no co­bra. Es gra­tis”. To­dos los di­rec­to­res son em­pre­sa­rios y pro­fe­sio­na­les que se desem­pe­ñan en sus pro­pias ac­ti­vi­da­des, al mar­gen del rol que cum­plen en la ANFP.

RES­PON­SA­BI­LI­DAD PE­NAL

Hay ocho ana­lis­tas de De­loit­te tra­ba­jan­do de ma­ne­ra per­ma­nen­te en la ANFP. El 8 de fe­bre­ro, la aso­cia­ción con­tra­tó una au­di­to­ría fo­ren­se pa­ra de­li­near to­das las res­pon­sa­bi­li­da­des de­trás del es­cán­da­lo fi­nan­cie­ro de la en­ti­dad. Días an­tes, el di­rec­to­rio ha­bía pre­sen­ta­do la pri­me­ra que­re­lla por apro­pia­ción in­de­bi­da con­tra to­dos quie­nes re­sul­ten res­pon­sa­bles. Si bien son tres las si­tua­cio­nes cues­tio­na­das en la ac­ción ju­di­cial —dis­trac­ción de fon­dos, res­ti­tu­ción de mon­tos per­ci­bi­dos por con­cep­to de re­mu­ne­ra­cio­nes y ase­so­rías al INAF—, la au­di­to­ría de De­loit­te po­dría apor­tar nue­va in­for­ma­ción pa­ra pro­fun­di­zar las que­re­llas. “Es­to va a ser com­ple­men­ta­do con nue­vos an­te­ce­den­tes y se van a ir pre­sen­tan­do nue­vas ac­cio­nes le­ga­les ten­dien­tes a es­cla­re­cer cual­quier ac­to ilí­ci­to que es­ti­me­mos que re­quie­re una investigación y una san­ción”, re­ve­la Se­bas­tián Mo­reno. Y ade­lan­ta: “Es­ta­mos tra­ba­jan­do en nue­vas ac­cio­nes pe­na­les”, si bien no da nom­bres ni pla­zos, és­tas se in­ter­pon­drían una vez ter­mi­na­da la au­di­to­ría, lo que se es­ti­ma ocu­rri­rá en seis a ocho se­ma­nas más.

El tra­ba­jo no ha si­do fá­cil. Los di­rec­ti­vos se reúnen to­dos los lu­nes con De­loit­te pa­ra ver los avan­ces. En­con­trar la in­for­ma­ción con­ta­ble, ha­cer la tra­za­bi­li­dad de los di­ne­ros e ir ha­cia atrás pa­ra en­con­trar el ma­pa de per­so­nas in­vo­lu­cra­das en la re­cep­ta­ción de esas pla­tas ha si­do una ta­rea ti­tá­ni­ca, ase­gu­ran. Aun­que ya se ven al­gu­nas lu­ces: “Hay con­tra­tos cla­ra­men­te so­bre­va­lo­ra­dos y un des­fi­le de ase­so­rías que no tie­nen res­pal­do”, di­ce Fa­zio. “Es ab­so­lu­ta­men­te cla­ro que acá hu­bo un es­ce­na­rio de des­con­trol y des­or­den. La pre­gun­ta es si es só­lo des­con­trol o si hay an­te­ce­den­tes su­fi­cien­tes pa­ra que pue­da ha­ber una per­se­cu­ción pe­nal”, com­ple­men­ta Co­rra­dos­si.

En el in­ter­tan­to, han ido apor­tan­do to­dos los an­te­ce­den­tes ne­ce­sa­rios a la investigación que lle­va ade­lan­te el fis­cal Carlos Ga­jar­do. Han de­cla­ra­do por la aso­cia­ción los di­rec­to­res Juan Carlos Sil­va, Hu­go Mu­ñoz y Se­bas­tián Mo­reno, en ca­li­dad de que­re­llan­tes. Aún, eso sí, no hay una fe­cha de­fi­ni­da pa­ra en­tre­gar re­sul­ta­dos. Con el

Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia hay una lí­nea di­rec­ta. La fis­ca­li­za­ción de la car­te­ra si­gue en cur­so, pe­ro en co­mu­ni­ca­ción con la ANFP, la cual ha es­ta­do en­tre­gan­do los an­te­ce­den­tes re­que­ri­dos.

La par­te le­gal no só­lo se ha cen­tra­do en es­cla­re­cer lo su­ce­di­do en la era Ja­due, sino que se es­tá tra­ba­jan­do en op­ti­mi­zar las po­lí­ti­cas de trans­pa­ren­cia. Hoy exis­te un ma­nual de ma­ne­jo de in­for­ma­ción, don­de to­dos los pre­si­den­tes de clu­bes pue­den ac­ce­der a ba­lan­ces, con­tra­tos, etc., si­tua­ción que an­tes no se da­ba. Ade­más, to­dos los di­ne­ros que se gas­ten de­ben ser vi­sa­dos por el ge­ren­te ge­ne­ral más un di­rec­tor, y aque­llos des­ti­na­dos por el di­rec­to­rio de­ben ir te­nien­do dos o tres fir­mas de­pen­dien­do de los mon­tos e in­clu­so aque­llos des­em­bol­sos más one­ro­sos de­ben ser in­for­ma­das al Con­se­jo de Pre­si­den­tes. Hoy prác­ti­ca­men­te to­dos esos con­tro­les se es­tán ha­cien­do de ma­ne­ra in­tui­ti­va. Con De­loit­te ela­bo­ra­rán los do­cu­men­tos de ges­tión de­fi­ni­ti­vos. Lue­go, su rol ten­drá otro ca­riz: cam­biar los an­ti­guos es­ta­tu­tos de la ANFP, tra­ba­jo que em­pe­za­ría en 2017. El diag­nós­ti­co ya es­tá he­cho: “Hay un con­ven­ci­mien­to de que los es­ta­tu­tos de­ben ser mo­der­ni­za­dos pa­ra cam­biar la mi­ra­da que tie­ne es­ta cor­po­ra­ción y ha­cer­la más cla­ra, más trans­pa­ren­te, más ro­bus­ta”, di­ce Mo­reno. Ase­gu­ra que se de­be de­fi­nir bien la in­ter­ac­ción en­tre el Di­rec­to­rio y el Con­se­jo de Pre­si­den­tes, la ma­ne­ra có­mo se eli­gen los car­gos, có­mo se re­gu­la la in­dus­tria, có­mo se dis­tri­bu­yen los in­gre­sos, etc. Sa­lah cuen­ta que hoy, por ejem­plo, los di­rec­ti­vos no pue­den in­ha­bi­li­tar­se. “Se re­quie­re de un aná­li­sis más ro­bus­to que per­mi­ta no dis­cu­tir tan­to, no re­cu­rrir a la in­ter­pre­ta­ción de la nor­ma, sino que de­ter­mi­nar de for­ma cla­ra có­mo se pro­ce­de”, plan­tea Mo­reno. “No­so­tros te­ne­mos que di­se­ñar cuál va a ser la in­dus­tria que va a en­fren­tar los cam­bios en 15 a 20 años más”, re­fuer­za Fa­zio.

POR UN ES­TA­DIO CON GEN­TE

La ANFP ob­tu­vo $ 17.800 mi­llo­nes en in­gre­sos en 2015. De ese to­tal, cer­ca de un 95% es­tá ase­gu­ra­do, ya que co­rres­pon­de a con­tra­tos con aus­pi­cia­do­res de la se­lec- ción que tie­nen una vi­gen­cia, en su ma­yo­ría, has­ta 2018. La ta­rea de la nue­va di­ri­gen­cia es in­ten­tar ele­var sus ven­tas, a tra­vés de pro­duc­tos que no es­tán ex­plo­ta­dos co­mo fút­bol fe­me­nino, fút­bol jo­ven, Fut­sal, etc. La fór­mu­la pa­ra po­ten­ciar esas áreas es­tá re­cién en aná­li­sis. Ade­más, apun­tan a for­ta­le­cer la re­la­ción con los ac­tua­les spon­sors. “No es fá­cil com­pa­ti­bi­li­zar to­do es­to que se vio aden­tro del mun­do de la ANFP; hay vo­ces que di­cen que no quie­ren es­tar re­la­cio­na­dos con es­tas ma­las prác­ti­cas. Tam­bién de­be­mos ver có­mo acer­car­nos más a ellos, po­ner a la ANFP co­mer­cial­men­te más al ser­vi­cio de los spon­sors”, di­ce Fa­zio.

Si bien los re­tor­nos de la aso­cia­ción es­tán en gran me­di­da ase­gu­ra­dos, es en los clu­bes don­de se re­quie­re un es­fuer­zo ma­yor. “Hay un desafío muy gran­de en el cam­peo­na­to”, ase­gu­ra Sa­lah. El pre­si­den­te de la ANFP di­ce que en el fút­bol chi­leno se da una pa­ra­do­ja. Mien­tras la se­lec­ción chi­le­na es la que atrae a más pú­bli­co en el mun­do, en Chi­le es don­de me­nos gen­te va al es­ta­dio el do­min­go. La in­se­gu­ri­dad ga­lo­pan­te que ro­dea a los par­ti­dos ha es­pan­ta­do a los asis­ten­tes, jun­to al he­cho de que el tor­neo tie­ne un cam­peo­na­to po­co cla­ro, que no ha per­ma­ne­ci­do en el tiem­po, ge­ne­ran­do des­in­for­ma­ción y con­fu­sión en­tre los es­pec­ta­do­res, co­mo es­ti­man en el di­rec­to­rio. Re­cu­pe­rar al pú­bli­co es uno de los desafíos con mi­ras a for­ta­le­cer a los clu­bes.

La ANFP se reúne to­das las se­ma­nas con el go­bierno pa­ra avan­zar en la coor­di­na­ción que per­mi­ta erra­di­car la vio­len­cia de los es­ta­dios, aun­que la ta­rea no es fá­cil. “Es­te es un pro­ble­ma que es­tá frag­men­ta­do en dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes: in­ten­den­cias, ca­ra­bi­ne­ros, Es­ta­dio Se­gu­ro, y ca­da uno em­pe­zó a di­se­ñar un plan res­pec­to a su vi­sión. Aho­ra el tra­ba­jo se cen­tra en au­nar las vi­sio­nes, eli­mi­nar los de­ta­lles que ca­da uno tie­ne y ha­cer un dis­cur­so más gran­de”, di­ce Fa­zio. “La so­lu­ción no pa­sa por sa­car a la gen­te del es­ta­dio”, afir­ma ta­jan­te Sa­lah.

A jui­cio de los di­rec­to­res, la pro­ble­má­ti­ca es so­cial y sus­ten­ta­da en una le­gis­la­ción dé­bil. “Los ac­tos co­me­ti­dos aden­tro del es­ta­dio no son de­li­tos, son fal­tas, y eso quie­nes co­me­ten los ac­tos lo sa­ben”, cri­ti­ca Fa­zio. Agre­ga que el te­ma ya no son las ba­rras bra­vas que se pe­lean con el ri­val, sino que es mu­cho más gra­ve: “Acá hay gru­pos que van a ha­cer microtráfico. El es­ta­dio es un im­por­ta­dor de agen­tes de vio­len­cia. Es­to se ter­mi­na con le­gis­la­ción

“Hay con­tra­tos cla­ra­men­te so­bre­va­lo­ra­dos y un des­fi­le de ase­so­rías que no tie­nen res­pal­do”, di­ce An­drés Fa­zio. “Es cla­ro que acá hu­bo un es­ce­na­rio de des­con­trol. La pre­gun­ta es si es só­lo des­con­trol o si hay an­te­ce­den­tes su­fi­cien­tes pa­ra que pue­da ha­ber una per­se­cu­ción pe­nal”, agre­ga Co­rra­dos­si.

po­ten­te y de­ter­mi­na­ción”, di­ce.

To­dos con­cuer­dan en que esa de­ter­mi­na­ción y vo­lun­tad exis­te y que su me­ta co­mo di­rec­to­res es lo­grar de­jar sen­ta­das las ba­ses pa­ra que eso se re­suel­va. “Si no­so­tros co­mo fút­bol lo­gra­mos sa­car la vio­len­cia de los es­ta­dios, con­si­de­ro que se­ría una se­ñal muy po­ten­te pa­ra la so­cie­dad, por­que es­ta vio­len­cia no es­tá só­lo en el es­ta­dio, sino en to­dos la­dos, en cual­quier es­pec­tácu­lo ma­si­vo”, sub­ra­ya Sa­lah. Re­cu­pe­rar a los asis­ten­tes me­jo­ra­ría los in­gre­sos de los clu­bes, va­rios de los cua­les es­tán con sus re­sul­ta­dos en ro­jo. Las tra­ta­ti­vas en torno al CDF tam­bién apun­tan a dar­le un nue­vo im­pul­so al fút­bol. Se es­ti­ma que más de un ter­cio de los in­gre­sos de los equi­pos pro­vie­ne del canal de te­le­vi­sión, por lo que su rol es cla­ve.

UN CDF 2.0

Jus­to en una se­ma­na más, el pró­xi­mo jue­ves 31 de mar­zo, se cum­ple el pla­zo pa­ra que la ANFP ejer­za la op­ción de com­pra por el 20% del CDF, que­dán­do­se con el 100% de la pro­pie­dad. Si bien las ex­pec­ta­ti­vas son al­tas, ese día no ha­bría nin­gu­na no­ve­dad.

El pa­sa­do 4 de fe­bre­ro se creó una nue­va co­mi­sión pa­ra re­to­mar el te­ma tras el pe­río­do de inac­ción que se su­ce­dió en­tre la sa­li­da de Ja­due y la lle­ga­da de Sa­lah. El equi­po de aná­li­sis que­dó con­for­ma­do por Luis La­rraín (UC), Vic­to­riano Cer­da (Hua­chi­pa­to), Fe­li­pe Mu­ñoz (De­por­tes Co­pia­pó) y Al­do Co­rra­dos­si, a nom­bre del di­rec­to­rio. Es­te úl­ti­mo re­ve­la que hoy exis­te un acer­ca­mien­to con Jor­ge Cla­ro (pro­pie­ta­rio del 20%) que no di­ce re­la­ción con pla­zos pe­ren­to­rios, sino con “un es­pí­ri­tu de coope­ra­ción”. “Hoy no es­ta­mos en con­ver­sa­cio­nes orien­ta­das a ejer­cer la op­ción, sino en otro ti­po de con­ver­sa­cio­nes”, plan­tea.

El di­rec­tor ex­pli­ca que se es­tán ex­plo­ran- do al­ter­na­ti­vas en con­jun­to pa­ra po­ten­ciar tan­to el es­pec­tácu­lo co­mo lo eco­nó­mi­co, las cua­les po­drían tra­du­cir­se en bus­car a un ter­ce­ro que ad­mi­nis­tre el canal. Pre­ci­sa que la dis­cu­sión no se ha plan­tea­do en ba­se a cuán­to cues­ta la am­plia­ción si es que no se de­ci­de ejer­cer la op­ción en la fe­cha es­ti­pu­la­da. “Hoy exis­te un con­tra­to que for­ma­li­za la ac­ti­vi­dad que te­ne­mos co­mo so­cios. Hoy las con­ver­sa­cio­nes que te­ne­mos no ha­blan de ese con­tra­to, sino de una nue­va for­ma de re­la­cio­nar­nos de aquí ha­cia ade­lan­te”.

De es­ta ma­ne­ra la es­tra­te­gia apun­ta a de­li­near un “CDF 2.0” que fa­vo­rez­ca, en­tre otras co­sas, la con­cu­rren­cia al es­ta­dio. Es que an­tes el fo­co fue prio­ri­zar el cam­peo­na­to. Ini­cial­men­te se trans­mi­tían dos par­ti­dos, lue­go tres y así fue cre­cien­do. Es­to tra­jo mu­chos be­ne­fi­cios, pe­ro tam­bién tu­vo sus cos­tos, co­mo los horarios de trans­mi­sión. “Ne­ce­si­ta­mos que los in­tere­ses que son ló­gi­cos de una com­pa­ñía de te­le­vi­sión que trans­mi­te el fút­bol va­yan de la mano tam­bién con la pro­tec­ción del es­pec­tácu­lo y con la gen­te en el es­ta­dio. A no­so­tros no nos in­tere­sa un fút­bol sin gen­te y a lo me­jor ahí hay un desafío”, ex­pli­ca Ar­tu­ro Sa­lah. Y po­ne co­mo ejem­plo la trans­mi­sión de par­ti­dos a las 15.00 ho­ras en ve­rano, con 35 gra­dos, o tar­de en in­vierno, an­te la ne­ce­si­dad de po­der dar to­dos los en­cuen­tros en una so­la se­ñal. El desafío es­tá en mo­der­ni­zar­se y que el “CDF 2.0” —co­mo le di­ce Co­rra­dos­si— pue­da en­tre­gar el pro­duc­to fút­bol en dis­tin­tas pan­ta­llas, en horarios fa­vo­ra­bles y oja­lá am­pliar­se tam­bién a las trans­mi­sio­nes del fút­bol jo­ven, fe­me­nino, pla­ya y no só­lo re­du­cir­se al cam­peo­na­to. “Es­pe­ra­mos que el CDF sea una he­rra­mien­ta que le apor­te va­lor al fút­bol chi­leno. Que el CDF 2.0 o la pla­ta­for­ma que va a en­tre­gar es­to a dis­tan­cia sea más mo­der­na, en­tre­gue las me­jo­res con­di­cio­nes y for­mas y cuen­te con to­dos los avan­ces tec­no­ló­gi­cos de ma­ne­ra tal que la vi­sua­li­za­ción que pue­dan ver el día de ma­ña­na sea si­mi­lar al del Mun­dial de Bra­sil, con ese ni­vel de cá­ma­ras, etc.”, sub­ra­ya Co­rra­dos­si. Aho­ra no exis­ten pla­zos, re­fuer­za.

A las 20.30 ho­ras de hoy jue­ves 24 de mar­zo to­do el in­ten­so tra­ba­jo que­da­rá mo­men­tá­nea­men­te en stand by. Se­rán 90 mi­nu­tos don­de los sie­te di­rec­to­res es­ta­rán só­lo preo­cu­pa­dos de la can­cha del Es­ta­dio Na­cio­nal. Sa­lah tie­ne cla­ro que es un en­cuen­tro di­fí­cil. “Hay bas­tan­tes ner­vios y an­sie­dad”, des­ta­ca, aun­que —pre­ci­sa— el com­pro­mi­so y la mo­ti­va­ción del cuer­po téc­ni­co, ju­ga­do­res y di­ri­gen­cia le da con­fian­za, la mis­ma que tie­ne del tra­ba­jo ya rea­li­za­do y que es­ta no­che ju­ga­rá su pri­mer gran par­ti­do.

“Ne­ce­si­ta­mos que los in­tere­ses que son ló­gi­cos de una com­pa­ñía de te­le­vi­sión que trans­mi­te el fút­bol va­yan de la mano tam­bién con la pro­tec­ción del es­pec­tácu­lo y con la gen­te en el es­ta­dio. A no­so­tros no nos in­tere­sa un fút­bol sin gen­te y a lo me­jor ahí hay un desafío”, ase­gu­ra Ar­tu­ro Sa­lah.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.