Aho­ra pre­gun­ta Mo­ya

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Ana Ma­ría San­hue­za ]

[por Ana Ma­ría San­hue­za]

Si­len­cio­so, ob­ser­va­dor y ex­per­to en aná­li­sis es­tra­té­gi­co y en téc­ni­cas de in­te­li­gen­cia que apren­dió en La Arau­ca­nía y en el FBI. Son al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas del es­ti­lo de Ser­gio Mo­ya, el fis­cal je­fe de Ran­ca­gua que hoy tie­ne en sus ma­nos el des­tino del ca­so Ca­val.

—¿Pue­do lla­mar a mi abo­ga­do?

— Sí, pe­ro de un te­lé­fono fi­jo.

Los ojos del sín­di­co de quie­bras Her­man Chad­wick se abrie­ron más de la cuen­ta. Era el 20 de abril de 2015, es­ta­ba en su ofi­ci­na en el ba­rrio El Golf, en Las Condes, cuan­do el fis­cal je­fe de Ran­ca­gua, Ser­gio Mo­ya Dom­ke, jun­to a ca­ra­bi­ne­ros del OS-9 lle­ga­ron sor­pre­si­va­men­te a rea­li­zar un alla­na­mien­to ape­nas dos me­ses des­pués de que es­ta­lla­ra Ca­val.

Chad­wick te­nía su ce­lu­lar en la mano, y pre­ten­día des­de ahí lla­mar a su abo­ga­do. Pe­ro Mo­ya te­nía otros pla­nes y de in­me­dia­to le in­for­mó que en ese pre­ci­so ins­tan­te re­qui­sa­ría su te­lé­fono per­so­nal. Así lo hi­zo y hoy los men­sa­jes por What­sApp que te­nía el abo­ga­do se han con­ver­ti­do en an­te­ce­den­tes cla­ve de la cau­sa.

Quie­nes co­no­cen a Mo­ya di­cen que esa es­ce­na re­la­ta con pre­ci­sión su es­ti­lo de tra­ba­jo y for­ma de ac­tuar. Y que cuan­do es­tá en su rol de fis­cal, no se le mue­ve ni un múscu­lo de la ca­ra. Nun­ca se sa­be lo que es­tá pen­san­do. Al ca­so Ca­val, en el que hoy Chad­wick es uno de los 13 for- ma­li­za­dos jun­to a Na­ta­lia Com­pag­non y Mau­ri­cio Va­le­ro, lle­gó al co­mien­zo. Y en ade­lan­te tra­ba­jó co­do a co­do con el fis­cal re­gio­nal de la VIRe­gión Luis To­le­do, quien el 1 de abril de­ja­rá su car­go pa­ra li­de­rar la Uni­dad de Dro­gas de la Fis­ca­lía Na­cio­nal en San­tia­go.

La sa­li­da de To­le­do im­pli­ca que Mo­ya, quien tra­ba­ja ha­ce seis años en Ran­ca­gua, se­rá el hom­bre que de­fi­ni­rá el des­tino de Ca­val. Hoy su nom­bre sue­na, ade­más, co­mo uno de los can­di­da­tos al car­go que de­jó To­le­do, el mis­mo al que tam­bién con­cur­sa­rá el ex fis­cal de SQM, Emi­li­ano Arias. Am­bos se co­no­cen cuan­do in­ves­ti­ga­ron los ne­xos de las FARC con la Coor­di­na­do­ra Arau­co Ma­lle­co (CAM): via­ja­ron a rea­li­zar pes­qui­sas a Co­lom­bia y, aun­que en­con­tra­ron víncu­los di­rec­tos en­tre am­bas or­ga­ni­za­cio­nes, se de­ter­mi­nó que és­tos no eran cons­ti­tu­ti­vos de de­li­to en Chi­le.

El re­em­pla­zan­te de­fi­ni­ti­vo de To­le­do só­lo se co­no­ce­rá a prin­ci­pios de ma­yo, des­pués de que la Corte de Ape­la­cio­nes de Ran­ca­gua es­cu­che a los can­di­da­tos y ar­me una ter­na de la cual el Fis­cal Na­cio­nal, Jor­ge Ab­bott, es­co­ge­rá al fis­cal re­gio­nal. Sea cual sea el re­sul­ta­do, es muy im­pro-

ba­ble que Mo­ya no si­ga en la in­da­ga­to­ria de Ca­val. No só­lo por­que su co­no­ci­mien­to del ca­so es “ca­bal”, sino por­que mien­tras ha si­do par­te de la cau­sa ha li­de­ra­do to­das las di­li­gen­cias cla­ve: di­ri­gió los alla­na­mien­tos a la ofi­ci­na de Chad­wick, de la ca­sa de Com­pag­non y Se­bas­tián Dá­va­los en La Rei­na, don­de es­tu­vo más de cua­tro ho­ras y lo hi­zo el mis­mo día de mar­zo de 2015 en que to­da la aten­ción pú­bli­ca es­ta­ba pues­ta en las pri­me­ras for­ma­li­za­cio­nes del ca­so Pen­ta; al do­mi­ci­lio de Va­le­ro y a las ofi­ci­nas del Ser­viu de la Sex­ta Re­gión y de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ma­cha­lí, co­mu­na don­de es­tán ubi­ca­dos los te­rre­nos que ven­dió Ca­val.

Mo­ya tam­bién es­tu­vo pre­sen­te, jun­to a To­le­do, en to­dos los in­te­rro­ga­to­rios a los prin­ci­pa­les im­pli­ca­dos en Ca­val: el vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co de Chi­le, An­dró­ni­co Luk­sic; la nue­ra de la pre­si­den­ta Ba­che­let y Se­bas­tián Dá­va­los, el em­pre­sa­rio Gonzalo Vial Con­cha, quien pa­gó a Ca­val $1.200 mi­llo­nes por dis­tin­tas ase­so­rías que hoy es­tán en la mi­ra, y Mau­ri­cio Va­le­ro, so­cio de Com­pag­non, en­tre otros. En to­dos esos in­te­rro­ga­to­rios usó las téc­ni­cas de in­te­li­gen­cia con las que se ha he­cho co­no­ci­do des­de que tra­ba­jó en La Arau­ca­nía, mu­chas de ellas apren­di­das en el FBI.

SU ROL EN LA ZO­NA MA­PU­CHE

Pro­fe­sio­nal­men­te, Ser­gio Mo­ya Dom­ke (41) tie­ne la edad de la Re­for­ma Pro­ce­sal Pe­nal: en­tró a tra­ba­jar a la Fis­ca­lía en no­viem­bre de 2000, un mes an­tes de que em­pe­za­ra a re­gir el nue­vo sis­te­ma de jus­ti­cia en la IX Re­gión, una de las dos zo­nas pi­lo­to, jun­to a la IV, don­de se pro­bó el cam­bio a la jus­ti­cia oral, has­ta que en 2005 ope­ró en to­do el país. Por eso, Mo­ya es par­te de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de fis­ca­les, en­ton­ces mu­chos de ellos me­no­res de 30 años, que en­fren­ta­ron a la vie­ja es­cue­la de po­li­cías —acos­tum­bra­dos a tra­ba­jar con jue­ces del an­ti­guo sis­te­ma, ba­sa­do en el se­cre­to de su­ma­rio— y no con abo­ga­dos re­cién egre­sa­dos que lle­ga­ban a im­par­tir ins­truc­cio­nes y di­ri­gir in­ves­ti­ga­cio­nes. Su pri­mer car­go fue abo­ga­do asis­ten­te en Trai­guén, una zo­na don­de se en­con­tró con va­rios fo­cos del lla­ma­do con­flic­to ma­pu­che, te­ma que en ade­lan­te cru­za­ría su ca­rre­ra y for­ja­ría su es­ti­lo de tra­ba­jo co­mo fis­cal. Un es­ti­lo con el que hoy se en­fren­tan to­dos los pro­ta­go­nis­tas del ca­so Ca­val: ex­per­to en téc­ni­cas de in­te­li­gen­cia apren­di­das en el FBI, con ex­pe­rien­cia en in­ves­ti­ga­cio­nes por aso­cia­ción ilí­ci­ta, de­li­tos te­rro­ris­tas, es­ta­fas, trá­fi­co de per­so­nas y en aná­li­sis cri­mi­nal de in­ter­cep­ta­cio­nes te­le­fó­ni­cas y de in­for­ma­ción es­tra­té­gi­ca.

Mo­ya, ade­más, ha for­ma­do a va­rios fis­ca­les del país co­mo re­la­tor de ca­sos de In­ves­ti­ga­cio­nes Com­ple­jas. Tam­bién ha im­par­ti­do cur­sos a más de 150 fis­ca­les de Ciu­dad Juárez justamente en el pe­río­do de la cri­sis por los fe­mi­ci­dios y la ex­plo­sión del cri­men or­ga­ni­za­do en Mé­xi­co. Aun­que en La Arau­ca­nía te­nía un es­ti­lo muy dis­tin­to al po­lé­mi­co ex fis­cal Luis Cha­mo­rro, al que las co­mu­ni­da­des ma­pu­ches so­lían im­pug­nar pú­bli­ca­men­te por su mo­do de tra­ba­jo, Mo­ya tu­vo pro­tec­ción po­li­cial del GOPE du­ran­te va­rias de sus in­ves­ti­ga­cio­nes, pe­se a que nun­ca hi­zo pú­bli­cas sus ame­na­zas. En 10 años, el fis­cal in­da­gó apro­xi­ma­da­men­te 100 cau­sas re­la­cio­na­das con el con­flic­to en La Arau­ca­nía. Tu­vo dis­tin­tos re­sul­ta­dos en sus pes­qui­sas. Pe­ro lo­gró acre­di­tar en jui­cios ora­les de­li­tos de con­no­ta­ción te­rro­ris­ta y con­de­nó a 11 per­so­nas por la ley an­ti­te­rro­ris­ta.

Mien­tras tra­ba­jó en la IX Re­gión, es­tre­chó la­zos con el fa­lle­ci­do ex di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros Alejandro Ber­na­les, con quien coin­ci­dió cuan­do és­te era je­fe de zo­na y tam­bién le en­tre­gó co­no­ci­mien­tos de in­te­li­gen­cia.

En su de­but co­mo fis­cal en Trai­guén, tu­vo un ca­so muy di­fí­cil: la vio­la­ción de una ni­ña de cua­tro años al in­te­rior de la co­mu­ni­dad ma­pu­che de Lu­ma­co, un he­cho que ge­ne­ró un con­flic­to en­tre los ha­bi­tan­tes y en el que se lo­gró la con­de­na del au­tor. Mo­ya, en­ton­ces con 27 años, y una vez que el impu­tado que­dó en li­ber­tad, con­si­guió que el tri­bu­nal dic­ta­ra prohi­bi­ción del im­pli­ca­do, quien era fa­mi­liar de la víc­ti­ma, de acer­car­se a ella. Un he­cho que re­sul­tó es­pe­cial­men­te de­li­ca­do por la di­fi­cul­tad que te­nían los es­ca­sos po­li­cías del re­tén de la zo­na pa­ra en­trar al lu­gar y ve­ri­fi­car si se es­ta­ba o no cum­plien­do la me­di­da.

Un ca­so ju­di­cial em­ble­má­ti­co fue el pri­mer jui­cio oral por que­ma de ca­mio­nes en la IX re­gión, de pro­pie­dad del abo­ga­do Juan Agus­tín Fi­gue­roa, con re­sul­ta­do con­de­na­to­rio y que in­ves­ti­gó Mo­ya.

Sin em­bar­go, no to­dos los puz­les po­li­cia­les los pu­do re­sol-

En Vic­to­ria, en la IX Re­gión, Ser­gio Mo­ya Dom­ke era com­pa­ñe­ro de co­le­gio del es­cri­tor Fran­cis­co Or­te­ga. Ca­si 30 años des­pués, uno de los per­so­na­jes de sus li­bros, El Ver­bo Kaif­man, lle­va­ría el se­gun­do ape­lli­do del fis­cal: Leo­pol­do Dom­ke.

ver. Fue el ca­so de la des­apa­ri­ción de una mu­jer y en la que su hi­jo ma­yor fue el prin­ci­pal sos­pe­cho­so. Pe­se a las pes­qui­sas, los in­te­rro­ga­to­rios y los alla­na­mien­tos a la ca­sa, ni el fis­cal ni los po­li­cías lo­gra­ron dar con el ca­dá­ver. Tiem­po des­pués, el impu­tado se sui­ci­dó y de­jó una car­ta en la que no só­lo con­fe­só el cri­men, tam­bién en­tre­gó el mó­vil: di­jo que ha­bía si­do abu­sa­do de ni­ño por su ma­dre.

Cin­co años des­pués, y cuan­do la ca­sa te­nía nue­vos pro­pie­ta­rios, el pi­so del ga­ra­je ce­dió, y ba­jo una grue­sa ca­pa de ce­men­to se re­ve­ló el cuer­po: es­tu­vo siem­pre en el mis­mo lu­gar don­de Mo­ya y los po­li­cías ha­bían bus­ca­do.

VIC­TO­RIA, LOS PRI­SIO­NE­ROS Y EL FBI

Mo­ya Dom­ke es hi­jo de un ma­tri­mo­nio de pro­fe­so­res. Se crió en Puen­te Al­to y lle­gó a vi­vir a la IX Re­gión a co­mien­zos de los años 80. En el Co­le­gio San­ta Cruz de Vic­to­ria lo re­cuer­dan co­mo uno de los me­jo­res alum­nos de la pro­mo­ción. Allá fue com­pa­ñe­ro del es­cri­tor Fran­cis­co Or­te­ga, quien cuen­ta que Mo­ya era un lí­der en el cur­so y más ma­du­ro y re­fle­xi­vo que el pro­me­dio de los com­pa­ñe­ros. Por ello lo apo­da­ban “el pe­rro vie­jo”. Ca­si 30 años des­pués, uno de los per­so­na­jes de uno de los li­bros de Or­te­ga, El Ver­bo Kaif­man, lle­va­ría el se­gun­do ape­lli­do del fis­cal Mo­ya: Leo­pol­do Dom­ke.

Otros com­pa­ñe­ros de la épo­ca re­cuer­dan que Mo­ya y su gru­po de ami­gos, en una ciu­dad que era mar­ca­da­men­te de de­re­cha y en pleno ré­gi­men de Pi­no­chet, rom­pie­ron la ten­den­cia: eran los úni­cos que es­cu­cha­ban a Los Pri­sio­ne­ros, Sol y Llu­via y can­cio­nes de la Nue­va Tro­va.

Des­pués de es­tu­diar De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción, Mo­ya tra­ba­jó co­mo abo­ga­do en Con­cep­ción, Chi­llán y Vic­to­ria. Al­can­zó la úl­ti­ma eta­pa del an­ti­guo sis­te­ma de jus­ti­cia: con actuarios y se­cre­to de su­ma­rio. Lue­go en­tró a la Fis­ca­lía, don­de ade­más de ser co­no­ci­do por su ca­rác­ter re­ser­va­do, ba­jo per­fil y muy com­par­ti­men­ta­do en la in­for­ma­ción, es de­fi­ni­do co­mo al­guien muy “ins­ti­tu­cio­nal”.

Com­par­ti­men­tar in­for­ma­ción es al­go que apren­dió en las in­ves­ti­ga­cio­nes com­ple­jas que lle­vó en la IX Re­gión. Pe­ro tam­bién de la de­ce­na de cur­sos de téc­ni­cas de in­te­li­gen­cia que ha to­ma­do con el FBI y la Guar­dia Ci­vil Es­pa­ño­la so­bre la­va­do de di­ne­ro, trá­fi­co, cri­men or­ga­ni­za­do y te­rro­ris­mo.

A la VI Re­gión lle­gó el 2010. En la fis­ca­lía ex­pli­can que él mis­mo pi­dió su tras­la­do. Ape­nas asu­mió co­mo fis­cal en Ran­ca­gua, li­dió con cau­sas com­ple­jas: la pri­me­ra fue el me­ga­frau­de lla­ma­do Los Es­pa­ño­les, de­bi­do a que la ma­yo­ría de las víc­ti­mas eran de Va­len­cia. Se tra­ta­ba de un ca­so que lle­va­ba cua­tro años de tra­mi­ta­ción y en el que ha­bían si­do es­ta­fa­dos más de 200 in­ver­sio­nis­tas con la ven­ta frau­du­len­ta de te­rre­nos de al­ta plus­va­lía, tan­to en la VI Re­gión co­mo en la Me­tro­po­li­ta­na. Fi­nal­men­te, lo­gró con­de­nas por aso­cia­ción ilí­ci­ta, fal­si­fi­ca­ción de ins­tru­men­tos pú­bli­cos, es­ta­fas reite­ra­das y ejer­ci­cio ile­gal de la pro­fe­sión.

La se­gun­da fue la cau­sa por trá­fi­co ilí­ci­to de 165 in­mi­gran­tes, ma­yo­res y me­no­res de edad, que via­ja­ron des­de Pa­ra­guay pa­ra tra­ba­jar en los fun­dos del Gru­po Errá­zu­riz. Aun­que se pro­bó la par­ti­ci­pa­ción del em­pre­sa­rio Fran­cis­co Ja­vier Errá­zu­riz, fue so­bre­seí­do por enaje­na­ción men­tal. Hoy, en su rol en Ca­val, y des­pués de las for­ma­li­za­cio­nes del ca­so (trá­mi­te que es­ta se­ma­na de­bía en­fren­tar Victorino Arre­pol), Mo­ya se con­cen­tra­rá en la eta­pa cru­cial de la cau­sa: la investigación pa­tri­mo­nial a ca­da uno de los im­pli­ca­dos (es de­cir, en qué ocu­pa­ron el di­ne­ro que re­ci­bie­ron del mi­llo­na­rio ne­go­cio); afi­nar los por­me­no­res de la que­re­lla tri­bu­ta­ria que hay en su con­tra; in­da­gar la aris­ta de Say­dex, em­pre­sa de su­mi­nis­tros tec­no­ló­gi­cos que ga­nó va­rias li­ci­ta­cio­nes en ser­vi­cios de sa­lud tras con­tra­tar a Ca­val, y los di­chos del em­pre­sa­rio Gonzalo Vial Con­cha, quien pa­gó en ape­nas un año $1.200 mi­llo­nes a Ca­val por dis­tin­tas ase­so­rías que cues­tio­nó en su úl­ti­ma de­cla­ra­ción: “Pue­den ser par­te de un en­ga­ño, cu­yo úni­co pro­pó­si­to era ob­te­ner di­ne­ro de mis em­pre­sas”, di­jo en­ton­ces.

Lo pró­xi­mo de Mo­ya se­rá lo­grar una di­li­gen­cia que es­tá pen­dien­te ha­ce me­ses: la de­cla­ra­ción ju­di­cial de un per­so­na­je tan cla­ve co­mo enig­má­ti­co en el puz­le de Ca­val: el g es­tor in­mo­bi­lia­rio y ope­ra­dor po­lí­ti­co de la UDI, Juan Díaz.

NA­TA­LIA COM­PAG­NON,

A LA SA­LI­DA DE LA AU­DIEN­CIA DE FOR­MA­LI­ZA­CIÓN DEL

CA­SO CA­VAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.