El ha­ce­dor

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Die­go Zú­ñi­ga // Fo­to: Mar­ce­lo Se­gu­ra ]

[por Die­go Zú­ñi­ga]

Fer­nan­do Ca­sa­sem­pe­re lle­va más de 25 años rea­li­zan­do es­cul­tu­ras con ar­ci­lla, ma­te­rial al que le ha da­do un va­lor ar­tís­ti­co que no te­nía en Chi­le. Ra­di­ca­do en Londres des­de fi­nes de los 90, su obra ha si­do re­co­no­ci­da prin­ci­pal­men­te en el ex­tran­je­ro. Pe­ro aho­ra vuel­ve a Chi­le a mos­trar su tra­ba­jo en el Mu­seo de Be­llas Ar­tes.

– Me pue­do com­prar un Vol­vo.

Era 1996 y el es­cul­tor chi­leno Fer­nan­do Ca­sa­sem­pe­re ( 55) aca­ba­ba de inau­gu­rar una ex­po­si­ción en la ga­le­ría AMS Marl­bo­rough, cin­cuen­ta y cin­co es­cul­tu­ras he­chas de ar­ci­lla, el ma­te­rial en el que ve­nía tra­ba­jan­do des­de fi­nes de los ochen­ta, cuan­do se fue a es­tu­diar a Bar­ce­lo­na pa­ra me­jo­rar su téc­ni­ca. Re­cuer­da que el día de la inau­gu­ra­ción ya es­ta­ban ven­di­das to­das las obras. Era, sin du­da, un buen día. El even­to en la ga­le­ría es­tu­vo lleno, pa­re­cía que sus es­cul­tu­ras de ce­rá­mi­ca co­men­za­ban a en­con­trar un pú­bli­co cau­ti­vo, un pú­bli­co que era ca­paz de va­lo­rar­las co­mo ar­te y no sim­ple­men­te co­mo ob­je­tos de­co­ra­ti­vos — los que se aso­cia­ba ge­ne­ral­men­te la ce­rá­mi­ca en ese mo­men­to—. A esa al­tu­ra, Ca­sa­sem­pe­re ya ha­bía te­ni­do un par de ex­po­si­cio­nes im­por­tan­tes — una, de he­cho, en el Mu­seo de Ar­te Pre­co­lom­bino—, que fue­ron bien re­ci­bi­das por la crítica y que le per­mi­tie­ron ha­cer­se un nom­bre en­tre los es­cul­to­res. Tra­ba­ja con ar­ci­lla y con el re­la­ve de co­bre y otros desechos in­dus­tria­les. Ma­te­ria­les po­co co­mu­nes den­tro del ar­te chi­leno, pe­ro que en ma­nos de Ca­sa­sem­pe­re ad­qui­rían una for­ma es­pe­cial.

Por eso, cuan­do ex­pu­so sus es­cul­tu­ras en la ga­le­ría AMS Marl­bo­rough ha­bía un ca­mino ya re­co­rri­do con bas­tan­te hol­gu­ra. Re­cuer­da, hoy, que al ter­mi­nar la inau­gu­ra­ción se fue caminando tran­qui­la­men­te a su ca­sa. Y fue en el ca­mino, al pa­sar por la Por­ta­da de Vi­ta­cu­ra, cuan­do vio una au­to­mo­to­ra de la Vol­vo y pen­só eso. Pen­só: “Me pue­do com­prar un Vol­vo”. Te­nía el di­ne­ro su­fi­cien­te — gra­cias a la ex­po­si­ción—, no te­nía ma­yo­res res­pon­sa­bi­li­da­des, po­día com­prar­se un au­to y ha­cer lo que qui­sie­ra, en el fon­do. Y le dio mie­do. Sin­tió que era pe­li­gro­sa tan­ta co­mo­di­dad. Sin­tió, tam­bién, que de al­gu­na for­ma ne­ce­si­ta­ba ex­plo­rar otros ca­mi­nos, vol­ver a em­pe­zar des­de ce­ro, sen­tir el vér­ti­go que re­quie­re el ar­te, si­tuar­se en la in­tem­pe­rie y co­men­zar a crear des­de ahí.

En­ton­ces, to­mó sus co­sas y en 1997, sin ma­yo­res con­tac­tos, se fue a pro­bar suer­te a Londres. Ese via­je le iba a cam­biar la vi­da. Ese via­je lo iba a trans­for­mar en un es­cul­tor más com­ple­jo y muy co­ti­za­do en el mer­ca­do eu­ro­peo. Allá des­cu­bri­ría otros ma­te­ria­les con los que tra­ba­jar — la por­ce­la­na, el pa­pel— y co­men­za­ría a cons­truir una obra im­por­tan­te, que hoy lo trae de vuel­ta a Chi­le, a ex­po­ner en el Mu­seo de Be­llas Ar­tes. Mi an­da­du­ra es el tí­tu­lo de la ex­po­si­ción que mos­tra­rá par­te im­por­tan­te de su tra­ba­jo has­ta el día de hoy. Es­cul­tu­ras de ce­rá­mi­ca, es­cul­tu­ras de pa­pel, in­ter­ven­cio­nes que se to­ma­rán bue­na par­te del mu­seo y que bus­can re­en­con­trar­lo con el pú­bli­co chi­leno.

“La ar­ci­lla es un ma­te­rial de­li­cio­so pa­ra tra­ba­jar, siem­pre sen­tí una atrac­ción ab­so­lu­ta. Y mu­chas ve­ces cuan­do me pre­gun­ta­ban: ‘¿Us­ted es ce­ra­mis­ta o es­cul­tor?’, yo de­cía ‘no, yo soy una per­so­na que tra­ba­ja la ar­ci­lla y la res­pe­to”.

***

Te­nía ta­len­to con las ma­nos. Pa­ra to­dos sus cer­ca­nos eso era in­cues­tio­na­ble. Le iba bien en Téc­ni­co- Ma­nual, en el ve­rano pre­fe­ría ir­se al cam­po, a la ca­sa de su fa­mi­lia, y ju­gar con gre­da, crear co­sas, in­ven­tar fi­gu­ras, ver có­mo ese ma­te­rial al que le iba dan­do for­ma len­ta­men­te, po­día con­ver­tir­se en otra co­sa. Cla­ro que cuan­do no po­día me­ter­las en un horno, lue­go to­do lo que ha­bía tra­ba­ja­do se des­ha­cía y eso lo ofus­ca­ba. Pe­ro ya de ni­ño sa­bía que que­ría de­di­car su vi­da a al­go que tuviera que ver con las ma­nos. Por eso, cuan­do te­nía 18 años y de­bía de­ci­dir qué es­tu­diar, bus­có un lu­gar don­de desa­rro­llar su ta­len­to. El pro­ble­ma es que las es­cue­las de ar­te en Chi­le no le da­ban ma­yor im­por­tan­cia a la ce­rá­mi­ca, ha­bía des­co­no­ci­mien­to y re­cha­zo. Po­día de­di­car­se a la es­cul­tu­ra, pe­ro él que­ría tra­ba­jar la ce­rá­mi­ca, así que es­pe­ró un tiem­po y se fue a Eu­ro­pa a pro­bar suer­te. A los 21, en­tró a la pres­ti­gio­sa Es­cue­la Ce­rá­mi­ca For­ma de Bar­ce­lo­na.

La ob­se­sión de Ca­sa­sem­pe­re no te­nía que ver só­lo con el ma­te­rial, sino tam­bién con la his­to­ria, con el ar­te pre­co­lom­bino, que siem­pre lo alu­ci­nó.

— Es­tar en Bar­ce­lo­na me hi­zo mi­rar to­do con otros ojos y, no sé, iba al Mu­seo Bar­bier- Mue­ller de Ar­te Pre­co­lom­bino y me da­ba cuen­ta de la ma­ra­vi­lla que te­nía­mos en Chi­le, la suer­te de ver ri­que­zas pre­co­lom­bi­nas que no se va­lo­ran to­do lo que de­bie­ran acá. Yo te­nía la suer­te de ver ori­gi­na­les acá, no de ver un Pi­cas­so ni ar­te del Re­na­ci­mien­to, no, eso me era muy dis­tan­te, ade­más que siem­pre lo en­con­tré un po­co pre­ten­cio­so es­to de ser afran­ce­sa­do… — di­ce Ca­sa­sem­pe­re, mien­tras se to­ma un ca­fé fren­te al Mu­seo de Be­llas Ar­tes, don­de inau­gu­ra­rá el pró­xi­mo miércoles 30 Mi an­da­du­ra.

Cuan­do vol­vió de Bar­ce­lo­na, a fi­nes de los 80, re­gre­só con­ven­ci­do de que su tra­ba­jo en­con­tra­ría un pú­bli­co en Chi­le, con­ven­ci­do tam­bién de que de­bía dar­le pres­ti­gio al ma­te­rial con el que tra­ba­ja­ba.

— Yo que­ría sa­car ade­lan­te la ar­ci­lla, y lo lo­gré. Ex­pu­se en las me­jo­res ga­le­rías y no sen­tí nun­ca des­de el pú­bli­co una di­fe­ren­cia­ción, al con­tra­rio, se fas­ci­na­ron con es­te ma­te­rial nue­vo, tra­ba­ja­do con­tem­po­rá­nea­men­te — ex­pli­ca.

Un ma­te­rial, ade­más, que lo atra­jo des­de siem­pre. — Es un ma­te­rial de­li­cio­so pa­ra tra­ba­jar, siem­pre sen­tí una atrac­ción ab­so­lu­ta. Y mu­chas ve­ces cuan­do me pre­gun­ta­ban: “¿Us­ted es ce­ra­mis­ta o es­cul­tor?”, yo de­cía “no, yo soy una per­so­na que tra­ba­ja la ar­ci­lla y res­pe­to el pla­to por­que la ar­ci­lla na­ce pa­ra eso, es el al­ma, o sea no la nie­go. Y lo que exi­jo es que ese pla­to ten­ga al­go que lo ha­ga ser es­pe­cial”.

Des­pués de re­gre­sar a Chi­le, du­ran­te los 90, el tra­ba­jo de Ca­sa­sem­pe­re ob­tu­vo re­co­no­ci­mien­to, pe­ro él sen­tía que de­bía ex­plo­rar otros ca­mi­nos. Y tam­bién se sen­tía un po­co al mar­gen de la es­ce­na ar­tís­ti­ca. —Yo he te­ni­do bue­nas re­la­cio­nes con va­rios es­cul­to­res de acá, pe­ro siem­pre me sen­tí un po­co ale­ja­do. Por­que cuan­do mi­ro aho­ra, no ten­go de dón­de aga­rrar­me, no hay nin­gu­na uni­ver­si­dad que me va­ya a apo­yar por ser ex alumno de ellos, por ejem­plo, y ade­más tra­ba­ja­ba con un ma­te­rial ab­so­lu­ta­men­te re­ne­ga­do, en­ton­ces no ha­bía mu­cho que ha­cer — ex­pli­ca.

Fue ahí, en­ton­ces, en 1997, cuan­do de­ci­de ir­se a In­gla­te­rra y em­pe­zar des­de ce­ro, un lu­gar don­de no lo co­no­ce na­die, don­de su tra­ba­jo no exis­te. Y lo pri­me­ro que ha­ce es ir a Bes­son, la me­jor ga­le­ría de

ce­rá­mi­ca de Londres, y pre­sen­tar­se an­te la ga­le­ris­ta. Hoy se ríe cuan­do re­cuer­da esos días, por­que ya te­nía 37 años y no le dio na­da de ver­güen­za ha­blar con ella y mos­trar­le sus ca­tá­lo­gos, así, con des­par­pa­jo. Ella los mi­ró y le di­jo que le in­tere­sa­ba, pe­ro que te­nía que to­car las obras, te­nía que ver­las.

Fue ahí cuan­do Ca­sa­sem­pe­re en­ten­dió que de­bía ins­ta­lar­se de­fi­ni­ti­va­men­te en Londres y con­se­guir un ta­ller don­de em­pe­zar a pro­du­cir nue­vos tra­ba­jos. En­con­tró un lu­gar, se lle­vó vein­ti­dós to­ne­la­das de ar­ci­lla a Londres en bar­co, pues le re­sul­ta­ba más fá­cil tras­la­dar­la que co­men­zar de nue­vo — era más rá­pi­do, ya que a ve­ces lle­gar a la so­lu­ción de la ar­ci­lla con la que tra­ba­ja­ba po­día de­mo­rar tres años—, y se pu­so a tra­ba­jar. En el 2000, la ga­le­ris­ta lo in­vi­tó a ex­po­ner en una mues­tra co­lec­ti­va, jun­to a los prin­ci­pa­les ce­ra­mis­tas del mun­do. De­bía ha­cer una ta­za de té. Así que tra­ba­jó en esa obra y creó “In­ter­loc­king of 2000 years”, una pe­que­ña es­cul­tu­ra que le gus­tó tan­to a la ga­le­ris­ta que la eli­gió pa­ra el afi­che de la mues­tra.

Ahí em­pe­zó to­do lo bueno que ven­dría: ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les, in­vi­ta­cio­nes de dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do pa­ra mos­trar su tra­ba­jo —Ja­pón, Es­ta- dos Uni­dos, Fran­cia, Es­pa­ña—, lo co­men­za­ría a re­pre­sen­tar la New Art Cen­tre — la ga­le­ría de los es­cul­to­res más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa—, y en 2012 ex­pon­dría “Out of Sync”, uno de sus tra­ba­jos más mo­nu­men­ta­les y re­co­no­ci­dos: ins­ta­ló diez mil nar­ci­sos en el fron­tis del edi­fi­cio de So­mer­set Hou­se, una de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les de Londres. Lue­go, esa mis­ma obra la ex­pon­dría en la Pla­za de la Ciu­da­da­nía, fren­te a La Mo­ne­da, y hoy es­tá, de­fi­ni­ti­va­men­te, en el Par­que Rui­nas de Huan­cha­ca, en An­to­fa­gas­ta.

Esa obra le dio no­to­rie­dad en nues­tro país y se po­drá ver — en vi­deos y fo­to­gra­fías— en la mues­tra que lo trae de re­gre­so a Chi­le. Una ex­po­si­ción que co­men­zó a pro­gra­mar­se ha­ce va­rios años, cuan­do Mi­lan Ive­lic to­da­vía era di­rec­tor del Mu­seo de Be­llas Ar­tes. Cuan­do le pro­pu­sie­ron a Ca­sa­sem­pe­re ex­po­ner su tra­ba­jo en el Be­llas Ar­tes, no lo du­dó.

— Yo sen­tí que ya es­ta­ba en una eta­pa don­de te­nía que de­vol­ver un po­co de to­do lo que se me ha da­do. Sen­tí que hay una ge­ne­ra­ción que no co­no­cía mi tra­ba­jo y que lo que he es­ta­do ha­cien­do tie­ne al­go nue­vo que de­cir — di­ce—. Ade­más, era el lu­gar ade­cua­do, así que acep­té.

Y des­de el mo­men­to que dio el sí, ha­ce ca­si tres años, ha es­ta­do pen­san­do en la ex­po­si­ción. En­tre­me­dio ha se­gui­do mos­tran­do su tra­ba­jo en Londres y en otros lu­ga­res de Eu­ro­pa, pe­ro par­te im­por­tan­te de su ca­be­za ha es­ta­do pues­ta en es­te mon­ta­je, que lo trae­rá de vuel­ta a Chi­le por un par de me­ses. Va a ha­cer vi­si­tas guia­das y dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des con el pú­bli­co. Quie­re co­nec­tar­se con la ge­ne, ver có­mo re­ci­ben el tra­ba­jo que vie­ne ha­cien­do des­de ha­ce más de 25 años.

***

La obra de Fer­nan­do Ca­sa­sem­pe­re se po­dría di­vi­dir en tres eta­pas. La pri­me­ra, in­fluen­cia­da por el ar­te prehis­pá­ni­co, la se­gun­da de­di­ca­da más bien a la na­tu­ra­le­za chi­le­na, a sus co­lo­res, al pai­sa­je, y una ter­ce­ra que él de­fi­ne co­mo el “Fer­nan­do in­glés”: to­do el tra­ba­jo que ha ve­ni­do rea­li­zan­do des­de que se ins­ta­ló en Londres, obras más ex­pe­ri­men­ta­les, que ade­más ya no só­lo tra­ba­ja con la ar­ci­lla, sino tam­bién con la por­ce­la­na, ma­te­rial que des­cu­brió, en­tre otras co­sas, por­que en al­gún mo­men­to se sin­tió preso de de­pen­der ex­clu­si­va­men­te de la ar­ci­lla, de sus tiem­pos, de sus to­nos. La por­ce­la­na le abrió un mun­do, que ha re­co­rri­do, so­bre to­do, en es­tos úl­ti­mos años. Mi an­da­du­ra mos­tra­rá es­tas tres eta­pas. Se­rá, en al­gún sen­ti­do, una re­tros­pec­ti­va de su obra, aun­que a él no le gus­ta pen­sar­lo así.

— Creo que es una ex­po­si­ción que tie­ne que ver con el mo­do de an­dar. Acá es­toy mos­tran­do có­mo he re­co­rri­do es­te ca­mino del ar­te en es­tos años, pe­ro es­pe­ro que que­de mu­cho más tiem­po por de­lan­te, la ver­dad. Sien­to que es­to só­lo es un pun­to — ex­pli­ca Ca­sa­sem­pe­re, quien en es­tos días ha es­ta­do tra­ba­jan­do ar­dua­men­te en el mon­ta­je de la ex­po­si­ción, que es­ta­rá pre­sen­te en dos sa­las y en el hall cen­tral, don­de ins­ta­la­rá una es­cul­tu­ra de pa­pel que ter­mi­nó de rea­li­zar es­te mes. En las otras sa­las se po­drá ver par­te im­por­tan­te de su obra, es­cul­tu­ras en ce­rá­mi­ca y por­ce­la­na que mues­tran la evo­lu­ción de su tra­ba­jo.

— Des­cu­brir la por­ce­la­na fue muy im­por­tan­te. Acá voy a pre­sen­tar una pie­za que es la pri­me­ra que hi­ce de por­ce­la­na, que se lla­ma “Fu­sión”. Tra­té pé­si­mo a la por­ce­la­na, la apa­leé, la cor­té, le de­jé la hue­lla, y sa­lió del horno un ma­te­rial ma­ra­vi­llo­so… a pe­sar de mí — di­ce y se ríe.

Con los años ha ido ad­qui­rien­do pa­cien­cia y tam­bién ma­yor aser­ti­vi­dad. Ca­da vez es me­nor la sor­pre­sa al in­tro­du­cir una es­cul­tu­ra en el horno y ver­la lue­go, cuan­do ya es­tá lista. Más que ar­tis­ta, mu­chas ve­ces se sien­te un ha­ce­dor, al­guien que con sus ma­nos es ca­paz de crear co­sas que an­tes no exis­tían. Ha tra­ba­ja­do mu­cho con for­mas rec­tas y cu­bos, pe­ro en el úl­ti­mo tiem­po ha in­da­ga­do en las cur­vas, apro­ve­chan­do ade­más de mez­clar ma­te­ria­les, mez-

“Cuan­do me pro­pu­sie­ron ha­cer es­ta ex­po­si­ción, sen­tí que ya es­ta­ba en una eta­pa don­de te­nía que de­vol­ver un po­co de to­do lo que se me ha da­do. Sen­tí que hay una ge­ne­ra­ción que no co­no­cía mi tra­ba­jo y que lo que he es­ta­do ha­cien­do tie­ne

al­go nue­vo que de­cir, así que acep­té de in­me­dia­to”.

clar la ar­ci­lla y la por­ce­la­na, mez­clar el re­la­ve mi­ne­ro con desechos in­dus­tria­les, bus­can­do nue­vas tex­tu­ras, nue­vos co­lo­res.

— Ir­me a Londres me dio mu­cha li­ber­tad en la for­ma de cons­truir mi tra­ba­jo. Ese fue el gran cam­bio que vi­ví — ex­pli­ca y agre­ga—: Yo tu­ve la suer­te de criar­me en una ve­re­da bien có­mo­da, eso no lo pue­do ne­gar ni me pue­do aver­gon­zar, por­que soy muy afor­tu­na­do, pe­ro lo te­nía que to­mar con la ma­yor de las res­pon­sa­bi­li­da­des. Por eso me fui tam­bién, y des­cu­brí que al no te­ner con­tac­tos lo que que­da es la ho­nes­ti­dad. Por­que si yo hu­bie­se lle­ga­do con obras en már­mol blan­co, no sé, no sé si hu­bie­ra si­do ho­nes­to pues yo soy la­ti­noa­me­ri­cano. Lle­vé un ma­te­rial na­ti­vo y le di un re­co­no­ci­mien­to. Mi obra no es in­dí­ge­na, pe­ro en­con­tró un lu­gar allá.

“MOR­TAR” (2013) Y “ARCH” (2014) SON DOS DE LAS ES­CUL­TU­RAS QUE SE PO­DRÁN VER EN “MI AN­DA­DU­RA”.

“OUT OF SYNC” FUE LA OBRA QUE LE DIO MA­YOR NO­TO­RIE­DAD A CA­SA­SEM­PE­RE. ACÁ, CUAN­DO LA EX­PU­SO EN LONDRES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.