Cuan­do tar­da, no es jus­ti­cia

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Ca­ro­li­na Torrealba ]

NO ES CIER­TO QUE LA JUS­TI­CIA TAR­DA PE­RO LLE­GA, POR­QUE CUAN­DO LLE­GA DE­MA­SIA­DO TAR­DE ES OTRA CO­SA. POR­QUE 40 AÑOS DES­PUÉS A PO­COS LES IM­POR­TA Y, SI NO IM­POR­TA, NO ES­TÁ LA VA­LI­DA­CIÓN SO­CIAL DE UNA SEN­TEN­CIA QUE PER­MI­TA RE­PA­RAR AL­GO DEL ABAN­DONO. LA MUER­TE DE SER­GIO ARE­LLANO STARK ES OTRO GOL­PE A SUS VÍC­TI­MAS.

Cuan­do mi abue­la re­ci­bió el cuer­po de su hi­jo de 26 años en un ataúd se­lla­do que só­lo per­mi­tía ver su ros­tro, pu­do cons­ta­tar que le fal­ta­ba el ojo iz­quier­do y que le ha­bía si­do ex­traí­do con al­go ro­mo, a san­gre fría, por­que no te­nía ta­jos en sus pár­pa­dos. Te­nía la na­riz que­bra­da, ta­jea­da, hin­cha­da y se­pa­ra­da de aba­jo. La man­dí­bu­la in­fe­rior es­ta­ba que­bra­da en va­rias par­tes y la bo­ca era una ma­sa in­for­me, tu­me­fac­ta, don­de era im­po­si­ble dis­tin­guir al­gún dien­te. Te­nía un ta­jo en el cue­llo, la ore­ja de­re­cha par­ti­da y se­mi­arran­ca­da, ade­más de otras hue­llas de agre­sión, co­mo que­ma­du­ras, un sur­co pro­fun­do —po­si­ble­men­te una ba­la su­per­fi­cial—, ta­jos y mo­re­to­nes. No pu­do ver más que su ape­nas dis­tin­gui­ble ros­tro, pe­ro su­po que te­nía dos ba­las, en el hom­bro y el es­tó­ma­go, y el em­plea­do de la fu­ne­ra­ria en An­to­fa­gas­ta llo­ra­ba al con­tar­le del es­ta­do de su cuer­po. Así lo de­cla­ró ella an­te or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos. Así me en­te­ré yo de ni­ña, al hur­gar el li­bro de Pa­tri­cia Ver­du­go que res­ca­ta es­te tes­ti­mo­nio.

Fre­cuen­te­men­te se ha­bla de ma­ne­ra muy abs­trac­ta de la tor­tu­ra y los de­li­tos co­me­ti­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra. En mi ca­so, aque­lla ví­vi­da ima­gen des­cri­ta por mi abue­la es con la que cre­cí gra­cias al le­ga­do que de­jó Ser­gio Are­llano Stark y su Ca­ra­va­na de la Muer­te en mi fa­mi­lia, lue­go del ase­si­na­to de mi tío, a quien no co­no­cí. A raíz de la re­cien­te muer­te de Are­llano Stark, el pres­bí­te­ro Joa­quín Allien­de es­cri­bió a El Mer­cu­rio que a pe­sar de co­me­ter “ac­cio­nes de la ma­yor gra­vi­ta­ción mo­ral”, Arre­llano co­me­tió tam­bién “ac­cio­nes me- ri­to­rias”, las que re­la­ta, y lue­go di­ce que “en los tri­bu­na­les te­rre­nos siem­pre que­dan es­pa­cios mis­te­rio­sos en ac­cio­nes don­de per­du­ran fac­to­res im­pon­de­ra­bles al in­te­rior de la con­cien­cia in­di­vi­dual”. No pre­ten­do po­ner en du­da el re­la­to del P. Allien­de ni los po­si­bles re­mor­di­mien­tos de con­cien­cia de Are­llano Stark. Pe­ro sí me in­tere­sa ma­ni­fes­tar el aban­dono y la de­sa­zón que se vi­ve al leer su re­la­to y en­tre­ver esa do­lo­ro­sa in­di­fe­ren­cia an­te la pro­lon­ga­da fal­ta de jus­ti­cia con la que tan­tas per­so­nas vi­vie­ron y mu­rie­ron, y que otros heredamos, fren­te a las si­tua­cio­nes de inima­gi­na­ble vio­len­cia pro­ta­go­ni­za­das por el fa­lle­ci­do ge­ne­ral.

Hay po­cos epi­so­dios de la dic­ta­du­ra más do­cu­men­ta­dos que el que Are­llano Stark pro­ta­go­ni­zó; sin em­bar­go, ha to­ma­do el tiem­po de mi vi­da en­te­ra dic­tar una sen­ten­cia que lo con­si­de­ró cul­pa­ble. Ló­gi­ca­men­te, inimpu­table a esas al­tu­ras, con gran par­te de los afec­ta­dos ba­jo tie­rra —mi abue­la por cier­to— y, lo que es más gra­ve, sin el in­dis­cu­ti­ble jui­cio so­cial del que in­vis­ten los fa­llos ju­di­cia­les efec­ti­vos. El ex mi­nis­tro de Jus­ti­cia Jo­sé An­to­nio Gó­mez de­cla­ró —a raíz de la muer­te de Are­llano— que “siem­pre que­da­rá la sen­sa­ción que a lo me­jor hu­bo más co­sas que ha­cer (…) hay una se­rie de si­tua­cio­nes que fue­ron rea­li­za­das por los tri­bu­na­les, hoy hay gen­te pre­sa, se es­tá ha­cien­do jus­ti­cia”. Pe­ro se equi­vo­ca. No es cier­to que la jus­ti­cia tar­da pe­ro lle­ga, por­que cuan­do lle­ga de­ma­sia­do tar­de es otra co­sa. Por­que 40 años des­pués a po­cos les im­por­ta y, si no im­por­ta, no es­tá la va­li­da­ción so­cial de aque­lla sen­ten­cia que per­mi­ta re­pa­rar al­go de aquel aban­dono. Por­que cuan­do pa­san 40 años pa­ra re­sol­ver un ca­so pla­ga­do de evi­den­cias, no que­da ni una luz de es­pe­ran­za pa­ra tan­tas per­so­nas que no tu­vie­ron el pri­vi­le­gio de re­co­no­cer y en­te­rrar los cuer­pos de sus muer­tos —aun­que fue­ra mu­ti­la­dos— y que no sa­ben si ti­rar flo­res al de­sier­to o al océano.

Es pre­ci­sa­men­te lo ex­tem­po­rá­neo de aque­lla “jus­ti­cia” lo que per­mi­te que el jui­cio a Are­llano sea “dis­cu­ti­ble” a tra­vés de tes­ti­mo­nios per­so­na­les en­via­dos a la pren­sa, reavi­van­do aquel do­lor he­re­da­do, in­crus­ta­do en to­das aque­llas fa­mi­lias y ami­gos de sus tan­tas víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.