La pri­ma­ve­ra de Oba­ma

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Se­bas­tián Ri­vas, des­de Chica­go ]

[por Se­bas­tián Ri­vas]

El via­je a Cu­ba del pre­si­den­te de EE.UU. es la pri­me­ra ven­ta­na pa­ra ver el rol que to­ma­rá cuan­do de­je la Ca­sa Blan­ca. Su po­si­ción co­mo un jo­ven ex man­da­ta­rio que a la vez es una es­tre­lla po­pu­lar a ni­vel mun­dial lo pon­drá a él, y a quien lo su­ce­da, en una si­tua­ción iné­di­ta en la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se en cuan­to a po­lí­ti­ca ex­te­rior.

A es­tas al­tu­ras pa­re­ce po­co más que otra pro­fe­cía cumplida, pe­ro ha­ce ocho años era una de las crí­ti­cas más fuer­tes en la siem­pre agre­si­va ca­rre­ra pre­si­den­cial es­ta­dou­ni­den­se. “Es la ma­yor ce­le­bri­dad mun­dial”, de­cía el avi­so de la cam­pa­ña de John McCain, pa­ra lue­go dar pa­so a la ima­gen de Ba­rack Oba­ma dan­do un dis­cur­so en la Puer­ta de Bran­de­bur­go de Ber­lín an­te cien­tos de mi­les de ale­ma­nes —tal co­mo lo hi­cie­ra John Ken­nedy en 1961—, pe­ro que se in­ter­ca­la­ba con fo­to­gra­fías de Brit­ney Spears y Pa­ris Hilton, dos de las es­tre­llas que lle­na­ban las pá­gi­nas de la fa­rán­du­la en 2008.

Oba­ma en­ton­ces era to­da­vía el can­di­da­to de­mó­cra­ta y su pre­si­den­cia ha si­do una co­lec­ción de mo­men­tos me­mo­ra­bles, pe­ro cues­ta en­con­trar una ima­gen que cua­dre tan bien con esa idea co­mo la to­ma­da el lu­nes en la Pla­za de la Re­vo­lu­ción de La Ha­ba­na, un lu­gar don­de ni el más osa­do de los co­men­ta­ris­tas po­lí­ti­cos ha­bría ima­gi­na­do que pu­die­ra lle­gar un pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se mien­tras Cu­ba es­tu­vie­ra ba­jo el man­da­to de los her­ma­nos Cas­tro. La fo­to­gra­fía lo pre­sen­ta a él con la efi­gie del Che Gue­va­ra de fon­do, una ima­gen que, de acuer­do a los re­por­tes de pren­sa, el mis­mo Oba­ma so­li­ci­tó a su equi­po en una sa­li­da del pro­to­co­lo ha­bi­tual.

Que to­do eso ha­ya ocu­rri­do ade­más un 21 de mar­zo, el día del ini­cio de la pri­ma­ve­ra en el he­mis­fe­rio nor­te que com­par­ten Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba, es una coin­ci­den­cia que real­za uno de los as­pec­tos me­nos ana­li­za­dos de la vi­si­ta de Oba­ma. Por­que si los je­rar­cas de Cu­ba, Raúl y Fi­del, tie­nen 84 y 89 años, Oba­ma tie­ne 54, tres dé­ca­das me­nos. Y aun­que el ges­to pue­da ser in­ter­pre­ta­do co­mo una es­pe­cie de triun­fo de la is­la en su lar­ga dispu­ta con su ve­cino, es tan­to o más in­tere­san­te en­ten­der por qué el man­da­ta­rio

es­ta­dou­ni­den­se op­tó por ha­cer el via­je. So­bre to­do con­si­de­ran­do que Oba­ma, ya con­ver­ti­do en la “ce­le­bri­dad” mun­dial que sus pro­pios ri­va­les le va­ti­ci­na­ban, se­rá li­bre en diez me­ses más pa­ra per­se­guir su pro­pia agen­da y bus­car in­fluir en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se de for­mas que su car­go hoy no le per­mi­te.

MC GUEVARAS O CHE DO­NALDS

Aun­que las crí­ti­cas por el via­je ha­bían si­do fuer­tes des­de un ini­cio —en es­pe­cial des­de los re­pu­bli­ca­nos o en los po­lí­ti­cos cer­ca­nos a la co­mu­ni­dad de cu­ba­nos exi­lia­dos—, és­tas se desata­ron el mar­tes en la tar­de. Po­cas ho­ras des­pués del de­vas­ta­dor aten­ta­do te­rro­ris­ta en Bru­se­las, Oba­ma asis­tió jun­to a Raúl Cas­tro a un par­ti­do de béis­bol en­tre la se­lec­ción cu­ba­na y los Tam­pa Bay Rays, uno de los equi­pos de la li­ga pro­fe­sio­nal de EE.UU. Pe­se a que el man­da­ta­rio de­di­có la ma­ña­na a con­ver­sar con lí­de­res eu­ro­peos, or­de­nó ban­de­ras a me­dia as­ta y se su­mó a un mi­nu­to de si­len­cio al co­mien­zo del en­cuen­tro, la es­ce­na — que in­clu­yó a un fe­liz Oba­ma ha­cien­do “la ola” en el es­ta­dio— lle­gó rá­pi­da­men­te a las po­lé­mi­cas de los me­dios y los de­ba­tes on­li­ne.

El ar­gu­men­to del pre­si­den­te, trans­mi­ti­do en vi­vo du­ran­te el par­ti­do en una en­tre­vis­ta con ESPN al bor­de del cam­po, se ase­me­jó al que a esa ho­ra ha­cían va­rios lí­de­res eu­ro­peos: que cam­biar la ru­ti­na tra­di­cio­nal y al­te­rar los com­pro­mi­sos se­ría dar­le una vic­to­ria a los te­rro­ris­tas. Sin em­bar­go, tam­bién ha­bía otro ele­men­to pre­sen­te: el par­ti­do, un even­to com­pa­ra­ble a la “di­plo­ma­cia del ping-pong ” en­tre EE.UU. y la China co­mu­nis­ta en la épo­ca de Ni­xon, era tam­bién un triun­fo per­so­nal y un even­to que te­nía mu­cho del se­llo de Oba­ma. No en vano el béis­bol es pa­sión en am­bos paí­ses, y en las úl­ti­mas dé­ca­das va­rios de los gran­des des­en­cuen­tros se han de­bi­do a fa­mo­sos ju­ga­do­res que de­ser­tan de la is­la atraí­dos por la Ma­jor Lea­gue Ba­se­ball es­ta­dou­ni­den­se.

La es­tra­te­gia es­ta vez pa­re­ce ser la apro­xi­ma­ción ama­ble, co­mo la que hi­zo Oba­ma al lle­var en su co­mi­ti­va a ge­ren­tes de em­pre­sas in­tere­sa­das en in­ver­tir en Cu­ba, con la es­pe­ran­za sub­ya­cen­te de que la is­la ace­le­re una tran­si­ción que se ve cer­ca­na por la avan­za­da edad de los Cas­tro. No es muy dis­tin­to de lo que el man­da­ta­rio ha in­ten­ta­do en otros paí­ses y con­flic­tos du­ran­te su se­gun­do pe­río­do pre­si­den­cial, con el acuer­do con Irán que pa­re­cía un ta­bú en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se o la re­ti­cen­cia a in­vo­lu­crar­se más en te­rreno en Si­ria.

Su gi­ro en la po­lí­ti­ca ex­te­rior ha ido de la mano con el cam­bio de eje en su equi­po. Si al co­mien­zo de su man­da­to el pe­so es­ta­ba en la com­bi­na­ción de Hi­llary Clin­ton y Ro­bert Ga­tes, con una vi­sión más con­ser­va­do­ra y vin­cu­la­da al uso de la fuer­za, en la se­gun­da par­te Oba­ma es­tá más cer­cano al equi­po del vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do John Kerry, dos ex se­na­do­res que pre­si­die­ron el es­tra­té­gi­co co­mi­té de Asun­tos Ex­te­rio­res de la Cá­ma­ra Al­ta, una ins­tan­cia mu­cho más acos­tum­bra­da al diá­lo­go que el Po­der Eje­cu­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se.

Los tiem­pos, tam­bién, son dis­tin­tos. Cuan­do Oba­ma asu­mió en 2009 lle­va­ba a cues­tas las gue­rras de Af­ga­nis­tán e Irak, he­ren­cia de la ad­mi­nis­tra­ción de Bush hi­jo; en su se­gun­do pe­río­do, en cam­bio, el eje de aten­ción en cuan­to a

se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­nal se ha cen­tra­do en los con­ti­nuos aten­ta­dos y las cri­sis de re­fu­gia­dos en Eu­ro­pa, de­ján­do­le mar­gen pa­ra tra­ba­jar en­tre bas­ti­do­res con un en­fo­que bas­tan­te más cer­cano al in­ter­na­cio­na­lis­mo que lo dis­tin­guía co­mo can­di­da­to y que lo lle­vó a ga­nar, el mis­mo año de su asun­ción, el Pre­mio No­bel de la Paz.

EL DÍA DES­PUÉS DE MA­ÑA­NA

Con to­do, si la vi­si­ta a Cu­ba tie­ne al­gún sim­bo­lis­mo es­pe­cial, es que mues­tra al Oba­ma más li­bre, a ese que, des­de el 20 de enero de 2017, es­ta­rá con ape­nas 55 años li­be­ra­do pa­ra in­fluir por va­rias dé­ca­das más en la po­lí­ti­ca mun­dial: co­mo un ejem­plo, de los dos más po­si­bles can­di­da­tos pa­ra la Ca­sa Blan­ca, Hi­llary Clin­ton ten­drá 69 años pa­ra esa fe­cha, y Do­nald Trump, 70. Ya en la rec­ta fi­nal de su man­da­to y con muy po­co que per­der, el man­da­ta­rio pue­de ha­cer gestos y to­mar ries­gos en po­lí­ti­ca ex­te­rior que al co­mien­zo de su pe­río­do le ha­brían sig­ni­fi­ca­do no po­der­se des­ha­cer del ca­li­fi­ca­ti­vo de “so­cia­lis­ta” que le de­di­ca­ban sus más en­co­na­dos ad­ver­sa­rios en la de­re­cha. De he­cho, es po­si­ble que la mis­ma di­ná­mi­ca de Trump y sus de­cla­ra­cio­nes al­ti­so­nan­tes ha­yan mo­de­ra­do el im­pac­to que un he­cho co­mo la vi­si­ta a Cu­ba ha­bría te­ni­do ha­bi­tual­men­te en la agen­da es­ta­dou­ni­den­se. Si el mag­na­te lle­ga a ser pre­si­den­te, Oba­ma ten­drá de in­me­dia­to un es­ta­tus bas­tan­te es­pe­cial, co­mo una fi­gu­ra que en el mun­do tie­ne una per­cep­ción com­pa­ra­ble a la del Pa­pa Fran­cis­co, pe­ro que en su pro­pio país en­fren­ta­ría una opo­si­ción te­naz y fe­roz. Sin em­bar­go, el es­ce­na­rio más in­tere­san­te es otro, y es el más pro­ba­ble: có­mo li­dia­ría una pre­si­den­ta Clin­ton con la som­bra de su an­te­ce­sor, es­pe­cial­men­te en po­lí­ti­ca ex­te­rior.

No só­lo tie­ne que ver con que sus mi­ra­das en cuan­to al rol mi­li­tar de EE.UU. en otros paí­ses son dis­tin­tas. Ni si­quie­ra con que ha­yan tra­ba­ja­do jun­tos y se­pan áreas de en­cuen­tros y des­en­cuen­tros. El pun­to es que Oba­ma se es­tá di­ri­gien­do ha­cia un te­rreno so­bre el cual ca­si no exis­ten pre­ce­den­tes: un ex man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se con nú­me­ros res­pe­ta­bles de po­pu­la­ri­dad in­ter­na y ca­si uná­ni­me fa­vo­ri­tis­mo en el ex­te­rior.

Por­que des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, los lí­de­res han sa­li­do de la Ca­sa Blan­ca muy des­gas­ta­dos, con es­cán­da­los a cues­tas o con una edad avan­za­da co­mo pa­ra ser re­fe­ren­tes a ni­vel mun­dial. Y la ex­cep­ción, Jimmy Car­ter, sa­lió en­tre una pé­si­ma apro­ba­ción in­ter­na —de­rro­ta­do tras su pri­mer man­da­to— que has­ta hoy no se re­cu­pe­ra; de he­cho, su tra­ba­jo in­ter­na­cio­nal es más re­co­no­ci­do que su mis­ma ges­tión.

Im­pe­di­do de bus­car la re­elec­ción pa­ra siem­pre y con el ta­lis­mán de ser his­to­ria en sí mis­mo, Oba­ma po­dría ser tan­to un co­mo­dín es­tra­té­gi­co pa­ra las pró­xi­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes co­mo un in­có­mo­do po­der que, de vez en cuan­do, di­ri­gie­ra con su­ti­les gestos, vi­si­tas y ac­ti­vi­da­des la aten­ción ha­cia la lí­nea que él es­pe­ra que su país ten­ga en po­lí­ti­ca ex­te­rior. Ya lo es­tá ha­cien­do: es­ta se­ma­na, ase­so­res del man­da­ta­rio re­co­no­cían a los me­dios es­ta­dou­ni­den­ses que el ob­je­ti­vo del agre­si­vo “des­hie­lo” de las re­la­cio­nes con Cu­ba era co­rrer el lí­mi­te has­ta un pun­to tal que el pró­xi­mo go­ber­nan­te se vie­ra obli­ga­do a se­guir el pro­ce­so, sin mar­cha atrás.

Por eso, sus dis­cur­sos en la is­la so­na­ron tam­bién a his­to­ria. Co­mo cuan­do se­ña­ló que es­ta­ba en La Ha­ba­na pa­ra “en­te­rrar el úl­ti­mo ves­ti­gio de la Gue­rra Fría en Amé­ri­ca”.

Im­pe­di­do de vol­ver a la Ca­sa Blan­ca, el ex pre­si­den­te Oba­ma po­dría ser tan­to un co­mo­dín es­tra­té­gi­co pa­ra las pró­xi­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes co­mo un in­có­mo­do po­der que di­ri­gie­ra la aten­ción ha­cia la lí­nea que él es­pe­ra que su país ten­ga en po­lí­ti­ca ex­te­rior.

O cuan­do, en el mo­men­to más emo­ti­vo, em­pe­zó a tra­zar pa­ra­le­los con 1959, el año en que la re­vo­lu­ción de Fi­del Cas­tro triun­fó en la is­la. Allí, Oba­ma se per­mi­tió dos alu­sio­nes que ha­bla­ban de or­gu­llo, de que esa pri­ma­ve­ra que él tra­ta de pro­mo­ver tam­bién es su pri­ma­ve­ra. La pri­me­ra fue re­cor­dar que ese mis­mo año su pa­pá se ha­bía mu­da­do a Es­ta­dos Uni­dos, y que, por ser de ra­za ne­gra, no po­día ca­sar­se con su ma­dre, de ra­za blan­ca, en mu­chos es­ta­dos.

Y el cie­rre fue una es­tu­dia­da alu­sión al bi­par­ti­dis­mo es­ta­dou­ni­den­se y a los múl­ti­ples cam­bios que es­tán ocu­rrien­do, en par­te gra­cias al mis­mo man­da­ta­rio. “He­mos te­ni­do a dos cu­bano-ame­ri­ca­nos com­pi­tien­do con­tra el le­ga­do de un hom­bre ne­gro que fue pre­si­den­te, mien­tras es­gri­men que son la me­jor per­so­na pa­ra de­rro­tar al no­mi­na­do de­mó­cra­ta, que se­rá o una mu­jer o un so­cia­lis­ta de­mo­crá­ti­co”, di­jo Oba­ma, pa­ra lue­go apun­tar al cie­rre del círcu­lo: “¿Quién hu­bie­ra creí­do es­to en 1959?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.