Te­mas de fon­do

Que Pasa - - SUMARIO - [ Por Da­ni­lo Díaz ]

[por Da­ni­lo Díaz]

En la his­to­ria de la di­ri­gen­cia del fút­bol chi­leno ha ha­bi­do de to­do, aun­que na­da com­pa­ra­ble a Ser­gio Ja­due. Jus­to en 2015, el año que más pla­ta in­gre­só al fút­bol chi­leno, las ar­cas de la ANFP ofre­cen un to­tal des­ca­la­bro. Los desafíos que en­fren­ta la di­rec­ti­va de Ar­tu­ro Sa­lah son gi­gan­tes. Y ur­gen­tes.

La re­vi­sión del fút­bol chi­leno en­cuen­tra va­ria­das cri­sis en su cú­pu­la. El con­flic­to ama­teu­ris­mo–pro­fe­sio­na­lis­mo y la re­pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal le­van­ta­ron el te­lón. Con pos­te­rio­ri­dad, la ex­tin­ta Aso­cia­ción Cen­tral de Fút­bol en­fren­tó con­flic­tos eco­nó­mi­cos que im­pi­die­ron el desa­rro­llo de los clu­bes. La ca­ren­cia de es­truc­tu­ra y el vo­lun­ta­ris­mo fue­ron com­pa­ñe­ros in­se­pa­ra­bles. El ma­yor ejem­plo ocu­rrió al es­ta­llar la cri­sis del dó­lar, en 1982. Una quie­bra ma­qui­lla­da por el tan­que de oxí­geno que pu­so la dic­ta­du­ra en 1984, ge­ne­rán­do­se la lla­ma­da “Deu­da His­tó­ri­ca”, que ter­mi­nó de pa­gar­se al Ban­co Es­ta­do en 2007.

La au­sen­cia de ad­mi­nis­tra­cio­nes cohe­ren­tes re­tor­nó a fi­nes de los 90, cuan­do lle­gó la pla­ta gran­de de la te­le­vi­sión. Hu­bo ma­la ges­tión, pe­ro tam­bién ro­bos de di­ri­gen­tes y fun­cio­na­rios (va­rios de ellos que ofi­cia­ban de in­ter­me­dia­rios). El re­sul­ta­do fue un nue­vo es­ce­na­rio ins­ti­tu­cio­nal con las ac­tua­les so­cie­da­des anó­ni­mas de­por­ti­vas, con una ley tra­mi­ta­da a la ca­rre­ra que per­mi­tió el ingreso o le­gi­ti­ma­ción de aven­tu­re­ros, tráns­fu­gas y apren­di­ces. La reali­dad es que ha ha­bi­do de to­do, aun­que na­da com­pa­ra­ble a Ser­gio Ja­due. Tre­pa­dor y co­rrup­to, des­de su irrup­ción su­pi­mos que es­tá­ba­mos en pre­sen­cia de un per­so­na­je de no­ve­la.

Jus­to en 2015, el año que más pla­ta in­gre­só al fút­bol chi­leno, las ar­cas de la ANFP ofre­cen un des­ca­la­bro re­fle­ja­do en más de nue­ve mil mi­llo­nes de pe­sos en dé­fi­cit, deu­das de pre­mios con los se­lec­cio­na­dos cam­peo­nes de la Co­pa Amé­ri­ca, una si­tua­ción que se re­pi­te en el ac­tual pro­ce­so de la Ro­ja rum­bo a las cla­si­fi­ca­to­rias de Ru­sia 2018. Con es­te pa­no­ra­ma li­dia Ar­tu­ro Sa­lah y su di­rec­to­rio. Una ta­rea com­ple­ja, aun­que con la sen­sa­ción de que aso­ma la nor­ma­li­dad.

EL DESAFÍO

Era ne­ce­sa­rio un re­man­so des­pués de la tor­men­ta ve­ra­nie­ga. Nun­ca es fá­cil ins­ta­lar­se y cam­biar a un entrenador exi­to­so. Por sus bri­llan­tes re­sul­ta­dos, en­con­trar al su­ce­sor de Jor­ge Sam­pao­li im­pli­ca­ba ries­gos. El nom­bre de Juan An­to­nio Piz­zi fue una ju­ga­da rá­pi­da, sin fil­tra­cio­nes, con una re­cep­ción po­si­ti­va. El te­ma es que a par­tir de es­ta no­che, cuan­do Chi­le sal­ga a me­dir­se an­te Ar­gen­ti­na, y el mar­tes, al vi­si­tar a Ve­ne­zue­la, arran­ca­rá un ci­clo que sue­le ser trau­má­ti­co. Se de­man­dan re­sul­ta­dos in­me­dia­tos y el re­cién lle­ga­do ca­re­ce de tiem­po pa­ra tra­ba­jar. Ven­cer a la vi­no­tin­to en Ba­ri­nas es fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner el cré­di­to del téc­ni­co tras­an­dino.

Un se­gun­do con­flic­to era co­men­zar y con­cluir el tor­neo de Clau­su­ra, so­bre to­do por la vio­len­cia des­con­tro­la­da de las ba­rras bra­vas de los clu­bes gran­des y Wan­de­rers. Los in­ci­den­tes del 6 de di­ciem­bre en el “Elías Fi­gue­roa” de Val­pa­raí­so es­ta­ban fres­cos.

Su­pe­ra­do es­te ve­rano, los re­tos de la me­sa de Qui­lín son va­ria­dos. Re­gu­la­ri­zar la si­tua­ción con el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia y per­sis­tir en los pro­ce­sos ju­di­cia­les en con­tra de los an­te­rio­res ad­mi­nis­tra­do­res de la cor­po­ra­ción es un im­pe­ra­ti­vo. Ser­gio Ja­due es el res­pon­sa­ble prin­ci­pal, pe­ro Ni­bal­do Ja­que, su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, no pue­de ir­se im­pu­ne. Mau­ri­cio Et­che­verry, ex pre­si­den-

te de De­por­tes La Se­re­na, quien en la ad­mi­nis­tra­ción del ac­tual de­la­tor an­te la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se ac­tuó con ple­nos po­de­res, de­be ex­pli­car a la Fis­ca­lía si es cier­to que su pa­tri­mo­nio y el de su círcu­lo cer­cano cre­cie­ron de ma­ne­ra ex­po­nen­cial. Cris­tián Va­re­la, quien hi­zo uso y abu­so del evi­den­te con­flic­to de in­te­rés que sur­gía de su con­di­ción de di­rec­ti­vo de la ANFP y con­tro­la­dor de Chi­le­films (la pro­duc­to­ra que arrien­da los ca­mio­nes al CDF pa­ra trans­mi­tir los par­ti­dos del tor­neo), ten­dría que ser cas­ti­ga­do por el Tri­bu­nal de Ho­nor. Los otros in­te­gran­tes de la me­sa han de res­pon­der por su inep­ti­tud.

Acá sur­ge una de las obli­ga­cio­nes del di­rec­to­rio de Sa­lah. Mo­di­fi­car el có­di­go de éti­ca de la ANFP, trans­for­mán­do­lo en un cuer­po que re­gu­le de ma­ne­ra ín­te­gra el com­por­ta­mien­to mo­ral y ad­mi­nis­tra­ti­vo de los di­ri­gen­tes. Con la nor­ma­ti­va ac­tual, los co­la­bo­ra­do­res de Ja­due só­lo pue­den ser san­cio­na­dos con una amo­nes­ta­ción o cen­su­ra por es­cri­to.

En otro plano, la de­man­da es con­se­guir que la gen­te vuel­va a los es­ta­dios. So­bre to­do en San­tia­go, por­que clu­bes co­mo De­por­tes Te­mu­co —en la Pri­me­ra B— ex­hi­ben sus tri­bu­nas re­ple­tas. El di­rec­to­rio ne­ce­si­ta con­ven­cer al Mi­nis­te­rio del In­te­rior y su Plan Es­ta­dio Se­gu­ro, a Ca­ra­bi­ne­ros (hoy par­te del pro­ble­ma, por la ca­ren­cia de cri­te­rio de su per­so­nal en te­rreno y las de­ci­sio­nes la­men­ta­bles del man­do), que sal­vo los par­ti­dos de Co­lo Co­lo, Uni­ver­si­dad de Chi­le, Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y Wan­de­rers, el res­to de los en­cuen­tros no ofre­cen ries­gos.

No se pue­de en­do­sar a Pa­les­tino, Co­bre­sal, An­to­fa­gas­ta, San Marcos, Ñu­blen­se, De­por­tes Te­mu­co, Hua­chi­pa­to o la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción, por men­cio­nar al­gu­nos clu­bes, la mis­ma car­ga que a los cua­dros que ge­ne­ran in­se­gu­ri­dad y dis­tur­bios. Ellos es­tán res­pon­dien­do por un pro­ble­ma don­de no tie­nen ve­las en el en­tie­rro. Se les car­ga fi­nan­cie­ra­men­te con ope­ra­ti­vos de se­gu­ri­dad que ter­mi­nan sien­do ri­dícu­los.

Re­sol­ver la pro­pie­dad y el des­tino del CDF es una in­te­rro­gan­te. Ena­je­nar­lo se­ría un error his­tó­ri­co de con­se­cuen­cias irre­pa­ra- bles e in­cal­cu­la­bles. El mo­de­lo del ac­tual con­tro­la­dor, Jor­ge Cla­ro, to­có te­cho y el fút­bol exi­ge al­go más que el che­que a fin de mes. Las po­lí­ti­cas de Cla­ro es­con­die­ron el pro­duc­to, hoy con es­ca­sa vi­si­bi­li­dad. El fút­bol pre­ci­sa abrir­se, ex­plo­rar la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar a la te­le­vi­sión abier­ta, sin ol­vi­dar que el di­ne­ro gran­de es­tá en el Pre­mium de la TV pa­ga­da. Ur­ge en­con­trar una fór­mu­la que per­mi­ta ex­hi­bir los go­les en to­dos los ca­na­les y pla­ta­for­mas a un pre­cio ra­zo­na­ble.

Es­ta in­dus­tria no re­sis­te más par­ti­dos con las tri­bu­nas de­sier­tas, por más que el che­que del CDF sea su­cu­len­to. En es­ta mis­ma lí­nea, me­jo­rar las ba­ses de los cam­peo­na­tos, con pro­pues­tas de tor­neos atrac­ti­vos, en­ten­di­bles, que pri­vi­le­gien lo de­por­ti­vo y pre­mien a los me­jo­res (fut­bo­lís­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te) tam­bién de­be for­mar par­te de la agen­da.

¿Otra co­sa? Una de­cla­ra­ción pú­bli­ca del Con­se­jo de Pre­si­den­tes, ofre­cien­do ex­cu­sas al país por su no­ta­ble aban­dono de de­be­res, que per­mi­tió a Ja­due y su pan­di­lla ha­cer lo que hi­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.