Cine de los dro­nes

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Álvaro Bi­sa­ma, es­cri­tor ]

[por Álvaro Bi­sa­ma]

Bat­man vs. Su­per­man du­ra dos ho­ras y me­dia y aque­llo es ex­ce­si­vo. Se no­ta que DC Co­mics y War­ner quie­ren abrir la fran­qui­cia, to­mar su par­te del pas­tel. Eso es to­do. Ese es el ar­te. Lo que que­da en el ai­re es la pre­gun­ta so­bre cuán­to más pue­de ser to­le­ra­ble to­do es­to.

Es­tá ahí, a la vis­ta en Bat­man vs. Su­per­man: El Ori­gen de la Jus­ti­cia. Si lo pi­llas, lo pi­llas. Es un chis­te vie­jo. Tie­ne co­mo trein­ta años. Al­fred le di­ce a Bru­ce Way­ne que si si­gue be­bien­do vino a ese rit­mo, les de­ja­rá va­cía la ca­va fa­mi­liar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Al­fred es Je­remy Irons y Way­ne, Ben Af­fleck. El chis­te no es de Zack Sny­der, el di­rec­tor, ni per­te­ne­ce a David S. Go­yer o Ch­ris Te­rrio, los guio­nis­tas. Per­te­ne­ce a la no­ve­la grá­fi­ca Bat­man: El Re­gre­so del Se­ñor de la No­che, de Frank Mi­ller (1986). Sny­der lo cue­la ahí co­mo una ci­ta pa­ra los fans, pa­ra que alu­ci­nen pues Mi­ller es la som­bra que per­si­gue a Sny­der, del que fil­mó 300 ha­ce una dé­ca­da. Y Mi­ller flo­ta por en­ci­ma de es­ta nue­va pe­lí­cu­la. Mu­chas de las ideas e imá­ge­nes de su vie­ja obra maes­tra son qui­zás el es­que­le­to de la cin­ta. Des­per­di­ga­das a lo lar­go de la na­rra­ción, los fans van a sa­ber re­co­no­cer­las. Mal que mal, Bat­man es­tá di­se­ña­do a par­tir de ellas, aun­que sea só­lo al­go me­ra­men­te cos­mé­ti­co, un bar­niz de res­pe­ta­bi­li­dad pop que va des­de su tra­je de gue­rra has­ta va­rias imá­ge­nes icó­ni­cas, co­mo la de la pe­lea con Su­per­man o la vis­ta aé­rea don­de se lo mues­tra so­bre una grúa, ar­ma­do con un ri­fle.

Sny­der se de­be a esas vi­ñe­tas. Quie­re apro­piár­se­las, vol­ver­las su­yas, trans­fi­gu­rar­las en un ar­te ma­si­vo. Esa es su poé­ti­ca. El cine de su­per­hé­roes na­ce ahí del la­be­rin­to que es to­da adap­ta­ción, de có­mo vol­ver plau­si­ble lo in­ve­ro­sí­mil, de có­mo trans­mi­tir la ener­gía de los có­mics a la pan­ta­lla sin per­der el es­pí­ri­tu de la obra ori­gi­nal. Los de Mar­vel lo en­ten­die­ron bien cuan­do les to­có ha­cer­lo. Re­sol­vie­ron aquel nu­do y ar­ma­ron un uni­ver­so cohe­sio­na­do, vol­vien­do a to­dos per­so­na­jes co­ol y re­clu­tan­do a gen­te co­mo Joss Whe­don ( Aven­gers) pa­ra ar­mar una ho­ja de ru­ta pa­ra el fu­tu­ro. Les fun­cio­nó. En War­ner/DC Co­mics pa­só lo con­tra­rio. Ch­ris­top­her No­lan que­ría ha­cer cine en se­rio. To­mó a Bat­man y lo sa­cu­dió co­mo pu­do, des­tru­yén­do­le la ciu­dad, vol­vién­do­lo un hé­roe que­bra­do don­de los có­mics eran una re­fe­ren­cia le­ja­na, pe­ro no esen­cial. No­lan hi­zo tres pe­lí­cu­las de Bat­man. La pri­me­ra es bue­na, la se­gun­da bri­llan­te, y la ter­ce­ra, un bo­drio psi­co­tró­ni­co don­de, al fi­nal, una na­ve vo­la­do­ra le dis­pa­ra a un ca­mión blin­da­do que lle­va una bom­ba ató­mi­ca. En­tre­me­dio, en The Dark Knight, apa­re­ce Heath Led­ger in­ter­pre­tan­do al Joker y to­do cam­bia pa­ra siem­pre. El Joker se trans­for­ma en un fi­ló­so­fo del caos, en un mons­truo si­tua­cio­nis­ta que se ro­ba el re­la­to pa­ra ha­cer­lo cre­cer

de mo­do in­sos­pe­cha­do.

Pe­ro Sny­der no es No­lan ni lo va a ser. No tie­ne el ta­len­to ni la am­bi­ción. No­lan quie­re ser Ku­brick, quie­re ser Mi­chael Mann. Sny­der es más bá­si­co. Só­lo quie­re fil­mar los có­mics que le­yó en 1986, ho­me­na­jear a sus maes­tros. Só­lo quie­re que Frank Mi­ller y Alan Moo­re le den un abra­zo y le ofrez­can una ta­za de té. Fil­mó Watch­men, de Moo­re y Da­ve Gib­bons pa­ra pro­bar­lo. Moo­re lo des­pre­ció: “Pue­de que sea un ti­po sim­pá­ti­co, pe­ro tam­bién es la per­so­na que fil­mó 300”. An­tes, Terry Gi­lliam ha­bía fra­ca­sa­do adap­tan­do el có­mic, aun­que Moo­re siem­pre di­jo que de­bía ser fil­ma­do al mo­do de los fil­mes de Jean Coc­teau. Sny­der no te­nía na­da de eso y su Watch­men ter­mi­nó sien­do una pe­lí­cu­la len­ta y so­lem­ne, un re­la­to que res­pi­ra­ba de mo­do can­sino, ha­cien­do que la com­ple­ji­dad de la obra ori­gi­nal de Moo­re y Gib­bons se des­va­ne­cie­se en­tre los efec­tos es­pe­cia­les y la au­sen­cia de cual­quier es­pe­sor ideo­ló­gi­co. Esa au­sen­cia de es­pe­sor es­tá en la re­cién es­tre­na­da Bat­man vs. Su­per­man, que con­ti­núa los he­chos de El hom­bre de ace­ro (2013), tam­bién de Sny­der. O sea, con­ti­núa la in­cohe­ren­cia y el gus­to por la des­truc­ción ma­si­va, por las bom­bas nu­clea­res, el ge­no­ci­dio y las abo­mi­na­cio­nes que des­tru­yen ciu­da­des. Sny­der fil­ma to­do con una in­ne­ga­ble fe­li­ci­dad, in­ter­ca­lán­do­lo con se­cuen­cias de sue­ños que lue­go se con­vier­ten en pre­mo­ni­cio­nes. To­do es­tá lleno de alu­sio­nes re­li­gio­sas más o me­nos bo­ba­li­co­nas, agu­je­ros gi­gan­tes en el guión y de la ob­se­sión del di­rec­tor de pa­re­cer un au­tor ca­paz de en­ten­der la tra­di­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, ca­paz de, por ejem­plo, ci­tar ex­plí­ci­ta­men­te la Ex­ca­li­bur del vie­jo John Boor­man y de­jar por ahí (tal y co­mo Ché­jov de­cía que de­bían de­jar­se las es­co­pe­tas) una lan­za de krip­to­ni­ta ba­jo el agua pa­ra ha­cer cal­zar el re­la­to con al­gu­na cla­se de mi­to ar­tú­ri­co. Por su­pues­to, aque­llo es un ele- men­to más en un es­pec­tácu­lo que con­tie­ne ex­plo­sio­nes de mil co­lo­res dis­tin­tos, edi­fi­cios des­trui­dos, un ex­tra­ño vi­llano psi­có­pa­ta (Jes­se Ei­sen­berg, que in­ter­pre­ta a Lex Lut­hor co­mo si fue­ra el Joker, le­jos lo me­jor de la cin­ta), men­sa­jes de otra di­men­sión ( la­men­ta­ble­men­te, pa­re­ce que de la Jus­ti­ce Lea­gue de Geoff Johns), vam­pi­ri­za­cio­nes de la cin­ta an­te­rior (Dooms­day, el mons­truo ase­sino, es el Ge­ne­ral Zod re­su­ci­ta­do) y las imá­ge­nes de una man­sión Way­ne des­trui­da, co­mo si fue­se una vie­ja pin­tu­ra ro­ta. Hay más de lo mis­mo, pe­ro son só­lo ideas suel­tas, bo­ce­tos de una tra­ma. Por ahí, el úl­ti­mo ter­cio adap­ta La muer­te de Su­per­man, un có­mic de 1992 de Dan Jur­gens. Por ahí tam­bién, apa­re­ce una Won­der Wo­man que le da al­go de in­tri­ga al asun­to. El res­to es un cine he­cho por dro­nes. Bat­man vs. Su­per­man du­ra dos ho­ras y me­dia y aque­llo es ex­ce­si­vo. Se no­ta que DC Co­mics y War­ner quie­ren abrir la fran­qui­cia, to­mar su par­te del pas­tel. Eso es to­do. Ese es el ar­te. Lo que que­da en el ai­re es la pre­gun­ta so­bre cuán­to más pue­de ser to­le­ra­ble to­do es­to.

No lo sé. Pien­so en que ha­ce un par de se­ma­nas, en el canal in­glés E4 se es­tre­nó The Aliens, una se­rie so­bre el guar­dia fron­te­ri­zo de un gue­to ha­bi­ta­do por ex­tra­te­rres­tres. Es­cri­to por Fin­tan Ryan y pro­ta­go­ni­za­do por Mi­chael So­cha y Mi­chae­la Coel, el show es su­cio, di­ver­ti­do y os­cu­ro, aun­que ten­ga ecos de Dis­tri­to 9 y Alien Na­tion. Lleno de se­xo vir­tual, clubs electrónicos y ma­fio­sos de ba­rrio, con ideas fres­cas que se cue­lan en­tre per­se­cu­cio­nes y ven­det­tas de ba­rrio. En la se­rie el te­ma de la iden­ti­dad na­cio­nal an­te la cri­sis eu­ro­pea de los re­fu­gia­dos es el fan­tas­ma que flo­ta en­tre las imá­ge­nes de adic­tos fu­man­do pe­lo de ex­tra­te­rres­tres y la sen­sa­ción de un aco­so po­li­cial cons­tan­te. Pe­ro The Aliens usa to­do lo an­te­rior sin so­lem­ni­dad, pen­san­do en que son só­lo ma­te­ria­les a los cua­les re­cu­rrir pa­ra dar­le sen­ti­do a un re­la­to ya de por sí de­li­ran­te y fre­né­ti­co.

El re­sul­ta­do es to­do lo que Bat­man vs. Su­per­man nun­ca va a ser, qui­zás por­que Sny­der no da con el an­cho, o por­que sim­ple­men­te su mi­ra­da es la de un fan que no ha per­ci­bi­do que los có­mics exis­ten en un mun­do real con el que dia­lo­gan, ne­go­cian­do su sen­ti­do a dia­rio. Ni­ño en­ve­je­ci­do que se de­di­ca a cal­car las vi­ñe­tas que ido­la­tra, su cine fra­ca­sa al mo­men­to de com­pren­der la tra­di­ción po­pu­lar que quie­re re­pre­sen­tar. No an­da; con suer­te ha apren­di­do a sa­quear chis­tes de los có­mics que ate­so­ra, a reha­cer en la pan­ta­lla sus imá­ge­nes suel­tas co­mo el ho­me­na­je a una in­fan­cia per­di­da que quie­re es­ti­rar al fu­tu­ro. Qui­zás ese es el des­tino de las cin­tas de su­per­hé­roes, el ofre­cer los ma­nie­ris­mos de una vio­len­cia que lu­ce es­pec­ta­cu­lar, pe­ro que es­tá va­cía por­que nun­ca avan­za más allá del ges­to su­per­fi­cial, que es­tá va­cía por­que nun­ca aban­do­na la na­da.

Zack Sny­der no es No­lan ni lo va a ser. No tie­ne el ta­len­to ni la am­bi­ción. No­lan quie­re ser Ku­brick, quie­re ser Mi­chael Mann. Sny­der es más bá­si­co. Só­lo quie­re fil­mar los có­mics que le­yó en 1986, ho­me­na­jear a sus maes­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.