En­sa­yo y error en Tan­tau­co

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Ja­vier Rodríguez, des­de Tan­tau­co ]

[por Ja­vier Rodríguez]

Du­ran­te diez días, cua­ren­ta jó­ve­nes de Chi­le y Ar­gen­ti­na par­ti­ci­pa­ron en el Cam­pa­men­to Cien­tí­fi­co Ba­yer Kim­lu rea­li­za­do en el par­que chi­lo­te, or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Cien­cia Jo­ven. Su ob­je­ti­vo: for­mar a los pró­xi­mos lí­de­res cien­tí­fi­cos de La­ti­noa­mé­ri­ca.

Son ocho ca­jas blan­cas, ca­da una de no más de 20 cen­tí­me­tros de lar­go por 10 de an­cho. Y nin­guno de los 40 jó­ve­nes cien­tí­fi­cos que se en­cuen­tran des­de el día an­te­rior en el Par­que Tan­tau­co, de en­tre 14 y 18 años, lo­gra des­cu­brir qué tie­nen aden­tro.

La pro­fe­so­ra a car­go, Joy­ce Ma­tu­ra­na, in­ten­ta per­sua­dir­los de que ocu­pen el mé­to­do cien­tí­fi­co pa­ra ela­bo­rar hi­pó­te­sis res­pec­to de su con­te­ni­do. Que la to­men, que la ha­gan so­nar, que vean si reac­cio­na a cier­tos es­tí­mu­los. Que la hue­lan. Sin wi-fi ni ce­lu­la­res que los pue­dan ayu­dar, tie­nen que echar mano a sus co­no­ci­mien­tos pa­ra des­cu­brir qué hay en su in­te­rior, ro­dea­dos de un pai­sa­je ver­de com­pues­to de coigües, oli­vi­llos y ci­pre­ses que se mul­ti­pli­can has­ta el lí­mi­te de la ca­pa­ci­dad del ojo hu­mano. Son las 11.45 de la ma­ña­na del jue­ves 3 de mar­zo y los ni­ños es­tán de­ses­pe­ra­dos. No pue­den se­guir sin sa­ber qué hay aden­tro. In­ten­tan adi­vi­nar, pe­ro los mo­ni­to­res no les ha­cen ca­so. En­sa­yo y error, en­sa­yo y error, les re­pi­ten. Es el pri­mer desafío que de­ben en­fren­tar du­ran­te los do­ce días que es­ta­rán en el cam­pa­men­to Kim­lu, or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Cien­cia Jo­ven y Ba­yer. Por­que del 2 al 12 de mar­zo, los 25 chi­le­nos y 15 ar­gen­ti­nos se des­co­nec­ta­rán del mun­do pa­ra co­men­zar su ca­rre­ra de cien­tí­fi­cos. Es­ta vez, fue­ra del la­bo­ra­to­rio.

NO QUE­RE­MOS SER MA­TEOS

En ma­pu­dun­gun, Kim­lu sig­ni­fi­ca co­no­ci­mien­to. Y es­to fue lo que, en un prin­ci­pio, mo­ti­vó a Óscar Con­tre­ras (26) des­de que sa­lió del Co­le­gio Sa­le­siano Val­pa­raí­so y lue­go en­tró a es­tu­diar Bio­quí­mi­ca a la UC de la mis­ma ciu­dad, pa­ra se­guir la ca­rre­ra cien­tí­fi­ca. Du­ran­te ter­ce­ro y cuar­to medio se de­di­có a bus­car mo­lé­cu­las an­ti­bac­te­ria­nas pa­ra una uni­ver­si­dad pri­va­da, lo que lo en­tu­sias­mó con se­guir ese ca­mino. Pe­ro, a me­di­da que fue pa­san­do los cur­sos en su ca­rre­ra, se dio cuen­ta de que vo­ca­ción es­ta­ba más li­ga­da a la for­ma­ción de ta­len­tos jó­ve­nes y a la di­fu­sión de la cien­cia que a es­tar en­ce­rra­do en un la­bo­ra­to­rio.

Mar­jo­rie Parra, hoy di­rec­to­ra de Edu­ca­ción de la fun­da­ción, fue su pro­fe­so­ra de cien­cias du­ran­te la en­se­ñan­za me­dia, y fue la res­pon­sa­ble de in­cul­car en Con­tre­ras la idea de que el apren­di­za­je iba más li­ga­do a atre­ver­se y equi­vo­car­se, que a me­mo­ri­zar con­te­ni­dos en una sa­la de cla­ses. Ella le mos­tró la im­por­tan­cia de los erro­res, de la evi­den­cia em­pí­ri­ca.

“Siem­pre me ha in­tere­sa­do en­con­trar una for­ma en que los cien­tí­fi­cos pue­dan re­tri­buir­le a la so­cie­dad lo que es­ta les ha da­do. Yo fui uno de es­tos chi­cos que par­ti­ci­pa­ban en con­gre­sos y ha­cían investigación cuan­do es­ta­ba en el co­le­gio. Y me gus­ta­ba es­te mo­de­lo de to­mar gen­te y lle­var­la a un cam­pa­men­to y tra­ba­jar, bien grin­go, que no exis­tía en mi épo­ca en Chi­le. Que­ría sa­car a la cien­cia del la­bo­ra­to­rio”, ex­pli­ca Con­tre­ras, mien­tras los ni­ños de­fi­nen qué bus­ca­rán en el pri­mer trek­king que ha­rán por el par­que al día si­guien­te.

Un año an­tes de ter­mi­nar el pre­gra­do, en 2011, Con­tre­ras no se pu­so a bus­car có­mo con­ti­nuar sus es­tu­dios, o la po­si­bi­li­dad de ha­cer un doc­to­ra­do en el ex­te­rior, co­mo ha­cía el res­to de sus com­pa­ñe­ros. Lla­mó a la pro­fe­so­ra Parra y la in­vi­tó a for­mar la Fun­da­ción Cien­cia Jo­ven, con el fin de rea­li­zar cam­pa­men­tos cien­tí­fi­cos en Val­pa­raí­so. Así co­men­za­ron con las pri­me­ras sa­li­das. Pri­me­ro en el Par­que La Cam­pa­na de Val­pa­raí­so, lue­go en Tie­rra del Fue­go el año pa­sa­do, y a Tan­tau­co en 2016. Al mis­mo tiem­po, en 2014 for­ma­ron una alian­za con Goo­gle pa­ra rea­li­zar aca­de­mias cien­tí­fi­cas en Qui­li­cu­ra.

Con­tre­ras se preo­cu­pa de re­cal­car que “era un chi­co co­mo ellos”. Chi­cos co­mo él son, por ejem­plo, To­más Mat­ta­ma­la (18), a quien tam­bién una pro­fe­so­ra, jun­to a unas pie­dras de yo­do, le cam­bió la vi­da. Iba en quin­to bá­si­co cuan­do la “tía de Cien­cias” de su co­le­gio en La Cis­ter­na —él vi­vía en la po­bla­ción La Ban­de­ra— los lle­vó por pri­me­ra vez a un la­bo­ra­to­rio. Ahí hun­dió las pie­dras en agua, las que cam­bia­ron de co­lor. To­más, que se re­co­no­ce co­mo un ni­ño in­quie­to, pu­do cen­trar su cu­rio­si­dad ahí y hoy se pre­pa­ra pa­ra en­trar, es­te año, a es­tu­diar Me­di­ci­na en la USACh. “Las es­cue­las de ve­rano de la Uni­ver­si­dad de Chi­le fue­ron muy im­por­tan­tes en ese sen­ti­do. En­con­tré gen­te con mis mis­mos in­tere­ses, pu­de ha­cer ami­gos que no te­nía en el

“Siem­pre me ha in­tere­sa­do en­con­trar una for­ma en que los cien­tí­fi­cos pue­dan re­tri­buir­le a la so­cie­dad lo que es­ta les ha da­do. Y me gus­ta­ba es­te mo­de­lo de to­mar gen­te y lle­var­la a un cam­pa­men­to y tra­ba­jar”, ex­pli­ca Óscar Con­tre­ras, di­rec­tor de la Fun­da­ción Cien­cia Jo­ven.

co­le­gio. Co­sas co­mo el si­len­cio en cla­ses eran sor­pren­den­tes”, ex­pli­ca uno de los ac­tua­les cam­pers, co­mo se re­fie­ren a ellos los mo­ni­to­res, que tam­bién pa­sa­ron por un pro­ce­so de se­lec­ción on­li­ne.

En el otro ex­tre­mo de San­tia­go, pe­ro con los mis­mos in­tere­ses, vi­ve Ca­ta­li­na Sai­ni (17), quien tam­bién quie­re es­tu­diar Me­di­ci­na y postuló, con éxi­to, al cam­pa­men­to. Pa­ra ella, lo que cam­bió su for­ma de ver las co­sas fue un via­je que hi­zo a Bos­ton en se­gun­do medio, a un cur­so de Bio­lo­gía In­ten­si­va en Har­vard. Fue allá don­de sin­tió que que­dar­se só­lo con las no­tas era muy con­for­mis­ta, ya que el co­le­gio, se­gún ella, só­lo le en­tre­ga­ba una for­ma de co­no­ci­mien­to. “El co­le­gio es muy li­mi­ta­do. Cuan­do era chi­ca me im­por­ta­ban mu­cho las no­tas, y lue­go me di cuen­ta de que ha­bía co­sas mu­cho más tras­cen­den­tes”, di­ce la alum­na del San­tia­go Co­lle­ge.

Se­gún Con­tre­ras, la idea es que en Kim­lu se jun­ten ni­ños de to­dos los orí­ge­nes y que se en­fren­ten a otras reali­da­des que les son aje­nas. Por lo mis­mo, es­te año de­ci­dió ex­ten­der aún más el ho­ri­zon­te, in­vi­tan­do a 15 ni­ños de Ar­gen­ti­na. En­tre ellos des­ta­ca San­tia­go Aran­gu­ri (14). Un día su pa­dre, bom­be­ro, le con­tó que to­dos los días en Ar­gen­ti­na se per­día una per­so­na. San­tia­go, que apren­día a pro­gra­mar con tu­to­ria­les de in­ter­net, vio ahí una po­si­bi­li­dad de ayu­dar a tra­vés de su pa­sión. De­ci­dió crear una apli­ca­ción que con­tu­vie­ra una red de per­so­nas ex­tra­via­das, don­de otras per­so­nas po­dían re­por­tar sus ca­sos y apor­tar an­te­ce­den­tes. La app Per­so­nas per­di­das, dis­po­ni­ble pa­ra An­droid, tie­ne más de mil des­car­gas. Con ella, in­clu­so, pu­do ac­tua­li­zar las ci­fras de su pa­pá: hoy en Ar­gen­ti­na, gra­cias a San­tia­go, se sa­be que se pier­den en­tre tres a cua­tro per­so­nas dia­ria­men­te. Aho­ra quie­re ha­cer lo mis­mo, pe­ro con los ve­te­ra­nos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. “Me in­tere­sa mu­cho res­ca­tar sus his­to­rias, con­ta­das por ellos mis­mos”, ex­pli­ca.

So­fía Ca­mus­si (18), por su par­te, se pre­pa­ra pa­ra en­trar a es­tu­diar Li­cen­cia­tu­ra en Ma­te­má­ti­ca y, pa­ra­le­la­men­te, en Fi­lo­so­fía. La ro­sa­ri­na — “co­mo Mes­si”, acla­ra — ha si­do asis­ten­te re­gu­lar a los cam­pa­men­tos cien­tí­fi­cos de Ar­gen­ti­na, pe­ro tam­bién le ha to­ca­do via­jar a Di­na­mar­ca y a Es­ta­dos Uni­dos. Fue a la vuel­ta de uno de es­tos via­jes don­de se dio cuen­ta, co­mo Ca­ta­li­na, de que su vi­da que­da­ría de­fi­ni­da por las no­tas que ob­tu­vie­ra en el co­le­gio, tal co­mo la de sus com­pa­ñe­ros. Era fi­na­les de 2014 y TED ex­ten­día la in­vi­ta­ción a los ar­gen­ti­nos pa­ra dar una char­la. Ella, sin pen­sar­lo, postuló. Hoy su pre­sen­ta­ción “No soy un 7”, don­de cues­tio­na el mo­de­lo de edu­ca­ción ac­tual, tie­ne más de 100.000 vi­si­tas en You­Tu­be. “Lo que

yo plan­teo es to­mar de­ci­sio­nes en ba­se a lo que te gus­te, no a las no­tas. Por eso el apren­di­za­je que ad­quie­res en es­te ti­po de cam­pa­men­tos es mu­chí­si­mo ma­yor que el de años y años de se­cun­da­ria”.

Al res­pec­to, Mar­jo­rie Parra se de­cla­ra op­ti­mis­ta. Cuen­ta que, en los mis­mos ta­lle­res de per­fec­cio­na­mien­to do­cen­te que la fun­da­ción rea­li­za, se ven pro­fe­so­res con ga­nas de ac­tua­li­zar sus mé­to­dos de en­se­ñan­za, pe­ro que aún fal­ta. “To­da­vía hay mu­chos do­cen­tes in­ser­tos en una di­dác­ti­ca tra­di­cio­na­lis­ta, don­de lo úni­co que im­por­ta es el con­te­ni­do, y el estudiante ya no se con­for­ma con eso. Lo que in­ten­ta­mos mos­trar con Kim­lu es que son ellos quie­nes cons­tru­yen las ideas”, ex­pli­ca. “Los pro­fe­so­res so­la­men­te so­mos guías ha­cia el des­cu­bri­mien­to del co­no­ci­mien­to”. El de Tan­tau­co es só­lo el cam­pa­men­to in­sig­nia. Apar­te, ha­cen sa­li­das anua­les pa­ra pro­fe­so­res de cien­cia y ta­lle­res en co­le­gios. De he­cho, el año pa­sa­do lle­va­ron a más de 100 ni­ños a in­ves­ti­gar la bio­di­ver­si­dad a lu­ga­res co­mo el Ca­jón del Mai­po.

CIEN­TÍ­FI­COS EM­PÁ­TI­COS

Pa­sa la ho­ra dis­pues­ta pa­ra que los jó­ve­nes ha­gan sus ex­pe­ri­men­tos. Los pro­fe­so­res les piden que de­sig­nen a un lí­der pa­ra que ha­ble por ca­da gru­po, en la pri­me­ra dis­cu­sión de la jor­na­da. Es­to por­que, en su ma­yo­ría, han si­do pre­si­den­tes de cur­so, han re­pre­sen­ta­do a sus co­le­gios en olim­pia­das de cien­cia y ma­te­má­ti­ca o, in­clu­so, da­do char- las pa­ra mi­les de per­so­nas.

A di­fe­ren­cia de cual­quier sa­la de cla­ses de cual­quier co­le­gio, aquí to­dos quie­ren ha­blar.

Van de a uno con­tan­do qué lo­gra­ron ob­te­ner y co­lan­do pre­gun­tas, a ver si lo­gran adi­vi­nar. ¿To­dos los gru­pos te­ne­mos lo mis­mo?

Al fi­nal, la de­silu­sión. Joy­ce Ma­tu­ra­na les di­ce que, co­mo su­ce­de con mu­chos cien­tí­fi­cos, la cien­cia es una dis­ci­pli­na don­de mu­chas ve­ces ten­drán que en­fren­tar­se a lo des­co­no­ci­do, sin mu­cha po­si­bi­li­dad de chequeo. Ocu­pan­do el ejem­plo de Al­bert Eins­tein, que mu­rió sin com­pro­bar su teo­ría so­bre las on­das gra­vi­ta­cio­na­les, les ex­pli­ca que el co­no­ci­mien­to es una cons­truc­ción mo­di­fi­ca­ble a tra­vés del tiem­po en ba­se a la evi­den­cia. Co­mo pa­ra que se va­yan acos­tum­bran­do.

Cons­cien­te de la ne­ce­si­dad del país de for­mar cien­tí­fi­cos lí­de­res que pue­dan, a fu­tu­ro, in­fluir en la agen­da del país y pa­rar­se de igual a igual an­te otros pro­fe­sio­na­les pa­ra de­fen­der las po­lí­ti­cas cien­tí­fi­cas, el “cur­so” con­tem­pla un currículo pa­ra­le­lo al cien­tí­fi­co: el de li­de­raz­go. Por­que, si bien en un ini­cio los cam­pa­men­tos se fo­ca­li­za­ron en desa­rro­llar com­pe­ten­cias cien­tí­fi­cas, con el tiem­po Con­tre­ras en­ten­dió que los co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos no eran tan­to el pro­ble­ma. “Nos di­mos cuen­ta de que te­nía­mos que co­men­zar a desa­rro­llar jó­ve­nes cien­tí­fi­cos con po­si­cio­nes de li­de­raz­go en la so­cie­dad. Por­que no exis­ten en Chi­le cien­tí­fi­cos que se preo­cu­pen tan­to del rol de la cien­cia en el país co­mo pa­ra sa­lir a de­fen­der­la fue­ra del la­bo­ra­to­rio. Fal­ta ge­ne­rar fi­gu­ras”, ex­pli­ca Con­tre­ras, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la fun­da­ción, que ya ha te­ni­do a más de 2.000 jó­ve­nes en sus cam­pa­men­tos, de los cua­les el 98% es­tu­dia ca­rre­ras cien­tí­fi­cas en uni­ver­si­da­des chi­le­nas, pe­ro tam­bién en Brown y Har­vard.

Fi­nal­men­te, los jó­ve­nes pre­sen­ta­ron los re­sul­ta­dos de sus in­ves­ti­ga­cio­nes del ti­po “Aná­li­sis com­pa­ra­ti­vo de hi­dra­ta­ción en­tre be­bi­das iso­tó­ni­cas y aguas en con­di­cio­nes de trek­king ”, pa­san­do por “de­ter­mi­na­ción de adaptaciones fo­to­sen­si­bles en Blech­num ma­ge­lla­ni­cum” has­ta “Es­tu­dio de la re­la­ción en­tre el can­san­cio fí­si­co y el desem­pe­ño ló­gi­co-ra­cio­nal y aten­ción del in­di­vi­duo”.

Con­tre­ras di­ce que Kim­lu re­cién co­mien­za. To­dos los par­ti­ci­pan­tes in­gre­sa­ron a la red de Cien­cia Jo­ven y se­rán mo­ni­to­rea­dos por diez me­ses por ex cam­pers pa­ra que cum­plan tres me­tas que ellos mis­mos de­fi­nie­ron en Chi­loé. Des­de en­trar a una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria has­ta ob­je­ti­vos más per­so­na­les. In­clu­so, su­bir las no­tas.

“To­da­vía hay mu­chos do­cen­tes in­ser­tos en una di­dác­ti­ca tra­di­cio­na­lis­ta, don­de lo úni­co que im­por­ta es el con­te­ni­do, y el estudiante ya no se con­for­ma con eso. Lo que in­ten­ta­mos mos­trar es que son ellos quie­nes cons­tru­yen las ideas”, di­ce Mar­jo­rie Parra.

DU­RAN­TE DIEZ DÍAS, 40 JÓ­VE­NES CHI­LE­NOS Y AR­GEN­TI­NOS RE­CI­BIE­RON FOR­MA­CIÓN CIEN­TÍ­FI­CA Y DE LI­DE­RAZ­GO EN TAN­TAU­CO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.