Sed de glo­ria

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Fran­cis­co Sa­gre­do B. ]

AR­GEN­TI­NA Y VE­NE­ZUE­LA DAN EL PUN­TA­PIÉ INI­CIAL A LA ERA DE JUAN AN­TO­NIO PIZ­ZI EN LA SE­LEC­CIÓN CHI­LE­NA, UN EQUI­PO QUE DE­BE­RÁ DE­MOS­TRAR, MÁS ALLÁ DEL TÉC­NI­CO DE TURNO, SI TIE­NE MA­DE­RA PA­RA RE­NO­VAR­SE EN EL ÉXI­TO.

Se aca­bó el vue­li­to de la Co­pa Amé­ri­ca. La Ro­ja, tras el tí­tu­lo con­se­gui­do en Chi­le 2015 y el en­vión con que ce­rró el año en las pri­me­ras cua­tro fe­chas de las cla­si­fi­ca­to­rias, ini­cia una nue­va era. Es­ta vez ba­jo el man­do de Juan An­to­nio Piz­zi.

Ma­ca­nu­do no la tie­ne fá­cil. Pri­me­ro por el ri­val del de­but: Ar­gen­ti­na. Des­pués, por el po­co tiem­po de tra­ba­jo que tu­vo con sus nue­vos di­ri­gi­dos: ape­nas tres días. Y en ter­cer lu­gar, qui­zás lo más com­pli­ca­do: re­no­var­se en el éxi­to.

Chi­le es el ac­tual mo­nar­ca con­ti­nen­tal, un lo­gro iné­di­to con­se­gui­do por un gru­po de ju­ga­do­res que, des­de el Mun­dial Sub-20 de Ca­na­dá 2007, ve­nía ame­na­zan­do con cam­biar la his­to­ria. La Co­pa Amé­ri­ca cons­ti­tu­yó su con­sa­gra­ción.

Los triun­fos an­te Bra­sil y Pe­rú, en el ini­cio del ca­mino a Ru­sia, fue­ron la con­fir­ma­ción de que el equi­po tie­ne mu­cho más que en­tre­gar. El em­pa­te an­te Co­lom­bia y la de­rro­ta en Uru­guay nos de­vol­vie­ron a la reali­dad de lo di­fí­cil y ex­te­nuan­te que se­rá el desafío.

El 2016 se ini­ció con la po­lé­mi­ca sa­li­da de Jor­ge Sam­pao­li. Otra vez, la in­efi­cien­te ins­ti­tu­cio­na­li­dad de nues­tro fút­bol im­pi­dió la con­ti­nui­dad de un pro­ce­so exi­to­so. De nue­vo co­men­zar des­de ce­ro, con otro téc­ni­co ar­gen­tino.

Más allá del com­pli­ca­do de­but an­te Ar­gen­ti­na y la obli­ga­to­rie­dad de su­mar en Ve­ne­zue­la, es­ta fe­cha do­ble no mar­ca­rá a fue­go el fu­tu­ro de Piz­zi en la Ro­ja. Se­ría in­jus­to juz­gar­lo por eso. In­clu­so si tie­ne éxi­to, la real eva­lua­ción de Ma­ca­nu­do ten­drá que dar­se en el tiem­po, cuan­do im­pon­ga o no su es­ti­lo y lo­gre, o no, cau­ti­var a su ca­ma­rín. En es­to úl­ti­mo es­ta­rá su gran desafío: ¿se­rá ca­paz de re­no­var en sus ju­ga­do­res el ham­bre de triun­fos? ¿Po­drá re­en­can­tar a un gru­po que, pa­ra mu­chos, to­có te­cho?

An­tes de par­tir, Sam­pao­li ma­ni­fes­tó va­rias ve­ces, en con­ver­sa­cio­nes off the re­cord, su preo­cu­pa­ción al cons­ta­tar cier­ta con­for­mi­dad del gru­po tras la Co­pa Amé­ri­ca. De­cía que el ner­vio com­pe­ti­ti­vo se ha­bía per­di­do y las lu­chas de egos in­ter­nas es­ta­ban da­ñan­do irre­ver­si­ble­men­te al ca­ma­rín.

¿Diag­nós­ti­co cer­te­ro o ex­cu­sas pa­ra jus­ti­fi­car su pos­te­rior re­nun­cia?

El ren­di­mien­to de la Ro­ja de Piz­zi ayu­da­rá a res­pon­der esa pre­gun­ta. Es­ta­rá en el DT, pe­ro es­pe­cial­men­te en sus ju­ga­do­res, de­mos­trar que es­ta ge­ne­ra­ción tie­ne aún mu­cho que en­tre­gar. En su gran ma­yo­ría se tra­ta de fut­bo­lis­tas me­no­res de 30, a los que les que­da, al me­nos, un ci­clo mun­dia­lis­ta com­ple­to en el peak de sus ca­rre­ras. Las du­das, más que por edad o ca­pa­ci­dad, pa­san por un te­ma psi­co­ló­gi­co. Por­que a es­te equi­po que ha en­tre­ga­do tan­to lo que que­da exi­gir­le es que se res­pe­te a sí mis­mo, de­mos­tran­do que son una ge­ne­ra­ción que no só­lo ga­nó un tí­tu­lo iné­di­to, sino que tam­bién po­see la iné­di­ta ca­pa­ci­dad de no re­la­jar­se an­te el pri­mer lo­gro e ir por la glo­ria per­ma­nen­te­men­te.

Si una co­sa les en­vi­diá­ba­mos a las gran­des po­ten­cias su­da­me­ri­ca­nas era su ca­pa­ci­dad de ga­nar tí­tu­los. Eso ya lo lo­gró es­te gru­po. Aho­ra, cuan­do co­mien­za un nue­vo pro­ce­so, no que­da más que soñar con que es­ta ex­traor­di­na­ria ge­ne­ra­ción se­rá ca­paz de imi­tar otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas que siem­pre en­vi­dia­mos: la sed in­sa­cia­ble de triun­fos que per­mi­te rein­ven­tar­se en el éxi­to.

Es un ob­je­ti­vo mu­cho más am­bi­cio­so que una co­pa o una cla­si­fi­ca­ción mun­dia­lis­ta. Cons­ti­tu­ye el gran sal­to de ca­li­dad que es­ta ge­ne­ra­ción de fut­bo­lis­tas de­be asu­mir. Ve­re­mos si Piz­zi y sus mu­cha­chos es­tán a la al­tu­ra. El desafío no es sen­ci­llo, pe­ro, si hay vo­lun­tad y res­pon­sa­bi­li­dad, pue­de es­tar al al­can­ce de la mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.