El in­tra­ta­ble Bur­gos

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por David Mu­ñoz y Juan An­drés Que­za­da ]

[por David Mu­ñoz y Juan An­drés Que­za­da]

¿A qué jue­ga el mi­nis­tro del In­te­rior? Su opi­nión per­so­nal so­bre el proyecto de des­pe­na­li­za­ción del abor­to dio pa­ra mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes en el go­bierno y el ofi­cia­lis­mo: una pro­vo­ca­ción a man­sal­va, un plan DC pa­ra im­po­ner sus con­di­cio­nes, o sim­ple­men­te un exa­brup­to más, pro­pio de su in­des­ci­fra­ble per­so­na­li­dad.

“Veo más pro­gra­mas de po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na que chi­le­na. Veo In­tra­ta­bles, con San­tia­go del Mo­ro, me co­noz­co has­ta a los per­so­na­jes y to­do, mi mu­jer se in­dig­na”. En el pa­tio de los Ca­ne­los, que se­pa­ra el Mi­nis­te­rio del In­te­rior de la Sub­se­cre­ta­ría de la mis­ma car­te­ra, el mi­nis­tro Jor­ge Bur­gos ca­mi­na­ba re­la­ja­do jun­to a Ma­til­de Bur­gos, pe­rio­dis­ta y con­duc­to­ra del pro­gra­ma CNN Ín­ti­mo. Ha­bía pa­sa­do ca­si una ho­ra de en­tre­vis­ta, y se lle­ga­ba al lí­mi­te de lo pac­ta­do. Pe­ro la con­ver­sa­ción fluía, pues ya ha­bían pa­sa­do las pre­gun­tas más com­pli­ca­das: so­bre su re­la­ción con la pre­si­den­ta, so­bre su re­nun­cia cuan­do no fue in­for­ma­do del via­je de la man­da­ta­ria a La Arau­ca­nía, sus ro­ces con el sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior, Mah­mud Aleuy, en­tre otras. Las ha­bía sor­tea­do con re­la­ti­va tran­qui­li­dad, y ya con­ta­ba se­cre­tos de su vi­da, de su afi­ción por la lec­tu­ra, el fút­bol, la Uni­ver­si­dad de Chi­le, y sus pa­no­ra­mas de fin de se­ma­na con su fa­mi­lia. Con­tó que ca­si no veía no­ti­cias, que ape­nas se subía al au­to se des­co­nec­ta­ba del tra­ba­jo, y que pre­fie­re in­for­mar­se por in­ter­net. La en­tre­vis­ta ter­mi­na­ba y ha­bla- ba de la edu­ca­ción re­ci­bi­da de sus pa­dres y de la Com­pa­ñía de Je­sús a tra­vés del Co­le­gio San Ig­na­cio, cuan­do le pre­gun­ta­ron si eso le per­mi­tía apo­yar el proyecto del go­bierno que des­pe­na­li­za el abor­to en tres cau­sa­les.

En el mis­mo tono, Bur­gos fue de una sin­ce­ri­dad ab­so­lu­ta: “Las dos pri­me­ras cau­sa­les (ries­go de vi­da de la ma­dre e in­via­bi­li­dad del fe­to), si yo fue­ra dipu­tado, no ten­dría nin­gu­na du­da. Si fue­ra par­la­men­ta­rio, res­pec­to de la ter­ce­ra (ca­sos de vio­la­ción) es­ta­ría en un mo­men­to de du­da”. La en­tre­vis­ta fue di­fun­di­da dos días des­pués de que el proyecto de des­pe­na­li­za­ción del abor­to fue­ra apro­ba­do en sus tres cau­sa­les por la Cá­ma­ra de Dipu­tados tras un año de tra­mi­ta­ción. Y a días de ini­ciar la dis­cu­sión en el Se­na­do. Aun­que per­so­na­les, las pa­la­bras del mi­nis­tro Bur­gos pro­vo­ca­ron una tor­men­ta en el go­bierno y la Nue­va Ma­yo­ría. Se con­vir­tió en el prin­ci­pal te­ma de dis­cu­sión en to­das las reunio­nes po­lí­ti­cas de La Mo­ne­da el día lu­nes pa­sa­do, reavi­van­do los fan­tas­mas de su anun­cia­da re­nun­cia tras ser mar­gi­na­do del fa­mo­so via­je a La Arau­ca­nía. Los pre­si­den-

tes de par­ti­dos ofi­cia­lis­tas pi­die­ron ex­pli­ca­cio­nes ba­jo el ar­gu­men­to de que sus pa­la­bras con­fun­dían a los par­la­men­ta­rios, jus­to cuan­do bus­ca­ban con­se­guir los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra su apro­ba­ción de­fi­ni­ti­va. En la DC sa­lie­ron a ce­rrar fi­las con el je­fe del ga­bi­ne­te, y des­de el go­bierno el vo­ce­ro, Mar­ce­lo Díaz, mar­có di­fe­ren­cias. “Yo no ten­dría du­das”, di­jo an­te la mis­ma pre­gun­ta. Pe­ro, más allá del re­vue­lo, va­rios se pre­gun­ta­ban si no se tra­ta­ba más bien de un nue­vo in­ten­to de Bur­gos por pro­vo­car, sa­bien­do que su sa­li­da po­dría ge­ne­rar una cri­sis ma­yor del go­bierno, que es in­mu­ne, y de que su per­ma­nen­cia va más allá de su re­la­ción con la pre­si­den­ta o sim­ple­men­te se tra­ta­ba de un exa­brup­to pro­pio de la in­des­ci­fra­ble per­so­na­li­dad del ex dipu­tado DC.

PA­LA­BRAS MÁS, PA­LA­BRAS ME­NOS

“No pue­do ha­cer co­men­ta­rios a fa­vor o en con­tra de las per­so­nas. No me van a sa­car opi­nio­nes per­so­na­les”, de­cía el mi­nis­tro del In­te­rior el 9 de mar­zo pa­sa­do en una rue­da de pren­sa en La Mo­ne­da, cuan­do le pre­gun­ta­ron so­bre la si­tua­ción del ex UDI Pablo Lon­guei­ra, in­ves­ti­ga­do por pre­sun­to cohe­cho co­me­ti­do du­ran­te la tra­mi­ta­ción de la Ley de Ro­yalty. Un día an­tes, Mar­ce­lo Díaz ha­bía di­cho que los he­chos cues­tio­na­dos al ex se­na­dor eran “gra­ves”. “Soy mi­nis­tro del In­te­rior y ten­go un rol dis­tin­to al de vo­ce­ro (…) a mí me in­tere­sa que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pue­da cum­plir­se”, re­ma­tó Bur­gos mar­can­do dis­tan­cia con Díaz. Es­ta di­fe­ren­cia pú­bli­ca es un ca­pí­tu­lo más de los va­rios que han re­ve­la­do la in­co­mo­di­dad cre­cien­te del mi­nis­tro Bur­gos en el go­bierno. Lo di­cen sus más cer­ca­nos. En el ofi­cia­lis­mo na­die en­ten­dió que el je­fe de los mi­nis­tros se au­sen­ta­ra del pri­mer con­se­jo de ga­bi­ne­te del año, la úl­ti­ma se­ma­na de fe­bre­ro, lo que coin­ci­dió con el re­torno de Ba­che­let de sus va­ca­cio­nes y cuan­do la pre­si­den­ta ba­jó la lí­nea pa­ra el tra­ba­jo del 2016. El ti­tu­lar de In­te­rior de­ci­dió to­mar­se dos se­ma­nas de des­can­so. Se­gún al­tas fuen­tes de La Mo­ne­da, se le su­gi­rió es­tar pre­sen­te en di­cha ci­ta y cam­biar la fe­cha de sus días de asue­to, pe­ro el mi­nis­tro in­sis­tió en to­mar­se jus­to esos días, ver­sión que es re­cha­za­da por su en­torno. En su au­sen­cia, el mi­nis­tro (s) Mah­mud Aleuy dio una en­tre­vis­ta en El Mer­cu­rio que exas­pe­ró a Bur­gos, pues con­si­de­ró que ha­bla­ba con un tono de au­to­ri­dad que no le per­te­ne­cía.

El mi­nis­tro DC es­tam­pó un re­cla­mo en Pa­la­cio, pe­ro las co­sas si­guie­ron su cau­ce nor­mal y ca­da uno con­ti­nuó en lo su­yo. Bur­gos se de­di­có a tra­ba­jar en la agen­da cor­ta an­ti de­lin­cuen­cia y la si­tua­ción de La Arau­ca­nía a su re­gre­so. Mien­tras tan­to, en la Nue­va Ma­yo­ría se sa­ca­ban los ojos por la re­for­ma la­bo­ral y la des­pe­na­li­za­ción del abor­to, de- ba­tes y ne­go­cia­cio­nes de los que es­tu­vo com­ple­ta­men­te au­sen­te, sal­vo por las dis­cu­sio­nes en el co­mi­té po­lí­ti­co de La Mo­ne­da. Es­ta le­ja­nía del mi­nis­tro del In­te­rior de las tra­ta­ti­vas en el área chi­ca es am­plia­men­te co­men­ta­da en la Nue­va Ma­yo­ría. De he­cho, va­rios di­ri­gen­tes ofi­cia­lis­tas re­pa­ra­ron que el mar­tes pa­sa­do Bur­gos vol­vió al Con­gre­so a la dis­cu­sión de la agen­da cor­ta an­ti de­lin­cuen­cia, por pri­me­ra vez des­de su des­can­so es­ti­val.

AGEN­DA DC

“Me cues­ta en­ten­der la in­to­le­ran­cia res­pec­to de de­cla­ra­cio­nes de Jor­ge Bur­gos —co­mo per­so­na, no co­mo mi­nis­tro— so­bre vio­la­ción... Ley Mor­da­za?” (sic), es­cri­bió en su Twit­ter el mar­tes el se­na­dor DC Ig­na­cio Wal­ker. Las pa­la­bras del ex pre­si­den­te DC se con­vir­tie­ron en una po­si­ción co­mún en la co­lec­ti­vi­dad. El par­ti­do se cua­dró con su mi­nis­tro del In­te­rior. “Se tra­ta de un te­ma de so­bre­vi­ven­cia”, di­ce un di­ri­gen­te DC que re­co­no­ce que lo que hi­zo Bur­gos no fue más que sin­ce­rar un di­le­ma del par­ti­do: es­tá en el go­bierno, pe­ro no cree en sus re­for­mas. Pa­ra mu­chos, la “opi­nión per­so­nal” de Bur­gos fue un “tén­ga­se pre­sen­te”. In­clu­so fue co­men­ta­rio obli­ga­do el fin de se­ma­na re­cién pa­sa­do la in­có­mo­da po­si­ción en que de­ja­ba la de­cla­ra­ción de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal a los par­la­men­ta­rios de la DC que apo­ya­ban el proyecto del go­bierno, al lla­mar­los a re­con­si­de­rar sus po­si­cio­nes so­bre el abor­to. Otro ar­gu­men­to DC es que es­te proyecto no es­ta­ba en­tre los prio­ri­ta­rios en el pro­gra­ma de go­bierno, sino más bien se men­cio­na­ba co­mo un te­ma a “dis­cu­tir” a fu­tu­ro, lo que no los obli­ga­ba a apo­yar­lo.

En de­fi­ni­ti­va, el mi­nis­tro en­car­nó con sus pa­la­bras la lu­cha DC por im­po­ner sus ma­ti­ces.

“La ciu­da­da­nía ha apre­cia­do en Jor­ge Bur­gos la ho­nes­ti­dad y la au­ten­ti­ci­dad. Dio cuen­ta de una du­da per­so­nal, que no es só­lo de él, sino que tam­bién es una du­da de la mi­li­tan­cia DC”, di­ce el vi­ce­pre­si­den­te DC, Ma­tías Wal­ker .

“La ciu­da­da­nía ha apre­cia­do en Jor­ge Bur­gos la ho­nes­ti­dad y la au­ten­ti­ci­dad. Bur­gos dio cuen­ta de una du­da per­so­nal, que no es só­lo de él, sino que tam­bién es una du­da de la mi­li­tan­cia, del elec­to­ra­do, de los par­la­men­ta­rios de la DC. La Nue­va Ma­yo­ría no es una alian­za de iz­quier­da, sino que de cen­troiz­quier­da y Jor­ge Bur­gos es re­pre­sen­ta­ti­vo de eso”, di­ce el dipu­tado y vi­ce­pre­si­den­te DC, Ma­tías Wal­ker.

En el go­bierno hay un te­mor: que es­ta cons­tan­te ne­ce­si­dad de la DC de mos­trar au­to­no­mía e iden­ti­dad se ex­pre­se con fuer­za en la pró­xi­ma jun­ta na­cio­nal del 2 de abril pró­xi­mo, la que se po­dría con­ver­tir en un ver­da­de­ro her­vi­de­ro si la ten­sión con Bur­gos au­men­ta.

¿NUE­VO AI­RE?

Si bien du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas las aguas en La Mo­ne­da se ha­bían aquie­ta­do en medio de la vo­rá­gi­ne le­gis­la­ti­va, la del­ga­da lí­nea que mar­ca­ba la re­la­ción Bur­gos-Ba­che­let des­de el epi­so­dio del via­je a La Arau­ca­nía se man­te­nía. Bur­gos se­guía in­có­mo­do, y su re­la­ción con la pre­si­den­ta era la mis­ma de siem­pre, se­gún re­co­no­cen cer­ca­nos al mi­nis­tro. “Ni per­ju­di­ca­da, ni for­ta­le­ci­da”, di­jo el pro­pio ex dipu­tado DC en la mis­ma en­tre­vis­ta, al ser con­sul­ta­do so­bre su re­la­ción con la pre­si­den­ta. In­clu­so, al­tos di­ri­gen­tes cer­ca­nos a la DC re­co­no­cen que Bur­gos ha pen­sa­do en pre­sen­tar su re­nun­cia en los úl­ti­mos me­ses, pe­ro la con­ten­ción ha ve­ni­do fun­da­men­tal­men­te de su par­ti­do.

“No es­tá có­mo­do, pe­ro hay que con­ven­cer­lo que si­ga, por­que le ha­ce bien al país y a la DC”, se­ña­la un di­ri­gen­te. La re­nun­cia o sa­li­da del mi­nis­tro Bur­gos es un te­ma de dis­cu­sión per­ma­nen­te en el ofi­cia­lis­mo, por lo que sus de­fi­ni­cio­nes so­bre el abor­to ter­mi­na­ron de exas­pe­rar los áni­mos y de­bi­li­tar su po­si­ción en La Mo­ne­da. Pe­ro hay quie­nes di­cen to­do lo con­tra­rio: en las úl­ti­mas se­ma­nas Bur­gos y Ba­che­let han apren­di­do a “lle­var la fies­ta en paz” y el je­fe de ga­bi­ne­te, por el con­tra­rio, ha afian­za­do su agen­da y no pien­sa sa­lir de La Mo­ne­da a me­nos que la pre­si­den­ta di­ga otra co­sa.

Es­te miércoles Bur­gos ex­po­ne an­te la So­fo­fa su plan pa­ra en­fren­tar la vio­len­cia en La Arau­ca­nía y en las úl­ti­mas se­ma­nas ha bus­ca­do for­ta­le­cer sus equi­pos de tra­ba­jo. Aca­ba de in­cor­po­rar a un hom­bre de con­fian­za en su staff de ase­so­res. Se tra­ta de Gui­ller­mo Sandoval, ex di­rec­tor de la Vi­ca­ría de Pas­to­ral So­cial y de los Tra­ba­ja­do­res, de la Igle­sia. Si bien en un prin­ci­pio pen­sa­ba de­sig­nar­lo co­mo je­fe de la nue­va di­vi­sión de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, fi­nal­men­te op­tó por nom­brar­lo co­mo ase­sor del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te. Otra se­ñal en la mis­ma di­rec­ción es la con­tra­ta­ción del en­car­ga­do de es­tu­dios del go­bierno de Ri­car­do La­gos, el so­ció­lo­go Ja­vier Mar­tí­nez, en el equi­po de con­te­ni­dos del mi­nis­tro.

Pe­se a es­te su­pues­to com­ple­jo mo­men­to que vi­ve, el mi­nis­tro del In­te­rior ha sa­bi­do cons­truir alian­zas en Pa­la­cio. Di­cen que la más vi­si­ble es la que man­tie­ne con el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, sien­do me­nor su sin­to­nía con el mi­nis­tro de la Seg­pres, Ni­co­lás Ey­za­gui­rre, y más prác­ti­ca con el vo­ce­ro Díaz, a quien co­no­ce des­de que am­bos eran dipu­tados.

Con Val­dés hay com­pli­ci­dad. An­te las ad­ver­si­da­des de uno y otro, di­cen en el go­bierno, am­bos se han apo­ya­do, co­mo en la re­cien­te dispu­ta del je­fe de Ha­cien­da con la mi­nis­tra del Tra­ba­jo, Xi­me­na Rin­cón, en el fra­gor de la ba­ta­lla por la re­for­ma la­bo­ral. Otro da­to: du­ran­te el ve­rano el mi­nis­tro Val­dés so­li­ci­tó días ad­mi­nis­tra­ti­vos en­tre el 15 y el 19 de fe­bre­ro, ya que no cum­plía con el re­qui­si­to de un año pa­ra to­mar­se va­ca­cio­nes le­ga­les. En su au­sen­cia, Bur­gos le cu­brió las es­pal­das y to­mó la car­te­ra, pu­dien­do ha­ber­la en­co­men­da­do a otro se­cre­ta­rio de Es­ta­do. El lu­nes, el ex pre­si­den­te La­gos evi­tó cri­ti­car­lo al ser con­sul­ta­do —en en­tre­vis­ta en Ra­dio ADN— por sus de­cla­ra­cio­nes so­bre la ter­ce­ra cau­sal del abor­to. “Yo no lo en­ten­dí (co­mo una pro­vo­ca­ción)”, di­jo La­gos. Pa­re­cie­ra ser que sus alian­zas más fuer­tes es­tán más bien afue­ra del go­bierno que aden­tro.

BUR­GOS Y EL MI­NIS­TRO DE HA­CIEN­DA, RO­DRI­GO VAL­DÉS, HAN RE­TO­MA­DO SU RE­LA­CIÓN DE COM­PLI­CI­DAD EN EL GA­BI­NE­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.